ATG – Capítulo 888 – Ling’er, Ling’er (1)

(1/4)

Inicialmente, era sólo una espada normal. Era la primera y única espada que su maestro le dio mientras lo acompañaba y practicaba sus artes medicinales en el Continente Nube Azur. Siempre la había usado para defenderse, y sólo la había usado para matar a las bestias profundas. Nunca para matar gente.

Más tarde, su maestro fue obligado a morir, y bajo su odio, liberó disparatadamente el tóxico veneno de la Perla del Veneno Celestial, matando a innumerables personas… Mientras la espada, debido a que estaba infectada por el aterrador veneno de la Perla del Veneno Celestial, se volvió una espada venenosa.

Su nombre, fue así cambiado por Yun Che a Espada del Veneno del Celestial.

Cuando saltó del Acantilado del Final de la Nube en aquel entonces, lo había hecho junto con esta Espada del Veneno Celestial. Aún recordaba vagamente que cuando saltó, lo último que hizo antes de que su conciencia desapareciera por completo fue lanzar esta Espada del Veneno Celestial con toda la fuerza restante en su cuerpo.

Esta Espada del Veneno Celestial fue la primera y única en este mundo, y era definitivamente imposible que existiera una segunda.

Yun Che agarró suavemente la espada, y con un ligero uso de su fuerza, ya la había sacado completamente de la pared de la montaña con un leve sonido metálico. La cuchilla, la punta, la empuñadura, el color y el aura eran completamente iguales a la Espada del Veneno Celestial, que conocía como si fuera parte de su cuerpo y lo había acompañado durante unas pocas decenas de años.

Sin embargo, ¿no había alterado la causa y el efecto de este mundo el Espejo de Samsara al mismo tiempo que se reencarnó? ‘Él’ ya no existía en este mundo, y la Perla del Veneno Celestial tampoco. Entonces, ¿por qué existía la Espada del Veneno Celestial, que había nacido a causa de él?

Además, la consecuencia más exagerada provocada por el Espejo de Samsara que lo reencarnó, era el cambio en el eje temporal del Continente Nube Azur. Todo había regresado a unas pocas docenas de años atrás, y según el tiempo presente en el Continente Nube Azur, incluso si este mundo todavía tuviera otro ‘él’, todo habría ido de acuerdo a los eventos que ocurrieron en aquel entonces. Durante este tiempo, básicamente aún tenía que saltar del Acantilado del Final de la Nube.

Además, la Espada del Veneno Celestial no habría nacido todavía, y sólo habría sido su primer encuentro con Su Ling’er.

¿Podría ser que el cambio en el eje temporal provocado por la reencarnación del Espejo de Samsara no fuera simplemente una inversión del tiempo, sino que, en cierta medida o debido a circunstancias únicas, mantenía las cosas que existían e incidentes que ocurrieron en el ‘futuro’?

Yun Che levantó con cuidado la Espada del Veneno Celestial, mientras sentía que su corazón se agitaba. La razón por la que existía era difícil de explicar, pero no era tan importante. Para Yun Che, poder ser capaz de empuñarla una vez más fue una agradable sorpresa otorgada por los cielos. Aunque su poder estuviera lejos de ser comparable con la Espada Heaven Smiting Devil Slayer que era materializada por Hong’er y tampoco fuese un arma adecuada para su uso, era algo que le fue entregado por su maestro.

Recuperando la posesión de esta Espada del Veneno Celestial, él finalmente tenía un recuerdo dejado atrás por su maestro.

Sus dedos se deslizaron suavemente a través de la hoja, y luego a la empuñadura. Justo cuando se disponía a guardarla, en los extremos de la empuñadura, sus dedos tocaron repentinamente unos cuantos filamentos de algo firme pero blando al mismo tiempo.

Yun Che puso un poco de fuerza detrás de sus dedos, antes de que pudiera sacarlos de la espada.

A primera vista, las cosas que tenía en la mano eran unos cuantos filamentos de escamas de metal rasgado, que tenían superficies metálicas considerablemente brillantes. Sin embargo, mirando el grado de su distorsión y adhesión, estas propiedades no eran claramente algo que los metales regulares tendrían. El aura que emitían era completamente diferente de los metales.

