Invincible – Capítulo 108 – ¿Qué, te atreves a hacerme algo?

(2/4)

Ese guardia titubeó un momento antes de decir con sinceridad: “¡Ha sido golpeado por Yang Zhanfei!”

“¡Yang Zhanfei!”

Aquellos que estaban en el salón principal estaban sorprendidos, y la expresión enojada en el rostro de Fei Rong disminuyó un nivel.

Huang Xiaolong notó las expresiones desfavorables en el salón principal, y no pudo dejar de preguntar: “¿Quién es este Yang Zhanfei?”

Fei Hou respondió respetuosamente: “¡Yang Zhanfei es ese hermano menor de Yang An!”

“¿Yang An?” Esta relación estaba fuera de las expectativas de Huang Xiaolong.

¿Ese monstruoso genio número uno del Reino Yuwai, Yang An? En el camino hasta aquí, el nombre que más escuchó fue el de este Yang An. ¡No esperaba que Yang Zhanfei fuera el hermano menor de Yang An!

“¿Dónde está su Joven Maestro ahora?” Huang Xiaolong se volteó para preguntarle al guardia de la Mansión Fei.

Fei Hou, Fei Rong y el resto también se voltearon para mirar al guardia.

El guardia respondió rápidamente: “¡En la Calle de las Mil Virtudes!”

“¿Calle de las Mil Virtudes?” Huang Xiaolong cambió su mirada en Fei Hou. “¿Dónde está esta Calle de las Mil Virtudes en relación a la Mansión Fei?”

“¡Está a sólo tres calles de distancia, no muy lejos!” Fei Hou rápidamente respondió.

Huang Xiaolong se puso de pie.

Posteriormente, bajo la dirección de Fei Hou, Fei Rong y los Patriarcas, Huang Xiaolong y el grupo aparecieron en la Calle de las Mil Virtudes poco después. Lo que les dio la bienvenida fue la visión de un grupo de personas rodeando a otro grupo en el medio. El grupo circundante estaba riéndose, burlándose y señalando, teniendo un feliz momento al juzgar por las expresiones en sus rostros.

Cuando el grupo de Huang Xiaolong se acercó al centro, una voz arrogante y sonora resonó: “¿Tu madre, con esta fea cara tuya, crees que eres digno de Tao Zhe? No asumas que tu Mansión Fei es omnipotente; ¡En mis ojos, la Mansión Fei no es nada!”

“Déjame decirte, Fei Ming, hoy este padre te golpeó, ¿y qué? ¿Qué es lo que tu Mansión Fei se atreve a hacer? ¡Ese padre tuyo no es más que un tigre sin dientes!”

La muchedumbre circundante estalló en risas escandalosas.

Obviamente, provenía de los siervos y guardias que Yang Zhanfei traía consigo.

“¡Yang Zhanfei, lucharé contra ti hasta la muerte!” Un rugido furioso se escuchó entre el ruido.

Y segundos después, un doloroso grito se produjo.

El rostro de Fei Rong palideció al oír esa voz. La ira y la cólera entraron en erupción dentro de su corazón, los guardias de la Mansión Fei entraron corriendo en el cerco, rompiéndolo y dispersando a la multitud. Huang Xiaolong y el resto vieron a un joven de veinticinco o veintiséis años que yacía en la calle con manchas de sangre en su rostro mientras una hermosa joven de unos veinte años intentaba levantar al joven con una cara preocupada. Al mismo tiempo, su rostro contenía furia mientras miraba a otro joven vestido con una túnica de brocado de oro frente a ellos, no muy lejos.

Esta hermosa joven debía de ser Tao Zhe, y el hombre joven en traje de brocado de oro – Yang Zhanfei.

Fei Ming, ¿qué tan malo es?” Tao Zhe apoyó a Fei Ming y le preguntó ansiosamente.

Fei Ming sólo sacudió la cabeza.

En este momento, los guardias de la Mansión Fei ya habían cortado un camino a través de la multitud y Fei Rong fue visto corriendo hacia delante.

“¡Papá!” Fei Ming gritó al ver a Fei Rong, pero cuando su voz aterrizó, sus ojos vieron otra silueta detrás de Fei Rong; Sorprendido, su voz temblaba cuando gritó: “¡Abuelo!”

“¡Abuelo, estás de vuelta!” Ignorando sus heridas, Fei Ming se apresuró precariamente hacia Fei Hou.

Fei Hou asintió y sonrió cariñosamente mientras rápidamente ayudó a sostener a su nieto y comprobó la extensión de sus heridas. Fei Hou dejó escapar un suspiro de alivio. Las lesiones de su nieto no eran tan malas como parecían; Parecía que Yang Zhanfei todavía tenía un sentido de la proporción.

Yang Zhanfei quedó muy impresionado cuando vio a Fei Hou; ¿Un anciano que había desaparecido durante tantos años realmente regresó? Sabía que Fei Hou era un Guerrero en el pico de la etapa tardía del Décimo Orden.

“Heyhey, la acción de los guardias de la Mansión Fei es bastante eficiente, incluso el Patriarca vino!” La lengua venenosa de Yang Zhanfei se movió. “¡No se preocupen, que la vida de Fei Ming no corre peligro! Pero podría no ser tan afortunado la próxima vez.” Miró a Fei Ming mientras decía estas palabras: “Cuando me veas en el futuro, escóndete lejos, de lo contrario, te golpearé cada vez que te vea.”

“¡Nos vamos!” Yang Zhanfei hizo un gesto con una mano, señalando a sus sirvientes y a los guardias detrás de él.

