RTW – Capítulo 136 – Dilema

Traductor: Ben
(8/18)

Por los últimos dos días en el Puerto de Agua Clara parecía estar en un festival después de otro, incluso manteniéndose sobre el suelo, en el balcón de la torre del Señor, Ryan todavía podía sentir la exuberante atmósfera dentro de la ciudad.

La gente y materiales que habían movido desde la Ciudad Águila había expandido enormemente el poder de la ciudad portuaria, los saqueos realmente habían tenido una fructuosa cosecha y los tratantes de esclavos no habían sido menos exitosos. Después de esta serie de peleas, la Flote de Velas negras no sólo tuvo pocas bajas, incluso pudieron aumentar los rangos de los marineros con nuevos esclavos los cuales estaban actualmente parados al bore del puerto llevando a cabo ejercicios. En unos días, ellos se embarcarían hacia las islas de los Fiordos, iniciando las primeras operaciones de saqueo de este año.

Su Majestad la reina también había declarado públicamente el Acta del Esclavo, siempre y cuando estos esclavos de Ciudad Águila pudieran capturar nuevos esclavos, ellos los podrían cambiar por su reemplazo. De esta forma, podían brincar del rango de esclavo a uno de ciudadano del Puerto de Agua Clara. Con tal decreto de aprobación, podían garantizar que los previos residentes de Ciudad Águila, quienes ahora se habían convertido en esclavos, harían su mejor esfuerzo para pelear por Su Majestad.

Hoy, el derrotado Timothy debería haber regresado a la ciudad del rey y no tendría posibilidad de bloquear la conquista de la Reina del Puerto de Agua Clara. Siempre y cuando pase el tiempo, García Wimbledon estaba atada a convertirse la reina de Graycastle. Pensando en esto, Ryan no podía entender por qué no podía ver ni un rastro de felicidad en el rostro de la reina, pero por el contrario, sus cejas siempre estaban frunciendo.

Su Majestad, los jefes de los clanes Roca de Arena y Hueso Negro han venido a verla.” En este momento, la voz de un guardia podía ser escuchado a través de la puerta.

Ryan miró hacia Su Majestad, sólo para ver que la última no mostró ninguna señal de estas escuchando, así que sólo pudo decir, “Hazlos pasar.”

Su Majestad, ya sea para conversar, acordar una reunión o simplemente encontrarse con personas, ella siempre estaba en la parte superior de la torre. Siempre y cuando el clima fuera bueno, la terraza era el lugar donde García podía ser encontrada. La mayoría de la gente no estaba cómoda con pararse en medio del aire, enfrentado la ligeramente briza con olor a pescado. Y las personas del Extremo Sur no eran la excepción a esto.

La cabeza del clan Roca de Arena era una mujer pequeña, pero también actuaba como la propia diosa del clan. Cuando Ryan había escuchado esto por primera vez, se había burlado dentro de su corazón, ¿Qué diosa? Ella no es nada más que una corrompida bruja. La cabeza del clan Hueso Negro era un hombre alto, cuyo rostro estaba cubierto de cicatrices y cuyos brazos y piernas eran excepcionalmente musculosos. En cada reunión tenían que poner tres o cuatro guardias para rodearlo, en caso de que planeara actuar en contra de Su Majestad la Reina.

En el momento que pusieron un pie en la terraza, las dos cabezas de los clanes alzaron sus dejas invariablemente, pero pronto cambiaron su expresión de regreso, y en su lugar se pusieron en una rodilla para darle sus respectos a Su Majestad. “Que siempre haya un oasis frente a usted, y que las estrellas del cielo siempre iluminen su camino.”

“Pónganse de pie” dijo García mientras ella misma se sentó en la barandilla. “Que tal, ¿están satisfechos con su nuevo hogar?”

“Todo está bien,” respondió la diosa Kaaba apresuradamente. “Aquí la tierra tiene agua y bosques, el cual es mucho más cómodo que la vida en la Ciudad Arena de Hierro, donde el viento sopla arena por todo el lugar.”

“Cuando todo es de su gusto, ¿Entonces a qué vinieron a mí?”

Su Majestad, tengo que”

En el momento que la cabeza del clan Hueso negro abrió su boca para hablar, ya había sido interrumpido por Kaaba, “Sí, Su Majestad. Después de la última batalla, varios de nuestros guerreros se volvieron débiles y sin espíritu, sólo después de esas nuevas píldoras sus síntomas mejoraron, sin embargo nosotros no tenemos suficientes píldoras en nuestras manos, Así que nos gustaría preguntarle si usted pudiera darnos más píldoras.”

“Quise decir lo mismo” dijo la cabeza del clan Hueso Negro después de haber recibido una mirada de Kaaba.

“Estas píldoras son muy complicadas de producir y tienen ingredientes muy raros, así que no tengo muchas extras. No obstante descansen tranquilos, cuando el próximo lote de píldoras esté listo, se los daré tan pronto como sea posible. Pero no se te olvide preparar las monedas de oro, si no son suficientes, tendrás que pagar de otras maneras.”

Su Majestad, le pido perdón por mi pregunta,” Kaaba dudó por un momento. “Me pregunto ¿cuándo estará listo el próximo lote?”

