ATG – Capítulo 832 – Crisis sin precedentes

Feng Ximing, que estaba arrastrándose por el suelo, había escupido muchas bocanadas de sangre consecutivamente. Después de eso, de repente sacudió la cabeza y habló con una voz ronca: “Padre real, comparado con Xue’er, qué Maestro de la Secta Divino Fénix, qué Emperador del Divino Fénix, puedo dejar todo a un lado. ¡¡Mientras pueda tener a Xue’er, estoy dispuesto a perder toda mi posición y reputación, a perder todo lo que tengo!! Usted comprometió a Xue’er con otra persona, pero el Maestro de la Espada Xuanyuan puede ayudarme a obtener a Xue’er… ¡Todas estas cosas sucedieron porque usted me obligó a hacerlo! ¡Todo fue porque usted me empujó hasta este punto!”

“¡Tú… tú!” El cuerpo de Feng Hengkong se balanceó mientras escupía una gran bocanada de sangre con un gorgoteo húmedo. Después de eso, se hundió en el suelo, sus rodillas golpearon el suelo con un golpe y su expresión estaba llena de un interminable dolor…

Él, Feng Hengkong, había cometido errores en su vida, pero si se examinaba a sí mismo, podría decir que había vivido una vida digna de la Secta Divino Fénix y de la línea de sangre de Fénix que fluía en su cuerpo. Hizo muy pocas cosas por su propio bien y la mayoría de sus acciones habían sido para la secta. Durante estos últimos cien años, traería a Feng Ximing a lo largo de muchos grandes eventos para que pudiera permanecer a su lado y aprender de lo que había visto u oído, a fin de prepararlo para el gran poder y la responsabilidad que sería una carga para él los próximos años.

Pero nunca había soñado que él criara a un hijo así…

“Criatura malvada… ¡Eres realmente una cosa malvada!” Dijo Feng Zukui mientras levantaba su cabeza, su pecho se elevaba violentamente. Nunca antes había estado tan enfurecido en toda su vida.

“¡Déjame…arreglar… nuestros asuntos familiares personalmente!” Feng Tianwei ya no podía contener su ira. Estaba tan enojado que las llamas en las palmas de sus manos explotaron hacia afuera mientras su garra se precipitaba hacia Feng Ximing.

¡¡¡BOOOOOOM!!!

Con una fuerte explosión, las llamas del Fénix de Feng Tianwei se separaron a la izquierda y a la derecha cuando se estrelló contra una pared invisible de energía. El rostro alegremente sonriente de Xuanyuan Wentian apareció frente a él mientras hablaba. “Gran Maestro de la Secta Divino Fénix, ¿qué está tratando de hacer? Éste es el próximo Maestro de la Secta Divino Fénix, su propio nieto. Aunque haya cometido un error, sólo tiene que reprenderlo al respecto, no debe azotarle con un golpe tan fuerte.”

Las pupilas de Feng Tianwei se estrecharon ligeramente mientras hablaba con una voz profunda: “¡Este es el asunto de nuestra familia, no tiene derecho a interferir!”

“¡Maestro de la EspadaXuanyuan!” Una vez que vio a Xuanyuan Wentian bloquear ese golpe para él, Feng Ximing sintió una sacudida de electricidad a través de su cuerpo mientras que sus ojos se volvieron coloridos por una intensa esperanza y deseo. Habló con una voz ansiosa: “Yun Che no se ha ido a ninguna parte, todavía está aquí en este momento…”

“¡Tú… cállate!” Gritó Feng Tianwei con una voz furiosa mientras estiraba sus garras hacia Feng Ximing una vez más.

Los ojos de Xuanyuan Wentian destellaron mientras hacía un pequeño gesto con la mano. Inmediatamente, Feng Tianwei sintió como si su cuerpo hubiera sido aplastado por una enorme montaña cuando fue instantáneamente mandado a volar decenas de metros.

“Continúa.” Dijo Xuanyuan Wentian plácidamente mientras bajaba su brazo y lo colocaba detrás de su espalda.

Yun Che no se ha ido todavía… En este momento, mi hermana real Xue’er debería haberlo llevarlo al Reino Mítico del Fuego Fénix. ¡Sin embargo, Yun Che ya está muerto!” Feng Ximing escupió mientras respiraba pesadamente.

“¿El murió?” Preguntó Xuanyuan Wentian mientras su cuerpo se sacudía con ferocidad. “¿Cómo murió?”

A pesar de que se sorprendió por esta noticia, Xuanyuan Wentian confiaba en que Feng Ximing, al llegar a este punto, lo consideraría su única esperanza de salir de esto vivo, por lo que definitivamente no diría nada para engañarlo o estafarlo.

“No sé cómo murió. Pero cuando lo vi justo ahora, ya estaba muerto. Su cuerpo estaba cubierto de sangre y su corazón había sido destruido y no había ningún aura procedente de su cuerpo… ¡Es verdad, definitivamente no le estoy mintiendo!” Feng Ximing luchó poderosamente para levantarse mientras gritaba esas palabras. “¿No quiso siempre el Señor Maestro de la Espada el Espejo de Samsara que estaba en su poder…? Ahora mismo, su cuerpo está en el Reino Mítico del Fuego Fénix, siempre y cuando el Maestro de la Espada pueda encontrarlo, usted… podrá obtenerlo fácilmente.”

