Invincible – Capítulo 139 – La Cima de los Asesinatos

(1/6)

Mei Sen se lanzó de inmediato a Huang Xiaolong con los diez dedos extendidos en sus palmas, disparando vides negras en masa, cubriendo el cielo como una tormenta y envolviendo a Huang Xiaolong.

Sin embargo, viendo el abrumador tramo de vides negras acercándose rápidamente a él, Huang Xiaolong no dio ninguna indicación de esquivar. Permaneció en el mismo lugar y lo que más desconcertó a Mei Sen fue que Huang Xiaolong realmente cruzó los brazos como si … ¡¿estuviera admirando su ataque?!

Ofendido, la intención de matar en los ojos de Mei Sen se elevó aún más alto, y las fluctuaciones de energía que provenían de la luz negra alrededor de su cuerpo aumentaron.

“¡Pequeño mocoso, no creo que cualquier truco oculto que uses pueda escapar de mi ataque!”

En el momento en que las vides negras estaban a punto de llegar al pecho de Huang Xiaolong, repentinamente, una silueta destelló mientras una lluvia de rayos caía hacia abajo de una alabarda.

“¡Ira del Cielo!”

Los muchos rayos deslumbrantes de una alabarda repelieron las vides negras de Mei Sen, rebotando de un poder más fuerte. El cuerpo de Mei Sen no podía manejar el ataque, retrocediendo mientras sus ojos se llenaban de incredulidad al mirar a la persona que acababa de desviar su ataque.

“¡Mariscal Haotian!” Mei Sen miró conmocionado.

¡La persona que desvió su ataque no era otro que el único Mariscal del Reino Luo Tong, Haotian!

“Tú … ¿no se suponía que debías estar en la Ciudad Real del Reino Luo Tong?” Preguntó Mei Sen en el siguiente instante.

Había investigado muy claramente antes de hacer su movimiento, y esta vez, sólo Fei Hou había acompañado a Huang Xiaolong. Por otra parte, las noticias que vinieron del lado de la Ciudad Real del Reino Luo Tong también confirmaron que el Mariscal Haotian estaba en la Mansión del Mariscal.

El Mariscal Haotian se movió junto a Huang Xiaolong y lo saludó con un ‘Joven Señor’ antes de dirigirse hacia Mei Sen con un frío desprecio: “¿Quién te dijo que estaba en la Ciudad Real del Reino Luo Tong?” El desprecio era evidente en los ojos del Mariscal Haotian.

La cara de Mei Sen se distorsionó ante el comentario.

¡El Mariscal Haotian realmente había acompañado a Huang Xiaolong en este viaje, escondido en la oscuridad!

¡Y ellos no se dieron cuenta!

¡En este momento, Mei Sen finalmente se dio cuenta de que la carta de triunfo de Huang Xiaolong nunca fue Fei Hou en primer lugar, sino que fue el Mariscal Haotian!

A cierta distancia, Ning Wang también notó la aparición repentina del Mariscal Haotian, su expresión también se volvió extremadamente fea. ¡Toda esta situación fue calculada por Huang Xiaolong!

¡¡Huang Xiaolong!!

Lo que más le deprimía era que la fuerza de Fei Hou parecía haber aumentado desde el tiempo en el Lago de la Iluminación. Como un Guerrero Xiantian del Segunda Orden, él realmente no podía matar rápidamente a un Xiantian de Primer Orden – esta era una gran humillación.

Ning Wang pegó un puñetazo para empujar a Fei Hou hacía atrás mientras él mismo retrocedía en un instante, gritando: “¡Liberen las flechas! ¡Apunten todas a Huang Xiaolong, quiero que muera!” Cuando terminó de decir eso, una luz brillante envolvió todo su cuerpo como un vendaval turbulento, y voló en un intento de escapar.

Si estas flechas venenosas pudieran tomar la vida de Huang Xiaolong, entonces eso sería estupendo. Si no, no habría muchas oportunidades futuras.

Con la llegada del Mariscal Haotian, querer matar a Huang Xiaolong con cien por ciento de garantía ya era imposible.

Viendo a Ning Wang abandonarlo para huir primero, Mei Sen mostró una expresión malhumorada y enfadada al mismo tiempo. Con su cuerpo parpadeando como un arco iris verde, Mei Sen también hizo un movimiento para correr por su vida, mientras que todos los discípulos del Pabellón de Nubes Claras disparaban flechas venenosas hacia abajo, todas orientadas a Huang Xiaolong.

El Mariscal Haotian y Fei Hou se sobresaltaron y rápidamente regresaron al lado de Huang Xiaolong, desviando todas las flechas entrantes.

“No hay necesidad de preocuparse por mí, persigan y maten a Ning Wang y a Mei Sen – los dos absolutamente no puede escapar.” Dijo Huang Xiaolong, agitando sus Sables de Asura. Dos turbulentos ciclones comenzaron a girar, engullendo todas las flechas venenosas.

Al ver esto, el Mariscal Haotian y Fei Hou reconocieron su orden respetuosamente. Con un destello, ambos se separaron en busca de sus presas.

El Mariscal Haotian fue tras Ning Wang.

Fei Hou fue detrás de Mei Sen.

El Mariscal Haotian había practicado con diligencia la Táctica de los Cinco Yang que Huang Xiaolong le había enseñado en los últimos años y, por lo tanto, el crecimiento de su fuerza no era más lento que el de Fei Hou, y había alcanzado el pico del Segundo Orden del Reino Xiantian. Además, al igual que Fei Hou, el Mariscal Haotian había consumido Perlas del Dragón de Fuego y Frutas Cícadas proporcionadas por Huang Xiaolong para su cultivo, por lo que era comparable a un Xiantian del Tercer Orden.

