Invincible – Capítulo 114 – ¡Aparece la Manifestación Visual del Tesoro Celestial!

(2/6)

Yang Dong y su grupo se marcharon torpemente mientras que el ambiente festivo de la boda en la Mansión Fei no fue afectado en lo más mínimo por el incidente. En cambio, se volvió más vivo y más vibrante, y cerca del mediodía, algunas de las súper familias hicieron una aparición, llevando personalmente regalos para la ocasión.

La Mansión Fei se convirtió en un país de felicidad por el día.

Tanto el padre como el hijo, Fei Rong y Fei Ming, no podían dejar de sonreír de oreja a oreja.

La celebración de la boda continuó hasta altas horas de la noche, antes de que se calmara gradualmente.

Y la tierra sucumbió al oscuro silencio de la noche.

Huang Xiaolong estaba de pie en el patio, contemplando la lejana luna nocturna. Estaba resplandeciendo intensamente aquella noche, brillante y bella, con aleatorios cúmulos de nubes flotantes, que añadían un toque de nebulosa belleza al cielo nocturno.

Recordando la alegría en la Mansión Fei durante el día, Huang Xiaolong no pudo evitar recordar a los padres de su vida anterior y a sus padres actuales en la Ciudad Real Luo Tong. Sus pensamientos se alejaron, muy lejos.

Un largo rato más tarde, Huang Xiaolong regresó a la habitación, entró en el espacio de la Pagoda del Tesoro Linglong, y comenzó su cultivo rutinario.

Después de tragar una Perla del Dragón de Fuego, Huang Xiaolong circuló las Tácticas de Asura mientras el dragón negro y azul emergían, flotando sobre su cabeza. Comenzaron a devorar la energía espiritual del inframundo que brotaba del vacío avariciosamente y la transferían a su cuerpo.

El qi de batalla en los meridianos de Huang Xiaolong surgió y rodó violentamente, especialmente en su Mar de Qi. Cuando Huang Xiaolong echó a andar su qi de batalla, la energía espiritual del inframundo resonó como un gigantesco tsunami.

Estos últimos años, después de usar las Perlas del Dragón de Fuego para realzar su qi de batalla del inframundo, la calidad de su qi de batalla del inframundo había mejorado perceptiblemente. Sin embargo, a qué nivel había llegado, Huang Xiaolong no tenía forma de medirlo.

El qi de batalla se reunió en su Mar de Qi como un vasto océano negro. Después de años de ser amplificado por el uso de las Perlas del Dragón de Fuego, el qi de batalla del inframundo de Huang Xiaolong se había tornado de un color negro puro. No sólo eso, dentro de la atrayente neblina de qi de batalla del inframundo, se desprendía una sensación armoniosa.

La energía espiritual del inframundo que fue absorbida en su cuerpo continuó siendo refinada. Los dragones gemelos tras él la devoraban codiciosamente a gran velocidad, con una luz negra y azul que brillaba sobre sus cuerpos, iluminando el espacio de la Pagoda del Tesoro Linglong.

Una noche pasó, Huang Xiaolong abrió los ojos y terminó su práctica del día, y salió de la Pagoda del Tesoro Linglong.

Cuando Huang Xiaolong salió de la Pagoda del Tesoro de Linglong, un emisario del Palacio Real del Reino Yuwai llegó a la Mansión Fei, informando a Fei Hou de que se le confirió el título de Duque.

El título que estaba por encima de la posición del Marqués – un Duque. Cada vez que un Marqués guerrero del Reino entraba en el Reino Xiantian, el Rey le conferiría el título de Duque.

¡Lo que Huang Xiaolong no esperaba era que el rey del Reino Yuwai no sólo ‘promoviera’ a Fei Hou a un Duque, sino que a él también se le diera un título de Duque!

Hay que subrayar que sólo a los expertos del Reino Xiantian se les daba el privilegio de ser conferidos con el título de Duque. Además, los genios nativos del Reino Yuwai como Yang An sólo tenían el título de Marqués, sin mencionar a Huang Xiaolong, que ni siquiera era un sujeto del Reino Yuwai.

Cuando Huang Xiaolong informó cortésmente al emisario de que no era un sujeto del Reino Yuwai, el emisario sonrió. “Su Majestad es consciente de que el Joven Maestro Huang no es un sujeto del Reino Yuwai, pero incluso alguien que no es un sujeto del reino puede recibir el título de Duque del Reino Yuwai!”

Huang Xiaolong miró a Fei Hou.

“¡Eso es cierto, Joven Señor!” Fei Hou asintió, afirmando las palabras del emisario del palacio. Él dijo con cautela: “Puesto que son las buenas intenciones de Su Majestad, ¿por qué el Joven Señor no.…?” Las palabras de Fei Hou terminaron aquí.

En cuanto al significado de Fei Hou, Huang Xiaolong entendió. Aunque con su identidad, no le importaba mucho un noble título de Duque, el tenerlo tampoco era algo malo. Añadiría una cierta conveniencia cuando se moviera en el Reino Yuwai en el futuro.

Así, Huang Xiaolong recibió el título de Duque de manos del emisario.

Momentos después, el emisario se despidió alegremente de Fei Hou y Huang Xiaolong y regresó al palacio para informar de su exitosa tarea.

Después de que el emisario del palacio se fue, Huang Xiaolong decidió dar un paseo por la ciudad.

