ATG – Capítulo 848 – Prisión de Desesperación

(5/6)

Desde el momento en que la Pequeña Emperatriz Demonio había ‘derrotado’ a Xuanyuan Wentian hasta el momento en que Xuanyuan Wentian había lanzado a la Pequeña Emperatriz Demonio al abismo de la oscuridad; Cada vez que habían caído en un gran pánico, vieron que las Llamas del Cuervo Dorado extinguidas volaban hacia el cielo una vez más, quemando por completo la oscuridad que cubría el cielo…

Los corazones de Número Uno Bajo el Cielo y los demás soportaron un incontable número de golpes incomparablemente violentos.

La energía profunda de la oscuridad y el aura de Xuanyuan Wentian habían desaparecido por completo y ni siquiera había el menor rastro de nieve blanca en la visión de todos. Justo cuando estaban a punto de soltar gritos de celebración, de repente se dieron cuenta de que las Llamas del Cuervo Dorado, que se habían extendido hasta el horizonte, disminuían a un ritmo anormalmente rápido. Además, al mismo tiempo que sentían que el aura de Xuanyuan Wentian desaparecía, también podían sentir la débil aura de la Pequeña Emperatriz Demonio.

“¡Hermana Pequeña Emperatriz Demonio!”

Feng Xue’er gritó ansiosamente mientras levantaba su mano para liberar su barrera de Fuego Fénix y volaba hacia el lugar donde estaba la Pequeña Emperatriz Demonio, dejando una estela de fuego rojo escarlata a su paso.

La distancia intermedia de ciento cincuenta kilómetros fue cruzada rápidamente, Feng Xue’er llegó al lugar donde la Pequeña Emperatriz Demonio y Xuanyuan Wentian habían llevado a cabo su feroz batalla cuando pronto encontró a la Pequeña Emperatriz Demonio entre aquellas llamas flotantes. Ella estaba silenciosamente recostada contra el suelo quemado y seco con sus túnicas de color arco iris aún impecables. Sin embargo, el rastro de sangre que salía por la comisura de su boca era espantoso de ver y su aura se estaba debilitando hasta el punto de que apenas podía sostenerse.

Feng Xue’er descendió rápidamente del cielo antes de llegar al lado de la Pequeña Emperatriz Demonio. Una vez que determinó que la Pequeña Emperatriz Demonio estaba bien, se relajó ligeramente, pero su expresión se había vuelto excepcionalmente compleja mientras miraba a la Pequeña Emperatriz Demonio.

Antes de que conociera a la Pequeña Emperatriz Demonio, Feng Xue’er tenía una profunda curiosidad y emociones profundamente complejas que no podía identificar con ella debido a su relación con Yun Che y su título de ‘Pequeña Emperatriz Demonio’. La Pequeña Emperatriz Demonio… Había superado en gran medida la estimación de Feng Xue’er sobre su fuerza, su habilidad para inspirar admiración, frialdad, decisión y tranquilidad.

En comparación con su infantil inmadurez y la ignorancia que aún tenía que quitarse de encima por completo, la Pequeña Emperatriz Demonio le dio la sensación de que nunca sería capaz de alcanzar su nivel.

En ese momento, ella estaba tendida allí, tan débil y frágil como una persona común. Pero la figura reflejada en los ojos de Feng Xue’er era mucho más profunda e imponente que antes.

Con su propia fuerza, La Pequeña Emperatriz Demonio los había salvado a todos.

Feng Xue’er se inclinó mientras levantaba cuidadosamente el torso de la Pequeña Emperatriz Demonio antes de llamarla suavemente. “Hermana Pequeña Emperatriz Demonio…”

Como alguien que también había heredado una línea de sangre de llamas divinas, podía decir con una sola mirada que la Pequeña Emperatriz Demonio había quemado claramente su propia sangre del Cuervo Dorado. A pesar de que estaba muy débil en este momento, no había sufrido ninguna lesión mayor aparte de ésta. El único efecto secundario sería que su línea de sangre del Cuervo Dorado estaría completamente inactiva durante a lo menos un mes y no sería capaz de evocar las Llamas del Cuervo Dorado.

“Estoy bien.” El rostro de la Pequeña Demonio Emperatriz estaba de un pálido mortal, pero su voz seguía siendo tranquila y bastante fría. Después de decir esas dos palabras, cerró sus ojos cansados y no los abrió por mucho tiempo. Su pecho se levantaba y caía suavemente. No sólo su línea de sangre del Cuervo Dorado estaba inactiva, sino que también había agotado completamente toda su energía profunda.

Feng Xue’er apoyó suavemente el cuerpo de Pequeña Demonio Emperatriz. El peso que cargaba era tan ligero como el algodón, por lo que Feng Xue’er apenas podía imaginar cómo un cuerpo tan frágil y delicado podría contener tal poder aterrador. “El aura de Xuanyuan Wentian ya ha desaparecido completamente, por lo que este gran villano finalmente ha llegado al final que merecía.”

