ATG – Capítulo 860 – Combatiendo al Dios Diablo con Fuerza Combinada

Xuanyuan Wentian llevaba una sonrisa feroz mientras extendía la mano. Después de este movimiento, una gigantesca palma negra se extendió desde el espacio que tenía frente a él, agarrando las llamas fusionadas que habían sido lanzadas por la Pequeña Emperatriz Demonio y Feng Xue’er.

¡¡Bang!!

Con una resonancia monótona, las llamas divinas que habían cruzado a través de tres kilómetros en el espacio fueron firmemente agarradas dentro de su palma. La energía de aniquilación dentro de las Llamas del Fénix y las Llamas del Cuervo Dorado explotaron al mismo tiempo. La ardiente luz cargó en los cielos, pero las llamas no pudieron escapar del control de la mano negra. A medida que la mano negra se tensaba, las esforzadas Llamas del Cuervo Dorado y las Llamas del Fénix se extinguieron rápidamente. En un corto periodo de varias respiraciones de tiempo, ya habían sido completamente envueltas por el aura oscura.

Mirando esta escena, las expresiones de Feng Xue’er y la Pequeña Emperatriz Demonio cambiaron al mismo tiempo. Los practicantes profundos del Demonio Ilusorio por debajo miraban con los ojos abiertos de par en par.

“Las Llamas del Cuervo Dorado de la Pequeña Demonio Emperatriz, en realidad… en realidad…”

“Las llamas divinas no son nada más que eso ante la fuerza actual de este soberano.” Xuanyuan Wentian rió fríamente, lleno de un orgullo arrogante. Levantó lentamente la Espada del Diablo de la Noche Eterna y la neblina negra de los alrededores comenzó a juntarse hacia la espada como oleadas enfurecidas. Una atmósfera helada pero peligrosa envolvió el espacio circundante de varios cientos de kilómetros. “¡¿Por qué no tiemblan ustedes… mientras les dan la bienvenida a sus muertes personalmente otorgadas por este soberano?!”

El aura oscura en el cuerpo de Xuanyuan Wentian explotó mientras perforaba su espada en dirección a la Pequeña Emperatriz Demonio y Feng Xue’er. Mientras se acercaba a ellas, los rayos de luz se apagaron súbitamente. La luz ardiente que inicialmente estaba encendida fue rápidamente suprimida en la penumbra. Al mismo tiempo, las dos sintieron que el espacio se había vuelto repentinamente pegajoso, como si sus cuerpos estuvieran atrapados en una telaraña, lo que les hacía especialmente difícil moverse.

Básicamente eran incapaces de evadir, por lo cual se quedaron sin más remedio que tomar el ataque de espada de Xuanyuan Wentian de frente.

La presión ejercida por Xuanyuan Wentian era mucho más aterradora que hace tres meses. Los ojos de la Pequeña Emperatriz Demonio brillaban con un resplandor helado y no se veía el más mínimo temor en su rostro. Las Llamas del Cuervo Dorado que tenían un color cercano al del oro puro fueron lanzadas violenta y directamente hacia el pecho de Xuanyuan Wentian. Feng Xue’er hizo un movimiento justo después, mientras las llamas rojas escarlatas ardían en los cielos.

De las dos llamas de las mujeres, una era como un abrasador sol ardiente, mientras que la otra era tan sagrada como un arco iris.

¡¡Boom!!

El choque de energía profunda fue demasiado intenso que arremolinó tornados que habían envuelto todo el cielo. Las Llamas del Cuervo Dorado y las Llamas del Fénix que se mezclaban habían incluso puesto el horizonte en llamas. El haz de espada oscuro fue absorbido por las llamas, sin embargo, como una furiosa y gigantesca bestia oscura, repentinamente se expandió, suprimiendo despiadadamente las Llamas del Cuervo Dorado y las Llamas del Fénix. Tras el silbido de la imagen de espada parecida al lamento de un fantasma, las llamas fueron rasgadas despiadadamente.

Las caras de la Pequeña Emperatriz Demonio y Feng Xue’er palidecieron al mismo tiempo y sus cuerpos retrocedieron rápidamente hacia atrás por el impacto. Sin embargo, una explosión se oyó repentinamente detrás de ellos mientras que una tercera bola de llamas pasó entre las dos, directamente hacia Xuanyuan Wentian.

