ISSTH – Capítulo 1 – Meng Hao el erudito

Traductor: Nox.

El Estado De Zhao era una nación muy pequeña. Al igual que en otras pequeñas naciones en las tierras de Paraíso Sur, sus habitantes admiraban el Gran Tang en las Tierras Del Este, y admiraban Chang ’an. No solamente el rey sentía esta admiración, todos los eruditos en el Estado De Zhao la sentían. Ellos podían verlo, casi como si estuvieran sentados en la cima de La Torre de Tang (la traducción completa seria Torre Espiga, dejen en los comentarios cual prefieren y esa se queda) en la capital, oh tan lejos.

Este abril no era ni extremadamente frío ni extremadamente caliente. Vientos suaves acariciaban la tierra, pasando por las flautas Qiang Di de los Alcances Del Norte, soplando sobre las tierras del Gran Tang. Bajo el cielo crepuscular, el viento levantaba el polvo como niebla, luego girando y girando, alcanzó el Monte Daqing en el Estado de Zhao. Luego cayó sobre un joven que estaba sentado en la cima de la montaña.

Era un hombre joven y delgado, sostenía una botella en forma de calabaza y llevaba puesta una limpia y azul túnica de erudito. Parecía tener unos dieciséis o diecisiete años. No era alto, y su piel era algo oscura, pero sus brillantes ojos brillaban con inteligencia. Y sin embargo, toda su inteligencia parecía estar oculta por el ceño fruncido en su rostro. Parecía perdido.

“Un fracaso de nuevo…” Suspiró. Su nombre era Meng Hao, un estudiante un estudiante promedio del Condado De Yunjie, que yacía al pie de la montaña4. Hace años, sus padres desaparecieron, y no dejaron mucho atrás en el camino de los activos. La educación era cara, por lo que estaba casi completamente quebrado.

‘’He presentado los exámenes imperiales 3 años seguidos. En todo ese tiempo, he leído libros escritos por sabios hasta que me daban ganas de vomitar. Tal vez ese no es el camino para mí después de todo.’’ Lleno de autodesprecio, miró hacia abajo a la botella de calabaza, con ojos desesperanzados.

‘’Mi sueño de convertirme en oficial y volverme rico se sigue alejando cada vez más. Podría olvidarme de intentar llegar al Gran Tang… Es inútil ser un estudiante. ’’ Se rió amargamente. Sentado allí en la cima silenciosa de la montaña, mirando la botella de calabaza en su mano, parecía cada vez más perdido. Empezó a sentir miedo. ¿Qué haría en el futuro? ¿A dónde iría?

Tal vez un alto funcionario se interesaría por él, o quizá una hermosa doncella lo haría. ¿O seguiría haciendo los exámenes, año tras año?

No hubo respuestas a las preguntas. No era más que un adolescente, y esta sensación de estar perdido lo había devorado como una gigantesca boca invisible. Realmente sentía miedo.

‘’Incluso los maestros de la ciudad sólo pueden hacer unas pocas piezas de plata. Eso es peor que la carpintería del tío Wang. Si me hubiera dado cuenta de eso antes, podría haber aprendido algunas habilidades de carpintería de él. Por lo menos entonces no estaría muriendo de hambre como ahora.’’

“No tengo mucho dinero o comida en mi casa. Le debo a Steward Zhou tres piezas de plata. ¿Qué voy a hacer? “Levantó la cabeza y miró hacia el cielo, azul y grandioso. Era tan grande que no podías ver sus extremos. Muy parecido a cómo no podía ver su futuro.

Después de un rato, Meng Hao sacudió la cabeza y sacó un trozo de papel de su túnica. Lo leyó cuidadosamente, lo colocó en la botella de calabaza, luego se levantó y arrojó la botella por la montaña.

En el fondo de la montaña había un río ancho que nunca se congeló durante el invierno y se decía que fluía todo el camino al Gran Tang.

Meng Hao estaba de pie en la cima de la montaña, observando cómo la botella de calabaza se desplazaba cada vez más hacia el río. Miró sin pestañear. Por un momento pareció haber visto a su madre y la felicidad de su infancia. La botella llevaba consigo sus sueños, sus deseos y sus esperanzas para el futuro. Tal vez un día alguien la recogería, la abriría, y leería la nota.

‘’Independientemente de lo que haga, ya sea en el estudio o en el trabajo, seguiré viviendo’’. Ésta era su personalidad: inteligente y decidida. Si no fuera así, no habría podido sobrevivir después de que sus padres se fueron.

Él alzó la cabeza hacia el cielo, la mirada obstinada en sus ojos cada vez más profunda. Estaba a punto de bajar de la montaña.

