Invincible – Capítulo 125 – Atacando al Décimo Orden

(3/10)

Al volver a la Mansión Tianxuan desde el Reino Yuwai, Huang Xiaolong no anticipó que lo primero que escucharía sería cómo la Residencia Li había sido aniquilada. En los últimos años, Huang Xiaolong le había pedido al Mariscal Haotian que permaneciera atento y protegiera a la Residencia Li desde las sombras. Sin embargo, la Residencia Li no pudo escapar de esta calamidad.

En este momento, el Mariscal Haotian se apresuró a la Mansión Tianxuan después de que se le informara del regreso de Huang Xiaolong.

Tras saludar a Huang Xiaolong, el Mariscal Haotian informó todo en detalle relacionado con la destrucción de la Residencia Li.

Soberano, los he rastreado y he encontrado al principal culpable.” Después de terminar de informar, el Mariscal Haotian agregó esta información.

Haotian, según tu opinión, ¿cuál es la fuerza del oponente?” Dijo Huang Xiaolong con una voz solemne.

“A juzgar por la Palma de Sangre Venenosa en el pecho de Liu Mu y Li Cheng, el oponente es muy probable que sea un experto del Reino Xiantian.” El Mariscal Haotian habló con una expresión seria en su rostro.

“Un experto en el Reino Xiantian.” Huang Xiaolong frunció el ceño.

Ese año, el culpable que mató al líder de la Pandilla del Halcón Verde, Jiang Wei, era sólo un Guerrero de la etapa tardía del Décimo Orden. ¿Esta persona tuvo un gran avance y rompió al Reino Xiantian? Si este era el caso, el asunto era más problemático de lo que esperaba.

No importaba si el otro bando acababa de avanzar al Reino Xiantian.

Por el momento, tanto el Mariscal Haotian como Fei Hou podrían tratar con esa persona.

Momentos después, Fei Hou y el Mariscal Haotian se retiraron.

Huang Xiaolong les dijo que aumentaran el número de guardias de la Mansión Tianxuan, especialmente para garantizar la seguridad de Li Lu.

Li Lu era la única superviviente de la Residencia Li, y en la opinión de Huang Xiaolong, el asesino definitivamente querría erradicar la línea de sangre de la Familia Li matando a Li Lu.

En lo profundo de la noche, la pura y clara luz de la luna brillaba intensamente.

Huang Xiaolong se paró en su jardín mirando hacia la brillante luna en el cielo nocturno.

 

En ese momento, unos pasos sonaron detrás de él y se volteó para ver a Li Lu. Li Lu llevaba un vestido de muselina lavanda que le ajustaba favorecedoramente en su cintura. Caminando hacia él en el cielo iluminado por la luna, era la misma imagen de un hada que descendía al reino de los mortales.

Li Lu se acercó hasta que estuvo frente a Huang Xiaolong, y luego se detuvo.

Xiaolong.Li Lu abrió la boca después de un breve momento de vacilación: “Tengo algo que decirte.”

“Dime.” Huang Xiaolong la miró.

“He avanzado al Séptimo Orden.” Dijo Li Lu.

“¡¿Séptimo Orden?!” Huang Xiaolong estaba un poco sorprendido. Juzgando el talento de Li Lu, no podría haber avanzado al Séptimo Orden a su ritmo, incluso teniendo en cuenta las Frutas Cícadas y las Perlas del Dragón de Fuego que él le proporcionó.

¿Li Lu tuvo algún encuentro fortuito también?

Al notar la confusa expresión de Huang Xiaolong, Li Lu explicó: “Hace un tiempo, la Academia tenía una tarea externa y caí en un pozo de agua. Debido a que estaba hambrienta, comí unas cuantas hierbas que parecían setas y directamente rompí de la etapa tardía del Sexto Orden al Séptimo Orden.”

Los dos ojos de Huang Xiaolong se abrieron en incredulidad. Que Li Lu tuviera esta clase de buena fortuna que le permitiera avanzar directamente del Sexto Orden al Séptima Orden … ¿qué eran exactamente esas setas?

Pero, mientras Huang Xiaolong todavía estaba reflexionando sobre las setas mágicas, una luz brillante estalló de Li Lu y una larga y brillante espada negra flotó detrás de ella. Las runas negras fluían como líquido sobre la superficie de la espada negra.

Esta fue la aparición del Espíritu Marcial de Li Lu, la Espada Divina Negra.

Sin embargo, en el momento siguiente otra luz deslumbrante estalló. Detrás de Li Lu, una larga espada blanca apareció. Esta espada blanca era casi transparente, exudando una atmósfera santa con brillantes luces doradas flotando sobre ella que parecían pequeños duendes dorados.

“¿Esto es?” Esta vez, Huang Xiaolong se quedó pasmado.

Li Lu realmente poseía otro Espíritu Marcial que no era la Espada Divina Negra. ¡Ella era como él, una persona con dos Espíritus Marciales! ¡Además, ella también tenía sus dos Espíritus Marciales del mismo tipo, una espada gemela blanca y negra!

Huang Xiaolong podía decir que la espada blanca translúcida era mucho más fuerte que su Espada Divina Negra. ¿Un Espíritu Marcial de talento excelente?