Xuanyuan Wentian gimió cuando su cuerpo se tambaleó varias docenas de veces hacia atrás. Cuando su cuerpo se detuvo, el pelo que cubría su frente ya había sido completamente calcinado. Extendió la mano para frotarse la frente, pero en lugar de estar furioso, dejó escapar una carcajada. Sus ojos negros se fijaron firmemente en Yun Che. “Heh, Yun Che. Tu presencia siempre ha traído una sorpresa diferente a este soberano y esta vez no ha sido una excepción. Han sido solamente tres cortos meses, pero tu fuerza ha aumentado realmente varias veces y ha superado aparentemente a este soberano cuando todavía tenía que cultivar mi físico del diablo. Qué asombrosa aptitud.”

“Pero… ¡¿Y qué?!”

La turbulenta aura oscura todavía estaba derramándose sin fin en la Espada del Diablo de la Noche Eterna. Mientras la voz baja de Xuanyuan Wentian seguía resonando, su cuerpo ya había sido transportado como el de un fantasma. La Espada del Diablo de la Noche Eterna cortó hacia abajo y su espada totalmente oscura rebanó una cortina de luz que tenía varias docenas de metros de longitud en el cielo, sin retorcer el espacio en sí.

“¡¡Gran Hermano Yun, ten cuidado!!”

El anterior intercambio de golpes ya le había permitido a Feng Xue’er experimentar verdaderamente el terror de Xuanyuan Wentian… Este era un poder que no podía igualar con su fuerza actual. Además, tenía una incómoda sensación de que incluso si trabajaba en conjunto con la Pequeña Emperatriz Demonio, todavía sería aparentemente imposible derrotar a Xuanyuan Wentian. Y aunque la fuerza profunda de Yun Che había aumentado de manera explosiva en los tres meses que estuvieron en el Valle de la Llama del Relámpago del Cuervo Dorado, aún era mucho más débil que las dos.

Después de que Feng Xue’er gritó, la imagen resplandeciente de un Fénix voló inmediatamente fuera de su cuerpo. Dentro del espacio retorcido, se encendió una masa de Llamas del Fénix que quemaron los límites absolutos. Como si sus corazones estuvieran en resonancia, la imagen ardiente del Cuervo Dorado en el cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio voló aparentemente al mismo tiempo, liberando un grito poderoso y sonoro bajo la cortina de espada de Xuanyuan Wentian.

Entre los tres, la fuerza de Yun Che era comparativamente la más débil. Sin embargo, frente a Xuanyuan Wentian, que era como una pesadilla, ¿cómo podría permitir que dos mujeres se enfrentaran a él mientras él solo se retiraba? Las Llamas del Cuervo Dorado se encendieron en sus dos manos y con el Hundimiento de la Estrella de la Luna Caída activada, él golpeó hacia Xuanyuan Wentian.

¡¡Boom!!

Cuatro energías aterradoras se enfrentaron entre sí, formando increíbles y aterradores tornados de energía. El espacio circundante se derrumbó por completo en un instante y ese aterrador tornado de energía profunda fue aprisionado justo después de que se contrajo en el espacio colapsado. El tornado se retorció violentamente, y luego, como un globo siendo reventado, repentinamente explotó.

Esta vez, el espacio en los alrededores de varios cientos de metros se rompió, abriendo en todos lados, fragmentos espaciales al azar, como innumerables agujas de metal. Bajo la fuerza del impacto que se propagó, Xuanyuan Wentian fue rechazado varias docenas de pasos, mientras que Feng Xue’er, la Pequeña Emperatriz Demonio y Yun Che, como si fueran aplastados por una gigantesca montaña, sintieron un intenso dolor en sus órganos y fueron enviados a volar en tres direcciones distintas como trozos de hojas.

¡Incluso después de que las tres personas hubieran combinado sus fuerzas, todavía fueron derrotados en el intercambio!

