ATG – Capítulo 875 – Verdadero Infierno

(8/10)

Llevando a Su Hengshan, el momento en que Yun Che aterrizó en el suelo, fue rodeado de inmediato por un gran grupo de personas.

Sin lugar a dudas, la gente que los rodeaba eran todos discípulos del Clan Gran Estela. Cuando vieron a Sun Hengshan cubierto de manchas de sangre y su cabello despeinado, aunque algunos tuvieron expresiones complicadas y ceñidas por un momento, no hubo la menor duda al rodearlos. Filas de brillantes armas apuntaban directamente hacia ellos.

“Todavía quieres correr… ¡Déjame ver a dónde correrás!”

Una dominante voz resonó desde el calabozo colapsado. Al oír esta voz, el nombre ‘Su Haoran’ pasó a través de la mente de Yun Che.

El único hijo de Su Hengshan, el hermano de Su Ling’er de una madre diferente… Alguien con quien ya había estado muy disgustado en el ‘mundo de los sueños’ hace seis años.

La multitud se abrió de par en par, y las veintiséis personas que Yun Che había detectado antes, avanzaron tranquilamente.

Caminando al frente había un hombre de mediana edad vestido completamente con una túnica negra. Era de constitución delgada, con un ligero toque de palidez, y la parte más visible de su cuerpo era la marca de una constelación de siete estrellas en la túnica negra delante de su pecho. La constelación era de color verde intenso, destacando que tenía un estatus considerable en el Palacio Divino de las Siete Estrellas. Mientras caminaba, todo su cuerpo emitía un aura dominante de alguien que ocupaba una posición elevada, como si fuera el rey que dominaba todo en este terreno, mientras que el resto eran simplemente hormigas.

El aura profunda que emitía de su cuerpo, estaba en el Octavo Nivel del Reino Profundo Tirano.

Detrás de él habían dos hombres de mediana edad, vestidos igualmente de negro y con constelaciones de color verde claro marcadas delante de sus pechos. Eran exactamente los otros dos Overlords que Yun Che había detectado… Pero ambos eran Overlords de Primer Nivel.

Detrás, habían unos cuantos rostros familiares.

¡Su Haoran, quien gritó antes!

¡Su Hengyue, quien colaboró con la Fortaleza de Madera Negra, y quería obligar a Su Hengshan a entregar la llave del tesoro!

¡¡Su Wangji – El Gran Anciano con la mayor antigüedad dentro del Clan Gran Estela!!

¡Incluso Heimu Qingya, el Maestro de la Fortaleza la Madera Negra, quien fue asustado por Xia Qingyue en aquel entonces, estaba en la formación también!

Además, por la forma en que estas personas entraban, parecía que Su Haoran estaba tomando la iniciativa.

Y estas personas eran como un puñado de perros falderos caminando detrás de los tres Overlords del Palacio Divino de las Siete Estrellas. Sus cuerpos estaban ligeramente arqueados, adoptando posturas respetuosas, como si caminar meramente con ellos fuera un asunto extremadamente pavoroso.

Cuando vieron a Yun Che, fueron aturdidos al mismo tiempo. Después de esto, Su Haoran fue el primero en recordarlo y exclamó. “Eres… ¡¡Eres tú!!”

El hombre de túnica negra que estaba al frente había estado examinando a Yun Che con los ojos fríos todo el tiempo. Escuchando el grito de Su Haoran, dijo ligeramente. “¿Parece que reconoces a esta persona?”

“Ah… Sí.” Cuando el hombre de túnica negra le preguntó de repente, la cintura de Su Haoran se arqueó apresuradamente un poco más. “Nos hemos reunido hace unos años, pero él es sólo una pequeña figura, y no es digno de ser mencionado al Señor Enviado Divino.”

“¿Pequeña figura?” El hombre de túnica negra, a quien se refería como ‘Señor Enviado Divino’ resopló fríamente. “Un joven en el Sexto Nivel del Reino Profundo Tirano, ¿de verdad puede ser una pequeña figura?”

Cuando estas palabras cayeron, independientemente de si eran personas del Clan Gran Estela o del Palacio Divino de las Siete Estrellas, todos se sorprendieron en el acto. La gente que se había encontrado con Yun Che hace seis años estaba incluso allí sin comprender, mientras que incluso Su Hengshan, que estaba sitiado detrás de Yun Che, estaba muy sorprendido.

Los ojos de Su Haoran se abrieron y luego, tartamudeó. “SextoSexto Nivel del Reino… ¡¿Profundo Tirano?! E-E-Eso es… Eso es imposible. Hace seis años… Sólo estaba en el Reino Profundo Espíritu… ¿Cómo podría…”

“¿Qué? ¿Podría ser que las habilidades sensoriales de esta gran persona sean inferiores a las tuyas?” La voz del Enviado Divino, se volvió repentinamente fría.

Su Haoran tembló instantáneamente, cuando dijo temerosamente. “No, no, no, este menor ha hablado mal. Incluso si este menor tuviese diez mil agallas, no me atrevería a sospechar del Señor Enviado Divino. Le pido al Señor Enviado Divino su perdón.”