“Están… bien, ¿sí?” Preguntó la Pequeña Emperatriz Demonio con una voz suave.

“¡Mnnnn!” Feng Xue’er respondió mientras ella asintió con la cabeza. “Todos estamos bien gracias a la Hermana Mayor Pequeña Emperatriz Demonio. Inmediatamente iremos y encontraremos un lugar donde podamos descansar por el momento… El Gran Hermano Yun definitivamente se despertará pronto también.”

Cuando Feng Xue’er habló, presionó una palma contra el pecho de la Pequeña Emperatriz Demonio, transfiriéndole sin reservas su energía vital del Fénix.

La Pequeña Emperatriz Demonio no se negó. Pronto, su rostro comenzó a recuperar un poco de color y el aumento y descenso de su pecho poco a poco se hizo estable.

“¡¡Pequeña Emperatriz Demonio!!”

Número Uno Bajo el Cielo y Xiao Yun se habían apresurado tanto que prácticamente tropezaban con ellos mismos. Después de que habían bajado, ni siquiera se molestaron en recuperar el aliento, jadeando. “Pequeña Emperatriz Demonio, ella… cómo está…”

“No tienen que preocuparse.” Dijo Feng Xue’er mientras sonreía, alejando su pequeña mano lejos del pecho de la Pequeña Emperatriz Demonio. “La Hermana Pequeña Emperatriz Demonio es realmente poderosa. Ella no sufrió ninguna lesión seria y ella sólo está un poco debilitada por su pelea. También…” Ella vaciló un momento, pero después de recordar la identidad de Número Uno Bajo el Cielo y Xiao Yun, ella simplemente dijo: “Además, no podrá usar sus Llamas del Cuervo Dorado durante al menos un mes.”

Las palabras de Feng Xue’er hicieron que Número Uno Bajo el Cielo comprendiera inmediatamente que la Pequeña Emperatriz Demonio había encendido su sangre del Cuervo Dorado. Respiró un ligero suspiro de alivio antes de apretar las dos manos en puños cerrados mientras rechinaba los dientes con fuerza. “Está bien. Una vez que regresemos al Reino Demonio Ilusorio, nadie será capaz de dañar ni siquiera un pelo de la cabeza de la Pequeña Emperatriz Demonio, mientras nosotros, las Familias Guardianes estemos cerca.”

Los ojos de Pequeña Emperatriz Demonio se abrieron de repente y un resoplido frío salió de su boca. “¡Si las Familias Guardianes fueran tan competentes, entonces la Familia Imperial del Demonio Ilusorio no se habría reducido a sólo esta Emperatriz e incluso no hubiera sido casi forzada a un callejón sin salida!”

Se apoyó en el brazo de Feng Xue’er mientras se levantaba lentamente. A pesar de que no tenía su fuerza profunda normal y sólo estaba confiando en la energía vital que Feng Xue’er había transferido a ella para ponerse de pie, aún era tan imponente e incomparable que podía hacer que Número Uno Bajo el Cielo y Xiao Yun bajaran involuntariamente sus cabezas.

“Es… Es Número Uno quien es inútil.” Número Uno Bajo el Cielo tartamudeó con una expresión llena de culpa y remordimiento. Si no fuera por Yun Che y si hubieran confiado únicamente en las Familias Guardianes, hoy la Familia Imperial del Demonio Ilusorio ni siquiera existiría más…

“Mientras la Pequeña Emperatriz Demonio este bien, entonces todo está bien.” Dijo Xiao Yun en una voz teñida de auto burla, sin atreverse a levantar su propia cabeza.

Este enorme peligro había sido tratado de una manera increíblemente desesperada y amarga. El precio que habían pagado no era sólo la hibernación de la sangre del Cuervo Dorado de la Pequeña Emperatriz Demonio y el agotamiento completo de su energía profunda. La Nube Congelada Asgard y la Región de Nieve del Hielo Extremo habían desaparecido también.

Las Llamas del Cuervo Dorado habían desaparecido por completo, pero las secuelas de las llamas aún persistían. El original aire escalofriantemente frio de la Región de Nieve del Hielo Extremo, estaba ahora cubierto por un calor abrasador que era casi intolerable.

Feng Xue’er llevó a la Pequeña Emperatriz Demonio, y los cuatro se reunieron rápidamente con Número Siete Bajo el Cielo, Cang Yue, Xiao Lie, Xiao Lingxi y las damas de la Nube Congelada Asgard.

