RTW – Capítulo 142 – Vagón Minero

Traductor: Ben
(14/18)

Desde el día en que había conquistado la Fortaleza Longsong, un mes ya había pasado, y para esta fecha las cinco familias nobles de la Fortaleza Longsong ya habían entregado todas las personas y recursos requeridos para el Pueblo Fronterizo.

Después de que la creación del Ministerio de Agricultura estuviera completa, la nueva primavera había empezado finalmente, el cual era el primer paso para la revolución agrícola de Roland. Los siervos que ya habían visto el amanecer en sus vidas como personas libres empezaron a trabajar llenos de motivación. La escena donde alguien tenía que usar el látigo para incitar a los siervos para trabajar básicamente desapareció en el área al sur del río. Los siervos quienes eran perezosos se dieron cuenta que aunque nadie viniera a ‘hacerles apresurar el paso’, los oficiales del ayuntamiento todavía vinieron a controlar su trabajo con sus extrañas herramientas de medición. Era claro que al Señor no le importaba la cosecha de uno o dos campos, los únicos a los que les debería importar sus cultivos eran los siervos quienes estaban trabajando para su propio futuro.

Incluso así, la calidad de los oficiales del Ministerio de Agricultura no era muy sobresaliente, ellos ya habían comprendido a fondo la distribución de acuerdo al principio de trabajo, así que Roland les solicitó que repitieran de forma incesante estos contenidos a los siervos. Para reforzar el efecto de la adoctrinación, así como también para satisfacer los sentimientos del príncipe, la orilla del Río Chishui estaba lleno con carteles rojos. Los cuales leían “La labor es el único camino para hacerse rico”, “El trabajo trae honor y gloria”, “El trabajo puede cambiar tu destino” y así sucesivamente.

Por supuesto, estas medidas no fueron posibles sin tener ninguna objeción, por ejemplo, Barov fue el primero en ponerse de pie y quejarse de ello.

Su Alteza Real, algo como esto no tiene sentido, la vasta mayoría de los siervos son incapaces incluso de leer. Incluso si pudieran, a ellos no les importa el texto escrito en los carteles. Estas personas simplemente son deseducados e ignorantes, para algunos incluso el látigo no funciona, así que, ¿qué puede esperar por algunos insondables misteriosos textos?”

La respuesta de Roland sin embargo fue muy simple: “Esos carteles no son para ellos.”

“Entonces ¿por qué quiso colocar estos carteles?” Oyendo esta respuesta, el Ministro Adjunto mostró una expresión muy confusa.

“Para crear un ejemplo de vida.”

Nunca había pensado que los siervos eran estúpidos e inmutables. Era verdad que ellos eran ineducados, pero eso no quería decir que no podían pensar. La codicia y el interés guiarían incluso a una persona estúpida, eso simplemente era la naturaleza humana. Así que la implementación del Ministerio de Agricultura parecía tener un pequeño efecto al inicio, aún dejaría una impresión en sus corazones, igual que una semilla, eventualmente germinaría. Cuando el primero de los siervos fuera promovido a hombres libres, y cuando usaran los cultivos cosechados a cambio de dinero para comprar ropa bonita, buena comida, e incluso una robusta y cálida casa de ladrillos, las muchas veces repetidos eslóganes pronto regresarían a sus mentes y se volverían una realidad el cual quemaría en lo profundo dentro de sus corazones.

Respecto al slogan en el muelle, era para cuando el sistema de educación universal diera sus primeros frutos.

Sólo contando con sus propias manos para deshacerse de la pobreza, convertirse en un miembro oficial del Pueblo Fronterizo, incluso más que los habitantes nativos, este era el poder del trabajo duro.

Comparándolo todos podían sentir la brecha entre ellos, y su única oportunidad para cerrar la brecha era tomando la iniciativa de perseguirla, así, la eficiencia individual aumentaría hasta el nivel más alto.

*

Titus se paró en la entrada del túnel de la mina, esperando por la entrega de más mineral.

