Invincible – Capítulo 120 – Bestia Espiritual

El Señor del Valle de los Nueve Fénix observó los lugares por donde los rayos de espada pasaron. Emblemas de flores resplandecieron uno tras otro en todo su cuerpo, haciendo que la sangre brotara de ellos.

“¡¡Pu!!” El Señor del Valle de los Nueve Fénix arrojó una bocanada de sangre fresca de su boca. Sus rodillas se debilitaron cuando su fuerza disminuyó, cayendo al suelo en una posición de rodillas.

Hasta ese momento, le resultaba difícil creer que terminaría perdiendo la vida aquí, muriendo bajo las manos de un Guerrero del Primer Orden del Reino Xiantian, una persona con el mismo nivel de fuerza que él.

“Dime, ¿cómo se llama ese movimiento que has ejecutado ahora mismo?” Miró a Fei Hou y le preguntó con voz ronca.

Flor de la Muerte.” Fei Hou respondió gélidamente.

“¿Flor … .de la Muerte?” El Señor del Valle de los Nueve Fénix repitió el nombre, y entonces su cuerpo cayó sobre la tierra. Con un solo temblor, todos sus signos de vida se disiparon.

¡Al ver esto, el último Anciano del Valle de los Nueve Fénix luchando contra Huang Xiaolong estaba aterrorizado! Después de lanzar un poderoso ataque con su espada directamente contra Huang Xiaolong, se dio la vuelta y aprovechó la oportunidad para escapar con vida.

Viendo sus acciones, Fei Hou se burló. Invocando su Espíritu Marcial del Río de Plata, se convirtió en un río de espadas. Abruptamente serpenteando como el mercurio, rodeó el cuerpo del Anciano del Valle de Nueve Fénix. El río de espadas hizo un lazo completo alrededor del Anciano, luego volvió al lado de Fei Hou, flotando detrás de él.

El Anciano del Valle de los Nueve Fénix se desplomó desde el aire. A mitad de camino, su cabeza se separó de su cuerpo mientras que la sangre brotaba por todas partes, y dos partes de su cuerpo se estrellaban contra el suelo de abajo.

Con su muerte, cada persona del Valle de los Nueve Fénix que llegó al Lago de la Iluminación, fue aniquilada.

El Valle de los Nueve Fénix fue considerado una de las sectas más grandes en el Reino Baolong, pero sólo tenían un experto Xiantian, y este era su Señor del Valle, Lei Tianxing. Ahora que estaba muerto, el Valle de los Nueve Fénix caería de rango en el Reino Baolong.

Los Guerreros que miraban desde lejos habían formado una impresión drásticamente diferente al observar a Huang Xiaolong y Fei Hou.

De hecho, antes de que los nueve discípulos del Valle de los Nueve Fénix hicieran su movimiento, hubieron otras fuerzas que deseaban el mismo lugar en que Huang Xiaolong y Fei Hou estaban y tenían la intención de arrebatárselos. Ahora, al ver los cadaveres del Señor del Valle de los Nueve Fénix, los Ancianos y los discípulos esparcidos por el suelo, el sudor frío se escurría desde sus frentes, mientras que dentro de sus corazones agradecian secretamente el no haber actuado precipitadamente.

¡Si no fuera por los nueve discípulos del Valle de los Nueve Fénix que los protegieron de la calamidad frente a ellos, los que estuvieran tendidos en el suelo en este momento probablemente serían ellos en su lugar!

Después de resolver el problema que era el Valle de los Nueve Fénix, Huang Xiaolong y Fei Hou ignoraron las muchas miradas asustadas y temerosas dirigidas a ellos. Al encontrar otro lugar limpio a cierta distancia, se sentaron con las piernas cruzadas, esperando.

La batalla de Huang Xiaolong y Fei Hou contra el Valle de los Nueve Fénix llamó la atención de la gente de la Secta Gran Espada. Ellos observaron la batalla desde el principio hasta el final.

