RTW – Capítulo 145 – Buscando Rastros, Encontrando la Causa (Parte 1)

Traductor: Lurixer.
(17/18)

Cuando Theo entró en la taberna, su nariz fue asaltada inmediatamente por un olor seco y húmedo mezclado con el olor del alcohol.

Bajo la débil luz, pudo ver a un grupo de hombres con sus cuerpos sudados y desnudos expuestos. Se sentaron alrededor de la mesa en el centro, vertiendo una taza tras otra de la cerveza barata en sus bocas, todo el tiempo riendo y hablando en voz alta entre sí. Luego había una sirvienta vestida con ropa reveladora que les trajo una nueva ronda de cerveza.

Después de mirar alrededor del lugar por un tiempo, finalmente encontró al objetivo de su llegada a este lugar. Un joven estaba sentado en un rincón, que también era el lugar más escondido de toda la taberna. La única parte visible de él era la rosa silvestre marchita que había puesto sobre la mesa frente a él.

Después de descubrir al hombre, Theo fue a la barra, primero consiguiendo una taza de cerveza para sí mismo. Mientras saboreaba lentamente el sabor amargo de la cerveza, observó discretamente la habitación para ver si había otros ojos que mostraran algún interés por el joven. El resultado fue muy satisfactorio, aunque ocasionalmente había algunas personas que miraban a la esquina, la mayoría de ellos eran movimientos involuntarios. Sólo un hombre, sentado en la mesa central, estaba constantemente vigilando la esquina tratando de enmascararlo bebiendo su cerveza.

Una persona como contratante, una persona como vigilante, el método típico utilizado por las sombrías ratas de la calle, esto también era del conocimiento de Theo.

“Una taza más.” Gritó al camarero, “con hielo.”

Señor, para una cerveza con hielo tiene que pagar el doble.” Le recordó el camarero.

Al oír esto, Theo lanzó una moneda de plata real en su dirección. “Cuanto más hielo, mejor”.

Sosteniendo su taza con la niebla blanca que salía de ella, se dirigió al joven, colocó su cerveza sobre la mesa para que barriera la rosa silvestre. La fría cerveza fluyó a lo largo de los pétalos, al ver que esto sucedía, el joven levantó la cabeza y miró con impaciencia a Theo. “La buena cerveza es para ser bebida, no para la mesa, ¿qué locura te ha sucedido?”

“Una oferta por la rosa silvestre.” Dijo Theo como broma mientras se sentaba frente al hombre. “Hace mucho tiempo que te busco.”

“Eso sólo demuestra que no has estado buscando en los lugares correctos.” Respondió con voz ronca. “En ese caso, como cliente … dime ahora, ¿qué quieres de mí? ¿Estás pidiendo pistas, robando, redimiendo bienes perdidos, o quieres deshacerte de algún bien robado?”

“No, espero que puedas ayudarme a difundir un rumor.”

“Eso no cae en el área de negocios de la Rosa Silvestre“. Él negó con la cabeza.

“No, no seas tan rápido para llegar a conclusiones precipitadas. Mientras te pague con monedas de oro real, seguramente estarás interesado en esto.” Theo sacudió su dedo. “Yo no soy uno de esos jóvenes laicos. Ocasionalmente, para asegurarse de que la presa tome el cebo, en primer lugar, hay que echar el cebo, y los rumores son la mejor manera de lograr esto. No quedará ninguna evidencia y con esto no habrá manera de que te atrapen. Esto es mucho más seguro que robar.”

“Eso suena razonable.” Reconoció el joven, mostrando una sonrisa. “¿Has encargado a alguien más que la Rosa Silvestre?”

“Confío plenamente en que puedes lograrlo solo, después de todo, este es sólo un lugar pequeño. Su nombre tampoco suena tan elegante, y también no parecen ser tan capaces.”

“El área de negocios aquí es demasiado pequeña, así que es difícil encontrar el negocio correcto, la competencia dentro de la Ciudad Plateada es viciosa.” Tomó la rosa, la sacudió y cuando estaba seca la metió en su bolsillo. “Dime, ¿qué rumor quieres que difundamos?”

“Algunas noticias sobre las brujas.” Theo se rió. “Una organización con el nombre de Asociación de Cooperación de Brujas ha encontrado la Montaña Sagrada y también fueron capaces de deshacerse del dolor durante la Mordedura de los Demonios, ganando la paz eterna.”

“Hermano, esta noticia es …” El joven se golpeó los labios. “Realmente anticuada. Aunque rara vez me alejaré de tratar de estafar a alguien, sus chismes deberían ser al menos un poco creíbles. Déjame adivinar, en caso de que no estés tratando de secuestrar a una bruja, entonces suena como si quisieras atrapar a la Iglesia, que es lo mismo que esperar a ser enviado a la horca por un grupo de Jueces, así que creo que debe ser la primera opción…” Mostrando una sonrisa vulgar, dijo: “Desafortunadamente, por lo que sé, la mayoría de los cazadores de brujas que han querido atrapar a una bruja por ahora ya están muertos. A pesar de que todos ellos llevaban una Piedra de Retribución de Dios sobre ellos, esas mujeres, después de todo, no son sólo unas idiotas.”

“¿Por qué no sería creíble?” Preguntó Theo con curiosidad.