Desde los Meses de los demonios después de que casi fue cocinado por las altas temperaturas del vapor, nunca más se atrevió a pararse tan cerca de la negra máquina.

Afortunadamente, estaba la angelical señorita Nana en el Pueblo Fronterizo. Siempre que Titus tocaba sus mejías sanadas, su corazón estaba lleno de cálidas emociones. Durante los momentos en los que estuvo engañado y preso del pánico incluso había sospechado que la señorita Nana era uno de los esbirros del demonio, sin embargo eso era claramente una profanación hacia ella. Así que, después del invierno, deliberadamente tomó dos pescados salados y una pierna de jabalí y se los entregó a la Familia Pine.

Para su sorpresa, el señor Pine era un Vizconde, pero a diferencia de los otros aristócratas quienes siempre tenían sus narices en lo alto del aire, él abiertamente aceptó sus disculpas. Esta era la primera vez en que Titus sintió que no todos los nobles eran personas despiadadas.

“¡Viejo Titus!” gritó un minero quien estaba cubierto en polvo mientras venía corriendo del túnel, “¡La cuerda ha sido sujetada!”

“¡Muy bien!” exclamó y se dio la vuelta en la dirección de la máquina de vapor, “¡Todos despejen el área! ¡Frank, primero tienes que levantar la palanca verde, entonces presionas la palanca roja! ¡Si cometes un error, te voy a torcer la cabeza!”

“¡Descanse tranquilo, viejo Titus, sé lo que estoy haciendo!” gritó Frank de regreso.

Después de que Nils fue aceptado en el primer ejército, ahora era Titus quien estaba a cargo de la operación de la máquina de vapor. Durante los primeros días Frank varias veces había cometido errores con el orden, lo cual incluso había causado que uno de los tubos estallara, así que cada vez que se equivocaba de nuevo sería apaleado. Afortunadamente, Su Alteza Real no le importó este asunto, no sólo inmediatamente envió personas a reemplazar la parte dañada, incluso no les hizo pagar por la parte destruida. Originalmente, Titus había formado un plan para confiscar su pago mensual en caso de que algo pasara.

Con la abertura de la válvula de entrada, la máquina de vapor soltó una majestuosa nube blanca de gas y la rueda principal empezó a girar lentamente, moviendo el cabrestante y estirando apretadamente la cuerda de cáñamo.

“¡No se distraigan! ¡Revisen la cuerda de cáñamo!, ¡revísenlo cuidadosamente!” gritó el viejo Titus

Ahora, además de la máquina de vapor, la transportación de mineral en el túnel de la mina también había cambiado.

Su Alteza Real le había ordenado a los artesanos crear varios durmientes de ferrocarril (NT: se refiere a las maderas paralelas en las vías del ferrocarril) los cuales fueron esparcidos a lo largo de todo el túnel de la mina. Después de eso, dos estacas largas de madera también fueron puestas sobre los durmientes del ferrocarril, el cual a primera vista parecía una escalera de madera.

Su Alteza Real lo había llamado un vías de madera del sistema de transporte, el cual era un nombre muy enredado. ¡Incluso así, no parece ser muy complicado, pero juntos con la escalera de madera, también venía con un vagón minero especial! Este vagón era realmente algo. Usualmente, necesitábamos de tres a cuatro días para transportar el mineral, sin embargo la máquina de vapor puede jalar varios vagones en lo que dura un respiro. Titus había observado precisamente el vagón minero de cuatro ruedas. Podía correr sobre las vías de madera y estaba hecho de arriba abajo completamente de hierro. Usar demasiado hierro debería haber costado mucho dinero. La razón clave por la cual podía moverse en esas delgadas estacas de madera sin caerse, radicaba en la forma de su construcción. La parte interior de la rueda era más pequeña que la orilla, fijándolo firmemente en las vías. En la parte superior de las ruedas se encontraba un tazón de hierro cuadrado, el cual tenía en cada extremo un pequeño orificio donde podían ser amarrados juntos con una cuerda de cáñamo.

