ATG – Capítulo 874 – Furia Extrema

(7/10)

Con respecto al calabozo de la Secta Gran Estela, Yun Che tenía una impresión muy clara de él. En aquel entonces, cuando Su Ling’er le mostró la Secta Gran Estela, ella había mencionado una vez que el calabozo estaba en el extremo este, y que también era un lugar al que nunca se había acercado.

Yun Che había ocultado su presencia, sin embargo, su velocidad era todavía incomparablemente rápida, trasladándose velozmente a la parte más profunda de la Secta Gran Estela. En sólo unos momentos, él ya había pasado tres metros por delante de un discípulo de la Secta Gran Estela, sin embargo, la otra parte no tuvo ni una sola reacción en absoluto. Básicamente, ni siquiera captó el destello de una sombra que parpadeaba en absoluto.

Sobre la base de la ubicación en sus recuerdos, la entrada a la prisión de la Secta Gran Estela debería aparecer muy rápidamente ante los ojos de Yun Che. El aire turbio que se filtraba hacia él era la mejor prueba.

Frente al calabozo, habían seis personas haciendo guardia. Entre ellos, cuatro vestían las túnicas de la Secta Gran Estela, eran evidentemente discípulos de la Secta Gran Estela. Sin embargo, las otras dos personas estaban vestidas de negro, y en sus pechos llevaban una marca con una débil constelación amarilla interceptada vertical y horizontalmente por siete estrellas.

Las cejas de Yun Che se fruncieron furiosamente… ¡Esta marca de siete estrellas era la prueba de ser un discípulo del Palacio Divino de las Siete Estrellas! ¡En el Continente Nube Azur, ni una sola persona se atrevería a hacerse pasar por uno!

El Palacio Divino de la Siete Estrellas era una de las sectas más grandes en el Continente Nube Azur. Junto con la Secta Coartada del Cielo y la Secta de la Creciente Espada Celestial, son los tres grandes gobernantes del Continente Nube Azur. ¡Podrían decirse que estos tres poderes eran los pilares del continente, y sus posiciones en el Continente Nube Azur, no eran menores que los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados del Continente Profundo Cielo!

¿Qué estaba? El Palacio Divino de las Siete Estrella y el Clan Gran Estela eran claramente existencias de dos planos completamente diferentes, ¿cómo el pequeño Clan Gran Estela ofendió al Palacio Divino de las Siete Estrellas?

¿Qué diablos sucedió?

Ling’er… Dónde está Ling’er… ¡¿qué le pasó a ella?!

Cuatro discípulos del Clan Gran Estela estaban vigilando la entrada del calabozo. Cada uno de ellos estaba parado recto y erguido, y las armas en sus manos eran agarradas firmemente. Ni siquiera se atrevieron a mirar a los dos discípulos del Palacio Divino de las Siete Estrellas delante de ellos. Sus miradas cautelosas y temibles eran como si fuesen trémulas hormigas frente a un dios diablo.

Los dos discípulos del Palacio Divino estaban sentados torcidamente en el suelo, con sus rostros llenos de irritación. Las esquinas de sus ojos ocasionalmente vislumbraban a los cuatro discípulos del Clan Gran Estela detrás de ellos, llenos de miradas de extremo desdén. El de la derecha dijo tranquilamente. “Realmente me pregunto qué es lo que el Jefe de Salón está pensando. Realmente se está quedando en un lugar como este en medio de la nada durante tantos días. En un lugar tan pequeño como este, donde incluso puedo enviar a todos a la muerte con un solo dedo, ¿cómo puede haber algún tesoro decente?”

El otro discípulo del Palacio Divino escaneó su entorno con los ojos entrecerrados, y repentinamente dijo con una voz suprimida. “He oído de los rumores, que la razón por la cual el Jefe de Salón nos trajo aquí… fue realmente por órdenes del Jefe del Palacio”.

“Qué… ¿qué? Eso… Eso no puede ser, ¿verdad? Este lugar… ¿cómo puede haber algo que pueda interesarle a alguien con un estatus como el Jefe del Palacio?”

