ATG – Capítulo 869 – La Determinación de la Pequeña Emperatriz Demonio

(2/10)

Xiao Yun y Número Siete Bajo el Cielo presentaron a su hijo ante Xiao Lie. “Abuelo, ¿qué tal si decides un nombre para este niño?”

Xiao Lie extendió las manos y tocó las pequeñas manos del niño, pero no lo cargó… Tenía miedo de sorprender accidentalmente esta pequeña vida que acababa de escaparse de un destino de pesadilla. Él contuvo sus lágrimas mientras hablaba sin prisa: “Hace tantos años que llamé a tu padre Xiao Ying con la esperanza de que se elevara en la cúpula azul del cielo1 como un águila majestuosa, irradiando poder y majestad. Pero nunca pensé que él sería separado de nosotros para siempre a una edad tan joven.”

“Después de pasar por muchos altibajos y experimentar las muchas vicisitudes1 de la vida, mi visión es finalmente clara y me di cuenta de muchas cosas. Con este niño… mi esperanza no es que logre gran éxito y fama en la vida, mi esperanza es que simplemente viva una vida pacífica que esté libre de calamidades o conflictos. Así que le nombraré… Yongan.”

Yongan…” Xiao Yun murmuró suavemente antes de asentir con la cabeza con gran vigor. “Bien, su nombre será Yongan entonces.”

“Hijo mío, ¿has oído eso? Tú nombre es Yongan.” Número Siete Bajo el Cielo susurró mientras abrazaba a su bebé con fuerza. A pesar de que había dejado de llorar, las lágrimas todavía fluían incontrolablemente de sus ojos.

Xiao Yongan, es un buen nombre.” Yun Qinghong dijo con una débil sonrisa en su rostro. “Hay un dicho que dice que la buena fortuna seguramente seguirá a una persona que logra sobrevivir a una calamidad. Yongan se encontró con una gran crisis en el momento en que nació, pero él siguió adelante con tenacidad. Así que indudablemente será agraciado por la fortuna más allá de la medida a partir de ahora en adelante.”

“Está bien. Él es realmente resistente y tenaz.” Yun Che dijo mientras asentía con la cabeza alegremente. “La cantidad de energía diabólica que había invadido su cuerpo fue más de lo que yo esperaba. Durante todo el tiempo que pasé purificando la energía diabólica, mi mayor temor era que él no pudiera soportar hasta el momento en que la energía diabólica fuese completamente purificada. Pero fue extremadamente destacado… El procedimiento tomó seis horas, lo cual fue más del doble del tiempo que había previsto inicialmente. Pero se las arregló para soportar todo con increíble tenacidad.”

Estas palabras de sincera alabanza habían venido del mismo Yun Che. Xiao Yun estaba tan emocionado que cálidas lágrimas quemaban sus ojos. Un profundo sentimiento de orgullo apareció en la cara manchada de lágrimas de Número Siete Bajo el Cielo. Ella abrazó a su hijo firmemente, no queriendo relajar su agarre ni siquiera por un respiro.

“Hahahaha…” La risa estruendosa de Gran Ambición Bajo el Cielo llenó el lugar: “Al principio me había asustado completamente por el tonto Xuanyuan Wentian, y sólo pensar en él me llenaría de miedo. ¡Pero… incluso un recién nacido fue capaz de derrotar su poder, por lo que este anciano no tiene ninguna razón para temerle tampoco! ¡La próxima vez que se atreva a venir, aunque este anciano tenga que sacrificar su propia vida, no le dejaré volver de donde vino!”

“¡Hahaha, bien dicho Hermano Bajo el Cielo!” Yun Qinghong dijo mientras se unía a su risa. “Yongan ha establecido un ejemplo excepcional para todos nosotros. ¿Qué hay que temer acerca de ese Xuanyuan Wentian? Hermano Bajo el Cielo, debes quedarte aquí hoy. Ambas familias deben beber hasta saciarse hoy. ¡En cuanto a los preparativos para la batalla, hablaremos de eso mañana!”

