RTW – Capítulo 108 – Eco (Parte 1)

Traductor: Lurixer.
(1/17)

Los Meses de los Demonios ya habían terminado hace dos semanas, y la nieve finalmente se había convertido en arroyos que corrían hacia el Río Redwater.

El paisaje inmaculadamente blanco se desvaneció lentamente, y los árboles de ambos lados empezaron a brotar nuevamente, volviéndose verdes una vez más.

La tierra al este del Pueblo Fronterizo era el terreno que Anna había despejado ya de árboles y de nieve, y por esto ahora había sido convertida por Su Alteza en los terrenos de práctica temporal para el primer ejército.

En el campo de prácticas, Carter sostenía un arma de fuego y comprobaba si la bayoneta estaba bien instalada.

Esta era la invención más reciente de Su Alteza, pero en comparación con la máquina de funcionamiento automático y el polvo de nieve modificado, esta nueva invención parecía ser un poco demasiado simple. En el momento en que por primera vez tomó la nueva arma en sus manos, Carter supo casi inmediatamente que no era un arma cualificada.

En resumen, era sólo un triángulo de hierro afilado, con la línea media como base, que tenía dos pequeñas piezas de hierro apuntando hacia abajo. Aunque tenía un filo, era absolutamente imposible cortar con el arma – la hoja era demasiado corta, si tuviera que doblarse, se rompería inmediatamente. Un lado no tenía una punta para cortar, mientras que el otro extremo era sólo alrededor de un pulgar de espesor. Incluso si era capaz de atacar a un enemigo, si trataba de cortar horizontalmente, Carter no podía decir si sería capaz de cortar la ropa del enemigo.

Esta arma sólo tenía un uso, y era, apuñalar. Y antes de que pudiera incluso ser utilizado todavía tenía que ser conectada a la pistola. Utilizado por sí mismo, incluso una daga sería un arma mejor.

A los ojos del caballero, era totalmente incompetente para ser utilizada como un arma y un gran desperdicio hierro para crear tal arma con un solo tipo de ataque. Si un herrero dentro de su territorio se hubiera atrevido a crear tal arma, habría atado al hombre y le habría dado una fuerte paliza.

Pero incluso si era un arma tan mala, Carter todavía podía ver la originalidad de Su Alteza y su pasión por todos los detalles. Por ejemplo, el diseño para la conexión entre la pistola y la bayoneta. La boca del cañón tenía dos ranuras con un ángulo recto en su extremo, siempre y cuando las dos pequeñas piezas de hierro en la bayoneta se ajustaron en las ranuras y la bayoneta se girara a medias alrededor del cañón, a continuación, la bayoneta se fijaría. Gracias a este concepto, las ranuras y las piezas de hierro no necesitaban encajar perfectamente, si estuviesen un poco flojas, el artillero podría insertar solamente trozos de papel entre las dos piezas de hierro y las ranuras, y cuando encajaran mejor, sólo entonces debería girar la bayoneta. En el caso de que no tuvieran papeles, las hojas de los árboles también estarían bien.

“¡Pongan la bayoneta en el arma!”

Cuando oyeron la palabra clave, los integrantes del equipo de tiro sacaron las bayonetas de sus bolsas y las pusieron en el cañón de la pistola – hasta ahora sólo habían sido capaces de producir cuarenta de las nuevas armas y sus bolsas de apoyo. Así que los soldados que no recibieron las nuevas armas tuvieron que colocar un pequeño palo en sus armas.

Esta acción fue entrenada durante casi toda la mañana, y ahora la mayoría de los soldados solo necesitaba ajustar la bayoneta dos o tres veces hasta que se arreglara. Según las palabras de Su Alteza, la bayoneta sólo debería utilizarse como último recurso. No quería que sus hombres iniciaran un ataque de combate cuerpo a cuerpo con la bayoneta. Carter no estaba de acuerdo con esta afirmación, siempre y cuando un hombre no apuñalara un arma contra un enemigo, todavía sería considerado un niño. Sólo si realizaran su primera sangre, se transformarían de mineros y cazadores ordinarios en soldados.

Hacha de Hierro también estaba entre las filas de los aprendices. Aunque antes había afirmado que sólo era un cazador, a partir de sus habilidades, Carter podía ver que el hombre definitivamente había recibido entrenamiento de combate especial anteriormente. Sus habilidades no eran peores que las habilidades de cualquier otro caballero.

Su Alteza Real le había pedido a Carter que enseñara a los soldados cómo usar la nueva arma correctamente. Habiendo recibido esta orden, Carter se sintió un poco culpable. La bayoneta era una especie de arma que nunca había visto antes, por lo que era imposible que pudiera saber cómo usarla.

Sin embargo, después de ver el prototipo, Carter se llenó una vez más de confianza. Después de todo, la bayoneta no era más que el equivalente a una pequeña lanza. Además, debido a su hoja especial, era mucho más fácil de usar que el lucio.

Debido a su diseño de hoja único, el método de formación de la bayoneta también se había vuelto muy especial. No necesitaban aprender a dividir, levantar, bloquear o barrer con la bayoneta, sólo tenían que entrenar un movimiento, apuñalar. Así que el caballero dejó que todos los soldados se alinearan y luego comenzó a enseñarles el método más adecuado para apuñalar – colocando un pie delante del otro, doblando las rodillas y luego empujando sus brazos hacia delante con su máxima cantidad de poder.

