Invincible – Capítulo 97 – Cuatro Años Transcurrieron

Pasaron dos días.

Al igual que la vez anterior, Huang Xiaolong tenía todos los artículos necesarios preparados y salió de la Mansión Tianxuan en dirección al Bosque Luna de Plata; De la misma manera, llevó consigo al pequeño mono violeta.

Tres meses más tarde, en un lago en algún lugar del Bosque Luna de Plata, un Furioso Rinoceronte de Llamas de fase siete se dirigía hacia el lago. De repente, dos agudos rayos de espada destellaron y el Furioso Rinoceronte de Llamas soltó un aullido desgarrador mientras su sangre brotaba y caía al suelo.

Cuando el enorme rinoceronte cayó, la silueta de Huang Xiaolong emergió y llegó junto al cadáver de la bestia. Con una ondulación de los Sables de Asura, el núcleo de la bestia fue sacado.

Teniendo el núcleo de la bestia en sus manos, Huang Xiaolong posteriormente lo envió al espacio de la Pagoda del Tesoro Linglong para que pudiera absorber la energía demoníaca dentro.

Después de absorber ese núcleo de bestia, hubieron señales de que una nueva Perla de Dragón de Fuego se condensaría pronto.

Este método es todavía demasiado lento. Huang Xiaolong pensó en su mente.

Durante estos últimos tres meses, Huang Xiaolong calculó que en promedio mataba diariamente cinco bestias demoníacas de la Fase Siete, y hasta ahora, había matado a más de cuatrocientas bestias demoníacas. Sin embargo, a partir de esta cantidad, solo surgieron veintidós Perlas del Dragón de Fuego.

¡Más de noventa días de trabajo, y sólo obtuvo de resultado veintidós Perlas del Dragón de Fuego!

Este resultado hizo que Huang Xiaolong sacudiera la cabeza.

Progresando a esta velocidad, las Perlas del Dragón de Fuego no podían mantener su necesidad. Además, antes de llegar al Bosque Luna de Plata, había entregado un total de ochenta Perlas del Dragón de Fuego a sus padres, al Mariscal Haotian y a Fei Hou. El número de Perlas del Dragón de Fuego en el espacio de la Pagoda del Tesoro Linglong era escaso al principio, y ahora, tres meses más adelante, ya todo había sido utilizado para su cultivación.

Pero, esto era algo fuera de su poder.

¡Un año más y podré romper al Octavo Orden! Huang Xiaolong estimó.

Avanzar al Octavo Orden significaba que podría cazar bestias demoníacas de la Fase Ocho, y la energía demoníaca dentro de un núcleo de bestia de la Fase Ocho era varias veces más concentrada que una bestia de la Fase Siete. En ese momento, quizás la Pagoda del Tesoro Linglong podría condensar una Perla del Dragón del Fuego sobre una base diaria.

“Zhi zhi zhi!” En este momento, el pequeño mono violeta vino corriendo desde una cierta distancia. Viendo el cadáver del Furioso Rinoceronte de Llamas a un lado, empezó a chillar con insatisfacción en Huang Xiaolong.

Debido a la necesidad de núcleos de bestia de la Pagoda del Tesoro Linglong, Huang Xiaolong se convirtió en el ‘competidor’ del pequeño mono por los núcleos de la bestia. Así que se decidió entre ellos que el primero que matase a la bestia demoníaca poseería el núcleo de la bestia.

Y cada vez, las acciones de Huang Xiaolong eran siempre más rápidas que las suyas.

Por lo tanto, no se podía culpar que el pequeño mono estuviese insatisfecho.

………

El paso del tiempo fluyó.

Meses pasaban uno tras otro y pronto, nueve meses habían pasado, casi llegando al final del año.

Al final del año, Huang Xiaolong y el pequeño mono violeta regresaron a la Mansión Tianxuan. En el primer día del Año Nuevo, Huang Xiaolong tuvo una reunión cálida y amorosa con su familia; Y por supuesto, Huang Xiaolong participó en la competición anual de la Academia de la Estrella Cósmica.

No hace falta decir que el título del campeón de la clase del segundo año fue traído a casa por Huang Xiaolong, ya que tanto Lu Kai como Ye Yong fueron derrotados uno tras otro.

Aunque Huang Xiaolong era el campeón de la clase, el campeón general del segundo año no fue él. Con su fuerza actual, no fue capaz de derrotar a la persona más fuerte en el segundo año, un Guerrero en el pico de la etapa tardía del Octavo Orden.

No mucho después de pasar el Año Nuevo con su familia, Huang Xiaolong hizo las maletas y llevó al pequeño mono violeta al Bosque Luna de Plata para otro entrenamiento.

…………

La primavera terminó y el otoño estaba en camino.

Un año pasó después de otro al igual que las estaciones.

Al final de cada año, Huang Xiaolong regresaría a la Mansión Tianxuan y participaría en la competencia de la Academia.

Cuatro años habían pasado.

Un sol abrasador brillaba sobre la tierra, y un joven que parecía tener alrededor de quince a dieciséis años con un pequeño mono en el hombro fue visto corriendo a través del bosque rápidamente, parecido a una fugaz sombra fantasmal.