“¡Alto!” Justo cuando Yang Zhanfei estaba a punto de irse con sus sirvientes y guardias, resonó un fuerte gruñido.

La pierna de Yang Zhanfei se detuvo a unos centímetros del suelo, su cabeza miró hacia atrás y vio que el que hablaba era Fei Hou.

Fei Hou se dirigió lentamente hacia el joven.

¡Si permitiera que este joven le palmeara el culo y se fuera así, entonces la Mansión Fei no tendría cara alguna que mostrarse en la Ciudad Real del Reino Yuwai!

Yang Zhanfei miró tranquilamente mientras Fei Hou se acercaba lentamente. “¿Es Fei Hou? ¿Quiere vengar a su nieto?” Diciendo esto, sus ojos recorrían el número de guardias de la Mansión Fei. “¿Quiere intimidarnos porque tenemos menos gente? ”

Fei Hou abrió la boca para responder, pero repentinamente, Huang Xiaolong apareció junto a él. “Mientras puedas tomar una palma de mí, te dejaremos ir.”

Yang Zhanfei miró con furia a Huang Xiaolong, pero de repente, una sonrisa apareció en su rostro: “Chico, ¿qué dijiste? ¿Tomar una palma de ti? Repítalo de nuevo, este padre no entendió con claridad.”

Los sirvientes y guardias detrás de Yang Zhanfei estallaron en risas, mientras que Huang Xiaolong permaneció indiferente.

“Chico, ¿de dónde sacó un niño como tú, que no ha destetado la leche, la capacidad para tomar decisiones?” Dijo Yang Zhanfei después de que se las arreglara para dejar de reír.

“¡Él es mi Joven Señor, su significado es mi significado!” En este momento, Fei Hou interpuso.

¡¿Joven Señor?!

Yang Zhanfei estaba aturdido mirando a Huang Xiaolong cuando oyó las palabras de Fei Hou, y se sorprendió mucho.

¡Fei Hou se había referido realmente a este adolescente como Joven Señor!

Los sirvientes y los guardias detrás de Yang Zhanfei también estaban observando a Huang Xiaolong con shock en sus ojos.

“¡Ya que es así, también quiero ver cómo puedes derrotarme con sólo una palma!” Dijo Yang Zhanfei con frialdad. Una cruel luz brilló a través de las pupilas de Yang Zhanfei.

Aunque Fei Hou se refirió a Huang Xiaolong como Joven Señor, lo cual sacudió grandemente su corazón, él no tomó a Huang Xiaolong seriamente. ¡O era más exacto decir, él nunca había puesto a un niño de dieciséis años en sus ojos, y mucho menos derrotarlo con sólo una palma!

En este punto, la multitud se retiró sensatamente hacia atrás. Yang Zhanfei y Huang Xiaolong se encontraban en el medio con ondas de energías fluctuando en el aire.

El foco de la muchedumbre estaba absolutamente en las dos figuras en el centro, especialmente Fei Rong. Sus ojos siguieron a Huang Xiaolong firmemente cuando quiso conocer la fuerza de Huang Xiaolong.

¡¿Qué tiene este jovencito que hizo que Padre lo reconociera como Señor?!

“Papá, ¿él es?” Fei Ming le preguntó a Fei Rong, señalando a Huang Xiaolong. Justo ahora, su Abuelo había reconocido públicamente que el jovencito era su Joven Señor, y el shock y la sorpresa que sentía eran mucho más fuertes en comparación con Fei Rong.

“¿Estás listo?” Preguntó Huang Xiaolong con indiferencia mientras miraba al otro lado.

“¡Boxeo Santo del Millón de Estrellas!”

Yang Zhanfei de repente se precipitó, haciendo un ataque furtivo – su puño perforó hacia el pecho de Huang Xiaolong. El ataque llegó casi instantáneamente frente a Huang Xiaolong e innumerables luces de estrellas brillaron como distinguibles pilares, con un aura santa extendiéndose desde el centro.

Todos los presentes se sobresaltaron porque ninguno de ellos imaginaba que Yang Zhanfei lanzaría un ataque furtivo.

Incluyendo Fei Rong.

“¡Cuidado!” Exclamó Fei Ming ansiosamente – Este Yang Zhanfei era un Guerrero en el pico de la etapa tardía del Séptimo Orden.

Cuando todo el mundo pensó que el ataque de Yang Zhanfei daría en el blanco, Huang Xiaolong hizo su movimiento. Levantó una de sus manos y lanzó un ataque contra el puño.

“¡Boom!” Una fuerte explosión reverberó en el aire.

Yang Zhanfei gimió trágicamente, volando y estrellándose fuertemente hacia las calles, haciendo que la calle entera se sacudiera.

¡Una palma!

Ninguna persona se atrevió a lanzar gritos de sorpresa en voz alta.

Fei Rong estaba estupefacto, mientras que Fei Ming, quien gritaba para que Huang Xiaolong tuviera cuidado, quedó paralizado en su lugar con su boca en forma de ‘O’.

Los sirvientes y guardias que vinieron junto a Yang Zhanfei estaban tan asustados que se olvidaron de ayudar a Yang Zhanfei a levantarse del suelo.

Huang Xiaolong caminó lentamente hacia Yang Zhanfei, este último tenía miedo escrito en toda su cara; Su trasero raspó la superficie de la calle con horror. “Tú, tú, ¿qué quieres hacer?!”

“¿Qué quiero hacer?” Huang Xiaolong se detuvo delante de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s