RTW – Capítulo 158 – Ashes (Parte 2)

Traductor: Ben.
(11/11)

“Ellos son los guerreros más excelentes de la Iglesia y son usados como el arma ultra secreta de la Iglesia contra nosotras las brujas” explicó Ashes, “Tienen la misma cantidad de fuerza que yo, también…” dudó. “Parece que no tienen conciencia propia. Cuando estaba peleando contra ellos, fui capaz de arrancar la mano derecha de uno de los soldados del Ejército del Castigo de Dios. Pero él no vaciló ni por un segundo en usar su mano izquierda para cortar mi ojo.”

“Incluso cuando me di la vuelta y hui, sus movimientos no estaban afectados de ninguna manera por la herida que le dejé. Esto no tiene nada que ver con tener una fuerte voluntad para luchar. Incluso si fueran capaces de seguir peleando después de perder un brazo, todavía serían afectados al final, por ejemplo algo como perder su balance, es simplemente imposible adaptarse en tan corto periodo de tiempo.”

“Sólo he oído del Ejército de Jueces,” susurró Wendy. “Desde que ellos tienen tan poderosos guerreros, ¿Por qué nunca aparecieron durante las batallas previas contra las brujas?”

“Eso, no lo sé,” Ashes reveló lentamente, “Incluso yo sólo escuché el nombre de ‘Ejército del Castigo de Dios’ después de que más tarde regresé a la Antigua Ciudad Santa e indagué acerca de ello de algunos de las habitantes de la ciudad.”

“¿Tú… regresaste?” preguntó Wendy sorprendida.

“Ah, ¿Cómo podría dejar a esas mierdas en paz tan fácilmente?”

Se puso de pie y fue hacia la ventana, “Más tarde ataqué varias Iglesias pequeñas y campamentos del Ejército de Jueces. Durante uno de los asaltos atrape a uno de los Jueces que presiden, previamente de hecho había pensado que ellos no le temían a la muerte. Pero tener que enfrentar la tortura y la muerte, su rendimiento no era mejor que el de una persona ordinaria, pronto mostró una mirada de miedo y empezó a rogarme por misericordia. Fue de su boca, que escuché por primera vez el nombre del Ejército de Castigo de Dios.”

“Antes de su ceremonia todos eran miembros del Ejército de Jueces, sólo los mejores guerreros tendrán este honor, y la aceptación debe ser voluntaria. Parece ser que hay una fuerte relación entre la tasa de éxito y su voluntad. La gran diferencia entre los soldados del Ejército del Castigo de Dios y nosotras es que ellos no obtienen sus poderes debido a talentos naturales, no, en su lugar ellos son transformados artificialmente.”

“…” Al oír estas noticias, Wendy estaba muy sorprendida, quedó completamente sin palabras.

“Supongo que la razón por la que ellos no pueden usarlo abiertamente durante las guerras, como lo hacen con el Ejército de Jueces, es tal vez por los efectos secundarios de su transformación. Cuando se pierden a sí mismos no hay diferencia entre ellos y los monstruos.”

Ashes suspiró, “Durante el tiempo en que estaba llevando a cabo mi venganza regularmente me ocultaría en un pozo profundo o en las alcantarillas durante el día, sólo saliendo de noche para empezar mis ataques contra los creyentes. Pero cuando la Iglesia empezó una amplia búsqueda completa sobre la ciudad, decidí que tenía que huir de la Antigua Ciudad Santa. En el día de mi retirada, la sangre sobre mí estaba fuertemente pegajosa sobre mis ropas y mi piel, dándome una apariencia sombría. Probablemente, mirándome desde los ojos de un extraño, me habría visto igual a una bestia salvaje.”