“No puedo darte esa información,” García acarició su cabello, ordenando el caos creado por la brisa marina, “Toda la información acerca a las píldoras es ultra secreto, sólo puedes regresar y esperar pacientemente. Esos soldados sólo están desanimados, sólo déjalos descansar un poco más, luego todo estará bien.”

Después de recibir una señal de García, sus guardias caminaron hacia adelante para rodear a los dos jefes de los clanes y los llevaron a ambos hacia abajo, sin darles ninguna oportunidad de decir alguna palabra más.

Cuando la puerta se cerró detrás de ellos, García suspiró ligeramente.

Ryan quien raramente había oído tal tono de la reina tuvo que preguntar: “Su Majestad, ¿no cree que fue una mala idea dejar a las personas de arena establecerse en nuestra frontera sur? Un día, cuando se vuelvan fuertes…”

“No, Ryan,” García agitó su cabeza “nunca he estado preocupada por la gente de arena, ni siquiera serán una amenaza para el puerto de Agua Clara. El lago en su territorio está exactamente entre los dos clanes, pero el río que termina en el lago pasa primero por el Puerto de Agua Clara. Así que siempre y cuando bloquee el río, la cantidad de agua en el lago será reducida y tendrán que pelear entre ellos. Esta es exactamente la razón por la cual escogí al Clan Roca de Arena y Hueso Negro, ya que su relación nunca ha sido armoniosa.”

“entonces ¿está preocupada acerca del asunto de las píldoras?”

García no le dio una respuesta, sin embargo, justo en ese momento un guardia tocó una vez más en la puerta y anunció, “Su Majestad, el sacerdote de la Iglesia, Dicar

“Hazlo pasar,” la reina se puso de pie y su rostro se volvió oscuro.

Su Majestad, García Wimbledon, le saludo en nombre de la Ciudad Santa,” el sacerdote entró en la terraza mientras se inclinaba.

“¿Píldoras?”  “¿A qué se debe que el lote previo de píldoras los cuales siempre habían sido pedidos con tiempo, sin embargo este lote se retrasó demasiado?” preguntó García fríamente.

Su Majestad no necesita enojarse, esta es exactamente la razón por la cual vine,” Dicar tuvo que limpiar el sudor de su frente, “Usted pidió comprar cinco mil píldoras, pero eso es simplemente demasiado, incluso si tomamos todas las píldoras para Hermes no podemos cumplir su solicitud. Esta vez traje tantos como pude conmigo.”

“¿Cuántos?” Interrumpió García

“Mil” dijo Dicar consoladoramente, “El resto será enviado después de un tiempo”

“¿Y será el mismo como fue acordado previamente?” la expresión facial de García mejoró un poco, “Sabes que quiero tantas como pueda. También ¿Dónde has almacenado las píldoras? Enviaré inmediatamente a alguien a traerlo”

“En la Iglesia, las monedas de oro…”

“Esta vez, no reduciré el número de monedas de oro,” García dio un paso directamente frente a Dicar y le susurró al oído, “Sin embargo si la entrega de las píldoras se retrasa más, tu cabeza colgará en el mástil más largo de mi barco bandera, y te puedo garantizar, que el sumo sacerdote no llorará una sola lágrima por ti.”

Al oír esto el sacerdote se puso pálido y directamente pidió retirarse.

Cuando se había ido, García regresó al barandal y miró hacia el mar. Su cabello era levantado por la brisa del mar, igual que las banderas de sus barcos, ondeando en el viento.

“Estás en lo correcto, estoy preocupada por las píldoras,” la voz de García parecía distante. “Si Timothy hubiera esperado un par de meses más, mis preparaciones hubieran sido más adecuadas, no obstante se había movido demasiado rápido.”

“La medicina secreta proveída por la Iglesia no era como ellos habían dicho, permitiendo vivir sin ningún obstáculo. Después de tragarlos por una vez, si no recibían la siguiente dosis lo suficientemente rápido, la medicación se convertirá en veneno, haciéndolos débiles y más tarde morir en dolor por los músculos atrofiados. Sí solo fuera la gente de arena no me importaría, pero la gente trabajando para mí merece algo mejor.” Pausó. “Ryan, toma algunos hombres para recibir las píldoras y distribúyelas entre nuestros heroicos guerreros. No obstante sólo usa la mitad de ellos, de esta forma podremos aguantar un poco más.”

“Justo como usted desea, Su Majestad.”

“Mientras Ryan ya estaba a medio camino hacia la puerta, pudieron oír la voz del guardia por tercera vez a través de la puerta, “Su Majestad, acabamos de recibir una carta secreta de la ciudad del rey.”

“Espera un momento, hay que leer la carta primero y luego te podrás ir.” Ordenó García.

“Sí, Su Majestad,” Ryan recibió la carta del guardia, rompió el sello, y sacó el pergamino. La mayoría de esta información contenía noticias enviadas por los espías ocultos en todas partes del país. Nunca estaban firmados, nunca tenían un destinatario escrito en él y el contenido era siempre conciso y claro como normalmente fuera posible. Pero cuando vio la primera oración, todo su cuerpo fue repentinamente arraigado.

“En el vigésimo segundo día del invierno, la Iglesia se apoderó de la capital del Reino del Invierno Eterno, declarando que el reino ahora está bajo su mando.”

 

Nota: El caballero de García se llama Ryan y el Duque al que Roland venció se llamaba Osmond Ryan

One response to “RTW – Capítulo 136 – Dilema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s