“¡Muy bien!” Gran Ambición Bajo el Cielo respondió con una alegre voz.

El avivamiento milagroso de Xiao Yongan tras haber sido golpeado por la calamidad había limpiado la pesada opresión que había envuelto a la Familia Yun. Esta opresión se había transformado ahora en una alegría vibrante que llenaba el aire mientras burbujeaba. Incluso la sombra pesada dejada por Xuanyuan Wentian prácticamente había desaparecido en el aire.

Como la líder de las Doce Familias Guardianas, el cambio en la atmósfera que ocurrió en la Familia Yun sutilmente ayudó a disipar gran parte de la neblina que había envuelto la Ciudad Imperial del Demonio Ilusorio.

Sin embargo, después de que el entusiasmo inicial hubiera desaparecido y todos se hubieran calmado, todavía tendrían que enfrentar el enorme temor de Xuanyuan Wentian… Y la completa aniquilación que amenazaba con caer sobre ellos en cualquier momento.

Después de que más de diez días hubiesen pasado, Yun Che se había recuperado completamente de sus heridas y la Pequeña Emperatriz Demonio y Feng Xue’er se habían recuperado en gran parte de las suyas también. El trabajo que tenían que hacer en la Ciudad Imperial del Demonio después del ataque de Xuanyuan Wentian había sido básicamente hecho. Bajo la dirección de las Doce Familias Guardianas, la Ciudad Imperial del Demonio estaba preparada para desplegarse contra el desastre que pudiera atacar en cualquier momento… La sombra aterradora dejada por Xuanyuan Wentian en ese día los mantuvo a todos en guardia y toda la ciudad estaba en un estado de alerta y vigilancia constante.

Los poderosos individuos de las otras partes del Reino Demonio Ilusorio habían respondido a la convocatoria o habían acudido a la Ciudad Imperial del Demonio por su propia voluntad mientras todos se preparaban para defenderse contra Xuanyuan Wentian. Después de todo, si la Ciudad Imperial del Demonio era destruida, todo el Reino Demonio Ilusorio colapsaría sobre sí mismo y se fracturaría.

Los funerales de Yun He, Yun Jiang y Yun Xi, los tres Grandes Ancianos de la Familia Yun que habían sacrificado sus vidas durante la batalla contra Xuanyuan Wentian, habían sido concluidos. Como resultado, el entrenamiento diario de los discípulos de la Familia Yun había aumentado tanto en intensidad como en duración. Después de que la alegría que se había producido con el nacimiento de Xiao Yongan se había desvanecido, la Familia Yun y toda la Ciudad Imperial del Demonio habían sido envuelta por una atmósfera nerviosa y tensa que se hacía cada vez más pesada con cada día que pasaba.

Esto era porque la Ciudad Imperial del Demonio estaba haciendo frente actualmente a la crisis más grande y más terrible de su historia. Incluso el caos causado por el Duque Huai palideció en comparación con esta amenaza inminente. Si no fueran capaces de resistir la oscuridad venidera, entonces ya no existiría una Ciudad Imperial del Demonio en este mundo… Y ese sentimiento no era lo menos exagerado.

Yun Qinghong salía de la casa cada día mientras se reunía con los otros Patriarcas y Duques para discutir las diversas estrategias y tácticas que podían usar contra Xuanyuan Wentian. Yun Che ni siquiera necesitaba preguntarle sobre el resultado de esas reuniones, sólo una mirada a la expresión en la cara de Yun Qinghong era necesaria para decir que no habían podido encontrar ninguna estrategia que fuera realmente efectiva para contrarrestar a Xuanyuan Wentian. Después de todo, el poder de Xuanyuan Wentian era simplemente demasiado aterrador, y frente a esta fuerza excesivamente arrogante, todas las estrategias, herramientas profundas y números se volvieron completamente inútiles y sin sentido.