Yun Che los miró con los ojos enfocados por un corto período de tiempo, y de pronto los reconoció…

Estas eran… ¡¿escamas de dragón?!

¿Por qué habían escamas de dragón colgando de la empuñadura de la Espada del Veneno Celestial?

Justo cuando esta pregunta pasó a través de la mente de Yun Che, su cuerpo se estremeció repentinamente como si le hubiera golpeado un rayo.

Estas escamas de dragón …

Espera un minuto… Podría ser…

Los recuerdos de Yun Che, devuelta al Torneo de Clasificación organizado por la Villa de la Espada Celestial… volvió a lo que se sentía como un mundo de ensueño, donde se había reencontrado con Su Ling’er

Estas escamas de dragón…

¡¡Armadura Escama de Dragón!!

¡El primer premio del Torneo de Clasificación del Viento Azul, era una Armadura Escama de Dragón!

¡La Armadura Escama de Dragón que le dio a Su Ling’er en aquel entonces!

¡Estas escamas de dragón desgarradas, eran claramente las mismas escamas de dragón de la Armadura Escama de Dragón!

¡El mismo color y la misma aura!

Podría… Podría ser…

Parecía que algo resonaba dentro del pecho de Yun Che, explotando. Apretó con fuerza las escamas de dragón desgarradas en sus manos. Su corazón palpitaba intensamente, y todo su cuerpo temblaba incontrolablemente. “Ling’er… Es Ling’er… Definitivamente es Ling’er…”

Se dio la vuelta apresuradamente, jadeando. Dentro de este abismo de la muerte, soltó un rugido agitado y fuerte. “¡¡Ling’er!! ¡¡Ling’er!! ¡¿Dónde estás?! ¡Ling’er!”

Su voz resonó en el abismo, sacudiendo la arena y las piedras que caían. Yun Che gritó en voz alta. Como estaba demasiado emocionado, sólo después de gritar varias veces, sintió como si hubiera vaciado toda su fuerza, puesto que ya no pudo gritar nuevamente.

Hermano Mayor Yun Che… ¿Eres tú?”

Una voz clara de ensueño, como la brisa en un valle vacío, reverberó ligeramente junto a Yun Che.

El cuerpo de Yun Che se endureció de repente, mientras permanecía completamente arraigado en el suelo, como si de pronto hubiera caído en un sueño, incapaz de creer en el mundo al que estaba expuesto. Levantó la cabeza, su acción fue tan rígida y lenta, que parecía una muñeca de madera levantada por una cuerda.

En la pared de la montaña de arriba, había una oscura roca redonda que sobresalía hacia el exterior. Al lado de la roca redonda había una hermosa figura de color verde jade. Tenía una apariencia elegante y unos ojos que podían hacer que las estrellas perdieran sus colores.

Gotas de agua caían silenciosamente de sus dos hermosos ojos, dibujando largas y brillantes huellas de agua en el cielo, cayendo hasta el fondo de las profundidades del abismo.

Bajo el resplandor de las Llamas del Fénix, los dos pares de ojos entraron en contacto mientras estaban separados por un largo espacio vacío. La escena se congeló durante mucho tiempo, e incluso el mundo entero se había hundido en el silencio, hasta que todo fue roto por la respiración de Yun Che.

LingEr…” Yun Che extendió la mano con fuerza. Todo ante sus ojos era mucho más perfecto que un sueño, y no se atrevía ni siquiera a acercarse y a ponerse en contacto por un momento, temeroso de que todo fuera simplemente un mundo de ensueño que se rompería con el menor contacto.

La Ling’er en su línea de visión era mucho más delgada que hace seis años, y era más joven y tierna que su vida pasada. Sin embargo, esa era su Ling’er. Definitivamente no la confundiría, y era imposible confundirla también.

Hermano Mayor Yun Che…” Su Ling’er gritó, sintiendo como si estuviera hablando en su sueño. Sus dos manos y cuerpo, como si fueran empujadas por una fuerza invisible, se acercaron inconscientemente a Yun Che… Entonces, sintió una sensación de ingravidez bajo sus pies mientras se deslizaba de la roca redonda, cayendo hacia Yun Che.

