ATG – Capítulo 892 – Deudas del Pasado y el Presente

(1/8)

Era como si alguien repentinamente hubiera vertido un balde de agua fría sobre la cabeza de Mu Yingchan, mientras todo su cuerpo se volvía completamente rígido.

Este sonido parecía provenir del espacio vacío que se había roto bruscamente mientras resonaba en sus oídos. Como el Maestro de la Secta de la Creciente Espada Celestial, una de las tres personas más poderosas del Continente Nube Azur, realmente no había detectado el aura del dueño de esa voz antes de que apareciera.

Lo que era aún más aterrador era el hecho de que, a pesar de que esa voz era muy suave, contenía una frialdad y una intención asesina que se filtraban en su propia alma, causando que cada pelo de su cuerpo se pusiera de punta.

Nunca antes había experimentado esta sensación a lo largo de su vida.

“¿Quién eres?” Gritó Mu Yingchan en voz baja mientras se giraba tan rápido como un rayo. Después de eso, inconscientemente miró por encima de él, mientras las miradas de asombro de todos se enfocaban simultáneamente en el espacio por encima de la cabeza de Mu Yingchan.

Vieron a un joven vestido de blanco flotando en el aire, con una chica vestida de verde que no parecía tener más de dieciséis años en sus brazos. La chica era lo suficientemente hermosa como para causar la caída de ciudades y países y se aferraba fuertemente al hombre a su lado. Había algo de miedo reflejado en sus ojos, pero estaba ensombrecido por una sensación de confianza y seguridad.

El lugar donde se encontraban estaba a sólo treinta metros de ellos, pero ninguna de las personas presentes sabía cuándo exactamente habían aparecido en ese lugar.

Eran dos caras excesivamente jóvenes y completamente desconocidas. El aura de energía profunda de la muchacha estaba solamente en el tercer nivel del Reino Profundo Espíritu, pero el aura del joven estaba en las etapas iniciales del Reino Profundo Soberano.

Los tres Grandes Maestros de Secta sintieron una profunda conmoción en sus corazones… Había ya muy pocos Monarcas en el Continente Nube Azur y los tres estaban muy familiarizados con todos ellos. Además, sólo un genio incomparable podría haber alcanzado el Reino Profundo Soberano a tan temprana edad, pero ninguno de ellos tres había visto jamás a este joven.

“¿Quién eres tú?” Preguntó Mu Yingchan mientras sus ojos se estrechaban en hendiduras. “¿Fuiste tú la persona que habló con este Maestro de Secta recién?”

Maestro de Secta, es simplemente un joven mocoso imprudente que no valora su propia vida. Así que lo ahuyentaremos o…” Una persona que estaba detrás de Zuo Hanshuo dijo en una voz que estaba llena de desdén.

“¿Joven mocoso?” Zuo Hanshuo dijo con una sonrisa baja. “Desde el aura emitida por su fuerza vital, no debería tener más de treinta años, sin embargo, su fuerza profunda ya ha alcanzado las etapas iniciales del Reino Profundo Soberano. Este joven seguramente debe tener un increíble fondo.”

“¿Oh?” Las palabras de Zuo Hanshuo hicieron que todos, además de los tres Grandes Maestros de Secta, quedaran boquiabiertos. Pero su conmoción fue simplemente al nivel de la sorpresa, por lo que esa persona inmediatamente respondió: “No es de extrañar que se atreva a mostrar una actitud tan arrogante, ya que de hecho tiene los recursos para respaldarlo. Sin embargo, es realmente una pena que haya elegido a las personas equivocadas para apuntar hoy.”

“Joven, tú llamaste sucia a la mano de este Maestro de Secta. Eso es realmente algo extraño.” Mu Yingchan dijo de una manera divertida mientras sacudía su propia mano. “Este Maestro de Secta ha vivido por mil setecientos años, pero es la primera vez que oigo a alguien usar la palabra ‘sucio’ para describir a este Maestro de Secta. ¿Quieres intentar decirlo de nuevo?”

Yun Che no dijo nada y su expresión tampoco cambió. Tanto él como Su Ling’er seguían mirando fijamente a Yun Gu, y era como si ninguno de ellos hubiera escuchado lo que Mu Yingchan acababa de decir.

