ATG – Capítulo 893 – Paralizando a Tres Monarcas

(2/8)

Después de que toda su energía profunda se hubiese filtrado fuera de su cuerpo, todo el cuerpo de Duan Heisha se empapó en sudor frío, semejante a un perro ahogándose que acababa salir del agua. Sus extremidades y su rostro constantemente temblorosos mostraban que todavía estaba vivo.

Después de recibir un solo golpe de Yun Che, las venas profundas del Jefe del Palacio Divino de las Siete Estrellas, Duan Heisha, habían quedado completamente paralizadas, y toda su energía profunda se había reducido a nada.

JeJeJeJefe de Palacio…”

Aquellos Ancianos que corrieron al lado de Duan Heisha permanecieron en silencio. Sus globos oculares se sacudían en sus órbitas mientras sus piernas se debilitaban. Hubieron incluso algunos que cayeron de rodillas y no volvieron a sus sentidos durante un largo tiempo.

Además de los miembros del Palacio Divino de las Siete Estrellas, los miembros reunidos de la Secta Coartada del Cielo y la Secta de la Creciente Espada Celestial estaban todos tan sorprendidos que sus rostros se habían vuelto blancos como una sábana y las pupilas de sus ojos se habían dilatado por completo. Incluso los rostros del Maestro del Clan Coartada del Cielo Zuo Hanshuo y el Maestro de la Secta de la Creciente Espada Celestial Mu Yingchan se habían puesto pálidos por la conmoción; cuando la energía profunda de Duan Heisha comenzó a filtrarse salvajemente en el aire, Mu Yingchan estaba tan sorprendido que realmente retrocedió un paso.

Acababan de presenciar con sus propios ojos la paralización de Duan Heisha, un Monarca del noveno nivel, el Jefe del Palacio Divino de las Siete Estrellas y una de las tres personas más fuertes del Continente Nube Azur.

¡Además, esto se había hecho en un solo golpe… había sido paralizado por un solo golpe!

Jefe de Palacio… ¡¡Jefe de Palacio!!”

Los Grandes Ancianos del Palacio Divino, que eran los más cercanos a Duan Heisha, se reunieron a su lado. Ellos extendieron las manos temblorosas para sondear el aura de Duan Heisha, pero descubrieron que el cuerpo de Duan Heisha se había vuelto extremadamente flácido. No había ni el más mínimo rastro de energía profunda e incluso sus venas profundas se habían reducido a pasta.

No sólo había sido lisiado, sino que había sido tan absoluta y completamente paralizado que no sería capaz de reanudar su cultivación desde el Reino Profundo Elemental, aunque quisiera.

Duan Heisha no estaba muerto y todavía poseía algo de conciencia, pero sus ojos eran grises y oscuros huecos vacíos que no eran diferentes a los ojos de un hombre muerto, y toda la piel y los músculos de su cuerpo se podían ver visiblemente marchitos.

Había caído desde el pináculo del mundo a un completo lisiado en cuestión de segundos. Para un practicante profundo incomparable, este fue un destino millones de veces más cruel que morir en batalla. Además, esta cruel serie de acontecimientos había sucedido demasiado rápido y repentinamente, e incluso el mismo Duan Heisha pensaba que estaba en medio de una pesadilla.

Duan Heisha, debes agradecerle a mi maestro.” Yun Che dijo fríamente mientras le daba la espalda a Duan Heisha. “¡Si no fuera por la presencia de mi maestro, ni siquiera dejaría atrás un cadáver intacto, mucho menos esa inútil vida tuya!”

Yun Gu era un practicante médico y era un practicante médico que era demasiado puro en eso. Pero esa fue también la razón por la que fue capaz de convertirse en el ‘Médico Santo’ que poseía habilidades médicas que podrían arrebatar el destino lejos de los cielos. Las habilidades médicas de Yun Che se originaron en Yun Gu, y si era el Continente Profundo Cielo o el Reino Demonio Ilusorio, no tenían paralelo. Incluso si ese fuera el caso, Yun Che era consciente de que sus habilidades médicas eran aproximadamente sólo el cincuenta a sesenta por ciento de las habilidades médicas de Yun Gu.

Si uno dijera que las habilidades médicas de Yun Che podían salvar vidas, podría decirse que las habilidades médicas de Yun Gu realmente podían ‘arrebatarle el destino a los cielos’.

Además, también fue debido a su pureza en la intención de ‘salvar vidas’, que nunca había matado antes y nunca había sido capaz de aceptar el asesinato. Incluso la muerte de alguien malvado provocaría un suspiro de lamentación de él.