“Ahora eso no es algo que yo sepa, y es algo imposible para nosotros, pequeñas figuras, saber cualquier cosa. Sólo tenemos que escuchar con atención y obedecer órdenes, y es mejor si no preguntamos demasiado.”

Al oír a estos dos terroríficos expertos, que vestían las siete estrellas y tenían una fuerza profunda en el Reino Profundo Emperador, realmente referirse a sí mismos como ‘pequeñas figuras’, los cuatro discípulos del Clan Gran Estelas tragaron bocanadas de saliva una tras otra.

“Pero, al oír las intenciones del Jefe de Salón, parece ser que ha comprobado que el artículo está en manos de Su Ling’er. Mientras se encuentre a Su Ling’er, la misión será completada. Sin embargo, ya pasado alrededor de medio mes, pero esa pequeña mocosa todavía no ha sido encontrada.”

“Se ha informado de que su fuerza profunda está meramente en el Reino Profundo Espíritu. Ella ni siquiera puede volar, así que ¿a dónde más puede escapar? Lo más probable es que se ha estado escondiendo en las profundidades de las montañas o en los bosques viejos a los que muy poca gente va. Hmph, todo el País Gran Estela está actualmente sellado por nosotros, y la Familia Imperial Gran Estela y todas las sectas están sometidas a la búsqueda según nuestras órdenes, incluso una hormiga no debe siquiera pensar en volar fuera de nuestro alcance. Supongo que, a lo sumo en otros tres días, podremos capturarla y traerla aquí.”

¡Yun Che claramente oyó el nombre de Su Ling’er de la conversación de estos dos discípulos del Palacio Divino!

¡Ella estaba siendo cazada por el Palacio Divino de las Siete Estrellas!

De su conversación, Su Ling’er todavía no había sido encontrado. Esto fue un gran consuelo.

Sin embargo, ella, que era apenas una muchacha de dieciséis años con una fuerza profunda en el Reino Profundo Espíritu, era cazada realmente por el poderoso Palacio Divino de las Siete Estrellas, y era perseguida también alrededor del país por todas las sectas del País Gran Estela y la Familia Imperial Gran Estela. Además, habían sellado sin vacilar todo el País Gran Estela con el fin de capturarla… ¡¡Sin mencionar, que esto había continuado por alrededor de medio mes!!

En este medio mes, cada respiración debía de haber sido un terror inimaginable y una pesadilla para Su Ling’er

Un enojo extremadamente pesado, un intento asesino y el odio crecían salvajemente dentro del pecho de Yun Che. Inmediatamente rompió el sello de su Relámpago que Fluye Oculto y voló al cielo. De sus manos apretadas, el tembloroso sonido del crujido de sus huesos había incluso resonado.

“¿¡Quién es!?”

Los dos discípulos del Palacio Divino fueron instantáneamente sorprendidos en la acción. Sin embargo, en el momento en que hablaron, antes de que pudieran levantarse, ya había aparecido ante ellos un par de ojos rojos carmesí, que parecían teñidos de sangre.

¡¡Bang!! ¡¡Bang!

La luz ardiente explotó. Los dos discípulos del Palacio Divino se convirtieron instantáneamente en cenizas, y ni siquiera tuvieron tiempo para gritar. Además, incluso hasta su muerte, no vieron claramente quién era la persona que los envió a los pozos del infierno.

Los cuatro discípulos del Clan Gran Estela que estaban custodiando la entrada del calabozo estaban todos de pie con la mirada pérdida, con expresiones estuperfactas. Sus globos oculares estaban sobresaliendo, como si sus almas horrorizadas ya se hubieran dispersado en el aire. Ellos querían gritar en voz alta, sin embargo, sentían que sus gargantas estuvieran siendo tapadas por algo, y sólo podían emitir débiles y secos gemidos bajo su intenso miedo.

“Como miembros del Clan Gran Estela, ustedes realmente dañaron a la familia de su propio Maestro del Clan y se convirtieron en perros… ¿Tienen ustedes la cara para vivir?”

