RTW – Capítulo 117 – Persecución (Parte 1)

Traductor: Ben.
(10/17)

Era la primera vez de Carter en presenciar una batalla.

Una alineación de más de trescientos caballeros era incapaz de rasgar el borde de sus líneas defensivas, en su lugar, ellos habían sido totalmente aplastados.

Hasta el final, habían fallado incluso en entrar en un rango de cincuenta metros – era una línea de fuego del cazador, sólo cuando el enemigo se había acercado más de cincuenta metros ellos tenían permitido abrir fuego.

Los cuatro cañones habían llegado a detener el asalto del enemigo a meramente a cien metros. A lo largo del rango de ciento cincuenta metros a los cien metros, se extendían en línea ordenada veinte cuerpos, pareciera como si hubieran corrido contra una pared. Y estos hombres, como él, pertenecían a la más fuerte categoría de peleadores, los caballeros; de otra manera, no hubieran sido capaces de controlar sus caballos bajo el sonido de los disparos.

Al final, Carter estaba aliviado de que él no era uno de ellos. Tuvo un débil presentimiento que las batallas en el futuro se volverían muy diferentes, y sólo era cuestión de tiempo, hasta que Roland Wimbledon el amo de tan poderosa fuerza aspirara al trono y apuntara hacia la monarquía.

Cuando los miembros del primer ejército vieron el sangriento campo de batalla, se volvieron mareados y empezaron a vomitar o tuvieron otras reacciones adversas. Pero esta no era la reacción que mostraría si ellos hubieran matado personalmente al enemigo durante un combate cuerpo a cuerpo, la sensación de desaliento traída por matar a alguien desde una larga distancia era mucho menor cuando se comparaba con matar a alguien con una navaja, su reacción no podía ser considerada como crítica. Carter tomó un grupo de personas de su equipo para levantar los varios miembros y los puso de regreso a los cuerpos muertos, mientras aún buscaba por personas vivas.

El sol gradualmente cayó detrás de las montañas, y cuando Carter miró hacia el cielo rojizo sangriento y los bosques distantes con sus cuervos gritando. Repentinamente fue golpeado por una sorda y temerosa sensación.

La era de los caballeros había terminado.

Incluso hasta ahora el Duque Ryan todavía era incapaz de recuperarse.

No podía entender cómo era posible que hubiera perdido, incluso más en contra de una línea defensiva tal delgada como una rebanada de cáscara de cebolla, normalmente habría sido suficiente con tocarlo simplemente con un dedo para atravesarlo, pero hoy, eran sus caballeros quienes huyeron como si se hubieran enfrentado con el diablo. En realidad, no podía incluso culparlos debido a que el asalto fue bajo las órdenes de sus caballeros élites.

Sus guardias personales tuvieron incluso que cortar a varias personas para que los mercenarios huyendo ciegamente no se acercaran a la posición del Duque. Pero él era incapaz de hacer nada más, no importa cuánto gritara, no pudo unir a los derrotados hombres una vez más. En desesperación, incluso el Duque Ryan tuvo de retirarse con el flujo de la gente huyendo, y su inconsciente escape sólo se detuvo después de que habían cruzado cerca de diez millas.

Cuando llegó la noche, el Duque escogió un lugar cerca del río para acampar. Incluso después de haber colocado antorchas para dirigir a los separados caballeros y mercenarios de regreso al campamento, la mayoría de su gente aún seguía perdida. Para empeorar las cosas, los hombres libres sin ninguna vacilación habían abandonado las carretas con la comida, por lo que esta noche tuvieron que sacrificar algunos caballos para servirlos como raciones.

Las cinco familias nobles se amontonaron juntos, dentro de la tienda de campaña más grande, mirando con una temerosa expresión hacia el Duque Ryan, sin embargo, incluso él no estaba en mejores condiciones.

“Quien puede decirme, ¿qué tipo de nueva arma era la que ellos habían usado? Son por mucho, mejor que ballestas, y no parecen arrojar las piedras como una catapulta,” el Duque empezó a hablar, mientras miraba a René, “También estuviste en el frente, dime ¿qué es lo que viste?”

“Mi Lord, yo… no pude ver nada claramente,” respondió René, “sólo sé que cada vez que el rugido podía ser oído, nuestros hombres caerían por montones, especialmente cuando sonó por última vez, parecía como si los caballeros corriendo habían sido golpeados por un muro invisible. Más aun también vi como sus cabezas y brazos fueron arrancados de sus cuerpos, era simplemente como si…” pensó por un momento, “ellos eran como huevos dejados caer desde la altura del muro de la ciudad.”

“¿fue el poder de una bruja? El Conde susurró asustado.

“No” respondió el Duque, “¡Mis caballeros estaban usando la piedra de la retribución de dios, por lo que el poder de una bruja no los pudo haber lastimado! No fuimos atacados por brujas, frente a esas piedras, ellas no son más que mujeres ordinarias.”

“Oh, es cierto, Señor,” René repentinamente alzó la voz, como si estuviera recordando algo. “Antes de que escuchara el fuerte disparo, vi como carretas los cuales estaban alineados, tenían un enorme tubo de hierro, emitió una luz roja y una nube de humo.”

“¿Un tubo de hierro? ¿Qué, luz roja y humo? ¿No suena eso como el barril ceremonial? El Conde Elk preguntó con mucha duda en su voz.

El Duque por supuesto, sabía lo que era un barril ceremonial. Previamente sólo eran usados por el rey al inicio de grandes celebraciones, pero hoy casi cualquier lord los utilizaría. Incluso él tenía dos barriles ceremoniales hechos de bronce en su castillo, eran usados para encender la pólvora. Pero ese sonido cuando se comparaba con el ruido de hoy como el de un impresionante trueno, no podía estar más lejos.