La figura de Yun Che se hizo borrosa, y un instante, ya había pasado por Mu Yingchan con Su Ling’er a cuestas, los dos llegaron al lado de Yun Gu. Mu Yingchan no estiró una mano para detenerlos. En vez de eso, se dio la vuelta de una manera tranquila y serena. Por su comportamiento, estaba claro que estaba muy interesado en la identidad de Yun Che. También estaba naturalmente curioso acerca de por qué Yun Che se había precipitado al lado de Yun Gu. Él dio una fría sonrisa mientras decía: “Ah, tú también estás aquí por la Perla del Veneno Celestial después de todo.”

Maestro

Mientras miraba a Yun Gu, quien estaba justo enfrente de él, Yun Che gritó en voz alta en su corazón. Su estado de ánimo. El completo cambio de su naturaleza y temperamento, y el más grande frenesí en el que había caído jamás en sus dos vidas, había sido por el anciano que estaba delante de él. La deuda que Yun Che debía a este hombre por criarlo y nutrir su talento era más alto que el cielo y más profundo que el océano. Originalmente había pensado que siempre estaría separado de él. Tampoco esperaba poder volver a reunirse con él una vez más.

Su aspecto no había cambiado en lo más mínimo y su aura seguía siendo tan cálida como un viento suave. El olor limpio y fresco de la medicina salía de su cuerpo y sus ojos se veían lo suficientemente profundos como para contener el mundo entero en ellos.

En este mundo, había mucha gente que se llamaban hombres o santos magnánimos, pero a los ojos de Yun Che, si sólo pudiera haber un verdadero santo en todo este mundo, entonces definitivamente sería Yun Gu, quien había sido tanto un padre como un maestro para él.

Yun Gu también estaba mirando a Yun Che. Los ojos de Yun Che se alternaban entre claros y nublados y era como si sus emociones hubiesen estado tan agitadas que apenas podía controlarlas. Sin embargo, Yun Gu no podía ver el menor rastro de codicia en los ojos de Yun Che… Así que, al menos, Yun Gu podía decir que definitivamente no estaba aquí por la Perla del Veneno Celestial.

Estaba seguro de que nunca había visto a esta persona antes, pero sentía una extraña y vieja sensación de familiaridad con él.

“Pequeño hermano, aunque no sé por qué te precipitaste hacia este anciano, definitivamente no estás detrás de la Perla del Veneno Celestial que está en la posesión de este viejo. O tal vez, me has confundido con alguien más. Este lugar es mucho más peligroso de lo que te imaginas, te aconsejo que te vayas lo más rápido posible.” Yun Gu le aconsejó.

“…” Yun Che calmó las emociones que amenazaban con abrumarlo. Apretó la pequeña mano de Su Ling’er y dijo en voz baja: “Ling’er, vuelve al Arca Profunda con el Maestro primero… enviaré forzosamente al maestro allí.”

Las manos de Su Ling’er se tensaron mientras miraba a Yun Che un buen rato antes de que ella finalmente asintiera con la cabeza. “Hermano Mayor Yun, debes tener cuidado.”

Una ondulación espacial surgió alrededor de Yun Che y antes de que cualquiera de las personas presentes tuviera la oportunidad de reaccionar, Su Ling’er y Yun Gu habían desaparecido de ese lugar.

Mu Yingchan, Duan Heisha y Zuo Hanshuo estuvieron brevemente aturdidos, pero después de eso, sus expresiones cambiaron cuando los tres se precipitaron hacia donde Yun Gu había estado parado prácticamente al mismo tiempo. Pero ya fuese su figura o su aura, Yun Gu había desaparecido por completo y no había dejado ni un solo rastro detrás.

“¡Fue… fue un escape dimensional!” Dijo Zuo Hanshuo con un grito bajo mientras se giraba hacia Yun Che. Miró fija y furiosamente a Yun Che, con su aura fijada firmemente sobre él también: “Hay algún tipo de artefacto espacial profundo escondido en su persona.”

“Y creer que caímos por el truco de este joven mocoso.” Mu Yingchan dijo mientras su expresión se volvía completamente oscura: Los Tres Grandes Maestro de Secta y la totalidad de sus tres sectas supremas se habían reunido en este lugar, y nadie en el Continente Nube Azur podría desobedecer o resistirse a tal fuerza. El poder reunido aquí podría gobernar toda existencia, pero todos ellos sólo pudieron ver como su presa desapareció justo frente a sus ojos.

“He he he, parece que tanto el Maestro de Clan Zuo y el Maestro de Secta Mu realmente no han hecho mucho progreso estos últimos años. No es más que un pequeño accidente, pero con tanta facilidad los dos perdieron la compostura.”