Sin embargo, ella no gritó debido a este repentino accidente, no tenía ni siquiera un poco de miedo. Presente en sus ojos había una calma extremadamente hermosa.

“¡¡Ling’er!!”

Yun Che rápidamente grito, finalmente despertando de la nebulosidad. Se levantó en el aire y apretó firmemente a Su Ling’er, quien descendía hacia él. Cuando él estaba realmente sosteniendo su suave y tierno cuerpo, el calor ilimitado y el sentido de satisfacción se extendieron a través del cuerpo de Yun Che.

Porque en ese momento, finalmente estaba completamente seguro de que todo esto no era un sueño ilusorio.

Abrazó con fuerza a Su Ling’er, y desde el fondo del Acantilado del Final de la Nube, cargó hacia el cielo. Su Ling’er se apoyó silenciosamente sobre su pecho, una ligera sonrisa apareció en sus labios y las lágrimas brotaron en sus hermosos ojos. En su corazón, ya no llevaba el más mínimo temor y ansiedad, sino simplemente una ilimitada felicidad, sensación de seguridad y satisfacción.

Su Ling’er estaba viva, sana y salva. Después de esa pérdida en ese entonces, el ‘mundo de ensueño’ hace seis años, y una vez más otra “pérdida”, finalmente fue capaz de abrazarla con fuerza.

Todo, era como un sueño.

En ese momento, ya sabía que después de que Su Ling’er hubiese saltado del Acantilado del Final de la Nube, la Espada del Veneno Celestial y la Armadura Escama de Dragón le habían salvado la vida.

En el proceso de caída, la Armadura Escama de Dragón en su cuerpo coincidentemente golpeó la empuñadura de la Espada del Veneno Celestial.

Si fuera cualquier otra cosa, como una rama o incluso una roca sobresaliente, no habría podido detener a Su Ling’er. Sin embargo, la Espada del Veneno Celestial fue inclinada hacia el acantilado con toda la fuerza de Yun Che mientras que él llevaba el corazón de la muerte segura, apuñalándola profundamente. Debido al poder venenoso que se originó de la Perla del Veneno Celestial, era incomparablemente robusta, e incluso la fuerza de una caída de varios kilómetros de altura no podría romperla.

Y si se tratara de una ropa regular que terminó siendo detenida por la Espada del Veneno Celestial, bajo la intensa fuerza generada por la caída, el único resultado sería que la ropa se rasgaría. Habría sido imposible que se detuviese por la espada. Sin embargo, la Armadura Escama de Dragón que Yun Che le dio a Su Ling’er era una Armadura Profundo Cielo, construida por verdaderas escamas de dragón. Al llevarla, incluso podría bloquear el poder de un practicante Profundo Cielo en un grado extremadamente grande. La fuerza generada por una caída de varios kilómetros era básicamente insuficiente para desgarrar completamente la Armadura Escama de Dragón.

Al igual que eso, la Espada del Veneno Celestial que involuntariamente lanzó en su vida pasada, que no debería existir todavía en el primer lugar…

La Armadura Escama de Dragón que le dio en lo que él pensaba que era un ‘sueño’ ilusorio…

De hecho, había salvado milagrosamente la vida de Su Ling’er.

Como si sus dos corazones estuvieran en consonancia, ninguno de ellos habló. Claramente, sus corazones interiores eran como oleadas oceánicas, pero cuando se abrazaban fuertemente, sus corazones se habían vuelto especialmente silenciosos. Incluso los primeros aullidos del viento se sentían incomparablemente suaves.

Sin saberlo, brillantes rayos de luz comenzaron a brillar sobre ellos desde arriba, y el aire ya no se sentía opresivo. Los brazos de Yun Che se apretaron ligeramente mientras él giraba en el aire, escapando del mundo de las abisales profundidades. Abrazando a Su Ling’er, aterrizó suavemente a un lado del Acantilado del Final de la Nube.