Sólo detuvo su discurso cuando repentinamente sintió una mano sobre su hombro, “Ahora, esa época no importa más. Aquí puedes vivir una buena vida  de una persona ordinaria. Bajo el príncipe, la vida de mis hermanas y la mía se ha vuelto buena. Después de ganar experiencia al pelear juntos durante Los Meses de Los Demonios y más tarde, después de repeler el ataque de la Fortaleza Longsong, la mayor parte de la gente del pueblo ya ha aceptado la existencia de nosotras las brujas. Este pueblo ha resultado ser la Montaña Sagrada la cual siempre habíamos estado buscando.”

Ashes se recargó contra la ventana y le dio una mirada profunda a la mujer frente a ella. No podía detectar ninguna señal de la mujer delgada con los ojos muertos que recordaba de su vida en el monasterio. Viendo a Wendy era difícil para ella imaginar que ella alguna vez se había visto como en su niñez. Ambos en cuerpo y apariencia, cuando la comparaba con la niña de esa época, era completamente diferente. Más aún, el gentil y natural tono de su voz hacían que otros sintieran una paz serena.

No obstante, todavía había palabras que tenían que ser dichas, “No me quedaré aquí, ni era la razón por la cual vine al Pueblo Fronterizo.” Pausó, “Vine a este pueblo, para tomarlas a todas ustedes lejos de aquí, llevándolas a un lugar el cual es realmente seguro, a diferencia del Pueblo Fronterizo el cual no lo es.”

“No quieres quedarte aquí…” Wendy se congeló por un momento. ¿Por qué?”

“Mientras vivamos en este continentes siempre seremos amenazadas por la Iglesia. Debido a esto, Tilly ha reunido a la mayoría de las brujas viviendo en el Reino de Graycastle y las ha llevado junto con ella hacia los Fiordos. Es ahí donde ella pretende construir su propio país.”

“¿No los Fiordos también tienen Iglesias?”

“Debido a la topografía especial del archipiélago y su separación en varias islas, su influencia sólo puede ser mantenida en algunas de las islas más grandes, y también…” Ashes torció su boca, “No hay ningún soldado del Ejército del Castigo de Dios en ninguna de estas islas.”

“Y si se aparecen ahí, pronto encontrarían la ira de las brujas.  Yendo de una isla en otra, las fuerzas de la Iglesia sería des enraizada, justo como cuando ellos nos habían cazado a nosotras las brujas.”

“Tú y tus hermanas también deben irse, Wendy,” siguió intentando persuadirla. “Fue un error esparcir esos rumores, deberían deshacerse de ellos tan pronto como sea posible. Cuando pude escucharlos, la Iglesia definitivamente también pudo, y ellos nunca permitirán que las brujas se organicen. No creo que pase mucho tiempo antes de que el Ejército de Jueces destruya el Reino de Graycastle. Cuando tengan que enfrentar al Ejército del Castigo de Dios, ¿Realmente crees que el cuarto príncipe las protegerá? Ningún Señor secular estará dispuesto a arriesgar su propia vida  para salvar la de las brujas. Justo en este momento, tal vez parezca bueno para ti, pero en tiempos de desesperación, él no dudará ni un segundo en abandonarlas.”

Después del discurso de Ashes, Wendy se mantuvo callada por un largo rato, antes de abrir su boca y declarar; “No sé cuál es la opinión de mis otras hermanas, ¡Sin embargo yo no abandonaré el Pueblo Fronterizo!”

“En este momento, estás parada en el borde de un acantilado,” frunció Ashes, “Y con cada día que esperas se volverá incluso más peligroso.”

“Si quieres evitar el peligro inminente, abandonar el pueblo, abandonar a Su Alteza, ¿Qué diferencia habría entre tu forma de actuar y en la que él nos abandonaría? No quiero ser tal persona, y…” tomó un profundo respiro, “Más aún, en caso de que Su Alteza alguna vez tenga que enfrentar la presión de la Iglesia, no creo que el actuaría alguna vez como has predicho. Nightingale ya le ha hecho la misma pregunta, y luego Su Alteza respondió, ‘Haré de este pueblo un lugar donde cada bruja pueda vivir una vida de una persona ordinaria, incluso si tengo que convertirme en el enemigo de la Iglesia.’”