“Los barriles ceremoniales nunca serían capaces de matar caballeros,” dijo el Conde Honeysuckle. “No importa lo que usó el príncipe, era lo suficientemente poderoso para derrotarnos a todos nosotros. Así que, ¿qué deberíamos hacer después?”

Al oír esto, el Duque Ryan miró hacia su dirección, el sonido de la palabra “derrota” era especialmente penetrante. “No hemos perdido” insistió. “Una sola batalla no decide la guerra. Sólo tenemos que alcanzar el fuerte, ahí puedo reunir otro ejército, mientras al mismo tiempo cortaré el comercio en el río Chishui.”

Sin ningún suplemento alimentario, el Pueblo Fronterizo no sería capaz de sobrevivir por otro mes, y tan pronto como él se atreviera a sacar a esos aldeanos fuera, mis caballeros correrán hacia ellos de todas direcciones y al final los derrotarán.

Eventualmente, la victoria sería suya, justo como había querido, pero la pérdida que ya había sufrido no podía enmendarse con tan simple pequeño pueblo… su sueño de gobernar el norte resultó ser sólo una burbuja. ¡Maldición! ¡Si alguna vez llego a atrapar a ese Roland Wimbledon, tendré que asegurarme de cortarlo en un millón de pedazos!

“pero mi lord, las flotas que navegan el río Chishui no sólo viene de nosotros, también hay embarcaciones del Pueblo Willow, las montañas del dragón caído y la ciudad Redwater. Si cortamos todo, ¿no haría eso? …” El conde Honeysuckle claramente no estaba convencido.

“Compraré todo; no importa a quien se lo vendan. Siempre que reciban sus dineros ellos estarán satisfechos.” Dijo el Duque con una congelante voz, “Ahora todo mundo debe volver a sus propias tiendas de campaña a dormir, mañana en la mañana tenemos que levantarnos temprano y cabalgar más abajo en el camino con los caballeros. Todos los que no tengan un caballo se quedarán atrás para dirigir a los mercenarios.

Nadie es capaz de marchar durante la noche, incluso si el cuarto príncipe tiene la intención de perseguirnos. Sólo puede empezar al amanecer, los primeros enemigos que encontrará son los mercenarios, pensó, todavía tengo a mucha gente quien está dispuesto a pelear por mí.

Durante todo el día siguiente el Duque no recibió ninguna noticia de que el cuarto príncipe los hubiera alcanzado. Con el fin de confirmar las noticias, envío a sus subordinados de confianza para expandir el rango de búsqueda, pero todos ellos regresaron con las mismas noticias. Esto hizo que finalmente se sintiera un poco aliviado, muy probablemente esta nueva arma tenía el mismo problema que nuestros trabuquetes, son demasiado pesados para ser transportados y sólo pueden ser usados para defender. Contando con sólo un montón de mineros con sus palos, no se atreve a comportarse descuidadamente.

 

Por la tres de la tarde, el Duque había ordenado a sus caballeros detenerse por ese día, esperando por las personas detrás para que los alcanzaran. Cerca del anochecer, los mercenarios y los hombres libres finalmente fueron capaces de alcanzarlos con sus restantes sesenta y seis caballeros. Y todos ellos estuvieron ocupados montando un círculo de apresuradas tiendas de campaña.

Sólo tenía que sobrevivir por esta noche, mañana podía alcanzar la Fortaleza Longsong – entonces estaría finalmente a salvo detrás de sus muros de cantera de treinta pies, sus cientos de guardias y el naturalmente formado foso. Incluso si el otro lado podía usar su nueva arma de largo alcance, simplemente podía usar sus trabuquetes colocados detrás del muro para contra atacar. En contra de esto el príncipe no podría ganar.

No obstante, durante todo el día el Duque tenía la constate sensación de disconformidad, constantemente tuvo la sensación de que alguien los estaba observando desde lejos.

Muy probablemente es sólo una ilusión, pensó, tal vez estoy siendo un poco demasiado nervioso.

La mañana siguiente, el Duque fue despertado por el sonido de disparos.

Cuando corrió fuera de su tienda, podía ver gente corriendo por todos lados quienes cubrían sus cabezas y estaban tratando de escabullirse como ratas. Aun así, de vez en vez todavía podía ver una fuente de sangre o tierra salpicada al cielo. Cuando miró al oeste, pudo ver al enemigo alineado en sus extraños uniformes, silenciosamente parados fuera de su campamento. En ese momento sólo había un pensamiento en la cabeza del Duque – ¿Cómo nos han alcanzado?

¡¿Cómo pudieron no ser detectados por los caballeros que había enviado ayer?!

“¡Mi lord, tiene que huir!” gritó un guardia personal quien estaba llevando un caballo a su lado.

Este recién levantado Osmond Ryan de su estado mental en blanco, inmediatamente saltó sobre la espalda del caballo y siguió a su guardia hacia el este. Sin embargo, no mucho después de que hubieran abandonado el campamento, vieron a otra alineación de éstas extrañas fuerzas.

Vistiendo el mismo tipo de uniforme de cuero, sosteniendo el mismo palo corto extraño en sus manos y también parados en dos filas ordenadas, incluso sus expresiones eran casi las mismas.

Entonces el Duque escuchó una vez más la animada tonada con sus extremadamente suntuosos ritmos, al mismo tiempo las tropas del príncipe empezaron a marchar a un pulcro ritmo, directamente hacia su dirección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s