“Una organización formada por brujas sería tan llamativa como la luna durante la noche. Si fuera cierto, la Iglesia se reuniría sin duda en ella. Por lo tanto, si yo fuera una bruja, naturalmente nunca iría a ese lugar, en caso de que la noticia fuera una falsificación, entonces no habría razón para que yo vaya. En cuanto a deshacerse de la Mordedura de los Demonios, mi hombre, ¿estás hablando en serio? Las brujas son las mensajeras del Diablo, incluso las propias brujas resoplarían con desdén al oír tal manada de mentiras.”

“Entonces, sigue adelante con esta declaración.” Theo no estaba de acuerdo.

“Al final, el cliente siempre tiene la última palabra.” El joven sólo se encogió de hombros. “No me importa, simplemente no vengas a mí después y digas que no te advertí. Este trabajo te costará veinte monedas de oro real.”

“¿Pago único?”

“Sí, la Rosa Silvestre no recibe depósitos, ni nada más que dinero.” Él abrió los brazos, “este negocio depende totalmente de la sinceridad.”

Theo suspiró, pero luego sacó una pequeña bolsa de dinero de su bolsillo. Volviéndose y dejando que diecinueve monedas de oro real cayeran sobre la mesa, él entonces tomó otra bolsa de dinero de su cinturón y puso otro centenar de monedas de plata real sobre la mesa y las empujó todas delante del joven. Este último acaba de comprobar la autenticidad de una de las monedas de oro real y después metió todas a su propia bolsa.

“¿La noticia llegará a oídos de las brujas?”

En el momento en que había recibido su dinero, el rostro del joven se volvió mucho más amistoso: “La Rosa Silvestre ha aceptado tu comisión, es casi imposible que no podamos hacer los trabajos aceptados. Al igual que lo dije anteriormente, la competencia dentro de la Ciudad Plateada es viciosa. En caso de que alguna vez intentásemos de engañar a nuestros clientes, o si algo les sucediera a ellos, nuestra reputación definitivamente caería. Si no quieres correr hacia el Oeste y esperar a que alguien más tome el cebo, siempre puedes quedarte aquí por los próximos días, no pasará mucho tiempo antes de que te enteres de las noticias diseminadas por todo el lugar.”

“Por supuesto, sólo mientras estén dispuestos a hablar sobre ello. Lo haré a la brevedad y te deseo éxito en tu caza, y si alguna vez se las arreglan para capturarlas, no las lleven a la Iglesia. Puedes ganar más dinero vendiéndolas a los aristócratas. Y si no puedes encontrar a la persona adecuada o tienes miedo de ser encontrado por la Iglesia, siempre puedes volver a nosotros, solo tendremos una pequeña cuota de admisión.”

Con esta oferta, el joven se levantó, tomó la bolsa y salió de la taberna. No pasó mucho tiempo antes de que la persona responsable de mantener al joven seguro también se levantase y se fuera. En los próximos quince minutos, Theo sólo esperó y bebió su taza de cerveza, luego eructó y también dejó la taberna.

Con esto, la tarea dada por Su Alteza finalmente ha llegado a su fin, pensó. La Montaña del Dragón Caído, la Ciudad Redwater, la Ciudad Plateada, las había visitado todas. Siempre buscando las ratas locales de la calle, dejándoles difundir las noticias hasta la última esquina de la ciudad. Siempre había tales organizaciones ocultas, incluso la Ciudad Rey no era una excepción a esto. Estas organizaciones eran capaces de llegar a lugares y difundir noticias, que nunca podría entrar en contacto con las formas legales. Cuán exitosos sólo dependían de la cantidad de dinero que el cliente había ofrecido.

La única dificultad en este trabajo era encontrar al contratista, tenía que decir, que como un forastero era bastante difícil conseguir su confianza. Sólo si usaba la frase correcta trataría de hablar con él, pero para recibir la sentencia, ya había tenido que pagar por lo menos cinco monedas de oro real. Theo lamentó en su corazón, si no hubiera tenido experiencias similares en la Ciudad Rey, me temo que nunca habría sido capaz de salir de la Montaña del Dragón Caído.

En el camino de vuelta a su posada, se dio cuenta de que algo no estaba bien.

Alguien me está siguiendo.

Aunque la otra parte era muy sutil, como un guardaespaldas profesional, Theo inmediatamente se dio cuenta de la existencia del otro. Sacó la daga de su cintura y se volvió a la siguiente esquina, entrando en un callejón desconocido.

¿Son de la Rosa Silvestre? Había vaciado totalmente su bolsa de dinero cuando había pagado las diecinueve monedas de oro real, de esta manera quería evitar que el otro lado se volviera codicioso. En general, cien monedas de plata real no eran suficientes para ir tras un cliente ya aceptado.

Apretó su espalda contra la pared, contando los pasos que se acercaban. En el momento en que la otra persona estaba a punto de pasar por el callejón, se apresuró a salir de su escondite, presionando inmediatamente su daga contra el cuello del desconocido.

“¡No te muevas!” Susurró Theo.

Pero nunca hubiera esperado que el otro lado se convertiría en niebla, desapareciendo.

¡Es una bruja! En el momento en que se dio cuenta y quiso gritar, fue el momento en que recibió un severo golpe en la nuca. Inmediatamente sintiéndose mareado y perdiendo toda su fuerza, incapaz de evitar caer al suelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s