ATG – Capítulo 843 – Nubes Oscuras en la Región de Nieve

(2/2)

Xiao Lingxi no había logrado dormir mucho en los últimos diez días y la mayor parte del tiempo miraba inexpresivamente al espacio. De vez en cuando, cuando estaba somnolienta, se dormía inconscientemente, pero inmediatamente después, sus pesadillas la asustarían y la despertarían.

La fría aura de la Región de Nieve del Hielo Extremo definitivamente no era algo que Xiao Lingxi podía soportar, así que la mayoría de las veces, ella, Cangyue y Xiao Lie sólo podían permanecer dentro de la barrera especial que Feng Xue’er había puesto. Casi no podían moverse en la Nube Congelada Asgard durante largos períodos de tiempo y con la Fuente Invernal de la Nube Congelada rodeada de un aura de frío extremadamente pesado, querer acercarse a visitar a Yun Che era sólo una ilusión.

Pequeño Che…” Ella se encogió en la esquina de su habitación y murmuró suavemente, como si su alma ya hubiera dejado su cuerpo. En ese momento, la puerta se abrió con suavidad y Cangyue entró lentamente.

Xiao Lingxi de repente levantó la cabeza, y luego se levantó y cargó hacia adelante como si fuera golpeada por una descarga eléctrica, saltando al abrazo de Cangyue en un instante. “Hermana Cangyue, cómo está el Pequeño Che… ¿Ya despertó?… ¿Ya está despierto…?”

Lingxi, cálmate por ahora.” Cangyue se apresuró a abrazarla y la consoló con una voz suave. “Se despertará y definitivamente mejorará. Hermano Mayor Bajo el Cielo dijo que si fuera alguien más, esa persona ya habría muerto diez mil veces con ese tipo de lesión, sin embargo, mi marido todavía se está manteniendo tenazmente vivo. ¿Te has olvidado…? En el pasado, hubo tantas veces en que pensábamos que no podríamos verlo de nuevo, pero siempre volvía a parecer frente a nosotros sano y salvo. Esta vez, definitivamente se despertará y se pondrá mejor, sano y salvo como siempre.”

“Yo… lo sé, lo sé…” Xiao Lingxi lloro ligeramente. “Me odio a mí misma por ser tan inútil. No soy capaz de hacer ni una sola cosa y no soy capaz de ayudar al Pequeño Che en lo más mínimo. Ahora, no puedo ver al Pequeño Che ni siquiera por un instante, yo… yo…”

“Sólo cuidándote bien es la mayor ayuda y comodidad que puede él recibir.” Cangyue reunió una sonrisa cálida y luego ayudó a Xiao Lingxi a sentarse. “Mi esposo está trabajando tan duro para vivir, porque no puede soportar dejarte ir a ti y a todos nosotros. Así que no debes parecer tan decaída cuando mi esposo se despierte, de lo contrario lo preocuparás hasta la muerte.”

Mientras contenía sus lágrimas, Xiao Lingxi se mordió los labios. Luego asintió ligeramente. “Mn… Entiendo, estoy bien… Siempre he estado cuidando bien de mí misma. Hermana Cangyue, tú eres la que debe tener un buen descanso. En estos pocos días, has tenido aún menos descanso que yo y has estado incluso consolándome todo el tiempo. Eres una emperatriz, debe haber muchas cosas que hacer en el palacio imperial…”

Cangyue sacudió ligeramente la cabeza. “No te preocupes, ya le he enviado al Jefe de Palacio Dongfang una transmisión de sonido, permitiéndole administrar los asuntos de estado en mi nombre. Lingxi, deja tus preocupaciones y duerme bien. Nunca se sabe, una vez que despiertes, el Pequeño Che podría haber despertado también.”

“Muy bien…” Esta vez, Xiao Lingxi obedientemente aceptó y se puso de pie. “Primero visitaré a mi padre, él no ha dormido mucho estos últimos días tampoco y no ha estado comiendo bien. Xiao Yun y Séptima Hermana ni siquiera pueden persuadirlo con su futuro bisnieto. Si esto continúa, definitivamente no podrá aguantar.”

Aunque el verdadero nieto de Xiao Lie era Xiao Yun y no Yun Che, había criado a Yun Che durante dieciséis años, lo protegió del viento y de las lluvias durante dieciséis años y también fue Yun Che quien lo acompañó durante dieciséis años. No estaban relacionados por la sangre, pero los sentimientos desarrollados en esos dieciséis años no eran básicamente más débiles que el vínculo de la sangre.