Además, como la persona que había enfrentado directamente a Xuanyuan Wentian, tenía una comprensión aún más clara de lo aterrador y terrible que Xuanyuan Wentian realmente era.

Yun Che estaba en el techo más alto de todo el hogar de la Familia Yun. Sus ojos estaban calmados y tranquilos mientras miraba silenciosamente a lo lejos. Había mantenido esta postura durante casi toda la mañana. En ese momento, las túnicas de color arco iris revolotearon a su lado cuando la Pequeña Emperatriz Demonio llegó silenciosamente. Su rostro era una máscara helada mientras hablaba. “¿Cuándo piensas regresar al Palacio Imperial del Demonio?”

Yun Che volvió la cara hacia un lado, una sonrisa descarada apareció en su rostro mientras hablaba. “Ah, Caiyi, ¿podría ser que, si estoy fuera de tu vista por más de dos horas, me extrañarías mucho que perderías todo tu apetito y te volverías incapaz de dormir bien?”

“¡Hmph!” La Pequeña Emperatriz Demonio dio un resoplido frío. “No te olvides, ahora mismo eres un miembro de mi Familia Imperial del Demonio. Ya que estás de vuelta, es natural que residas en el Palacio Imperial del Demonio.”

“Ya lo sé.” Dijo Yun Che con una expresión de desamparo en su rostro. “Pero mi madre no quiere verme ir.”

“Tienes miedo de que Xue’er o tu esposa emperatriz, se pongan celosas, ¿no?” Después de decir esas palabras, la Pequeña Emperatriz Demonio apartó inconscientemente su mirada, negándose a encontrar sus ojos con los suyos.

“Ehhhh…” Yun Che dijo mientras agarraba la mano de la Pequeña Emperatriz Demonio y la empujaba suavemente, enviando su suave, delicado y exquisito cuerpo girando en su abrazo. “No sé si Yue’er y Xue’er sean el tipo de mujeres que se pondrían celosas, pero mi esposa Caiyi está definitivamente celosa en este momento.”

“Tú…” El pánico pasó a través de los ojos de la Pequeña Emperatriz Demonio antes de que se apartara obstinadamente de su cara, pero no gastó demasiada energía tratando de librarse del abrazo de Yun Che.

“De acuerdo, lo entiendo. A partir de mañana, estaré en la Familia Yun durante el día, pero de noche regresaré al Palacio Imperial del Demonio para acompañar a mi querida esposa Caiyi.”

Las delicadas y suaves palabras de Yun Che hicieron que el delicado cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio se derritiera en su abrazo mientras hablaba con una débil voz: “No necesitas… forzarte…”

La voz de la Pequeña Emperatriz Demonio se estremeció repentinamente porque se dio cuenta de que la palma de Yun Che se había movido abruptamente hacia su pecho mientras le daba un leve apretón.

“…” La Pequeña Emperatriz Demonio inconscientemente luchó contra él, pero ella inmediatamente se fundió de nuevo en su pecho, permitiéndole correr salvaje. Era sólo que su respiración se había acelerado mientras que un coqueto rubor rojo manchaba sus mejillas.

Con un movimiento hábil de su brazo, la palma de Yun Che se hundió hábilmente en las profundidades de las túnicas arco iris de la Pequeña Emperatriz Demonio. Disfrutó desenfrenadamente de la forma y la suavidad del pecho nevado que llenaba su palma. Soltó un suspiro de satisfacción en su corazón. ¡El Roció de Jade Celestial de la Nube Congelada Asgard fue realmente súper efectivo, pensar que realmente llenaría toda su palma ahora!

La agradable docilidad de la Pequeña Emperatriz Demonio sólo animó a Yun Che a empujar aún más su suerte. Con agilidad y gracia, desabrochó el cinturón de su túnica de color arco iris por detrás, y con un ligero tirón de sus dedos bajó su túnica, dejándola desnuda en la cintura, exponiendo al aire inmediata y completamente su delicado, lustroso y blanco pecho y sus hombros nevados.