“Tú… tú…” El Anciano del Palacio Divino que se arrodilló junto a Duan Heisha sacudió la cabeza hacia arriba. Una energía siniestra se elevó en su cuerpo mientras hablaba, pero se desvaneció tan rápidamente como había surgido. Después de eso, habló con una voz que claramente contenía profunda conmoción y miedo. “Tú… ¿Quién eres exactamente…?”

Yun Che no respondió, su mirada helada perforó en Zuo Hanshuo y Mu Yingchan. Ambos tenían expresiones completamente diferentes en sus rostros en este momento. Yun Che dijo: “Ahora les digo a ustedes dos. ¿Harán ustedes dos lo mismo por sí solos o tendré que tomar medidas personalmente?”

Bajo la mirada de Yun Che, tanto Mu Yingchan como Zuo Hanshuo sintieron al instante un escalofrío que se elevaba a través de cada fibra de su ser. La hazaña de paralizar completamente a Duan Heisha en un golpe, era un poder que apenas podían creer y que no podían comprender. Se habían esforzado por racionalizar este evento utilizando la explicación de que Duan Heisha fue sorprendido sin ninguna preparación. Pero si alguien le diese este tipo de explicación a un tonto, incluso un idiota no lo creería.

¡Como las actuales hegemonías del Continente Nube Azur, estaban aún más claros en el hecho de que incapacitar completamente a un Monarca del noveno nivel era diez veces más difícil que matarlo de verdad!

Mucho menos paralizarlo en un solo ataque.

“Tú… ¿Quiénes eres exactamente…?” Uno pudo oír claramente el temblor en la voz de Mu Yingchan cuando dijo estas palabras.

“No tenemos agravios ni resentimientos entre nosotros… Entonces, ¿por qué nos tratas con tanta violencia? ¿Por qué nos sometemos a un juicio tan duro y severo?” Dijo Zuo Hanshuo apresuradamente. Sus palabras y el tono de su voz se habían vuelto claramente más suaves debido al miedo.

“¿No hay agravios o resentimientos entre nosotros? Esta vez, todos ustedes se reunieron en el País Gran Estela para poder robarle algo a mi maestro. ¡Si yo no hubiera llegado, dado el temperamento de mi maestro, él habría sido una vez más… él definitivamente habría sido forzado a su muerte por todos ustedes! Pero justo ahora, ¿están intentando decirme que no hay agravios o resentimientos entre nosotros?”

Yun Che apoyó ligeramente sus dientes mientras el ilimitado odio y enemistad de todos aquellos años atrás se despertaba una vez más.

“¿Eres el discípulo del Santo Médico Yun Gu?” Zuo Hanshuo dijo mientras movía la cabeza. “¡Eso no es posible! ¡Ninguno de nosotros ha escuchado nunca a Yun Gu aceptar a ningún discípulo! ¡Tú… tú estás pensando en obtener la Perla del Veneno Celestial para ti mismo!”

Los ojos de Yun Che se estrecharon ligeramente mientras él murmuraba palabras que sólo él podía oír: “La deuda que le deben a mi maestro, la deuda que le deben a Ling’er y la deuda que me deben a mí… El maestro no aprueba la matanza y Ling’er es de corazón suave y compasivo, por lo que simplemente extraeré algunos intereses de ellos…”

Extendió tres dedos hacia Zuo Hanshuo y Mu Yingchan mientras hablaba con un tono increíblemente apático e indiferente: “Les daré tres respiraciones, y no se preocupen, yo tampoco quiero sus vidas. ¡Así que en el lapso de estas tres respiraciones, o bien paralizan su propia fuerza profunda o yo personalmente lisiare sus cuerpos!”

“Tú…” Las pupilas de Zuo Hanshuo y Mu Yingchan se contrajeron al mismo tiempo.

“¡Uno!” Yun Che retiró el primer dedo.

“¡Dos!” Yun Che retiró el segundo dedo, y su aura, que era originalmente tan tranquila como el agua inmóvil, comenzó a elevarse ferozmente.

Antes de los acontecimientos de este día, si alguien hubiera dicho que hubo un momento en el que tanto Zuo Hanshuo como Mu Yingchan estuvieron completamente asustados, no habría nadie en el continente que pudiera creer en ello, y la persona que dijo tales cosas se convertiría en una enorme broma. Pero justo ahora, Duan Heisha, la única persona que podía ser agrupada con ellos hace apenas cien respiraciones, ahora era un lisiado que estaba tumbado en el suelo como un perro muerto. Así que cuando se enfrentaron a los dedos extendidos de Yun Che, se vieron atrapados por una sensación de terror profundo y desgarrador.