“Iré contigo.”

Justo cuando las dos chicas estaban a punto de ir a visitar a Xiao Lie, de repente, sintieron que la luz delante de ellas se había apagado repentinamente, como si el sol ardiente en lo alto del cielo hubiese sido de repente cubierto.

Sin embargo, el sol y la luna nunca se podían ver durante todo el año en la Región de Nieve del Hielo Extremo y el cielo siempre había sido una vasta extensión de blancura. Entonces, ¿por qué de repente se volvió oscuro?

Por encima de la Fuente Invernal de la Nube Congelada, la Pequeña Emperatriz Demonio que estaba tan silenciosa como una escultura de hielo de repente ensanchó sus ojos, mientras levantaba su cabeza y miraba hacia el cielo.

La blancura del cielo, que usualmente era lanzada por el hielo y la nieve interminable, estaba siendo cubierta por una capa de niebla oscura de repente. Un aura que transportaba un grado extremo de supresión se derramaba hacia abajo, arrojando otra capa de silencio mortal que podía sacudir el corazón, sobre la ya tranquila Región de Nieve del Hielo Extremo.

“¿Qué pasó?”

Todas las discípulas de la Nube Congelada se sorprendieron ante este repentino cambio anormal. Las Seis Hadas de la Nube Congelada se elevaron al aire, analizando el cielo y sus alrededores. Un incomparable intenso sentimiento de asfixia y malestar surgió en sus corazones. Siempre había habido un solo clima en la Región de Nieve del Hielo Extremo desde los días de la antigüedad y nunca había pasado tal cosa antes. Además, esta sensación sofocante que estaba enviando escalofríos por sus columnas, definitivamente no era causada por el cambio de clima tampoco…

¡¡Esto era claramente un aura de energía profunda!!

“Esto es…” Xiao Yun apareció en el cielo también y él dijo suavemente con un tono dudoso. “¡Espera un minuto! Esta aura, ¿no crees que es un poco familiar?”

“En realidad es bastante familiar.” Dijo Número Uno Bajo el Cielo con una voz disminuida.

“¡Es Fen Juechen!” Gritó de repente Feng Xue’er. “¡Cuando el Gran Hermano Yun luchó contra Fen Juechen por encima de los mares orientales hace unos meses, Fen Juechen tenía un aura de energía como esta!”

“¿Él?” Xiao Yun y Número Uno Bajo el Cielo se quedaron atónitos, pero inmediatamente después volvieron a sus sentidos. Número Uno Bajo el Cielo dijo: “Eso es correcto, este sentimiento es realmente muy similar al aura de Fen Juechen… ¡Pero, es un poco diferente también! Aunque es la misma aura de energía, la sensación que me está dando me parece diferente.”

Pero en cuanto a lo que era diferente, él también era incapaz de diferenciarlo.

“Miren … ¡Miren rápidamente allí!” Número Siete Bajo el Cielo exclamó repentinamente.

Xiao Yun y Número Uno Bajo el Cielo miraron hacia el norte al mismo tiempo y de repente vieron que los cielos del norte ya se habían convertido en una enorme y aterradora oscuridad. Además, esta oscuridad se extendía hacia la Nube Congelada Asgard a un ritmo considerablemente rápido.

“Hss…” Número Uno Bajo el Cielo tomó una respiración profunda. “¡¡Vamos!!”

“Séptima Hermana, quédate aquí y protege al abuelo y a la tía pequeña.” Dijo Xiao Yun apresuradamente y luego voló fuera de las puertas del palacio con Número Uno Bajo el Cielo y Feng Xue’er.

Y al mismo tiempo, Murong Qianxue, Jun Lianqie, Mu Lianyi, Chu Yueli, Feng Hanyue y Feng Hanxue ya habían sacado a un grupo de discípulas de la Nube Congelada de las puertas del palacio. Con las caras heladas, las espadas en sus manos brillaban con la luz fría, mientras aguardaban al fuerte enemigo.

Las negras nubes en el cielo del norte rodaron y cayeron, haciendo que los rayos de luz se oscurecieran aún más. Ese sentimiento sofocante y esa siniestra aura fría se intensificaban con cada respiración. Estas muchachas de la Nube Congelada cultivaron las Artes de la Nube Congelada y habían residido en la Región de Nieve del Hielo Extremo durante mucho tiempo, así que estaban básicamente despreocupadas del fuerte frio. Sin embargo, sus cuerpos sintieron escalofríos cuando el aura se acercó y sus almas incluso temblaron incontrolablemente.

