RTW – Capítulo 116 – Guerra por el Pueblo Fronterizo (Parte 2)

Traductor: Ben.
(9/17)

No era el caso de que los caballeros pudieran atacar desde el inicio a su velocidad máxima, después de todo, los caballos estaban limitados por su resistencia física, por lo que sólo eran capaces de mantener su velocidad máxima por un corto periodo de tiempo. A una distancia de mil u ochocientos metros ellos empezarían a incrementar gradualmente su velocidad hasta que alcanzaran la distancia de quinientos metros de su objetivo, sólo hasta que se acercaran dentro de los doscientos metros entonces empezarían a galopar.

Mientras en teoría, el cañón Napoleónico de 12 libras tenía un rango efectivo de más de mil trescientos metros si usaba proyectiles sólidos. Tal vez porque sólo tenía la mitad del diámetro que el normal, el cañón de Roland sólo tenía un rango efectivo de mil metros. Como resultado, la distancia más lejana que su artillería tenía permitido disparar era a ochocientos metros. A esta distancia, alcanzar el área objetivo podía ser garantizado, mientras al mismo tiempo las bolas de cañón también rebotarían hacia adelante después de golpear el suelo. Resultando en un daño en línea, con una alta probabilidad de matar múltiples objetivos con un disparo.

Con el fin de dejar a los mercenarios atacar primero, el Duque Ryan había ordenado a sus caballeros hacerse a un lado – permitiéndoles esperar en un área absolutamente segura, esto quería decir un área donde los arcos y las ballestas eran incapaces de alcanzar a los caballeros, pero esta distancia aún estaba lo suficientemente cerca para un ataque efectivo por parte de los caballeros. Conociendo la baja eficiencia de los mercenarios, los caballeros estaban siempre listos para jalar las riendas de los caballos, esperando por alguna dificultad en un punto específico. Sin embargo, de esta manera, se convertían en un objetivo fijo, para el grupo de artillería.

Pero el Duque ciertamente no se dio cuenta que para el momento en que ordenó a sus caballeros hacerse a un lado, ellos ya habían pisado dentro del campo de batalla preparado por Roland. Mientras la mitad del camino estuviera tal vez plano y espacioso, ambos lados estaban abarrotados de hojas y otras vegetaciones. Lo que desde lejos parecía simplemente pasto ordinario, era en realidad gruesas enredaderas cubiertas por una capa de hierbas de una rodilla de profundidad, era como un camino cubierto con trampas naturales. Si la caballería quería empezar un asalto en el flanco de la línea defensiva, ellos sólo serían capaces de moverse hacia adelante con un muy lento grado de avance. La distancia de mil metros estaba claramente marcada en el suelo, tal vez no había sido visible para las personas en el suelo, pero para Relámpago volando en el cielo, era claramente visible. El campo de batalla estaba precisamente dividido en varios segmentos, y cada diferente marca coloreada representaba una distancia distinta – el enemigo ahora era simplemente una regla moviéndose en un campo de ajedrez, lo cual permitía al grupo de artillería disparar sin tener que calcular el ángulo del barril. Sólo tenían que ir a través de los pasos como los habían implementado durante su entrenamiento.

El grupo cañonero de Van’er fue el primero en rugir con furia.

Una gran cantidad de gas generado por la detonación de la pólvora empujó el proyectil hacia afuera, y en el momento en que voló fuera de la boca del cañón, ya había alcanzado una velocidad de más de cuatrocientos metros por segundo, por lo que después de dos segundos, el proyectil ya casi había alcanzado a los caballeros. Directamente volando entre el grupo de caballeros y enterrándose a sí mismo en el suelo al lado del camino. Salpicando tierra y grava en cada dirección y creando pánico entre los caballos, un caballero reaccionó un poco muy tarde y cayó de su caballo.

Los siguientes dos proyectiles también fallaron sus objetivos y sólo crearon un montón de polvo.