Por otro lado, Duan Heisha estaba completamente tranquilo y sereno. Miró fijamente a Yun Che, con una profunda y larga sonrisa divertida: “Incluso si ese Yun Gu huye, ¿adónde puede huir? Además, ¿no creen ambos que otro gran regalo se ha entregado a nuestra puerta?”

“¿Oh? ¿Qué significa eso, Maestro de Palacio Duan?” Las miradas de Mu Yingchan y Zuo Hanshuo se volvieron más intensas mientras reaccionaban ante esas palabras.

“Él.” Duan Heisha caminó lentamente hacia Yun Che. “Niño, este Maestro de Palacio realmente tiene que elogiar tus agallas. Por supuesto, la razón por la que tienes tal coraje es porque todavía no sabes quiénes somos. Antes de que este Maestro de Palacio personalmente te lo revele, todavía tienes una última oportunidad… En este momento, este Maestro de Palacio está muy interesado en el artefacto espacial profundo que acabas de usar. Si estás dispuesto a entregarlo obedientemente, tal vez este Maestro de Palacio desatenderá tu comportamiento anterior. De otra manera…”

“¿De otra manera qué?” Dijo Yun Che mientras las comisuras de su boca se enroscaban en una fría sonrisa. “Duan Heisha, oí que el Palacio Divino de las Siete Estrellas envió a un Anciano y a un grupo de discípulos a dañar descaradamente a una secta inocente en la País Gran Estela. Todo por el bien de un tallo del Sensor del Dragón Enroscado. Pero al final, solo recibieron sus merecidos y todos ellos murieron una muerte miserable… No sé quién fue quién los envió a todos al infierno, ¿pero me pregunto si su Palacio Divino de las Siete Estrellas ya ha encontrado a esa persona?”

La cara de Duan Heisha se fue poniendo cada vez más rígida, pero un anciano del Palacio Divino que estaba detrás de él ya empezó a rugir con furia. “¡¡Ah, así que el que mató al noveno anciano y a su grupo fuiste tú!!”

“Absurdo.” Duan Heisha sonrió a pesar de su rabia. Originalmente había creído que la razón por la que Yun Che se había atrevido a actuar con tanta audacia y presunción frente a ellos era porque no sabía quiénes eran… Si no, habría estado cagado en sus pantalones hace mucho tiempo.

Pero ahora mismo, Yun Che se había dirigido a él por su nombre y había identificado con precisión el Palacio Divino de las Siete Estrellas detrás de él.

¡En realidad, incluso había tomado la iniciativa de decirles en un tono lleno de desprecio que él fue la persona que cruelmente había matado a todas esas personas del Palacio Divino de las Siete Estrellas hace diez días!

Habían creído que la razón de su falta de miedo era pura ignorancia, pero en este momento… la otra parte no sólo sabía quiénes eran, sino que también había tratado de manera clara y arrogante a su Palacio Divino de las Siete Estrellas con desprecio mientras los desafiaba atrevidamente.

Maestro de Clan Zuo, Maestro de Secta Ma… ¿Habrá alguna objeción si mi Palacio Divino de las Siete Estrellas derriba a este muchacho?” El rostro de Duan Heisha se había vuelto débilmente verde y estaba claro que estaba realmente enfurecido.

“Puedes someterlo, pero tienes que garantizar su supervivencia.” Dijo Zuo Hanshuo, la alegría por la desgracia ajena era evidente en su voz. “Sin importar si se trata de la Perla del Veneno Celestial o el Artefacto Espacial Profundo, una vez que lleguemos a un acuerdo en estas dos cosas, puedes tratar con él de la manera que quieras.”

“Olvídalo, voy a dejar este asunto para el Maestro de Palacio Duan. Este Maestro de Secta sólo tratará el asunto donde este niño acaba de llamar las manos de este Maestro de Secta sucias como olvidado.” Mu Yingchan dijo indiferentemente mientras sus labios se curvaban hacia arriba, pero su mirada caliente y venenosa todavía estaba fija en el cuerpo de Yun Che.

Después de ver que los otros dos Maestros de Secta estaban de acuerdo con su propuesta, un anciano, que estaba de pie detrás de Duan Heisha, caminó hacia delante y habló de una manera agresiva y belicosa: “¡Maestro de Palacio, déjeme enseñarle a este arrogante e ignorante mocoso una lección! Simplemente ha alcanzado el primer nivel del Reino Profundo Soberano, pero se comporta como si no tuviera rival bajo los cielos y se atreva a matar a los miembros de nuestro Palacio Divino de las Siete Estrellas.”