No pudo evitar admirar la sabiduría de Su Alteza Real, con un diseño tan simple, había hecho la transportación del mineral mucho más fácil. Antes de su invención, era la transportación del mineral, la labor que consumía más tiempo.

No obstante, este sistema tampoco era perfecto, por ejemplo, sólo después de cinco días de uso, ya habían dos vías de madera que se habían roto debido al peso, y no tomó mucho tiempo hasta que los demás los siguieron. Más tarde, Su Alteza Real había envuelto todas las vías con una pequeña capa de hierro, de alguna manera mejorando la durabilidad de las vías.

Además de los problemas con las vías, la mina también tuvo un accidente con la ruptura de una de las cuerdas, el cual todavía cazaba a Titus hasta este día. De acuerdo a las regulaciones, sólo deberían jalar cuatro vagones mineros al mismo tiempo. Pero ese día, los mineros fueron inusualmente más veloces, y debido a esto, ellos habían amarrado juntos seis vagones. Durante la primera mitad del transporte todo iba bien, pero luego repentinamente una de las cuerdas de cáñamo se rompió. El rebote de la cuerda de medio brazo de grosor fue tan poderoso que el minero que fue golpeado por la cuerda tuvo varias costillas rotas. Los vagones mineros en su lugar se deslizaron en las vías y golpearon a varios mineros en sus piernas, aplastando sus piernas bajo ellos.

Afortunadamente, Titus quien se había encontrado en tal situación por sí mismo, instantáneamente supo que hacer. Inmediatamente organizó algunos mineros quienes lo ayudaron a transportar a los hombres heridos a la casa del Vizconde. Él estaba consiente que mientras les quedara algo de vida, la señorita Nana sería capaz de sanarlos como si nunca hubiera pasado nada.

“¡Viejo Titus!, ¡los vagones mineros salieron!”

“¡Entendido!”

Después de que los cuatro vagones mineros, se habían detenido lentamente al final de las vías, Titus fue hacia ellos para registrar los resultados de su cosecha. Los primeros dos vagones estaban llenos con el mismo tipo de mineral, el tercer vagón estaba lleno con piedras grisáceas con toques de amarillo, el cual debería ser cobre. Pero cuando Titus llegó al cuarto vagón, quedó inmediatamente arraigado, dentro de él había algún tipo de mineral que nunca había visto antes: Eran de un café oscuro, pero cuando la luz del sol caía sobre ellos, brillaban en un brillo metálico color negro.

Estas rocas son claramente un mineral desconocido, Titus agitó su cabeza, la mina de la Ladera Norte es tan grande y tiene demasiadas ramificaciones; es normal que hubiéramos encontrado cosas inexplicables en él. Así que, simplemente dibujó una cruz (X) en su papel, dando la señal para enviar los vagones adelante hacia el almacén. Respecto a la pila de piedras oscuras, ya fueran directamente a los hornos o no, no tenía nada que ver con él.

 

Nota: En este capítulo Titus aparecía como “cabeza de hierro” o “iron head” sin embargo en el “capítulo 42 – accidentes” aparece como Titus así que lo escribí así.

Vagón minero: img1.cgtrader.com/items/24079/c87519b11a/low-poly-mine-cart-3d-model-3d-model-low-poly-max-obj-3ds-fbx-c4d.jpg

c1.staticflickr.com/3/2879/10612643954_89dab49029_b.jpg

2 respuestas a “RTW – Capítulo 142 – Vagón Minero

  1. hola, una pequeña correcion: los descansos de madera en realidad se llaman durmientes.

    durmiente:
    adjetivo/nombre común
    1.
    [persona] Que está durmiendo.
    “princesa durmiente; la angustia, la depresión y los sentimientos de pesadumbre son estímulos que perviven durante la noche, y ocasionan en el durmiente sueños muy elaborados y complejos”
    2.
    nombre masculino
    Madero colocado horizontalmente sobre el cual se apoyan otros, horizontales o verticales.

    todo lo demas como siempre exelente….
    gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s