Mientras corría, el joven de repente se detuvo y saltó hacia arriba. Justo cuando el joven saltó, un ataque de un enorme oso demoníaco aterrizó en el lugar donde el joven se encontraba antes.

Evitando con éxito el ataque del oso demoníaco, el joven se volteó y un Puño de Destrucción perforó el enorme cuerpo del oso demoníaco. El poder de ese puño era pesado y fuerte, hundiéndose directamente en el pecho del oso demoníaco y saliendo por su espalda, penetrando todo su cuerpo.

El enorme oso demoníaco cayó al suelo.

Este joven no era otro que Huang Xiaolong. Habían transcurrido cuatro años, y se había convertido en un joven guapo; Cinco pies y seis pulgadas de alto, cerca de un metro setenta, con un cuerpo musculoso delgado, ojos estrellados, nariz alta y labios rojos.

Cuatro años habían pasado y Huang Xiaolong no sólo avanzó al Octavo Orden, sino que su fuerza actual estaba en el pico de la etapa tardía del Octavo Orden, y en cualquier momento, podría romper al siguiente orden.

Sin embargo, el oso demoníaco en el suelo que fue asesinado por Huang Xiaolong no era una bestia de la Fase Ocho, sino una bestia demoníaca de la Fase Nueve.

A pesar de ser sólo un Guerrero en el pico de la etapa tardía del Octavo Orden, su fuerza podría fácilmente matar a una bestia demoníaca de la Fase Nueve temprana.

Huang Xiaolong se acercó al enorme cadáver del oso, y sacó el núcleo de bestia y lo arrojó al espacio de la Pagoda del Tesoro Linglong. Al instante, toda la energía demoníaca dentro del núcleo de la bestia fue absorbida, convirtiéndola en una nueva Perla del Dragón de Fuego.

La energía dentro de una bestia de la Fase Nueve era más alta que una bestia de la Fase Siete, cerca de diez veces o más, y un núcleo de bestia de la Fase Nueve era bastante para que la Pagoda del Tesoro Linglong condensara una Perla del Dragón de Fuego en intercambio.

¡Este es el vigésimo! Huang Xiaolong murmuró para sí mismo.

Este mes había matado a un total de veinte bestias demoníacas del Fase Nueve; Desafortunadamente, en comparación con las Bestias Demoniacas de Fase Siete y Ocho, las Bestias Demoníacas de Fase Nueve eran difíciles de encontrar. En promedio, Huang Xiaolong probablemente podría cazar una al día.

“Zhi zhi zhi!” En este momento, el pequeño mono saltó, y se acercó al cadáver; Sus afiladas garras lo atravesaron y sacó la vesícula biliar del oso.

Incluso después de cuatro años, la apariencia del pequeño mono violeta no había cambiado: seguía siendo el mismo mono de medio metro de altura. La única diferencia era que su pelaje se había vuelto más brillante y más suave y sus pupilas eran de un agudo azul penetrante.

El crecimiento de su fuerza no era más lento que el de Huang Xiaolong, quien poseía la Pagoda del Tesoro Linglong, de hecho, se podría considerar que tenían una fuerza igualada.

Después de matar al enorme oso demoníaco, Huang Xiaolong y el pequeño mono violeta partieron en busca del siguiente objetivo.

……….

Pasaron otros dos meses.

El fin del año se acercaba otra vez; Así, Huang Xiaolong y el pequeño mono violeta abandonaron el Bosque Luna de Plata, regresando a la Ciudad Real.

Medio mes después, Huang Xiaolong y el pequeño mono regresaron a la Ciudad Real Luo Tong.

“¡Hermano Mayor!” Justo cuando entró en la Mansión Tianxuan, una joven de unos catorce a quince años de edad se apresuró a salir de dentro y gritó alegremente.

Esta jovencita parecía ser Huang Min, la Hermana Menor de Huang Xiaolong; Cuatro años habían convertido a una niña en una mujer joven.

Saliendo, Huang Min arrastró a su hermano mayor a los patios de la Mansión Tianxuan.

Huang Xiaolong se rió de sus acciones. “Niña, ¿por qué estás tan feliz?”

Huang Min frunció los labios y protestó. “Hermano Mayor eres tan malo. He crecido. No me llames más niña.” Sus ojos revelaron un rastro de nostalgia cuando preguntó: “¿Quieres adivinar quién vino?”

Li Lu.” Huang Xiaolong se echó a reír.

En los últimos años, Huang Xiaolong pasó la mayor parte del tiempo entrenando en el Bosque Luna de Plata y regresaba a la Mansión Tianxuan al final de cada año; Sabiendo esto, Li Lu vendría a visitar la Mansión Tianxuan cada año alrededor de este tiempo, a la espera de Huang Xiaolong.

La boca de Huang Min se encogió, pero su expresión cambió rápidamente: “La Hermana Mayor Li Lu ha estado aquí por cinco días. Si sabe que estás de vuelta, será muy feliz.”

Huang Xiaolong sólo sonrió, permitiendo que su hermana Huang Min lo llevara al salón principal de la Mansión Tianxuan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s