Murong Qianxue llegó al frente de la Pequeña Emperatriz Demonio, haciendo una profunda reverencia. “Si no fuera por esta Mayor, nuestra Nube Congelada Asgard definitivamente habría sido borrada en este lugar. Esta Mayor ha salvado todas nuestras vidas y las dos mil discípulas de nuestra Nube Congelada Asgard grabaremos esta bondad en nuestros corazones.”

“¡No hay necesidad!” La Pequeña Emperatriz Demonio refutó fríamente. “Xuanyuan Wentian era una persona que esta Emperatriz tenía que matar. Si viven o mueren no tiene nada que ver con esta Emperatriz.”

Un aterrador estremecimiento recorrió a Murong Qianxue. Después de eso, asintió ligeramente con la cabeza y no habló más, dándose la vuelta para revisar la condición de Yun Che.

La Pequeña Emperatriz Demonio había derrotado a Xuanyuan Wentian, y Feng Xue’er había utilizado todo su poder para protegerlos. Así que, aparte de la Pequeña Emperatriz Demonio, ninguno de ellos había sufrido heridas. Yun Che tampoco parecía haber sido afectado de alguna manera. Esta fue sin duda la mayor fortuna que había ocurrido durante esta desgracia.

“Vamos a dejar este lugar primero para que podamos encontrar un lugar para descansar y recuperarnos por un tiempo. Una gran conmoción ha ocurrido aquí, por lo que definitivamente alertará a mucha gente.” Dijo Número Siete Bajo el Cielo, la expresión en su rostro mostraba el persistente estremecimiento en su corazón. Ella extendió una mano hacia su vientre antes de que ella ferozmente escupiera. “Que vil Xuanyuan Wentian, ¿Quién habría pensado que sería tan poderoso? ¡Pensar que era alguien más siniestro y vil que el Duque Ming! Si mi padre y los demás supieran acerca de esto, definitivamente estarían sorprendidos. ¡Para que él muera así, es verdaderamente dejarlo libre demasiado fácilmente!”

“¡No!” Exclamó Número Uno Bajo el Cielo, gruñendo entre dientes. “Deberíamos haberle hecho lo que le hicimos al Duque Ming. Reprimir su fuerza profunda y sus cuatro extremidades, sometiéndolo a la más cruel de las torturas todos los días, pero usando todas nuestras fuerzas para asegurarnos de que no muera. Deberíamos haberle dejado vivir para siempre revolcándose de dolor y desesperación.”

“Heh… Esa es una muy buena sugerencia.”

Una ronca y fría risa resonó, era siniestra y oscura que sonaba como si viniera de las profundidades del infierno mismo.

En una fracción de segundo, el corazón de todos de repente dejó de latir. El ardiente calor del aire parecía convertirse instantáneamente en el frío más extremo, ya que innumerables agujas de energía fría penetraron en todos sus poros, penetrando en la parte más profunda de sus almas.

¡¡Boom!!

La tierra silenciosa explotó cuando un pilar de luz negra salió desde abajo para perforar el cielo. Después de que la luz negra se disipó, una figura humana había aparecido en la frontera de donde el suelo se había abierto. Todo su cuerpo había sido quemado y su cara estaba manchada de sangre. Una densa energía oscura circulaba a su alrededor agitadamente, la gran espada negra en su mano liberaba una luz densa y extraña.

“Ah… Ah… Ah…” La boca de Xiao Yun se abrió de par en par, pero no pudo pronunciar ni una sola palabra coherente. “¡¡XuanyuanWentian!!” Las pupilas de Número Uno Bajo el Cielo se contrajeron hasta sus límites. Era como si su cuerpo entero hubiera sido sumergido en un abismo helado y sintiera que sus tripas estaban a punto de romperse.

“Tú…” El cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio se balanceó ferozmente. Incluso ella apenas podía creer lo que se estaba desplegando delante de sus ojos.

Antes de que pudieran asimilar este duro momento de relajación durante mucho tiempo, volvieron a sumergirse en un terror aún mayor. Xuanyuan Wentian no había muerto y ahora aparentemente había regresado de las fosas del infierno, trayendo consigo un resentimiento ilimitado y una frialdad siniestra cuando volvió a aparecer ante ellos.

Además, la Pequeña Emperatriz Demonio, la única entre ellos quien podía resistirse a él… Ya no poseía ni siquiera un poco de su poder.

“Este soberano claramente ya se había convertido en un dios diablo…. Pero todos ustedes… ¡Todos ustedes permitieron que este soberano experimentara el sabor de la muerte y el terror! Imperdonable… ¡¡IMPERDONABLE!!”

Xuanyuan Wentian arrastró la Espada del Diablo detrás de él mientras avanzaba. Sus pasos eran lentos y pesados y su cuerpo incluso se balanceaba mientras caminaba, su aura estaba lejos de lo que había sido anteriormente, pero esta aura ahora contenía un resentimiento, una furia y una intención de matar que era decenas de veces más intensa de lo que había sido antes.