“…” Ashes fue incapaz de responder, no sabía que decir, ella ya había oído muchas promesas como esa, incluso si la otra parte realmente estaba dispuesta a proteger a las brujas, al final, ¿Incluso qué cambiaría con eso? Enfrentar tan abrumador poder,  sólo terminaría en el incremento de sacrificios.

Hasta ahora todavía tenía que entender la situación respecto a La Asociación de Cooperación de Brujas, más precisamente, la muerte de la bruja Serpiente Cara. Parecía que las miembros sobrevivientes de su antiguo grupo todas ellas parecían haberse integrado completamente al Pueblo Fronterizo por el Señor. Esparcir las noticias de un paraíso seguro a Ciudad Plateada no fue hecho por una de las brujas sobrevivientes, sino en su lugar por uno de los guardias del Señor. A pesar de que no sabía que astuto plan tenía en mente, y cómo se las había arreglado para hacer que las brujas confiaran en él, pero bajo la amenaza de su gran espada, su cuidadosamente elaborado camuflaje pronto caería en pedazos, seguramente.

“Quiero hablar con tu Señor, Roland Wimbledon,” dijo Ashes finalmente.

Su cita para ver al príncipe fue programada para la mañana siguiente.

Para ese momento, Ashes fue llevada a la oficina por Nightingale, una vez más teniendo que encarar a este asqueroso hombre.

A pesar de que no quería admitirlo, era claramente visible para ella que Tilly y el príncipe ambos compartían la misma sangre. Ambos tenían el mismo largo cabello gris con un brillo simple en la parte trasera de su cabeza que durante la luz del amanecer tendría un pequeño toque plateado en él. El símbolo de la familia real del Reino de Graycastle. Su frente y nariz también eran similares de alguna forma a los de Tilly y entre más similitudes encontraba Ashes, más le disgustaba.

Comparando su apariencia previa en la corte con la apariencia normal que mostraba ahora, tenía que decir que la vestimenta de hoy estaba inusualmente limpia. Más aún, además de las bien adecuadas ropas también pudo detectar casi ninguna señal de bienes, tales como joyas, aretes, collares, anillos y brazaletes. Incluso aunque él simplemente estaba sentado en su silla, Ashes aún tuvo la sensación de que él la estaba mirando hacia abajo.

El aura de un líder.

No pudo evitar que este pensamiento apareciera.

Bueno, si sólo se toma en consideración la apariencia exterior, realmente parecía dado un paso en la dirección correcta, Ashes pensó fríamente en su corazón. Pero no durará mucho tiempo en que puedas mantener tal postura.

“Bienvenida, escuché que tu nombre es Ashes?” La otra parte tomó la iniciativa para empezar la conversación, “Eres una mensajera enviada por mi hermana, ¿No es así?”

“Fue decisión propia venir al Pueblo Fronterizo.”

“Sin embargo todavía puedes ser llamada su mensajera, ¿verdad?”

“…” Ashes frunció, ¿Por qué estaba enfatizando tanto en su rol de mensajera? No quería ser enredada en tal broma insignificante, “Podría decirse que lo soy.”

“Bueno Ashbringer” dijo él, revelando una sonrisa irreconocible, “¿Escuché que te quieres llevar a mis brujas?”

Nota: Lo de Ashbringer es un juego de palabras puede ser leído como mensajera Ashes. También hablaba de una espada llamada Ashbringer de World of Warcraft. Les dejo unas imágenes para que puedan revisarlo, en capítulos siguientes podrán entender la referencia.

www.nexusmods.com/Images/110/4392295-1446334013.jpg

i.ytimg.com/vi/nZDLdcW-AbM/maxresdefault.jpg

peekmygeek.com/wp-content/uploads/2016/04/51gcO4HoRBL._UL1500_.jpg

5 respuestas a “RTW – Capítulo 158 – Ashes (Parte 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s