¡Si éste fuera el Palacio Imperial del Demonio, permitiría que los deseos de Yun Che corrieran desenfrenadamente, pero estaban en el hogar de la Familia Yun! Cuando un leve escalofrío recorrió la carne nevada de su cuerpo de jade, empujó inmediatamente a Yun Che a un lado, como si hubiera sido golpeada por un rayo. Apresuradamente ajustó su ropa, y en ese momento, la majestuosidad que irradiaba normalmente como la Pequeña Emperatriz Demonio se había desvanecido en el aire.

“Tú… Parece que ya te has sentado allí durante mucho tiempo. ¿En qué piensas?” Preguntó la Pequeña Emperatriz Demonio mientras se mordía el labio inferior. Tenía miedo de que sus acciones hubiesen dañado la autoestima de Yun Che.

“… Estaba pensando en el problema que todo el mundo ha estado pensando. Pensando exactamente lo que deberíamos hacer si Xuanyuan Wentian vuelve nuevamente.”

Yun Che lanzó una respiración superficial mientras hablaba con una voz melancólica: “Durante estos últimos tres meses, mi fuerza profunda se ha disparado dramáticamente gracias a Xue’er. El grado en que mi fuerza ha aumentado fue mucho mayor que en cualquier momento anterior. Sentí como si todo mi cuerpo hubiera sido remodelado y renacido, alcanzando un reino que ni siquiera había soñado. De hecho, incluso tuve la sensación de que había llegado al escenario donde nadie podría igualarme.”

“Sin embargo… A pesar de que mi fuerza ha crecido claramente a pasos agigantados, todavía no puedo vencer a Xuanyuan Wentian, incluso cuando trabajé contigo y Xue’er.”

Las palabras de Yun Che hicieron que el frágil rostro de la Pequeña Emperatriz Demonio se volviera solemne y grave. Dijo bruscamente: “Yun Che, tienes que prometerme una cosa.”

Yun Che soltó una carcajada: “¿Estás pensando en decir algo así? Si Xuanyuan Wentian vuelve al Reino Demonio Ilusorio, quieres que use el Arca Profunda Primordial para llevar a todos y huir, ¿dejándote atrás para enfrentarte a él por ti sola?”

“¡Así es!” La Pequeña Emperatriz Demonio dijo con un movimiento fuerte de cabeza: “Ese día, Xuanyuan Wentian ya había agotado una gran cantidad de su poder para poder romper forzosamente la Formación de la Gran Barrera de la Ciudad. Pero incluso en esa situación, todavía no fuimos su partido, incluso cuando los tres combinamos nuestras fuerzas. A pesar de que parecía muy herido, aún no había tocado su fundación.”

“Además, lo dijo claramente antes de marcharse. En tres meses más, su sangre diabólica despertará por completo. En ese momento, su poder alcanzará el así llamado estado de ‘perfección’. En ese momento, tampoco parecía que estuviera haciendo amenazas sin sentido. Si todo esto es realmente cierto, entonces el Xuanyuan Wentian que aparecerá ante nosotros la próxima vez, será aún más terrible que el Xuanyuan Wentian que enfrentamos anteriormente.”

“En los últimos días, también he estado tratando de pensar en un método para tratar con Xuanyuan Wentian, pero no pude encontrar nada. Si nos quedáramos atrás y tratáramos de resistirle con fuerza… ¡Simplemente estaríamos tirando nuestras vidas en vano! ¡No hay vergüenza en huir! ¡De hecho, esa es la decisión más sabia y más sensata! El poder de Xuanyuan Wentian es demasiado anormal, definitivamente habrá un cuello de botella para ese poder y tremendos efectos secundarios negativos… Así que, si tú y Xue’er logran escapar por ahora, definitivamente habrá un día en que las dos puedan derrotarlo.”