“¡Tres!”

Zuo Hanshuo y Mu Yingchan se elevaron al cielo al mismo tiempo que se elevaban hacia atrás y rugían en voz alta al mismo tiempo. “¡Mátenlo! ¡Mátenlo! ¡¡Todo el mundo avance… mátenlo ahora!!”

Los Ancianos y discípulos reunidos de las tres grandes sectas podían oír el temor evidente en la voz de Zuo Hanshuo y Mu Yingchan. Pero también fueron asaltados por el mismo terror. Una persona que era capaz de incapacitar al instante a un personaje como Duan Heisha, ellos podrían bien imaginar que tan aterrador era el personaje que estaban enfrentando en este momento. Pero las órdenes de los Maestros de Secta no podían ser desafiadas, así que en el momento en que los dos Maestros de Secta estaban huyendo de pánico, no tuvieron más remedio que reunir su coraje y atacar a Yun Che.

Sin embargo, casi la mitad de ellos… especialmente los discípulos pertenecientes al Palacio Divino de las Siete Estrellas, también se dieron la vuelta y huyeron como los dos Maestros de Secta.

Yun Che miró la dirección a donde Zuo Hanshuo y Mu Yingchan estaban huyendo, pero él no dio persecución de inmediato. En su lugar, su cuerpo destelló instantáneamente cuando se desplazó a un lugar que estaba a más de trescientos metros por encima de su ubicación anterior. Después de eso, una luz azul descendió desde arriba.

Crack, Crack, Crack, Crack, Crack, Crack…

La luz azul se esparció en medio del sonido de hielo que se congelaba, mientras instantáneamente sellaba decenas de kilómetros de espacio en hielo. Cuando el sonido de la congelación de hielo se detuvo, el mundo entero parecía haberse quedado en silencio en un instante cuando todos los sonidos de las personas gritando desaparecieron por completo.

Además de Zuo Hanshuo y Mu Yingchan huyendo, cuarenta Monarcas y cientos de discípulos habían sido sólidamente congelados dentro de gruesas capas de hielo.

El ruido definitivamente extraño hizo que Zuo Hanshuo y Mu Yingchan, que habían huido con todas sus fuerzas, voltearan la cabeza inconscientemente. Después de ver la escena que se había desplegado frente a ellos, ambos estaban tan sorprendidos que sus almas prácticamente habían volado fuera de sus cuerpos. Pero cuando sus ojos recorrieron el área circundante, no captaron ni un solo rastro de la figura de Yun Che.

El corazón de Zuo Hanshuo se hizo aún más intranquilo. Apretaba fuertemente los dientes mientras elevaba su velocidad hasta el punto en que casi rompió su propio límite. Pero en el instante en que se volteó, repentinamente vio a Yun Che de pie frente a él en completo silencio. Esto sorprendió tanto a Zuo Hanshuo que su alma realmente amenazó con abandonar su cuerpo y volar al cielo. Pero ahora mismo, él se precipitaba a toda velocidad, así que ni siquiera tuvo tiempo de detenerse, mucho menos de dar marcha atrás y huir hacia atrás. Zuo Hanshuo, aterrorizado y conmocionado, que no había tenido ninguna vía de escape, sólo pudo soltar un rugido salvaje mientras sus dos brazos se lanzaban hacia afuera y desesperadamente convocaba toda la energía profunda de su cuerpo. Una formación profunda de color púrpura azulado se formó rápidamente en el espacio entre sus dos manos mientras sus palmas explotaban hacia el pecho de Yun Che.

¡A pesar de que la formación profunda que se formó entre las manos de Zuo Hanshuo era pequeña, era la formación profunda superior de la cual todo el mundo en el Continente Nube Azur era consciente, la Formación de la Coerción del Cielo! Tenía suficiente fuerza para dividir los cielos y la tierra, sin embargo, Yun Che ni siquiera le prestó atención. Llevaba una expresión inexpresiva cuando simplemente lanzó un puño que voló contra el viento, estrellándose contra el pecho de Zuo Hanshuo.

¡¡¡¡BAAAANGG!!!!!

La explosión resultante envió vibraciones a través del aire mientras el puño de Yun Che se estrellaba a través de la Formación Coerción del Cielo que Zuo Hanshuo había formado con todo su poder. La enorme fuerza de retroceso rompió los huesos de Zuo Hanshuo, pero el puño de Yun Che contuvo toda su fuerza original mientras explotaba contra el pecho de Zuo Hanshuo. En medio de un gemido explosivo, un haz de fuego explotó violentamente de la espalda de Zuo Hanshuo.