En ese exacto momento, oyó una débil voz procedente de un acantilado cercano. El sonido parecía estar soportado por el viento. Mientras pasaba por los oídos de Meng Hao, era casi demasiado débil para notarlo.

“Ayuda ayuda…”

Meng Hao se detuvo por un momento, sorprendido, y luego escuchó con atención. Mientras se concentraba, el sonido de la voz que pedía ayuda se hacía más fuerte.

“Ayuda…”

Caminó unos pasos hacia delante hasta que casi llegó al borde del pico. Cuando miró por encima del borde, vio a una persona, su cuerpo saliendo de una grieta a medio camino del acantilado. Pálido, con un rostro lleno de miedo y desesperación, lloró pidiendo ayuda.

“Tú… eres Meng Hao, ¿verdad? ¡Ayúdame, erudito Meng! ¡Ayúdame!” Era un adolescente. Tan pronto como vio a Meng Hao, expresó sorpresa y felicidad, habiendo encontrado repentinamente esperanza en una situación desesperada.

“¿Wang Youcai?” Los ojos de Meng Hao se abrieron de par en par mientras miraba al joven. Él era el hijo del tío Wang, que era dueño de la tienda de carpintería en la ciudad. “¿Cómo terminaste aquí?”

Meng Hao miró la grieta. El acantilado era bastante empinado, y parecía imposible bajar. El menor descuido haría que el escalador cayera al río.

 

Teniendo en cuenta la rapidez con que fluía el río, si se caía, las posibilidades de morir eran del noventa por ciento.

“No sólo soy yo, hay otras personas de pueblos cercanos”, dijo Wang Youcai. “Todos estamos atascados aquí. Hermano Meng, no hablemos, por favor, solo ayúdanos a salir. “Tal vez él se había estado sosteniendo de la grieta por demasiado tiempo. Sus manos agarraron el aire, y si no fuera por sus compatriotas, que lo agarraron por la camisa, se habría resbalado y caído por el acantilado. Su rostro se puso pálido de miedo.

Meng Hao se dio cuenta del peligro. Pero hoy él había subido la montaña solo, y no tenía cuerda. ¿Cómo podría salvar a alguien? En ese momento, se volvió y se dio cuenta de que la ladera de la montaña estaba cubierta de vides de ratán.

Tan frágil como era, le tomó dos horas encontrar una vid de ratán que era lo suficientemente larga. Respirando pesadamente, arrastró la vid hacia el acantilado. Llamando el nombre de Wang, se agachó y bajó la vid por el acantilado.

‘’Todavía no me has contado cómo llegaste allí’’ dijo Meng Hao mientras bajaba la vid.

“¡Volando!” No fue Wang Youcai quien habló las palabras, sino otro joven que sacó el cuerpo fuera de la hendidura a su lado. Este chico parecía febril e inteligente, y hablaba en voz alta.

“¡Mierda! ¿Puedes volar? “Se burló Meng Hao, tirando de la vid de ratán un poco hacia atrás. “Si puedes volar aquí abajo, ¿por qué no sales de ahí volando?”

“No escuches sus tonterías”, dijo Wang Youcai, claramente preocupado de que Meng Hao no bajara la vid de ratán. “Fuimos capturados por una mujer voladora. Dijo que nos va a llevar a alguna secta para ser sirvientes.

‘’ ¿Más tonterías?’’ dijo Meng Hao desdeñosamente. ‘’Sólo los inmortales de las leyendas pueden hacer eso. ¿Quién cree en eso?’’ En los libros que había leído, había historias de personas que se hicieron ricas después de conocer a los Inmortales, pero todo era mentira.

Justo cuando la vid alcanzó la grieta, Wang la cogió. Pero entonces, Meng Hao de repente sintió un viento frío en la espalda. De la temperatura que lo rodeaba, parecía que el invierno había vuelto. Se estremeció. Se volvió lentamente para mirar hacia atrás, luego gritó y se acercó al vacío, empezando a caer del acantilado.

Había visto a una mujer vestida con una larga túnica de plata y un rostro pálido, allí de pie, mirándolo fijamente. Era imposible saber su edad. Era muy hermosa, pero irradiaba una frialdad que hacía sentir como si acabara de salir de una tumba.

“A veces, cuando se encuentran ciertas cosas con ciertas cualidades, es sólo el destino”.

Cuando la voz llegó a sus orejas, sonaba como si huesos se frotaran juntos. Esta mujer parecía poseer algún tipo de poder extraño, y cuando Meng Hao la miró a los ojos, todo su cuerpo se sentía helado, como si pudiera ver a través de él. Como si no pudiera ocultarle nada.