“Hahahaha…” Xuanyuan Wentian rió en voz alta. Moviendo su cuerpo, ya había cargado a la derecha hacia Yun Che, quien todavía estaba volando hacia atrás. La Espada del Diablo de la Noche Eterna brilló con un ominoso resplandor negro. “¡¡Entonces vamos a comenzar contigo!!”

“¡Ah! ¡Gran Hermano Yun!” El hermoso rostro de Feng Xue’er palideció ante las acciones de Xuanyuan Wentian. Ya no podía permitirse el lujo de preocuparse por el caos dentro de su cuerpo mientras ella desesperadamente circulaba la energía de la Llama del Fénix. Un par de alas de Llamas de Fénix se extendieron detrás de ella y una imagen gigantesca de un Fénix apareció en su cuerpo también. Todo su ser parecía haberse materializado en un verdadero Fénix.

Utilizando la Danza Empírea del Ala de Fénix, ella invirtió forzosamente su postura, y con una fuerza que podría destruir el cielo y diezmar la tierra, cargó hacia Xuanyuan Wentian.

Sin embargo, la velocidad de Xuanyuan Wentian era demasiado rápida. Incluso si la Danza Empírea del Ala de Fénix pudiera permitir temporalmente que la velocidad de Feng Xue’er superara sus límites, estaba básicamente aún lejos de ser suficiente. La espada negra del diablo estaba ahora a sólo un metro de distancia de Yun Che.

Yun Che apretó los dientes, sin embargo, no utilizó la Sombra Rota del Dios Estrella para escapar. Una luz roja parpadeó en sus manos, luego agarró la Espada Heaven Smiting Devil Slayer y la golpeó directamente contra Xuanyuan Wentian.

Xuanyuan Wentian reveló una sonrisa extremadamente denigrante tras de ver la acción de Yun Che. Repentinamente, retiró la Espada del Diablo de la Noche Eterna y cogió con su mano izquierda en dirección a la gigantesca espada roja de Yun Che.

“¡Tu espada todavía no es digna de ser recibida por la espada de este soberano!”

¡¡Clang!!

Con un ruido fuerte, la mano de Xuanyuan Wentian ya había agarrado la cuchilla de la Espada Heaven Smiting Devil Slayer, liberando un ruido ensordecedor similar a los metales divinos que chocaban entre sí. La gente era incapaz de creer que en realidad era un ruido hecho por el choque entre un cuerpo físico y una espada.

Los brazos de Yun Che temblaron bajo el intenso entumecimiento. Al instante perdió su sentido del tacto, sus órganos estaban en un estado comparable a los ríos y mares siendo volcados. No era que su espada pesada nunca hubiera sido sostenida directamente por nadie más… sólo que nadie la había agarrado con las manos desnudas.

Sin embargo, Xuanyuan Wentian se limitó a utilizar una sola mano, y su Espada Heaven Smiting Devil Slayer fue firmemente fijada en el aire. Toda la fuerza de la espada pesada rebotó en su propio cuerpo. Si no fuera porque la fuerza de su cuerpo había superado hace mucho tiempo el reino de los mortales, sus manos e incluso sus brazos, ya habrían sido destrozados.

Pero…

Antes de que Xuanyuan Wentian sostuviera la espada pesada de Yun Che y pudiera incluso lanzar una risa arrogante, su expresión cambió repentinamente. Después de eso, incluso retractó su mano como si hubiera sido electrocutado, y acompañado de su acción vino un grito que no podía describirse completamente como lúgubre.

El grito repentino condujo naturalmente a una corta pérdida de enfoque y la imagen del Fénix materializada por Feng Xue’er rompió a través de los cielos en ese momento, golpeando pesadamente en el cuerpo de Xuanyuan Wentian.

El cuerpo de Xuanyuan Wentian fue encendido instantáneamente con las Llamas del Fénix y fue despiadadamente enviado a volar. La dirección a la que voló fue coincidentemente donde estaba la Pequeña Emperatriz Demonio. Para entonces, la Pequeña Emperatriz Demonio ya había estabilizado su cuerpo. Agitando la palma de su mano, con el cuerpo de Xuanyuan Wentian como medio, una intensa masa de Llamas del Cuervo Dorado explotó ferozmente, añadiendo una capa de Llamas del Cuervo Dorado a su cuerpo que ya estaba ardiendo con las Llamas del Fénix.