El cuerpo de Yun Che se estremeció. Bajo su cólera extrema, sus Llamas de Fénix y sus Llamas del Cuervo Dorado estaban al borde de perder el control, mientras se quemaban violentamente alrededor de su cuerpo. Con una ondulación de palma, los cuatro discípulos del Clan Gran Estela se hundieron instantáneamente en el mar de llamas, convirtiéndose en cenizas.

Al mismo tiempo, la puerta del calabozo que se construyó con metales profundos se derritió instantáneamente también. Llevando una aterradora oleada de calor y una furia progresiva, Yun Che cargó en el calabozo.

La inmensa reverberación y el aura irregular indudablemente había asustado inmediatamente a todo el Clan Gran Estela… Especialmente a las personas del Palacio Divino de las Siete Estrellas. En un instante, un rugido sonó en todas las direcciones dentro de la Secta Gran Estela, y aparentemente todo el mundo había cargado directamente hacia el calabozo.

“¿¡Quién es!? ¿Quién se atreve a irrumpir en el calabozo? ¡¡¡Ah!!!”

Habían tres filas de guardias en la oscura mazmorra. En el momento en que se dieron cuenta de una anomalía, ya habían sido desgarrados despiadadamente en pedazos por Yun Che. Sangre fresca y cadáveres hechos jirones llovían sobre el rancio suelo del calabozo.

Las campanas de alarma ya sonaban fuertemente fuera, pero a Yun Che no le importaba lo más mínimo. Todas las obstrucciones y puertas dentro del calabozo fueron brutalmente destrozadas por él. En lugar de decir que se estaba moviendo rápidamente a través del calabozo, sería más exacto decir que todo el calabozo estaba siendo brutalmente rasgado.

Muy rápidamente, Yun Che cargó en las profundidades del calabozo sin pausa. Este era el lugar más oscuro de todo el calabozo. No había luces, y uno no podía ver los dedos de su mano estirada debido a lo oscuro que era. Sin embargo, Yun Che podía sentir claramente una presencia extremadamente frágil.

Yun Che sacudió la palma de su mano y una bola de llamas rojizas se iluminó al lado de la pared. Las llamas instantáneamente iluminaron todo el calabozo.

Al final del calabozo había un muro negro azabache forjado por metales profundos, y una persona estaba siendo apretada en la pared con varias decenas de cadenas. Su túnica estaba rasgada y todo su cuerpo estaba empapado en sangre. Su presencia era débil, aparentemente en su último aliento. Obviamente, había sufrido una inmensa tortura. Una gran mitad de su cara estaba cubierta por su pelo despeinado, mientras que la mitad restante de su rostro estaba borrosa con manchas de sangre seca.

Sin embargo, Yun Che todavía era capaz de reconocer a primera vista, que esta persona era en realidad el Maestro de Clan Gran Estela, el padre de Su Ling’er – ¡¡Su Hengshan!!

Una violenta emoción comenzó a saturar directamente la cabeza de Yun Che, sin embargo, inmediatamente fue ferozmente suprimida. Yun Che respiró hondo y corrió apresuradamente hacia adelante. “¡Maestro de Clan Su!”

Bang bang bang bang…

Varias masas de llamas salieron de la mano de Yun Che, ardiendo y rompiendo todas las cadenas en el cuerpo de Su Hengshan.

Las cadenas destrozadas resonaron cuando chocaron contra el suelo. El cuerpo de Su Hengshan se estremeció, y luego cayó lentamente hacia el suelo, sin embargo, fue inmediata y fuertemente sujetado por Yun Che.

Su Hengshan no estaba inconsciente. Levantó lentamente la cabeza, a través de su visión borrosa debido a su despeinado cabello, miró al joven que había aparecido repentinamente ante sus ojos. “Tú… estás…”

Su voz era seca y tosca, pero después de pronunciar esas dos palabras, se detuvo de repente. Incluso sus ojos inicialmente oscuros se habían ensanchado instantáneamente, emitiendo un resplandor tembloroso…

No se habían visto durante más de seis años, Yun Che había crecido medio pie de alto, e incluso su expresión y comportamiento eran muy diferentes de antes, sin embargo, su apariencia no había sufrido una transformación demasiado obvia. Añadiendo que mientras Su Ling’er se había obsesionado con él en estos pocos años, con ganas de verlo todos los días, al mismo tiempo, Su Hengshan estaba preocupado por Su Ling’er, por lo que era natural que no se olvidara de la apariencia de Yun Che.