“Esto… ¿Esto es realmente un aura de energía profunda?” Chu Yueli dijo en total incredulidad. “¿Cómo puede haber tal energía profunda… Las artes profundas más siniestras inscritas en los registros de mi Asgard no son ni siquiera hasta este punto.”

“¿Saben quién es la otra parte?” Preguntó Murong Qianxue. Ella era incapaz de creer que esto era un aura emitida por una sola persona cualquiera.

“No podemos decirlo con certeza. Sin embargo, no importa quién esté en el otro lado, no hay necesidad de preocuparse.” Número Uno Bajo el Cielo dijo con confianza. “Con la Pequeña Emperatriz Demonio aquí, si la otra parte es un enemigo, no importa quién sea, esa persona simplemente está cortejando la muerte.”

Cuando sus palabras cayeron, un rayo de luz apareció repentinamente frente a ellos. Una niña pequeña que llevaba un vestido de colores brillantes caminó sobre el campo de hielo cubierto de nieve, su rostro era como el jade de hielo y sus ojos eran como las frías estrellas, ni siquiera una sola brisa fría sopló a su llegada.

Hermana Pequeña Emperatriz Demonio.” Expresó Feng Xue’er en grata sorpresa. Sin embargo, cuando ella inmediatamente pensó que con la llegada de la Pequeña Emperatriz Demonio aquí, no había nadie cuidando a Yun Che, una vez más comenzó a preocuparse. “Sobre el Gran Hermano Yun…”

“¡Todos ustedes regresen!” La Pequeña Emperatriz Demonio de repente levantó su mano y un violento viento nevado repentinamente sopló, empujando con fuerza a todo el mundo a varias docenas de metros de distancia. Ella misma, sin embargo, ya estaba varios cientos de metros delante de ellos.

En este momento, las nubes grises que resonaban en el cielo ya estaban delante de sus ojos. Observaron cómo las nubes rodaban lentamente en el cielo y luego, dejaron de avanzar. Un aura extremadamente sofocante y siniestro envolvió a toda la Nube Congelada Asgard inmediatamente después.

“¡Pretencioso!” Exclamó fríamente la Pequeña Emperatriz Demonio. Con un movimiento de la palma de su mano, antes de que se vieran trazos de cualquier flujo de energía profunda emitidos de su cuerpo, una llama dorada ya había explotado dentro de las nubes oscuras en el cielo, y luego, un mar de llamas estalló dentro del cambiante cielo oscuro. “¡¡Sal!!”

El mar de llamas rugió, y en un abrir y cerrar de ojos, una gran mitad de nubes oscuras ya habían sido engullidas. La otra mitad de las nubes oscuras se sumergió hacia abajo, hasta el frente de la Pequeña Emperatriz Demonio. Entonces, una risa fuerte y arrogante las dispersó lentamente.

“Hahahahaha… Verdaderamente, como se esperaba de las llamas divinas del Cuervo Dorado, realmente no me decepcionó.”

En medio de las nubes oscuras dispersas, una figura humana alta y delgada salió lentamente.

Tenía un rostro de veinte años. Vestido totalmente de negro, tenía el cabello largo y los ojos negros como la tinta. Miró a la Pequeña Emperatriz Demonio, llevando una sonrisa siniestra y ligera que hacía que uno se sintiera incómodo. “Encantado de conocerla, Pequeña Emperatriz Demonio del Reino Demonio Ilusorio. Bienvenida al Continente Profundo Cielo.”

Pequeña Emperatriz Demonio: “…”

“Fen… ¡¿Fen Juechen?! ¡Es realmente él!” Feng Xue’er llevó su mano a su boca, ella fue incapaz de creer lo que sus propios ojos veían por un momento. La persona que salió de la niebla negra era, indudablemente, Fen Juechen.

“¡No! ¡Incorrecto!” Número Uno Bajo el Cielo dijo repentinamente. “¡No es Fen Juechen! ¡Aunque su apariencia es exactamente la misma, la sensación que me está dando… es completamente diferente de Fen Juechen! Incluso su voz es diferente también… ¿Quién eres tú? ¿Quién rayos eres tú? ¡¿Por qué te disfrazaste como Fen Juechen?!”