¡¡Bang!!

Xuanyuan Wentian se estrelló contra el suelo, rompiendo un enorme y profundo cráter en la superficie de éste. En el siguiente instante, un rayo de luz negra explotó fuera del profundo cráter, extinguiendo instantáneamente las Llamas del Fénix y del Cuervo Dorado que envolvían su cuerpo.

Dentro de la luz negra, Xuanyuan Wentian flotó lentamente en el aire. Su ropa exterior ya había sido quemada a cenizas y su cuerpo también estaba lleno de quemaduras. Sin embargo, él no parecía siquiera preocuparse debido a esas lesiones. Sus dos ojos clavaron la mirada en su mano izquierda, él la levantó y todo su brazo izquierdo temblaba intensamente.

Una cicatriz bermellón estaba grabada en la palma de su mano izquierda y todavía emitía un frágil resplandor bermellón. Dentro de la cicatriz, perlas de sangre negra carmesí goteaban.

Con su nivel de cultivación y ‘físico diabólico’, incluso si era una lesión diez veces más pesada que ésta, la guía casual de su energía profunda habría detenido inmediatamente la sangre fluyendo.

Sin embargo, incluso después de verter su energía profunda hacia esta cicatriz que estaba emitiendo un brillo bermellón varias veces, al acercarse a la herida, la energía profunda se disipaba abruptamente, básicamente impidiéndole detener el flujo de sangre, y mucho menos sanarla. Lo que era más espantoso era que en está herida que era claramente sólo de dos pulgadas de largo se sentía como si hubiera millones de garras venenosas constantemente apuñalando la palma de su mano, causándole un dolor insoportable.

“¿Qué está pasando…? ¿Qué está pasando exactamente?” Xuanyuan Wentian gruñó furiosamente.

“¡¿Esa es… una espada asesina diablos?!”

La Espada del Diablo de la Noche Eterna repentinamente transmitió una voz temerosa e incluso los dos ojos abiertos en la empuñadura de la espada se habían encogido repentinamente.

“¿Espada asesina diablos? ¿Qué es eso?” Xuanyuan Wentian rugió.

“No… esa no es una espada asesina diablos. ¡Su aspecto, aura y luz profunda son todas diferentes, por lo que es imposible que sea una espada asesina diablos! ¡La existencia de las espadas asesina diablos deberían de haber desaparecido por mucho tiempo de este mundo!”

“¡Mátalo y luego destruye esa espada por completo! A pesar de que definitivamente no es una espada asesina diablos, puesto que en realidad es capaz de hacerte daño, junto con esa aura que me hace sentir muy incómodo… ¡Puede ser algo similar a una espada asesina diablos!”

“Afortunadamente, su fuerza es mucho más débil que la tuya, por lo que esta espada no te ofrece la más mínima amenaza mientras está en sus manos. ¡Pero si algún día cae en manos de alguien que posea fuerzas comparables a las tuyas, entonces será un gran problema!” El alma del diablo en la espada dijo con una voz sombría.

La voz del alma del diablo en la espada claramente llevaba miedo… Era más que un ‘gran problema’, era básicamente el objeto que más temía en toda su vida.

Xuanyuan Wentian apretó ferozmente su mano izquierda. El dolor intensificado hizo que su rostro se torciera en algo parecido a un vil fantasma y, al mismo tiempo, encendió con furia la irritación y la ira en su pecho. Se había convertido claramente en un Dios Diablo, poseedor de un poder incomparable que podía abrumar todo, sin embargo, aun así, terminó sufriendo un dolor tan tortuoso.

“¡¡YunChe!!” La intención de matar de Xuanyuan Wentian explotó de todo su cuerpo, haciendo que el aura oscura en su entorno comenzara a surgir de manera caótica. ¡Había planeado torturar a Yun Che, pero ahora… quería que Yun Che muriera lo más rápido posible! ¡Impedirle respirar por un solo segundo, un momento más en este mundo!

One response to “ATG – Capítulo 860 – Combatiendo al Dios Diablo con Fuerza Combinada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s