La brisa de la montaña se estaba enfriando, y no llevaba el ligero olor de sangre que Yun Che esperaba. Incluso las cicatrices sangrientas que llenaban el suelo anteriormente habían desaparecido sin dejar rastro. Probablemente, fueron secuestrados por las sectas y clanes del País Gran Estela debido al miedo, o podrían haber sido limpiadas por los discípulos de Palacio Divino de las Siete Estrellas más tarde.

Sin embargo, al menos, eran las únicas dos personas en el Acantilado, y se convirtió en un mundo que sólo pertenecía a los dos.

Sujetando suavemente la mejilla de Su Ling’er, Yun Che enfocó silenciosamente sus ojos y dijo suavemente. “Ling’er… Has crecido. Estos pocos años…”

La voz de Yun Che se ahogó, ya que no sabía qué explicación debía darle por hacerla esperar amargamente durante seis años. Al final, dijo con una mirada pálida. “… Es mi culpa. Te hice esperar tanto tiempo.”

Su Ling’er sacudió suavemente la cabeza, las lágrimas brotaron en sus hermosos ojos. Dio una ligera sonrisa antes de abrazarlo una vez más, silenciosamente apoyada en su pecho, mientras soltaba una voz de ensueño. “Hermano Mayor Yun Che, definitivamente no estoy soñando, estoy bien…”

“Tal vez, esto podría ser realmente un sueño, pero espero que sea un sueño del que nunca jamás despertemos.” Yun Che sonrió levemente también.

La Ling’er de hace seis años era como un hada viva e inocente. Se reía en voz alta y sollozaba en voz alta. Pero en un período considerablemente corto de seis años, se había vuelto especialmente tranquila… tranquila como una orquídea a la deriva.

Más bien, ella era más como… la Su Ling’er a quien había perdido dolorosamente entonces.

Y entonces, aparte de estar callada como una orquídea a la deriva, se sentía como si Su Ling’er estuviera llena de tristeza y dolor que nunca podría desaparecer.

Las dos personas se sumergieron en la brisa de la montaña durante un tiempo muy largo, y desde el principio hasta el final, se abrazaron fuertemente, como si quisieran amasar sus propios cuerpos el uno al otro.

Sólo cuando la brisa de la montaña había cambiado en silencio de dirección, las dos figuras finalmente se separaron suavemente.

“Ling’er, ¿no me vas a preguntar… por qué no volví a buscarte durante todos estos años?” Yun Che dijo culpablemente.

Sin embargo, Su Ling’er sacudió ligeramente la cabeza, mientras lo miraba con ojos brumosos. “Porque sé que el Hermano Mayor Yun Che definitivamente no tuvo otra opción, y no fue porque no quisieras a Ling’er, y te hubieses olvidado de Ling’er”.

“…” Los ojos de Yun Che se hincharon, mientras se conmovía más allá de las palabras.

En su vida pasada, le había dado un alojamiento, un afecto y sacrificios interminables…

En esta vida, seguía siendo la misma…

Esta era su Ling’er.

“Cuando salté del Acantilado del Final de la Nube, pensé que ya no podría volver a verte en esta vida.” Su Ling’er extendió su mano y acarició suavemente la mejilla de Yun Che, sus ojos estaban cubiertos con una niebla brumosa. “Nunca pensé, que la Espada del Veneno Celestial y la Armadura Escama de Dragón que el Hermano Mayor Yun Che me dio me salvaría… Creo que es definitivamente porque el Hermano Mayor Yun siempre había estado pensando y preocupándose por mí, un milagro sucedió y me permitió ver nuevamente al Hermano Mayor Yun Che.”

Yun Che sacudió ligeramente la cabeza, su corazón todavía llevaba el miedo profundo de antes. “Ling’er, eres tan tonta. ¿Por qué tuviste que saltar? Cuando me enteré de que tú…”

La voz de Yun Che se detuvo repentinamente a mitad de camino, mientras miraba en blanco a Su Ling’er. Su voz se volvió especialmente rígida. “Ling’er… Tú… Tú… ¿Cómo supiste sobre… la Espada del Veneno Celestial?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s