Este tipo de método de entrenamiento repetitivo era extremadamente aburrido. Así que Carter estaba asombrado de que todo el mundo estuviera completando meticulosamente este tipo de ejercicio de entrenamiento. Antes del invierno todos seguían siendo un grupo de civiles débiles y perezosos, pero ahora se comportaban como un grupo decente de aprendices. Cuando Carter gritaba una orden, ellos inmediatamente tomarían acción, y él tenía que reconocer que incluso pusieron más esfuerzo en el entrenamiento que los escuderos que él había entrenado previamente. Por supuesto, si les diera una espada, o como Su Alteza Real les llamaba, si les daba ‘armas frías’, todavía podría derrotarlas con un palo en sólo tres golpes. Pero en términos de fuerza de voluntad, su progreso ya era digno de reconocimiento.

Después de una hora de entrenamiento, Carter dejó que el equipo de tiro se sentara y les dio un descanso. En este momento su Alteza Real el Príncipe también apareció en el campo de entrenamiento, seguido por una mujer que llevaba una capucha. Esto no sorprendió al Caballero. Anteriormente, al comienzo de la formación, Su Alteza Real le había informado de antemano que durante la práctica de hoy serían asistidos por una bruja.

Sin embargo, Carter no había sabido que la bruja sería tan alta, en la medida en que lo pudiera determinar con sus ojos, ella era casi tan alta como Su Alteza. Sin embargo, seguía siendo exquisita y guapa, pensó Carter. Entonces volvió de su pensamiento y dejó a los soldados levantarse, permitiéndoles saludar al Cuarto Príncipe con un saludo.

“¡Su Alteza!” Los soldados gritaron y levantaron sus manos.

“Gracias por su esfuerzo,” recibiendo su saludo, Roland asintió, y caminó alrededor, ya que él también quería hablar con Carter a solas. Pero en este momento un soldado se precipitó de repente en dirección al príncipe. Descubriendo esto, Carter frunció el ceño, puso su mano en la empuñadura de su espada y dio un paso adelante, colocando al príncipe detrás de sí mismo. Nightingale había sido aún más rápida en reaccionar, su mano apareció fuera de la niebla y agarró el brazo de Roland. Mientras la situación resultara ir incluso un poco mal, ella sería capaz de tirar al príncipe en la niebla.

Pero entonces descubrieron que la persona que se estaba precipitando era en realidad Hacha de Hierro.

Y aún más, no corrió en dirección al príncipe, sino hacía la bruja desconocida y de inmediato cayó de rodillas delante de ella. Es normal que la gente del Reino se arrodille sobre una rodilla, pero no, él arrojó todo su cuerpo al suelo, con la cabeza profundamente enterrada entre sus brazos. “¡Líder del Clan!”

Con esto, la formación del equipo de tiro llegó a una pausa forzada.

*

“Primero dime, ¿qué está pasando?”

De regreso en el salón del castillo, Carter, Eco y Hacha de Hierro se pararon en una fila, mientras Roland se sentaba en la posición del Señor, le preguntó claramente insatisfecho.

¡Disciplina, tienes que mantener siempre la disciplina! ¡Esta es una de las reglas más importantes dentro de la milicia y ahora el ejército también debe tener la misma férrea disciplina! Ni hablar de ver al Líder del Clan, incluso si fueras a ver al Rey, no debes mover ni siquiera un dedo del pie fuera de línea. Este es el único requisito, siempre habrá tiempo para informar más tarde.

Desde el principio, Roland tuvo una muy buena impresión de Hacha de Hierro, pero con su acción de hoy, sólo pudo suspirar. Así que su análisis final fue, parecía que su calidad cultural interior no era capaz de mantenerse al día con sus talentos prácticos, que claramente no había entendido el significado de la palabra disciplina.

Su Alteza Real,” Hacha de Hierro no pudo evitar esperar más. Quería arrodillarse, mostrando su pesar. Pero cuando ya estaba a mitad de arrodillarse, Roland lo detuvo.

“¡Mantente de pie y habla!”

Su Alteza Real.” Hacha de Hierro tragó nervioso, y luego comenzó a hablar, “Crecí en la Ciudad Arena de Hierro y juré mi lealtad y devoción al Clan Osha y al nuevo Líder del Clan Luna Plateada“.

“No, Kabago, yo no soy el Líder del Clan …” Eco rápidamente discrepó.

“No, usted sí lo es.” Respondió Hacha de Hierro. “Su padre y su hermano ya murieron, de acuerdo con la costumbre Osha, desde el momento de su muerte usted se convirtió en la Líder del Clan de nuestro Clan Osha. Cuando me enteré de que la vendieron al Puerto de Aguas Claras inmediatamente fui allí, pero no pude encontrarla, pensé que usted había… muerto.”

“Pero yo -”

Roland interrumpió a Eco. “Uno por uno, primero deja que Hacha de Hierro termine su historia”.

“Le obedeceré hasta el final de mi vida, Alteza.”

La historia no fue complicada; Roland rápidamente fue capaz de comprender la idea general detrás de lo sucedido.

Eco era originalmente un miembro del Clan Osha de la Ciudad Arena de Hierro. Su nombre anterior era Luna Plateada, y su padre había sido el Líder de Clan Osha.

La gente de la Nación de la Arena no tenía una vida fácil. La Ciudad Arena de Hierro sólo podía albergar a una población limitada, por lo que cada tres años, cada clan tenía que participar en el duelo sagrado, y los seis clanes que ganaban recibirían el derecho a vivir en la ciudad, mientras que los otros clanes vivirían fuera de la ciudad, o se irían juntos al Mar Verde. Estos lugares eran peligrosos para vivir, aunque ofrecían agua, las bestias demoníacas y las tormentas de arena causaban una gran amenaza a los Moradores de la Arenas. Así que, durante cada Duelo Sagrado, los guerreros de varios clanes no escatimaban esfuerzos para ganar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s