No mucho tiempo después, el Mariscal Haotian había alcanzado a Ning Wang. En el otro lado, y casi al mismo tiempo, Fei Hou había bloqueado el camino de Mei Sen.

Después de que el Mariscal Haotian y Fei Hou se fueran, la silueta de Huang Xiaolong destelló mientras saltaba al aire, y con un giro de sus sables, innumerables haces de espada salieron volando y se convirtieron en una enfurecida tormenta.

La Tempestad del Infierno y las Lágrimas de Asura arremetieron constantemente, atacando a los discípulos del Pabellón de Nubes Claras.

Los atroces sonidos de la Tempestad del Infierno y las Lágrimas de Asura estaban sincronizados.

Recientemente, cuando estaba practicando la Habilidad de la Espada de Asura, Huang Xiaolong trató de combinar la Tempestad del Infierno con las Lágrimas de Asura usando ambos movimientos al mismo tiempo, pero no esperaba que tuviera éxito. Aunque la combinación no era perfecta todavía, la energía se había más que duplicado en comparación a utilizar cada movimiento individualmente.

Podía verse que bajo los dos ciclones giratorios, había un flujo interminable de trágicos lamentos resonantes de los discípulos del Pabellón de Nubes Claras. Los discípulos que lograron evitar ser succionados en los ciclones fueron atravesados por las Lágrimas de Asura, y diferentes tamaños de agujeros ensangrentados cubrían los cuerpos de estos discípulos.

Muy pronto, el número original de más de doscientos discípulos del Pabellón de Nubes Claras se redujo a la mitad.

La mayoría de estos discípulos del Pabellón de Nubes Claras eran Guerreros del Séptimo y Octavo Orden. De ninguna manera eran oponentes para Huang Xiaolong, pero también demostraba lo fuerte que era el Pabellón de Nubes Claras.

El Pabellón de Nubes Claras en el Condado Gran Amanecer era sólo una sucursal.

Por otra parte, el Pabellón de Nubes Claras había utilizado más de cien años para desarrollarse. Sus fuerzas y expertos bajo su mando no eran algo que una familia normal pudiera comparar.

Los pocos discípulos afortunados que lograron evitar tanto la Tempestad del Infierno como las Lágrimas de Asura miraban con horror mientras sus hermanos discípulos caían al suelo, llenando el callejón. Todos esos afortunados discípulos se voltearon para huir.

Al ver a estos discípulos del Pabellón de Nubes Claras huir, la silueta de Huang Xiaolong destelló, y balanceando los sables en sus manos, bloqueó a los dos discípulos de la etapa tardía del Décimo Orden.

Otros podrían irse, pero estos dos absolutamente no.

Ambos ya tenían medio pie en el Reino Xiantian y pronto entrarían al Reino Xiantian, y matar a estas dos personas en ese momento sería mucho más problemático que ahora.

Mirando a Huang Xiaolong bloqueando su camino, el miedo se arrastró por sus rostros. A pesar de eso, optaron por no pelear y en cambio se separaron, eligiendo direcciones opuestas para correr.

Al ver su reacción, Huang Xiaolong saltó una vez más, y su cuerpo giró a gran velocidad en el aire, mientras los Sables de Asura se balanceaban repetidamente. Rayos de relámpagos dividieron el aire con el rugido de los dragones de inundación resonando en él. En un abrir y cerrar de ojos, ambos discípulos de la etapa tardía del Décimo Orden fueron alcanzados por un rayo, enviándolos a volar.

Huang Xiaolong volvió al suelo, y los sables en sus manos cortaron hacia fuera, formando dos ciclones que se dirigieron hacia ambos discípulos.

Estando envueltos por el ciclón, ambos fueron cortados por los muchos rayos de espada, y gritos miserables resonaron en el aire. Cuando la Tempestad del Infierno se disipó, dos cuerpos ensangrentados cayeron al suelo.

Después de resolver el asunto con los dos mejores Guerreros de la etapa tardía del Décimo Orden, Huang Xiaolong echó un vistazo a las muchas direcciones diferentes en las que los discípulos del Pabellón de Nubes Claras huían. Con un destello, los Sables de Asura en las manos de Huang Xiaolong fueron como un siniestro Ángel de la Muerte, robando las vidas de estos discípulos del Pabellón de Nubes Claras.

Uno por uno, estos discípulos del Pabellón de Nubes Claras cayeron a la calle.

La sangre carmesí teñía varias calles.

Afortunadamente, esta era una zona más aislada de la ciudad, de lo contrario, los plebeyos de la zona circundante habrían sido despertados por los gritos lúgubres y lamentos de estas personas que se originaron en la Tempestad del Infierno y Lágrimas de Asura. Este era el infierno en la tierra.

¡Al final, de los más de doscientos discípulos del Pabellón de Nubes Claras, sólo un poco más de veinte de ellos escaparon exitosamente, una décima parte de ellos!

En cuanto al resto, estaban tendidos en charcos de sangre, todos muertos por Huang Xiaolong.

Viendo los cuerpos se amontonan a su alrededor, Huang Xiaolong finalmente se detuvo; notó que su respiración era ligeramente desigual. Después de transformarse en el Cuerpo de Asura, sosteniendo los Sables de Asura, y usando la Habilidad de la Espada de Asura para luchar y matar, la aterradora aura de la matanza en él se volvió más fuerte. El deseo de matar también se volvió más frenético.

Al matar, tenía la sensación de que realmente era un Asura encarnado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s