RTW – Capítulo 139 – El Poder del Demonio

Traductor: Ben
(11/18)

Cuando Barov regresó a su oficina dentro del ayuntamiento, inmediatamente cerró la puerta detrás de él.

Dios mío, sudor frío estaba corriendo bajo su espina dorsal, inmediatamente agarró firmemente la Piedra de la Retribución de Dios colgando de su cuello, una vez más sintiéndose a salvo. Parece que Su Alteza real realmente ha sido poseído por el demonio. Previamente sólo había pensado sobre aquello como alguna loca especulación, pero ahora estaba casi seguro, aquel con el que acababa de hablar definitivamente no era el cuarto príncipe.

Barov todavía podía aceptar estos enormes cambios de carácter con él volviéndose excéntrico de alguna forma, pero ¿Cómo era posible que de repente tendría tanto conocimiento nuevo acerca de temas con los cuales nunca había tenido contacto antes? Tal cosa sólo lo había escuchado en mitos, pero en las leyendas, era siempre Dios quien había poseído un cuerpo mortal, moviéndose para liderar a la humanidad fuera de su predicamento. Sin embargo, ¿Desde cuándo empezó el demonio a amar a hacer lo mismo?

Si Roland Wimbledon actuaba como un rey y se comprometía a sí mismo en la administración de su territorio (A pesar de que esta se volvería una situación desafiante), Barov no estaría tan sorprendido de averiguar que la información previa respecto al cuarto príncipe que era ‘sin conocimientos ni habilidad alguna’ resultó ser falsa, sin embargo aún su carácter no podría ser disfrazado. Después de todo, siempre era posible que alguien simplemente le había enseñado secretamente como gobernar una ciudad o incluso un país.

No obstante Barov nunca había escuchado nada acerca de las ideas y los programas saliendo de la boca del cuarto príncipe. Después de todo, él ha trabajado previamente por veinte años en el ayuntamiento de la ciudad capital, incluso convirtiéndose en Ministro de Finanzas, así que él debería tener un profundo conocimiento acerca de cómo organizar y operar el ayuntamiento de un pueblo. Como ministro, había estado a cargo de muchas áreas, e incluso había hecho numerosos tratos secretos antes, pero él nunca había traicionado a sus superiores.

El rey había emitido un decreto, que un ministro podía decidir quién podría trabajar bajo su mando. Así que, cada ministro tenía poder propio, y todos terminaron manejándolo de forma distinta. Por ejemplo, el ministro responsable por la defensa de la ciudad del rey tenía cientos de caballeros y mercenarios bajo su control. Al mismo tiempo, esas organizaciones ilegales también tenían un montón de influencia. Cuando estas fuerzas empezaban a estallar, la mayoría de las veces ellos estarían vigilando a un criminal, incluso como noble pronto se volvería difícil quedarse en la ciudad. Sólo podían esperar a que el rey los pusiera en prisión.

Pero esto no sólo era así en la ciudad del rey, las otras ciudades también tenían la misma situación.

Así que, si quiero convertirme en un señor o en un rey, la cosa más importante que necesitaría es una gran aristocracia u otros con un antecedente influyente.

Si no tenían suficiente dinero para reclutar hombres, ¿podía ser que tenían alguna otra opción con la que pudieran contar? Y entre más y más personas controlaban, más serían valorados por otros, después de todo tantas personas no podían estar equivocadas, ¿cierto?

Pero el acercamiento del príncipe trastornó completamente el concepto de Barov sobre cómo funcionan las cosas. Todavía era el ministro y todavía tenía sus propios aprendices, pero todos los demás eran reclutados y pagados por el ayuntamiento. En otras palabras, incluso si él fuera a morir, ellos podían fácilmente reemplazarlo por una nueva persona, o directamente ascender a una persona debajo de él.

Este era un sistema completamente nuevo para él, Barov ahora estaba seguro de ello, el príncipe estaba implementando un sistema político completamente nuevo para el Reino de Graycastle.

Algunas personas podrían pensar que esto simplemente era algún tipo de ilusión por parte de Roland, o que Roland creía en sí mismo como infalible. Pero Barov no pensaba eso, tomó la pluma y apuntó todos los requerimientos de Su Alteza.

Mirando los planes, parecía que todo estaba entrelazado, nada fue olvidado.

Primero tenía que administrar la comida y bebida para todo proyecto.

Barov sabía que con un control más fuerte sobre la población las instrucciones dadas por el Señor serían llevadas a cabo más rápido. Pero hacerlo de esta manera, también incrementaría enormemente la carga de trabajo para la administración, ¿De dónde tenía la intención de conseguir a todas estas personas quienes necesitarían saber cómo leer y escribir? Más aún, esto también agobiaría el tesoro del propio Señor, sólo unos pocos Lores estarían dispuestos a hacer esto.

Entonces volvió su atención al segundo proyecto de Su Alteza, el reclutamiento de civiles dentro del ayuntamiento y la educación de todos los civiles.

Cuando Barov pensó en estos dos proyectos, no pudo suprimir un escalofrío.

Si Su Alteza termina siendo capaz de implementar todo esto, ¿Cómo se verá el Pueblo Fronterizo?