“¡Ya que esa es la opción más sensata, entonces también debes venir!” Yun Che dijo con las cejas fruncidas.

“¡No puedo irme!” Dijo la Pequeña Emperatriz Demonio mientras sacudía con firmeza la cabeza. “No olvides quién soy. Soy la Emperatriz del Reino Demonio Ilusorio, la heredera de la voluntad de diez mil años de la línea de sangre del Emperador Demonio. Si huyo, no sólo abandonaré la Ciudad Imperial del Demonio y al Reino Demonio Ilusorio, también estaré mancillando la dignidad de la línea de sangre del Emperador Demonio, traicionando la gloria y los diez mil años que han permanecido mis antepasados.”

“Todo el mundo debe abandonar este lugar tan pronto como sea posible en lugar de esperar la muerte sin sentido. Pero para mí, no habrá escapatoria, lo que espera es una muerte gloriosa en batalla.”

“Bien.” Dijo Yun Che con una débil sonrisa mientras asentía con la cabeza. “Como ese es el caso, entonces definitivamente necesito quedarme contigo.”

“¡Estúpido!” La Pequeña Emperatriz Demonio le reprendió con una mirada fría: “Si mueres, entonces quién protegerá y cuidará a tu familiares y mujeres. ¡¿Quién derrotará a Xuanyuan Wentian y rescatará al Reino Demonio Ilusorio del desastre?!”

“…” La Pequeña Emperatriz Demonio suavizó su tono antes de continuar con una voz gentil: “No olvides, ya soy alguien que está destinada a la muerte. Incluso si no hubiera un Xuanyuan Wentian, sólo me quedarían menos de dos años para vivir.”

Se dio la vuelta antes de continuar con una voz suave: “Yun Che, el hecho de que yo pudiera ser tu esposa al final de mi vida ya me deja con satisfacción y una alegría ilimitada. En vez de esperar silenciosamente a que me lleve la muerte, preferiría seguir la voluntad de todos los Emperadores Demonios que han vivido antes de mí y han muerto gloriosamente en batalla. Para mí, eso sería una conclusión aún mejor para mi final.”

“Mientras estés dispuesto a prometerme una cosa… Antes de que llegue el día, estaré dispuesta a hacer lo que sea que tú desees que haga.”

Después de que terminó de hablar, la Pequeña Emperatriz Demonio se elévelo en el aire y voló lejos. Después de que su figura se hubiese desvanecido por completo de la visión de Yun Che, una voz suave murmuró en su oreja. “Cuando vuelvas al Palacio Imperial del Demonio, te permito llevar contigo a tu esposa emperatriz y a Xue’er.”

Yun Che. “…”

Notas:

1Cúpula azul del cielo, hace referencia a la Mezquita Kok-Gumbaz, la cual fue construida en 1435. Ésta cúpula azul de forma esférica-cónica está revestida con azulejos de color azul celeste, y simboliza el cielo despejado sobre los vastos dominios del gobernador. Desde lejos sobre el fondo azul del cielo se parece a un globo, creando la ilusión de ligereza y vuelo.

2Vicisitudes son la alternancia entre sucesos prósperos y adversos.

One response to “ATG – Capítulo 869 – La Determinación de la Pequeña Emperatriz Demonio

  1. <>
    La verdad es que espero que esa cosa “X” que le dejó Jazmín a Yun Che para que pueda vivir miles de años más, sea dada a la Peque- Emperatriz Demoniaca, REALMENTE creo que ese “Pequeño” ya no debe estar, la veo como una emperadora respetable y admirable, hasta merece ser llamada la mejor entre todos esos antiguos emperadores demoniacos; por eso es una de mis favoritas entre todas las novelas que he leído hasta ahora…. merece completamente mi respeto y no creo que debería morir.
    PD: Se agradece la traducción.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s