Pero el último grupo fue capaz de tener un tiro de suerte – originalmente no había nadie en su ruta de vuelo, pero un caballero quien fue incapaz de tomar nuevamente el control de su asustado caballo resultó pasar justo por ahí. Frente a esta enorme cantidad de energía cinética, su armadura sólo existía en nombre. La bala de cañón perforó simultáneamente a través del delgado hierro y la carne humana, y después de haber rebotado en el suelo, golpeó entonces a otro caballero, arrancando su pantorrilla. Más aun, terminó penetrando a través del pecho del caballo bajo la cintura del caballero y esparciendo sus órganos internos sobre todo el suelo.

Si los caballeros estuvieran en su fase normal de ataque, el grupo de artillería hubiera necesitado ajustar el ángulo de disparo, pero el golpe repentino aparentemente había aturdido a toda la coalición de las fuerzas del Duque. Ellos no sabían qué los había golpeado, cómo pudieron – el proyectil era demasiado rápido para ser visto por el ojo humano. Por lo que los caballeros no recibieron la orden de atacar, en su lugar, estaban paseándose adelante y hacia atrás en su localización original, tratando de apaciguar a sus asustadizas monturas.

Fue una vez más el grupo de Van’er quien fue el más rápido en terminar el proceso de carga, empezando la segunda ola de proyectiles.

La nueva arma exponía simplemente que tan frágil y suave era realmente el cuerpo humano, una vez golpeado por una bola de hierro que pasaba, podía causar heridas los cuales eran incapaces de ser curadas alguna vez. Pero cuando el jinete era golpeado directamente por él, además de perder varios miembros, también salpicaría sangre por todos lados. Sólo cuando fueron golpeados por una segunda ronda de proyectiles de artillería, ellos fueron finalmente capaces de ver una vaga figura negra, mientras estaba tomando la vida de sus camaradas.

Después de la segunda ronda de disparo, el Duque finalmente fue capaz de conectar el fuego y el sonido rugiente en el campamento enemigo con los indescriptibles golpes hacia su unidad. Parece que el otro lado había puesto sus manos en una increíble arma, con un rango mucho mayor que una ballesta, casi como uno de los trabuquetes del fuerte (Nota al final). Dándose cuenta de eso, el Duque dio inmediatamente la orden de sonar los cuernos – pensando que siempre que pudieran ser capaces de acercarse a un corto rango, estás armas de largo alcance también se volverían inútiles.

Los caballeros, sin embargo, cuando oyeron los cuernos, mostraron diferentes tipos de reacción. Algunos de ellos realmente corrieron en la dirección del Pueblo Fronterizo, pero otros todavía estaban peleando con sus propios caballos, mientras un pequeño grupo de caballeros se estaba retirando hacia la retaguardia del campo de batalla. Junto con los mercenarios rodeando, toda la escena se volvió en caos.

Cuando los caballeros atacantes regresaron al camino, el grupo de artillería se volvió repentinamente frenético, además de limpiar el barril y recargar la munición, también tenían que ajustar sus cañones. En ese momento, Relámpago voló una vez más en la dirección de la línea defensiva sosteniendo una banda roja en sus manos.

La señal roja significaba que el enemigo se estaba acercando a la línea de los quinientos metros, a esta distancia, la tasa de acierto de la artillería alcanzaría más del ochenta por ciento.

Van’er gritó: “¡El ángulo de tiro es correcto! ¡Rápido, enciendan la mecha, enciendan la mecha!”

Cuando el ensordecedor rugido pudo ser escuchado una vez más, ni siquiera volteó a ver si había golpeado. En su lugar, inmediatamente volteó hacia los encargados de la distribución de la munición y gritó: “¡perdigones, traigan los proyectiles de perdigones!”

Durante el entrenamiento de artillería, Su alteza real había repetidamente subrayado el punto, de que cuando la señal roja fuera indicada, incluso si el barril ya estuviera cargado con proyectiles sólidos, ellos inmediatamente dispararían y luego cargarían los proyectiles de perdigones. En caso de que el barril no estuviese cargado, ellos inmediatamente deberían cargarlo con proyectiles de perdigones, y luego esperar hasta el punto donde el enemigo alcanzara la marca de los trescientos metros.