Cualquier civil será capaz de leer y escribir, siempre que el ayuntamiento quiera incrementar su fuerza de trabajo, serían capaces de encontrar una gran cantidad de personal adecuado. Y con la posibilidad de ingresar al ayuntamiento, esto, de vuelta, promoverá al acceso universal al sistema educativo. Consiguiendo una posición gratificante, mientras al mismo tiempo recibiendo actualización social, me temo que sólo tomará de uno a dos años, hasta que todos tengan la iniciativa de solicitar una educación, incluso si no podrían recibirla ellos mismos, definitivamente planearán enviar a sus hijos a la escuela.

Además, con ‘las compensaciones patronales previas’ pagadas por el ayuntamiento, los civiles no necesitarán trabajar todo el tiempo para conseguir suficiente comida para comer, lo que es igual a la ruptura completa de la situación en la que sólo la nobleza tiene el capital para servir como oficiales administrativos.

No hay duda que sólo el demonio es capaz de salir con tan revolucionario sistema.

Barov tomó un respiro profundo, apretando la Piedra de la Retribución de Dios con sus manos, ahora sólo quedaba una pregunta, ¿podía también el demonio ser algo bueno?

Si alguien dijera que el príncipe era malvado, él sería el primero en pararse a defenderlo.

En su opinión, las acciones del cuarto príncipe podían ser vistos como movimientos de un rey sabio. Incluso esos reyes de las leyendas del pasado nunca se preocuparon mucho por las vidas de los civiles como lo hizo el príncipe. Él incluso compró suficiente comida para alimentar a los civiles usando dinero de su propio bolsillo, para que todo el pueblo quienes se habían quedado con él dentro del Pueblo Fronterizo, fueran capaces de pasar de forma segura los Meses de los Demonios. Más aún, todas estas tecnologías demoniacas y equipos eran con la intención del desarrollo del Pueblo Fronterizo; incluso estas brujas malvadas, todas ellas usaron sus habilidades con el fin de mejorar la vida de las personas.

Barov repentinamente tuvo la sensación de que incluso si Roland se convertía en el próximo rey del Reino de Graycastle, no sería algo tan malo después de todo.

Pensando en las propias enseñanzas de su padre ‘Si no tenía nada que decir entonces no debería ser él quien hable, si no quería saber la respuesta entonces tampoco debería ser el que hiciera la pregunta’ así que decidió ocultar su descubrimiento dentro de lo profundo de su corazón. Desde que era el demonio, y la Iglesia ya puso su vista sobre nosotros, si la apariencia exterior estaba mal, él podía empezar una emboscada en el propio campamento del demonio y exponerlo a un montón de testigos.

Él sonó la campana, llamando a Sirius Daly quien recientemente se había unido al ayuntamiento.

Comparado con los otros estúpidos y arrogantes caballeros, este joven caballero de la familia Wolf podía ser considerado como alguien realmente sobresaliente, a pesar que todavía tenía el orgullo de haber sido un caballero, aún estaba dispuesto a escuchar a lo que sus maestros tenían que decir.

“Maestro, ¿qué tiene para mí?” después de cerrar la puerta detrás de él, saludó ante Barov.

Su Alteza real planea abrir un nuevo ministerio, estará a cargo de supervisar la siembra de cultivos y necesitaremos al menos dos aprendices para ayudarlos con los registros,” Barov repitió la solicitud de Roland frente a él, “además, deberías ir al ayuntamiento y tomar a diez personas quienes cumplan con los requerimientos, busca al menos diez candidatos posibles, y después llevas a cabo un segundo proceso de selección.”

“A pesar que los otros sólo son civiles, Su Alteza también ha insistido en colocarlos dentro del ayuntamiento. Si alguno de ellos muestra un rendimiento sobresaliente, tal vez puedan convertirse en la cabeza del Ministerio de Agricultura, Hey…”

Suspiró, “Tú estarás a cargo de mantener el registro, sin embargo cuando el arado de primavera termine, te tomaré de regreso.”

“Maestro, sólo dos personas serán seleccionadas del ayuntamiento” dijo orgullosamente, “también estoy muy familiarizado con este procedimiento.”

“¿Tú?”

“¡Sí! Antes de que me convirtiera en caballero, había ayudado a mi padre a administrar la granja, así que sé todo sobre la siembre de trigo.” Sirius pausó. “Pero cuando Su Alteza me preguntó si tenía alguna otra habilidad, no la dije, porque temía que me enviara a los campos a trabajar con los siervos.”

A Barov le gustó lo que oyó, él tenía ambos requerimientos, la educación y el conocimiento del trabajo de granjas, incluso si la población civil se unía al Ministerio de Agricultura, él todavía tenía un candidato que pudiera tomar el control de la posición principal. Por ahora, Sirius era leal a él, así que después de que se vuelva la cabeza del ministerio, sería lo mismo que tener la influencia del Ministerio de Agricultura.

“Bueno,” empezó Barov, formando sus palabras en una provechosa promesa, “Has un buen trabajo, y tal vez puedas escalar incluso a una posición más alta que antes.”

Cuando Sirius dejó su oficina, Barov se recargó en su silla mientras tarareaba una ligera tonada.

Desde que sabía que Su Alteza estaba poseído por el demonio, él tenía que acumular tanto poder como fuera posible. El demonio siempre estaba lleno de apreciación por personas ambiciosas, esto era bien sabido y registrado en leyendas. Respecto a sí mismo, ya sea que sus derechos fueran conferidos por el rey o conferidos por el demonio, ambos privilegios eran igualmente dulces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s