“Wu…” Los ojos de Zuo Hanshuo se abultaron hacia afuera. Nunca había soñado que con su poder, un poder que no había sido rivalizado durante su vida, sería realmente tan insignificante e insuficiente frente a esta persona.

En ese instante, ya no podía sentir la existencia de sus propias venas profundas.

“Quién… eres… exactamente… tú…”

Zuo Hanshuo jadeó con mucha dificultad esas palabras. Todo su cuerpo se había vuelto igual que el de Duan Heisha, se parecía a un globo que había sido perforado por un millón de agujas, mientras la raíz de toda su fuerza profunda escapaba al aire.

Del mismo modo, Yun Che había ahorrado su vida… A pesar de que la muerte habría sido considerada una liberación bendita para una hegemonía continental como Zuo Hanshuo.

Yun Che movió su brazo, lanzando a Zuo Hanshuo a decenas de kilómetros de distancia. Aterrizando al lado de Duan Heisha. Después de eso, la luz del fuego en el cuerpo de Yun Che destelló mientras se alejaba en persecución de Mu Yingchan, quien había huido en la otra dirección.

Mientras Mu Yingchan estaba huyendo salvajemente, sintió que Zuo Hanshuo había liberado el aura de la Formación Coerción del Cielo detrás de él. Al mismo tiempo, soltó un pequeño suspiro de alivio en su asombrado y aterrorizado corazón. Porque él y Zuo Hanshuo habían huido en direcciones opuestas, así que si perseguía a Zuo Hanshuo, no tendría la oportunidad de perseguirlo.

Pero después de un breve momento, repentinamente percibió que el aura de la Formación Coerción del Cielo había desaparecido por completo, y después de eso, incluso el aura de Zuo Hanshuo comenzó a debilitarse rápidamente. Mu Yingchan involuntariamente volteó la cabeza hacia atrás y, conmocionado, vio que la figura de Yun Che no estaba ni a cinco kilómetros de él.

“¡¿Qué… qué?!”

El cuerpo de Mu Yingchan se hundió cuando su sorprendido rostro fue drenado instantáneamente de toda la sangre. Frenéticamente aumentó su energía mientras que desesperadamente se lanzaba hacía adelante. Cuando volvió la cabeza de nuevo, descubrió que Yun Che estaba a menos de un kilómetro y medio detrás de él.

Esta vez, Mu Yingchan estaba tan sorprendido que su vesícula casi se rompió. Estaba moviéndose a la velocidad más rápida que un Monarca del noveno nivel podría huir, pero ante Yun Che, estaba prácticamente sin moverse.

Cuando se dio cuenta de que seguir huyendo no tendría ningún sentido, Mu Yingchan apretó los dientes con fuerza antes de girarse bruscamente, con una espada larga de color blanco de siete pies y medio de largo agarrada en su mano. En un instante, una energía de espada que se elevaba violentamente hizo que el espacio circundante se estrechara ferozmente.

Si se podía decir que Xuanyuan Wentian era el espadachín número uno en todo el Continente Profundo Cielo, entonces Mu Yingchan era el emperador del camino de la espada en el Continente Nube Azur. La 【Espada del Dragón Imperial de Jade Blanco】 en su mano era la espada que reinaba sobre todas las demás espadas en el Continente Nube Azur. Cuando la energía profunda fue vertida en ella, un suave barrido de su hoja produciría rugidos de dragón que sacudirían los cielos.

“¡Ah! ¡Formación de la Creciente Espada Celestial!”

La Espada del Dragón Imperial de Jade Blanco bailó bellamente en el aire mientras una forma de espada en forma de círculo gigante rápidamente se formaba en el aire. Fue así como Mu Yingchan había realizado trescientos sesenta golpes de espada consecutivos y sólo se quedó con seis golpes para completar la Formación de la Creciente Espada Celestial para Yun Che, quien se precipitaba a su derecha, y desapareció de repente.

La espada en la mano de Mu Yingchan también desapareció al mismo tiempo.

El cuerpo entero de Mu Yingchan se congeló en su lugar cuando su mente quedó completamente en blanco. Todavía era razonable que él no pudiera sentir cómo Yun Che había desaparecido repentinamente. Pero él no sabía cómo la espada que era prácticamente una con su cuerpo había desaparecido repentinamente de su mano también.

Era como si hubiera sido tragada por el aire vacío.

“Esto es realmente una pérdida de tiempo.”

Una voz distante y apática resonó fríamente por detrás de él. Al mismo tiempo que la voz cesó, un enorme poder que era demasiado grande para describir se estrelló contra su espalda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s