“¡Deja que siga con su vida, pero rompa primero sus brazos y piernas!” Exclamó Duan Heisha con una voz oscura. Como el Maestro de Palacio de las Siete Estrellas, era natural que él no se inclinara a tratar este asunto personalmente.

El anciano del Palacio Divino dio un paso adelante antes de precipitarse ferozmente hacia Yun Che. El inmenso y majestuoso campo de energía de un Monarca se expandió instantáneamente hacia el exterior, provocando que las ráfagas surgieran en el área circundante, que tenía decenas de kilómetros de ancho.

“¡Niñito, primero tienes que arrodillarte para tu abuelo!” Mientras gritaba esas palabras furiosas, su palma extendida estaba a no más de tres pies de distancia de la cabeza de Yun Che.

Yun Che no se movió ni un centímetro. Sus ojos permanecían tranquilos y su expresión era fría e indiferente, sin vacilar en lo más mínimo. Sólo murmuró suavemente en su corazón: ¡Las viejas deudas de los años anteriores y las nuevas deudas del presente, las resolveré todas el día de hoy!

¡¡RIIIIP!!!

La palma del anciano del Palacio Divino agarró la cabeza de Yun Che, pero en el instante en que su energía profunda se expandió hacia afuera, repentinamente descubrió que su palma estaba agarrando el aire vacío y la energía profunda que liberó había roto un largo corte negro en el aire.

¡¿Qué… qué?!

¿Dónde está? ¿Dónde está él?

El anciano del Palacio Divino sintió un inesperado shock brotando en su corazón, apenas podía creer en sus propios ojos. Pero antes de que pudiera recuperarse de su aturdido shock, un sonido extremadamente sordo y pesado repentinamente resonó detrás de él.

Buzz

Este sonido no era particularmente resonante, tampoco podía describirse como intenso, pero era tan sordo y pesado que causaba una incomodidad extrema a los tímpanos y al cuerpo de todos. Era como si algo de repente hubiera explotado contra su corazón.

El Yun Che que había ‘desaparecido’ se había materializado frente al Maestro del Palacio de las Siete Estrellas, Duan Heisha, como un fantasma. Su codo derecho golpeó el pecho de Duan Heisha… En ese momento, la expresión de Duan Heisha seguía siendo oscura y pesada y ni siquiera tuvo tiempo de reaccionar con asombro antes de que esto sucediera.

Ese ruido sordo y pesado era el sonido del codo de Yun Che golpeando el pecho de Duan Heisha.

Después de que todos hubieran cambiado sus miradas incrédulas hacia la nueva posición de Yun Che, él estaba en medio de mover su codo lejos del pecho de Duan Heisha de una manera sencilla y suavizada.

El cuerpo de Duan Heisha no se había movido ni un centímetro y ni siquiera el lugar que fue golpeado se hundió ni se dobló. De hecho, no hubo ni el menor cambio en la expresión de Duan Heisha.

La velocidad de Yun Che fue tan rápida que fue como si hubieran visto a un fantasma, pero después de ver que su ‘ataque furtivo’ claramente no había dañado a Duan Heisha y se habían recuperado de su shock, los ancianos y discípulos del Palacio Divino circundantes estaban a punto de abrir la boca para reírse en voz alta y burlarse del exceso de confianza de Yun Che… Pero antes de que sus risas pudieran salir de sus gargantas, repentinamente vieron el rostro de Duan Heisha tornarse horrorosamente pálido a una velocidad extraordinaria, y después de volverse espantosamente pálido, su rostro comenzó a volverse de un color negro purpúreo… Después de eso, todo su cuerpo cayó hacia atrás como un bloque de madera que había sido soplado por una brisa ligera.

¡Bang!

El cuerpo de Duan Heisha se estrelló contra el suelo, sus ojos se fijaron en una mirada amplia y sin pestañear, una gran cantidad de espuma de color rojo se filtraba a través de su boca mientras la sangre le salía por la nariz.

Ma… ¡¡Maestro de Palacio!!”

La escena sacudió a todos los discípulos del Palacio Divino. De hecho, sorprendió a todos los presentes y la conmoción fue tan grande que parecía hacer que las almas de todos dejaran sus cuerpos. Los ancianos del Palacio Divino avanzaron hacia delante, pero antes de que pudieran acercarse a él, el cuerpo de Duan Heisha tembló repentinamente.

Huuu

Las venas profundas y el dantian de Duan Heisha parecían un globo perforado. La energía profunda que había cultivado durante toda su vida se estaba convirtiendo en innumerables corrientes de energía agitada mientras fluían de cada parte de su cuerpo… hasta que su energía se secó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s