Viendo que su propio hijo se arrastraba como un perro faldero, la expresión de Su Haoran era indiferente, aparentemente no había ninguna señal de dolor en su rostro… Porque, durante mucho tiempo había estado entumecido por el inmenso dolor y pena.

“Joven, tengo la sensación de que no debe tener más de treinta años, sin embargo, usted ya posee tal cultivación.” El Enviado Divino dijo ligeramente. “Incluso en nuestro Palacio Divino de las Siete Estrellas, un talento de este nivel, sigue siendo del más alto calibre. No debería ser alguien sin nombre, pero por su apariencia, no es probable que sea alguien de la Secta Coartada del Cielo o de la Secta de la Creciente Espada Celestial tampoco. ¿Cuál es su nombre? ¿De qué secta procede? ¿Quién es su maestro?” Su expresión se hundió ferozmente. “¿Y quién le dio las agallas para provocar a nuestro Palacio Divino de las Siete Estrellas?”

Un Overlord de Sexto Nivel cuya edad aún no había alcanzado los treinta. Aunque el Enviado Divino no tenía miedo, no podía mantener la calma en su corazón. Por eso no atacó de inmediato, sino que quiso revelar sus antecedentes. Sin embargo, sin importar qué antecedentes tuviese, sería imposible que no le temiesen … ¡Porque eran del Palacio Divino de las Siete Estrellas!

Incluso si esta persona fuera verdaderamente del Secta Coartada del Cielo o la Secta de la Creciente Espada Celestial, como máximo, sólo podía estar al mismo nivel que ellos.

Bajo la esencia de la naturaleza que vino de Yun Che, Su Hengshan ya había recuperado una gran cantidad de su vitalidad. Luchó por dar un paso adelante, empujando con fuerza a Yun Che y rugiendo. “¡Viejo ladrón, este joven simplemente me confundió con otro, no lo conozco en absoluto! ¡Si tienes las entrañas, ven a matarlo ahora mismo!”

Volteó ferozmente la cabeza hacia Yun Che, y con una voz aún más alta, rugió. “Mira claramente, soy Su Hengshan, no Ling Datong. ¡Este lugar es el Clan Gran Estela, no el Segundo Clan Profundo que estás buscando! Los asuntos de mi Clan Gran Estela, así como mi vida y mi muerte, no son asuntos en los que tú, un forastero ultrajante, pueda entrometerse. ¿Por qué no te has largado todavía? ¡¡Lárgate!!”

Yun Che: “…”

Él comprendía las intenciones de Su Hengshan. Le estaba diciendo que la gente delante de ellos no era gente con la que él pudiera tratar. Quería que se fuera inmediatamente y luego buscara a Ling’er.

Mirando la situación ante sus ojos, al despreciable Su Haoran, a sus hombres, y a todos esos cadáveres vestidos con las túnicas del Clan Gran Estela que se encontraban en el bosque de bambú… Al reunir todos estos detalles, Yun Che ya había entendido más o menos lo que le había sucedido a la Secta Gran Estela. Reteniendo el impulso de masacrar a todos los presentes, dio un paso hacía adelante y dijo con un tono incomparablemente tranquilo. “¿Tu gente a obtenido alguna pista del paradero de Su Ling’er? Si la tienes, entonces habla ahora, para que pueda dejar que tu gente muera un poco más agradablemente.”

Su Hengshan fue instantáneamente aturdido, sus palmas extendidas habían caído impotentemente hacia abajo. Los ojos del Enviado Divino se estrecharon ferozmente, y un puñado de risas resonó en los alrededores. Los discípulos del Palacio Divino de las Siete Estrellas, parecían reírse en armonía, la cautela inicial que tenían al mirar a Yun Che se había convertido en un ridículo incomparable… e incluso compasión.

“Heh.” El Enviado Divino soltó una ligera risa fría y dijo tranquilamente. “Parece que tu talento es bastante bueno, tu cerebro no es tan brillante… Oh, estoy equivocado, es pura idiotez”.

El rostro de Su Haoran se llenó de gloria, y él rugió arrogantemente. “¡Yun Che, nunca esperé que después de seis años, realmente buscarías la muerte en el momento en que llegases! ¡¿Sabes quién es esta gran figura de pie delante tuyo?! ¡Es un digno Enviado del Palacio Divino de las Siete Estrellas! Si te arrodillas y te inclina inmediatamente, todavía puedes tener una oportunidad. El Señor Enviado Divino es magnánimo, podría ser capaz de concederte un cadáver completo.”

Yun Che ni siquiera miró a Su Haoran mientras sus ojos se estrechaban lentamente. “Lo diré de nuevo, dime toda la información sobre Su Ling’er, y puedo dejar que la gente muera un poco más agradablemente.”

“Heh.” El Enviado Divino soltó una carcajada. “Parece que estás buscando a la muerte intencionalmente.”

Yun Che no movió su cuerpo. Con sólo su dedo, se acercó ligeramente al discípulo del Palacio Divino que se encontraba a la derecha del Enviado Divino.

¡¡Bang!!