Había estado en la Ciudad Real del Reino Yuwai durante unos días, pero aún tenía que echar un buen vistazo a la ciudad. Él y Fei Hou estarían regresando al Reino Luo Tong en unos días, así que quería ver la ciudad antes de eso.

Acompañado por Fei Hou, Huang Xiaolong abandonó la Mansión Fei, paseando por las calles.

Fei Hou había salido por siete años, y habían muchos cambios alrededor de la Ciudad Real del Reino Yuwai.

Ya era mediodía cuando habían barrido la ciudad, y pasando por el mismo Salón de Comida Absolutamente Exquisita, ambos decidieron entrar, pidiendo dos jarras de Vino Ardiente y algunos platos secundarios mientras estaban sentados en el primer piso.

La visita de Fei Hou y Huang Xiaolong fue muy bien recibida por el jefe del restaurante, quien fue mucho más entusiasta y respetuoso en comparación con la última vez.

Fei Hou avanzó al Reino Xiantian mientras que Huang Xiaolong derrotó a Yang An, y esta noticia había llegado a los oídos del jefe.

Por último, cuando estaban a punto de salir y querían pagar, el jefe se negó categóricamente a tomar sus monedas de oro, diciendo que no era necesario cuando Huang Xiaolong y Fei Hou viniesen y que sus gastos serían gratuitos.

Puesto que era la hospitalidad del jefe, ambos no declinaron.

Tranquilamente pasaron tres días.

Durante estos tres días, aparte de practicar dentro del espacio de la Pagoda del Tesoro Linglong, Huang Xiaolong entrenaría su Habilidad de Espada Asura en uno de los patios de la Mansión Fei.

Huang Xiaolong mostraba continuamente la Tempestad del Infierno, Lágrimas de Asura, la Ira del Rey del Inframundo y el Estado de Relámpagos Abundantes, mientras profundos lamentos con intermitentes golpes de luz y retumbantes truenos resonaban desde su patio.

Este día, Huang Xiaolong estaba practicando la Habilidad de la Espada Asura en el patio, cuando repentinamente, un vigoroso terremoto sacudió fuertemente el suelo por un segundo.

Huang Xiaolong se sobresaltó y los temblores volvieron a ocurrir. La decoración de montaña de piedra en el patio se derrumbó hasta el suelo del jardín.

El fuerte terremoto ocurrió de cinco a seis veces antes de que cesara por completo.

Entonces, en el lejano horizonte, una ráfaga de llamas ardientes apareció de la nada, arrojando una sombra de ascuas abrasadoras en el cielo y exudando un calor abrasador en las cuatro direcciones como oleadas de marea. La gente del Reino Yuwai se asombró al ver esta gloriosa vista en el cielo.

Cuando las oleadas de calor golpearon la Ciudad Real del Reino Yuwai, la temperatura aumentó alocadamente, haciendo que todos sintieran que habían caído en un horno caliente.

“¿Esto es?” Los ojos de Huang Xiaolong se entrecerraron.

Sin embargo, en este punto, las oleadas de calor retrocedieron abruptamente en la manera que vino, más rápidamente que la marea de la tarde.

En esa fracción de segundo de cambio, Huang Xiaolong notó que la Pagoda del Tesoro Linglong en su cuerpo se sacudió violentamente como si algo en esa dirección lo atrajera. Sin embargo, al mismo tiempo, Huang Xiaolong percibió que la Pagoda del Tesoro Linglong temblaba en su núcleo, con una sensación de miedo como si estuviera enfrentando una existencia que la asustaba.

La bulliciosa Ciudad Real se calmó.

No mucho después, Fei Hou entró en el patio de Huang Xiaolong, informando: “¡Joven Señor, el Rey ha decretado que la ciudad está cerrada y que a nadie se le permite entrar o salir de la ciudad!”

“¡Ciudad cerrada!” Huang Xiaolong se sorprendió. Bajo circunstancias normales, sólo cuando un reino enfrentara una crisis, la Ciudad Real estaría en una situación de cierre total.

¿Tal vez se relaciona con la vista en el cielo de ahora mismo? La mente de Huang Xiaolong giró y él preguntó. “Fei Hou, ¿qué piensas de la vista de antes?”

Fei Hou reflexionó en silencio por un momento antes de responder solemnemente. “Debería haber sido el nacimiento de un tesoro lo que causó una escena como la que acabamos de ver”.

¡El nacimiento de un tesoro!

Huang Xiaolong pensó en la extraña reacción de la Pagoda del Tesoro de Linglong; ¡¿Tal vez, es un Tesoro Celestial que está a punto de aparecer?! Y si él adivinaba correctamente, debía de ser un tesoro que tenía una clasificación más alta en la Lista de Tesoros Celestiales que la Pagoda del Tesoro Linglong que él poseía. Sólo esta explicación tenía sentido como para causar que la Pagoda del Tesoro Linglong temblara ahora mismo.

¡Un Tesoro Celestial!

¡Un Tesoro Celestial que se clasificaba por encima de la pagoda!

Una luz parpadeó en los ojos de Huang Xiaolong, y respiró hondo.

A juzgar por la vista anterior combinada con la respuesta de la Pagoda del Tesoro Linglong, podía determinar que un Tesoro Celestial estaba a punto de aparecer aquí; No esperaba que un viaje improvisado al Reino Yuwai le permitiera encontrar el nacimiento de un tesoro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s