En este momento, la gente de la Secta Gran Espada estaba observando desde un pico montañoso a varios cientos de metros de distancia.

Yu Chen se volvió hacia uno de los Ancianos de la Secta Gran Espada detrás de él. “Ese niño pequeño … ¿es Huang Xiaolong?”

El Anciano contestó respetuosamente: “Sí, Antiguo Líder de la Secta, él es Huang Xiaolong. El otro se llama Fei Hou, y el anterior Líder de la Secta, Liu Wei, murió en manos del Hermano Mayor Haotian de Fei Hou.

Yu Chen asintió con la cabeza. La expresión de su rostro se volvió fría y sombría mientras miraba las siluetas de Huang Xiaolong y Fei Hou: “No esperaba que la fuerza de este niño creciera tan rápido, hasta el punto en que un Anciano del Valle de los Nueve Fénix murió en sus manos. Si esto continúa, en otros diez años más o menos, ¡¿nuestra Secta Gran Espada no se enfrentará a la aniquilación?!”

Maestro, entonces aprovechando la ventaja actual, ¿debemos …?” Lin Zhiren se acercó, haciendo un gesto con el pulgar de su mano deslizandose por su cuello.

Yu Chen reflexionó brevemente sobre la situación antes de sacudir la cabeza, rezagando: “No hay prisa, espera hasta que el gran tesoro aparezca primero y luego buscaremos una oportunidad. ¡No importa qué, no debemos dejar que esta semilla maligna salga del Lago de la Iluminación!”

Con la presencia de Fei Hou, matar a Huang Xiaolong a plena luz del día sería un acto difícil. Debido a eso, Yu Chen decidió que cuando el gran tesoro apareciera en pocos días, Fei Hou se distraería y ese sería el momento más oportuno.

…………..

Pasaron dos días.

Los extraños lamentos procedentes del Lago de la Iluminación aumentaron en frecuencia. Casi a intervalos de media hora, los extraños gritos se hacían cada vez más fuertes, acompañados por intensas fluctuaciones en la tranquila superficie del lago, formando marejadas y haciendo que el agua salpique.

Algunos de los picos montañosos más bajos alrededor del Lago de la Iluminación fueron tragados por el aumento de los niveles de agua durante estas fuertes fluctuaciones.

Al tercer día, el nivel del agua del Lago de la Iluminación en realidad había aumentado de doscientos a trescientos metros, y siguió aumentando aún más, aunque lentamente, hasta alcanzar unos quinientos metros antes de que finalmente cesara. Sin embargo, esta vez, a diferencia de muchas veces anteriores, el agua no retrocedió.

Al mismo tiempo, resplandecientes pilares de luz se elevaron al cielo desde la superficie del lago, lo cual todos creían era la indicación de que el gran tesoro estaba a punto de aparecer.

Observando esta escena, las fuerzas reunidas estaban en un estado de alegría vertiginosa.

¡El gran tesoro está a punto de aparecer!

Algunos no pudieron mantener su entusiasmo bajo control y se apresuraron en salir corriendo, metiendo primero la cabeza en el lago.

Sin embargo, cuando estas personas tocaron el agua, gritos miserables resonaron en el aire, y vieron una enorme cabeza de toro emergiendo del agua. Sus cuernos angulosos que sobresalían de su cabeza atravesaron dos cuerpos humanos, penetrando a traves de sus toráx y sus espaldas, goteando sangre roja fresca que se filtraba en el lago, tiñéndola de color rojo.

¡Esta enorme cabeza de toro tenía un par de brillantes ojos rojos, y su enorme físico alcanzaba el tamaño de cinco rocas gigantes combinadas!

“¡Un monstruo, corre rápido!”

El resto de los Guerreros que habían saltado al lago deseando explorar el gran tesoro, quedaron petrificados cuando vieron la enorme cabeza de toro. Gritando de miedo, huyeron aterrorizados del agua.