“¡Todos ustedes necesitan huir rápidamente!”

Feng Xue’er dejó escapar un grito de ansiedad cuando un fuerte vendaval giró y empujó a todos hacia su espalda. Su cuerpo se transformó en una figura ardiente de Fuego Fénix y atacó a Xuanyuan Wentian con una ‘Danza Empírea del Ala del Fénix’.

Los ojos rojo sangre de Xuanyuan Wentian se abrieron con furia al soltar un aullido que sonaba como si viniera de una bestia salvaje, mientras la Espada del Diablo en su mano ardía hacia arriba para encontrarse con las llamas de Feng Xue’er.

¡Boom!

Las llamas se rompieron y una grieta que tenía varios kilómetros de largo y varios pies de ancho apareció en el suelo. En medio de la luz de fuego, Xuanyuan Wentian fue empujado hacia atrás por más de diez pasos mientras Feng Xue’er volaba como una hoja caída que había sido soplada por el viento. Se las arregló para apenas descender, pero antes de que ella pudiera incluso estar de pie firmemente, un chorro se sangre fresca color escarlata fue salpicada de su boca, manchando el suelo de rojo.

A pesar de que Xuanyuan Wentian había sufrido heridas graves en todas partes y había agotado la mayor parte de su fuerza profunda, todavía era alguien que había dado medio paso en el Reino Profundo Divino. Además, también se aferraba a la Espada del Diablo de la Noche Eterna, cuya alma diabólica había sido despertada en su mano, por lo que aún no era alguien a quien Feng Xue’er pudiera enfrentar.

“¡¡Princesa Snow!!” Todo el mundo se puso pálido del shock cuando Feng Hanxue y Feng Hanyue se apresuraron a avanzar para apoyarla.

“Yo… Estoy bien.” La visión de Feng Xue’er se hizo débil y toda la energía profunda de su cuerpo estaba tan caótica y volátil como la lava hirviendo. Había puesto en marcha ese ataque de la Danza Empírea del Ala del Fénix con todo su poder, así que la reacción que soportó fue naturalmente increíble. A pesar de que ella había chocado con Xuanyuan Wentian sólo una vez, ya había sufrido lesiones internas bastante graves.

Pero la energía profunda de la Pequeña Emperatriz Demonio estaba completamente agotada por lo que era la única persona que quedaba entre ellos y que podía obstruir a Xuanyuan Wentian.

La Pequeña Emperatriz Demonio no había vacilado en encender su sangre del Cuervo Dorado por su bien… Entonces, ¿cómo podía permitirse colapsar así?

Feng Xue’er se obligó a mantenerse firme mientras las Llamas de Fénix alrededor de su cuerpo comenzaban a arder al mismo tiempo. La luz de fuego demasiado deslumbrante hizo que el jadeante Xuanyuan Wentian levantara la cabeza. Se quedó boquiabierto para respirar mientras gritaba con voz frenética: “Tú… un pequeño Fénix… que aún no ha madurado completamente… ¡¡¿Se considera digna de cruzar los brazos con este soberano?!!”

“¡¡Prisión de… Oscuridad!!”

La luz se debilito ferozmente mientras innumerables haces de luz negra repentinamente destellaban a través del aire vacío. Antes de que alguien pudiera reaccionar, habían sido envueltos en esta fría y siniestra luz negra.

Las Llamas del Fénix que Feng Xue’er acababa de encender se extinguieron en su totalidad en un instante. La luz negra que rodeaba su cuerpo se sentía como una mano grande hecha de una fuerza irresistible que estaba firmemente suprimiendo su fuerza profunda. Encerró todo su cuerpo y aunque utilizó todo su poder, no pudo aflojar la restricción que se le había impuesto en absoluto.

Ni siquiera era capaz de mover las piernas o levantar los brazos, mucho menos hacer un ataque. Sentía como si cada parte de su cuerpo estuviera atrapada en una prisión de desesperación de la que no podía librarse.

Si incluso Feng Xue’er, quien actualmente poseía la mayor fuerza profunda, estaba en este estado, entonces ni siquiera sería posible que los demás resistieran, no tenían la menor capacidad de luchar libremente.

“SHa… Heh…” Xuanyuan Wentian, que había terminado de liberar la Prisión de la Oscuridad, sintió que todo su cuerpo se debilitaba y, mientras se balanceaba, sintió que su cuerpo caía de rodillas. Sólo logró levantarse lentamente con la Espada del Diablo un largo tiempo más tarde, una risa fuerte y siniestra salió desde su boca, “Haha… Hahahaha… Este soberano ya es un dios diablo… Si son sólo ustedes plebeyos… Cómo sería posible para ustedes… escapar de las garras de este soberano… Hahahahaha…”

One response to “ATG – Capítulo 848 – Prisión de Desesperación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s