“Tú… eres… ¡¿Tú eres Yun Che?!”

“¡Soy yo!” Yun Che asintió con la cabeza, sus ojos se hicieron un poco más cálidos.

“¿En realidad… eres tú?” Su Hengshan extendió la mano temblorosamente, sin atreverse a creer en sus propios ojos.

“Realmente soy yo…” Yun Che presionó su palma contra el pecho de Su Hengshan, insertando la esencia de la naturaleza pura en su cuerpo. “Maestro del Clan Su, soy Yun Che. ¡He vuelto!”

Bajo la esencia de la naturaleza de Yun Che, Su Hengshan podía sentir una sensación clara y refrescante que se extendía por todo su cuerpo. En tan sólo un corto lapso de unas pocas respiraciones, la vitalidad fue rápidamente dada a luz desde su cuerpo inicialmente débil e impotente. Sus sentidos perturbados recuperaron rápidamente su claridad, e incluso su energía profunda marchitada se estaba recuperando a una velocidad asombrosa.

Yun Che… Tú…” La emoción de Su Hengshan ahora estaba acompañada por el shock y la incredulidad. Por un momento, sintió como si estuviera viviendo en un sueño. Sin embargo, cuando su espíritu recuperó gradualmente la claridad, repentinamente se dio cuenta de algo y dijo ansiosamente. “No… Date prisa y vete… ¡¡Sal ahora!!”

¡¡Boom!!

Un fuerte eco vino de detrás, ya que la entrada del calabozo fue violentamente destruida por una inmensa fuerza.

Yun Che lentamente se dio la vuelta, la intención de matar y la ira que había estado desesperadamente sosteniendo, estaba retumbando en su pecho, a punto de estallar. Percibió veintiséis presencias cargando en el calabozo, mientras que las otras presencias estaban rodeándolo por fuera.

Entre estas veintiséis presencias, habían tres Overlords pertenecientes al Palacio Divino de las Siete Estrellas… ¡En el frente, había incluso un Overlord del Octavo Nivel, que debía ser el que mandaba a todos los discípulos del Palacio Divino aquí!

“Esto es malo… ¡No queda tiempo!”

Las presencias y repercusiones que se acercaban, rápidamente convirtieron toda la emoción de Su Hengshan en miedo. Se puso de pie, luchando, queriendo pararse frente a Yun Che. “Yun Che, poder verte de nuevo justo antes de mi muerte, e incluso arriesgando tu vida por salvarme, hace que una gran parte de mis arrepentimientos hayan sido despejados. Al menos… los seis años de anticipación obsesiva de Ling’er no fueron por nada. Sin embargo, las personas del otro lado son muy aterradoras… Son más aterradoras de lo que imaginas… Si tienes la oportunidad más tarde, por favor escapa… No debes preocuparte por mí…”

Yun Che empujó la palma de su mano, bloqueando a Su Hengshan detrás de él, y sacudiendo lentamente la cabeza.

Si Su Hengshan pudiera ver los ojos de Yun Che ahora, definitivamente estaría sorprendido hasta el punto de estar sin palabras.

Ese era un par de ojos pertenecientes a un demonio enloquecido cubierto de sangre.

La palma que solía presionar hacia el pecho de Su Hengshan se convirtió en un agarre, mientras se levantaba en el aire y llevaba a Su Hengshan.

¡¡Boom!!

Con un fuerte eco, el techo del calabozo fue inmediatamente despedazado, y perforantes rayos como rayos de luz llovieron hacia abajo. Cuando Yun Che descendió de nuevo, ya estaba de pie fuera del calabozo junto con Su Hengshan, sus pies estaban pisando el suelo del patio oriental del Clan Gran Estela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s