Un ligero ruido explosivo resonó, y fue instantáneamente acompañado por un grito extremadamente miserable. Ese discípulo del Palacio Divino cayó al suelo, mientras su pecho estaba destrozado. Las violentas Llamas del Cuervo Dorado, con su pecho como punto de partida, se extendieron hacia todo su cuerpo.

“Wuaaaaahhh…”.

Incluso un Monarca apenas podía soportar el calor incinerador de las Llamas del Cuervo Dorado, y mucho menos un Overlord de Primer Nivel… ¡Además, esta masa de Llamas del Cuervo Dorado se encendió desde dentro de su cuerpo! Gritó desesperadamente, rodó desesperadamente alrededor, y desesperadamente utilizó su energía profunda para resistir, sin embargo, ¡¿cómo podrían las Llamas del Cuervo Dorado de Yun Che ser influenciadas por su fuerza?!

Esta terrible escena que sucedió abruptamente, había puesto a todo el mundo pálido en estado de shock, y la tez del Enviado Divino también había cambiado. El discípulo del Palacio Divino a su izquierda se precipitó apresuradamente hacia adelante, deseando extinguir las llamas profundas de su cuerpo. Sin embargo, en el momento en que sus manos entraron en contacto con las llamas, repentinamente gritó, ya que sus dos manos ya se habían convertido en espesos huesos blancos… Después de eso, los huesos blancos fueron completamente quemados por las abrasadoras llamas, las llamas ardieron lentamente a lo largo de sus brazos, haciéndolo caer en el suelo en medio de un intenso dolor y miedo. Al igual que el primer discípulo del Palacio Divino, rodó y gritó desesperadamente.

La combustión de las Llamas del Cuervo Dorado fue especialmente lenta a medida que devoraban su cuerpo, mientras que este proceso iba acompañado de un dolor aún más cruel que el purgatorio en su imaginación. Los gritos de los dos discípulos del Palacio Divino eran como los lamentos de los viles fantasmas en el infierno. ¡Sus cuerpos daban vueltas y revoloteaban locamente, sus ojos parecían como si estuvieran a punto de salir de sus orificios debido al dolor, y las venas verdes en sus frentes estaban claramente expuestas como gusanos de tierra!

“Mátenme… Mátenme… Se los suplico a todos… Mátenme… ¡¡¡Aaaahhh!!!”

Las voces de desesperación que gritaban con esfuerzo… eran en realidad sus deseos de muerte.

¡¡Bang!!

Después del cambio en la expresión de Yun Che, las llamas más violentas del mundo explotaron repentinamente, y en un instante, los cuerpos de los dos discípulos del Palacio Divino, como harapos destrozados, se rompieron en pedazos, dispersando innumerables fragmentos de fuego. Antes de que estos fragmentos pudieran caer en el suelo, ya habían sido quemados en la nada… Olvidarse de los cadáveres harapientos, no quedó ni una sola hebra de humo. Las chispas ardientes que salpicaban el suelo instantáneamente quemaron miles de agujeros como burbujas.

Todo el mundo estaba completamente estupefacto. Cada uno de ellos miraba con los ojos ensanchados, sus rostros estaban tan pálidos como el papel. El incremento repentino de asombro y miedo hizo que sus ojos pareciesen estar a punto de estallar.

El rostro de Su Haoran ya había sido drenado de todos los colores, mientras se retiraba en pánico y decía temblorosamente. “¡¡Demoníaco… Arte demoníaco… es un arte demoníaco!!”

El rostro del Enviado Divino ya se había distorsionado por completo, ya no llevaba el menor indicio de calma y aspereza. La palidez de su rostro resaltó el rápido temor en su interior. Dio un paso atrás y de repente rugió. “Todo el mundo muévase… ¡Mátenlo!!”

Cuando su orden cesó, la multitud de discípulos temerosos del Palacio Divino se estremeció, mientras cargaban hacia Yun Che sobre el reflejo condicionado.

El rostro de Yun Che estaba helado, y ni siquiera miró a su alrededor. La luz de las llamas en su mano se tornó de color azul, y repentinamente destelló.

En un instante, varias docenas de Arboles del Final Congelado se levantaron, encerrando a todos los discípulos del Palacio Divino dentro. Un sinnúmero de ramas de hielo que se encontraban gélidas, se extendieron, penetrando y apuñalando despiadadamente a través de sus cuerpos… Sin embargo, bajo el aire frío, antes de que su sangre pudiera fluir, ya estaban congelados. Incluso el drenado de sus vidas, se había vuelto especialmente lento bajo este aire frío.

En un corto periodo de tiempo, todos los discípulos del Palacio Divino ya habían sido enterrados dentro de los Arboles del Final Congelado. Cada uno de sus cuerpos fue penetrado por varias decenas de ramas de hielo, como saltamontes atravesados por veneno. Sin embargo, no tenían ningún flujo de sangre, no luchaban, y ni siquiera podían morir de inmediato, sólo sus bocas estaban dejando salir agudos gritos temerosos y miserables.

Cuando se superponían estos lamentos de desesperación, era como un funeral para los muertos que se originó desde lo más profundo del infierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s