Sus palabras aun flotando en el aire, sacudió su manga ancha, y de repente, una ráfaga de viento verdoso recogió a Meng Hao. Voló por el acantilado con ella. Su mente quedó en blanco.

Cuando llegaron a la grieta, la mujer agitó su mano y lo tiró al interior. En cuanto a ella, ella dejó de moverse, al igual que el viento verdoso. Wang y sus tres amigos retrocedieron asustados.

La mujer se quedó allí, sin decir una palabra. Levantó la cabeza y echó un vistazo a la vid de ratán.

Meng Hao estaba tan nervioso que empezó a temblar. Se puso de pie, mirando a su alrededor rápidamente. La hendidura no era espaciosa, y de hecho era bastante estrecha. Incluso con sólo unas pocas personas dentro, no había mucho espacio.

 

Sus ojos cayeron sobre Wang y los otros dos jóvenes. Uno era el tipo inteligente; El otro estaba limpio y regordete. Los dos se estremecieron, como si pudieran gritar de miedo en cualquier momento.

‘’Me faltaba una persona’’ dijo la mujer pálida. Ahora miró a Meng Hao en vez de la vid. ‘’Te pondré con ellos.’’

“¿Quién eres?”, Preguntó Meng Hao, ocultando su miedo. Era una persona educada y tenía una personalidad fuerte. A pesar de tener miedo, se controló y no entró en pánico.

La mujer no dijo nada. Levantó la mano derecha, la agitó y el viento verde volvió a aparecer. Alzó a todos los jóvenes, y salieron volando de la cueva junto con la mujer, disparados hacia el cielo. Ellos desaparecieron. Detrás sólo quedaba el Monte Daqing. Se quedó allí, recto y alto, fundido en la oscuridad del crepúsculo.

La sangre abandonó el rostro de Meng Hao. Se vio dentro del viento verde, cruzando el cielo. Mientras volaba por encima del suelo, el viento soplaba en su boca, haciendo imposible respirar. Una palabra apareció en su cabeza.

‘’ ¿Inmortales?’’ Él contuvo la respiración por la cantidad de tiempo que normalmente tomaría respirar diez veces, hasta que no pudo aguantar más. Luego se desmayó.

Cuando abrió los ojos, descubrió que habían aterrizado en una plataforma pavimentada con piedra verde, a medio camino de una montaña. Más montañas onduladas los rodeaban. Las nubes y la niebla flotaban alrededor; Esto definitivamente no era el mundo mortal. Los hermosos picos de las montañas circundantes parecían muy extraños.

Wang y los otros jóvenes se despertaron, asustados y temblando. Miraron fijamente la espalda de la mujer.

Frente a ella estaban dos Cultivadores vestidos con largas túnicas verdes. Parecían estar en los veinte años. Tenían ojos hundidos con pupilas verdes que inspiraban temor.

 

‘’Un excelente trabajo, hermana Xu’’ dijo uno de los hombres, con voz halagadora. “Encontraste cuatro bebés jóvenes con talento.”

 

‘’Llévalos al Cuarto de los Sirvientes’’ dijo la mujer, con una cara fría, sin mirar a Meng Hao ni a los demás. De repente, todo su cuerpo se transformó. Se convirtió en un arco iris y luego desapareció en las montañas.

En ese momento, Meng Hao había recuperado su compostura. Se quedó mirando, entumecido, el lugar donde la mujer había desaparecido. Una expresión apareció en su cara que no había aparecido allí durante dieciséis años. Su sangre hervía.

“¿Sirvientes?”, Pensó. “Si el trabajo es para los Inmortales, el pago debe ser bueno”. Ahora que sabía que la gente no quería matarlos, dio un paso adelante.

“La hermana Xu ha alcanzado el séptimo nivel de Condensación Qi”, lamentó el segundo de los Cultivadores. “El Sacerdote de la Secta le dio un Banderín de Viento, lo que significa que, aunque no esté en la etapa de Establecimiento de la Fundación, todavía puede volar.” Miró con arrogancia a Meng Hao y a los demás.

“Tú y tú”, dijo señalando a Wang y al joven inteligente.

“Síganme a los Cuartos de Sirvientes del Sur”.

‘’ ¿Qué es este lugar?’’ preguntó Wang, su voz y su cuerpo temblaban cuando el Inmortal le señaló.

“La Secta Confianza”.

One response to “ISSTH – Capítulo 1 – Meng Hao el erudito

  1. Hola no quiero molestaar, pero creo que seria preferible que continuaras donde el anterior traductor lo dejo, ya que el no lo va a continuar y su traducción era muy buena. Seria lo mejor para los lectores continuar desde donde la dejaron jajaja.
    Gracias de todas formas por tomar esta novela!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s