Número Uno Bajo el Cielo no era tan familiar con Fen Juechen, pero Fen Juechen era alguien que tenía un temperamento extremo, por lo que este rasgo era demasiado obvio. La expresión de Fen Juechen siempre había sido helada, inexpresiva, distante y llevaba una fuerte sensación de soledad que podía hacer sentir una punzada en sus corazones. Era como un lobo solitario sin dónde ir.

Aunque la persona que tenía frente a sus ojos tenía exactamente la misma apariencia que Fen Juechen y tenía un aura profunda muy similar, la sensación que él emitía no era de distanciamiento sino de una insoportable arrogancia. Su expresión, la atmósfera y el arco que formó con sus labios, eran completamente diferentes del Fen Juechen que conocía.

La diferencia más obvia era su voz. Además, con la personalidad de Fen Juechen, definitivamente nunca se habría reído de una manera tan arrogante antes.

“Hahahaha.” ‘Fen Juechen’ una vez más rió en voz alta y asintió con admiración. “Como era de esperarse del Joven Maestro de la raza élfica, realmente posee sentidos agudos. Si usted perdiera su vida en este mundo de hielo y nieve el día hoy, sería realmente una vergüenza.”

La expresión de Número Uno Bajo el Cielo cambió, su corazón se detuvo un segundo… ¡Anteriormente, grito la identidad de la Pequeña Emperatriz Demonio, y ahora, incluso había precisamente gritado el estado que tenía!

Fen Juechen.” Levantó la mano y dijo con una amplia sonrisa. “En ese caso, ¿por qué no adivinan quién soy yo realmente?”

Esta voz no era extraña en lo más mínimo y entre la gente presente, el número de personas que habían oído esta voz antes no se limitaba a una sola. Después de la conmoción inicial, esta voz repentinamente se superpuso con una figura en sus mentes.

“¡Eres… Xuanyuan Wentian!” Feng Xue’er y Xiao Yun gritaron de asombro.

“Heh…” Fen Juechen… No, los labios de Xuanyuan Wentian se alzaron, la curvatura inclinada se hizo aún más peligrosa y descarada que antes. De una manera lenta y pausada, expresó. “Respuesta perfecta. Eso es correcto, soy exactamente yo. Sólo para recordarles, no hay necesidad de llamarme Maestro de la Espada Xuanyuan otra vez en el futuro, más bien, deben referirse a mi como… ¡El Incomparable Soberano Celestial!”

“De hecho, realmente…” Al oírle admitirlo personalmente, Xiao Yun abrió mucho los ojos. Todavía no podía creer en sus propios ojos y en todo lo que oía.

“¿Incomparable Soberano Celestial? Heh, debo decir que tiene un título exagerado.” Número Uno Bajo el Cielo lo ridiculizó. “Hace tiempo que he oído hablar del nombre Xuanyuan Wentian, pero nunca había esperado que fuera tan arrogante. Como alguien que se atreve a llamarse Soberano Celestial, esconde su cabeza, pero expone su cola, disfrazándose como alguien más. Simplemente nos hace reír.”

Número Uno Bajo el Cielo lanzó despreocupantemente comentarios burlescos. Aunque estaba en guardia, no sentía mucho sentido del peligro. Porque estaba incomparablemente seguro de que la Pequeña Emperatriz Demonio era una existencia absoluta e incomparable en este mundo. Olvidarse de un solo Wentian Xuanyuan, incluso si los Cuatro Maestros Sagrados del Continente Profundo Cielo se unieran, sólo enfrentarían la derrota frente a la Pequeña Emperatriz Demonio.

Sin embargo, lo que no notó fue que, aunque la expresión de la Pequeña Emperatriz Demonio era fría y tranquila, una profunda pesadez se estaba emitiendo desde sus fríos ojos. Sus dos pequeñas manos también no estaban en un estado relajado, sino fuertemente apretadas.

“¿Disfraz? Heh heh heh, hahahaha.” Xuanyuan Wentian no estaba ni un poco enfadado. O, para decirlo de otra manera, para el actual él, ya no había nada que existiera en este mundo que pudiera enojarlo. “No, no, no. Este soberano le otorgó a él una recompensa celestial, permitiéndole ofrecer su cuerpo a este soberano y luego permitirle mirar este débil mundo junto con este soberano.”

“Esta es una gran fortuna que él cambió por el exterminio de sus dos familias y sus dos vidas. Heh, no fue fácil, saben.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s