Los proyectiles de perdigones parecían justo a un tarro lleno con pelotas de hierro del tamaño de pulgares y aserrín. Para producir los proyectiles de perdigones, ellos primero hacían un agujero en el tarro, entonces lo llenaban con las bolas y el aserrín, entonces lo tapaban con un pedazo de madera. Cuando Relámpago finalmente mostró la cinta morada, los cuatro grupos de artillería abrieron fuego casi simultáneamente.

Esta era también la primera vez de Van’er en usar los proyectiles de perdigones – de acuerdo a su alteza real, las heridas producidas por los proyectiles de perdigones eran muy difíciles de sanar, por lo que sólo practicaron el proceso de recarga. Así que hoy era también su primera vez viendo el enorme potencial de matar de éstos proyectiles especiales.

Debido a la enorme diferencia de presión, el tarro se fracturó en varios pedazos después de dejar la boca del cañón. Las pequeñas bolas de hierro dentro del tarro cayeron como gotas de lluvia sobre el enemigo, poniendo a los caballeros a trescientos metros de distancia en medio de una tormenta metálica mortal, y convirtiendo a las personas y a los caballos en una niebla sangrienta parecida al trigo cayendo cuando era cortado. Algunos perdigones de hierro después de haber penetrado los cuerpos de los caballeros aún tenían tanta energía cinética que incluso los caballeros parados detrás de ellos tampoco fueron incapaces de escapar.

Los caballeros lo suficientemente suertudos para sobrevivir la tormenta finalmente entraron en una distancia para esprintar, mientras tenían un pensamiento en sus mentes – eso era romper a través de esta delgada línea defensiva, y masacrar a esos cobardes quienes sólo son capaces de esconderse detrás de éstas armas crueles. Sólo un corto lapso de tiempo era necesario para cubrir los últimos ciento cincuenta metros, los caballeros ya estaban bajando sus cuerpos, empujando los caballos a alcanzar su velocidad máxima.

Sin embargo, esta aparentemente corta distancia de ciento cincuenta metros, se convirtió en una distancia infranqueable, la última ronda de disparos de proyectiles de perdigones destruyó completamente el último pedazo de voluntad para pelear. En el rango de los ciento cincuenta metros, las balas de cañón sólidas fueron capaces de atravesar a través de dos o tres personas, convirtiendo el área frente al cañón en un campo de muerte. De los veinte caballeros cabalgando hacia adelante, casi ninguno de ellos había sido capaz de sobrevivir, la única diferencia entre ellos estaba en la cantidad de bolas de hierro por los cuales habían sido golpeados.

El asalto de los caballeros había colapsado completamente.

Debido a que el temor creado por el colapso del asalto de los caballeros era enorme, los caballeros detrás intentaron darse la vuelta con sus caballos para huir del campo de batalla.

Cuando vieron a los caballeros dispersarse, los mercenarios no estaban dispuestos a dar un paso al frente. Ellos siempre habían estado trabajando por el dinero, sin embargo, inmediatamente se dieron la vuelta cuando ellos se dieron cuenta cuánto tendrían que pagar. Ahora, en el momento de su retirada, ellos corrieron mucho más rápido que durante su ataque.

Cuando la onda de su aplastante derrota barrió sobre las fuerzas aliadas del Duque, la situación pronto se volvió imposible de controlar. A la multitud sólo le quedaba un pensamiento, tenían que huir. Habían personas que cayeron y fueron pisoteados hasta morir, nadie se tomó el tiempo para preocuparse por otros, sólo se odiaban a sí mismos por no poderse hacerse crecer otro par de piernas más.

En este momento la melodía de la canción de la guerrilla resonó a través del campo de batalla, y las líneas de infantería empezaron a marchar paso a paso, barriendo a través del campo de batalla.

Notas:

Los trabuquetes son catapultas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s