¿Por qué no sabía que Li Lu tenía Espíritus Marciales gemelos antes de esto?

“Este segundo Espíritu Marcial fue despertado cuando rompí al Séptimo Orden. Se llama Espada Sagrada Divina, un Espíritu Marcial de grado doce superior.” Explicó Li Lu.

¡Fue despertado!

Huang Xiaolong finalmente entendió.

No era de extrañar que no supiera que Li Lu tenía Espíritus Marciales gemelos desde el principio.

En el pasado, cuando Huang Xiaolong leyó libros sobre Espíritus Marciales en la biblioteca de la Academia de la Estrella Cósmica, habían situaciones similares a las de Li Lu. En el Mundo Espíritu Marcial, los niños despertaban sus Espíritus Marciales a la edad de siete años, pero también habían casos en que el despertar de los Espíritus Marciales era más lento. Algunos despertaban cuando el propietario rompía al Cuarto o al Séptimo Orden.

¡Cuanto más tarde se despertara un Espíritu Marcial, más fuerte sería!

Algunos de los Espíritus Marciales despertaban cuando el dueño rompía al Cuarto Orden. En estos casos, el segundo Espíritu Marcial sería uno o dos grados más alto que el primer Espíritu Marcial despertado. ¡Pero desde que Li Lu despertó el segundo Espíritu Marcial después de romper al Séptimo Orden, su segundo Espíritu Marcial fue un Espíritu Marcial de grado doce! ¡Tres grados más altos que la Espada Divina Negra!

Por supuesto, situaciones como la de Li Lu eran extremadamente raras. En la historia del Mundo Espíritu Marcial, tales casos podrían ser contados usando los dedos de las manos.

Observando los Espíritus Marciales de la espada gemela detrás de Li Lu, Huang Xiaolong estaba feliz por ella, puesto que había despertado un segundo Espíritu Marcial que era un Espíritu Marcial de Grado Doce superior de talento excelente. Aunque su velocidad de cultivo no sería tan aterradora como la suya, todavía era increíble. Entrar en el Reino Xiantian estaba garantizado.

Xiaolong, dime, ¿voy a morir?” Sin ninguna indicación, Li Lu hizo esta pregunta.

Huang Xiaolong se sobresaltó, pero la tranquilizó como si fuera una promesa: “No te preocupes, no te pasará nada.”

Li Lu asintió y luego abrazó a Huang Xiaolong repentinamente, diciendo: “Tengo mucho miedo de no poder volver a verte. Que en el futuro, nunca vuelva a ser capaz de verte.” Sus sollozos sonaron.

Huang Xiaolong le dio una palmadita en la espalda y la consoló suavemente, “Está bien, todo pasará. El Mariscal Haotian ya encontró al asesino y trataremos con él … La Mansión Tianxuan será tu hogar de ahora en adelante. ”

Li Lu tembló ligeramente. Miró a Huang Xiaolong, asintiendo tímidamente bajo la luz de la luna.

Li Lu dejó el patio de Huang Xiaolong un rato más tarde.

Con la silueta de Li Lu desapareciendo de la vista, Huang Xiaolong entró en el antiguo campo de batalla, tragó una Perla del Dragón de Fuego y comenzó a practicar.

Así pasaron tres meses.

En estos tres meses, Huang Xiaolong se quedó y practicó en la Mansión Tianxuan en vez de entrar en el Bosque Luna de Plata y había alcanzado el pico de la etapa tardía del Noveno Orden, a medio paso del Décimo Orden.

Estos tres meses pasaron en calma y tranquilidad.

Huang Xiaolong aconsejó a Li Lu que no saliera de la Mansión Tianxuan. Aparte de ir a clases en la Academia de la Estrella Cósmica, Li Lu estaría practicando en la Mansión Tianxuan y sólo iría a la Academia y regresaría, con expertos de la Mansión del Mariscal protegiéndola. Después de despertar su segundo Espíritu Marcial, la velocidad de cultivo de Li Lu se disparó. En menos de tres meses, Li Lu había alcanzado la etapa intermedia del Séptimo Orden.

El único inconveniente fue que el Mariscal Haotian no pudo localizar al asesino a partir de su red de información. Era como si la persona hubiera desaparecido en el aire después de matar a toda la Residencia Li.

También existía la posibilidad de que el asesino hubiera abandonado el Reino Luo Tong.

Aunque no había señales de esa persona en las cercanías, Huang Xiaolong permaneció vigilante.

Pasaron otros dos meses.

Huang Xiaolong estaba sentado con las piernas cruzadas en el antiguo campo de batalla. Los dragones gemelos negro y azul estaban flotando detrás de él mientras devoraban la energía espiritual del inframundo que brotaba desde el vacío sobre él. El qi de batalla del inframundo dentro de sus meridianos y Mar de Qi rugió y surgió.

Mientras Huang Xiaolong persistía circulando las Tácticas de Asura, el qi de batalla del inframundo impactaba la barrera una y otra vez, continua e interminablemente golpeando contra su único obstáculo hacia el Décimo Orden. Era significativamente mucho más difícil que romper la barrera del Noveno Orden. Con su qi de batalla continuamente chocando contra la barrera, el dolor agudo que resultaba de esto era como tener miles de agujas afiladas perforando sus órganos internos, era casi insoportable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s