Pero en este momento, la enorme cabeza de toro abrió su boca y dejó escapar un estridente y extraño rugido que sacudió el Lago de la Iluminación. Una terrible fuerza penetrante surgió del rugido, golpeando a todos los Guerreros de diferentes sectas que estaban a punto de huir.

Como golpeados por un huracán, sus cuerpos cojearon y comenzaron a hundirse en el lago.

En el momento siguiente, la enorme mandíbula del toro se abrió como la boca de una ballena, de par en par, y se hundió nuevamente en el agua mientras se tragaba todos los cuerpos de los Guerreros.

Había algunos Guerreros expertos que todavía tenían la intención de saltar al lago, pero vacilaron mientras miraban esta escena. Todas sus acciones se detuvieron mientras el sudor frío les goteaba por la frente, y rápidamente se retiraron asustados.

Huang Xiaolong y Fei Hou quedaron asombrados. Ninguno de los dos imaginó que habría un monstruo tan extraño en las profundidades del Lago de la Iluminación.

“¡Es la Bestia Espiritual que protege el gran tesoro!” Los ojos de Fei Hou se entrecerraron mientras hablaba.

Cuando las bestias demoníacas rompían los grilletes de la Etapa Diez y entraban en el Reino Xiantian, podrían hablar la lengua humana, convirtiéndose en una bestia espiritual.

¡Bestia Espiritual!

Huang Xiaolong miró fijamente la enorme cabeza de toro: “¿Puedes reconocer qué clase de Bestia Espiritual es ésta?”

“Este debería ser un Toro Salvaje de Pitón Verde. Fei Hou explicó solemnemente: “Los Toros Salvajes de Pitón Verde son unas Bestias Espirituales extremadamente raras; son la descendencia del acoplamiento de dos bestias espirituales diferentes – el Toro Verde y la Pitón Salvaje. Es extremadamente viciosa, cruel y brutal en la naturaleza, y sus ataques son muy poderosos, especialmente en un ambiente acuático. ¡Se dice que mientras el Toro Salvaje de Pitón Verde permanezca en el agua, es casi invencible!”

“¿Invencible en el agua?” Huang Xiaolong miró a Fei Hou con curiosidad.

Fei Hou asintió con la cabeza. “Los Toros Salvajes de Pitón Verde tienen una habilidad única que les permite recuperar su fuerza y ​​lesiones rápidamente mientras estén en el agua. El que está frente a nosotros debe ser un Xiantian del Cuarto o el Quinto Orden, y dentro del agua, incluso un Xiantian humano del Sexto Orden tendría dificultades para matarlo.”

Huang Xiaolong observó a la Bestia Espiritual, el Toro Salvaje de Pitón Verde; ¿Podía recuperar rápidamente su fuerza? ¡Esto tenía cierta similitud con la tercera habilidad de sus Espíritus Marciales, Recuperación Instantánea!

Era sólo que la recuperación instantánea de Huang Xiaolong sólo podía recuperar actualmente su qi de batalla agotado.

Después de tragar no menos de veinte personas a su alrededor, la enorme cabeza del Toro Salvaje de Pitón Verde se hundió de nuevo en el lago.

El silencio mortal permanecía en las cuatro direcciones.

Grupos de expertos intercambiaban miradas con sus camaradas, y nadie se atrevía a aventurarse en el lago de nuevo imprudentemente.

De repente, desde el pico de la Montaña Arxan, una silueta humana voló hacia abajo, deteniéndose por encima del Lago de la Iluminación en menos de un segundo. Un puño golpeó, dividiendo las aguas hasta el fondo del lago.

“¡¡Roar!!” Una vez más, la enorme cabeza de toro se precipitó a la superficie del lago con la boca abierta de par en par en un intento de tragarse al atacante humano. Pero esa persona que flotaba por encima del agua la evitó con lo que parecía un simple movimiento hacia un lado mientras enviaba otro puñetazo al Toro Salvaje de Pitón Verde, golpeando su vientre inferior. Su enorme cuerpo voló hacia fuera, y el Lago de la Iluminación estalló en otro alboroto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s