Eso era verdad. El actual Feng Ximing no tenía otro lugar para correr. Ya sea para preservar su propia vida o para lograr su objetivo de obtener a Feng Xue’er, tuvo que hacer todo lo posible para obtener el favor de Xuanyuan Wentian.

“Heh heh heh heh, hahahahahaha…” Los ojos de Xuanyuan Wentian se entrecerraron mientras él comenzó a reír salvajemente.

“A pesar de que este Maestro de la Espada se enteró hace varios meses que su secta obtuvo una enorme mina de cristales púrpuras que sería capaz de producir al menos cincuenta kilogramos de Cristales Divinos y también me enteré de que hace mucho tiempo había perdido la protección del Dios Fénix, en ese momento, este Maestro de la Espada estaba totalmente centrado en la Conferencia de la Espada del Diablo, así que no quería ser distraído por ninguna cuestión secundaria. Pero yo estaba esperando a que la Conferencia de la Espada del Diablo terminara, para posteriormente venir a recoger este gran regalo que ustedes habían preparado para mí.”

Xuanyuan Wentian extendió ambos brazos y cerró los ojos mientras se deleitaba en ese sentimiento de satisfacción. Los cincuenta kilogramos de Cristales Divinos de Veteado Púrpura que la Secta Divino Fénix había obtenido después de muchos reveses y dificultades se habían convertido en el ‘gran regalo’ del que acababa de hablar. Era como si él viera estos Cristales Divinos como algo que estaba destinado a pertenecer a él.

“Pero, ¿quién habría esperado que esa demonia vestida de rojo aparecería de la nada? Ella no sólo destruyó completamente los planes de este Maestro de la Espada, sino que también cortó los dos brazos de mi Poderosa Región de la Espada Celestial, forzando a este Maestro de la Espada a una situación en la que la única opción que me quedaba era pensar en cómo mendigar mi vida.”

“Pero al final, la voluntad del cielo está todavía en el lado de este Maestro de la Espada, hahahaha… hahahaha…” Dijo Xuanyuan Wentian mientras se reía a carcajadas. Normalmente no era una persona temperamental, pero durante este período entre la llegada y la salida de Jazmín, había experimentado una gran conmoción; Al experimentar lo que era caer del cielo al infierno y salir del infierno para entrar de nuevo en el cielo. Así que ahora mismo, su espíritu y su estado mental se habían relajado completamente. Era incapaz de controlar el impulso de desahogar sus sentimientos y reírse salvajemente.

Mientras Xuanyuan Wentian seguía riendo salvajemente, Feng Zukui y las otras dos personas se sentían como si hubieran ido de la sartén al fuego.

Joven Maestro de Secta, lleve a este Maestro de la Espada al Reino Mítico del Fuego Fénix.” Dijo Xuanyuan Wentian con una voz suave mientras su risa retrocedía abruptamente.

“S-Sí.” Dijo Feng Ximing mientras ansiosamente luchó por levantarse.

“¡Espera un momento!” Dijo Feng Zukui con un grito bajo.

“¿Oh?” Dijo Xuanyuan Wentian con una débil sonrisa. “Ahora que todo ha salido a la luz, ¿podría ser que el Hermano Zukui piensa que alguien de su Secta Divino Fénix puede detener a este Maestro de la Espada? ¿O es que… quiere continuar su vieja historia sobre cómo su secta todavía está bajo la protección del Dios Fénix?”

Feng Zukui tomó una profunda respiración antes de decir: “Nuestra secta es desafortunada, ya que ha suscitado una criatura malvada, por lo que nuestra Secta Divino Fénix no tiene otra opción que admitir la derrota. Pero ahora que las cosas han llegado a este punto, quiero llegar a un acuerdo con el Maestro de la Espada Xuanyuan.”

“¿Oh?” Una expresión intrigada apareció en la cara de Xuanyuan Wentian “¿Acuerdo? ¿Podría ser que el Hermano Zukui tenga algo que pueda despertar el interés de este Maestro de la Espada?”

Feng Zukui respondió con una cara inexpresiva. “Esa cosa es el Espejo de Samsara.”

Xuanyuan Wentian se sorprendió por un momento antes de que empezara a reírse una vez más: “Hahahaha, Yun Che ya está muerto, así que el Espejo de Samsara ya es una de las posesiones de este Maestro de la Espada, pero ¿el Hermano Zukui realmente quiere usarlo para negociar con este Maestro de la Espada? Esto es simplemente ridículo.”

“¡Hmph!” Feng Zukui dio un resoplido frío antes de que él hablara. “Durante la Conferencia de la Espada del Diablo hace diecinueve días, Yun Che dijo personalmente que el Espejo de Samsara estaba en su persona. Además, el Maestro de la Espada Xuanyuan parece conocer el secreto detrás del Espejo de Samsara y obtener el Espejo de Samsara también parece ser imperativo para el Maestro de la Espada Xuanyuan. Así que estaba claro que usted querría monopolizarlo. Así que ahora que Yun Che ya está muerto y su cuerpo está dentro de las premisas de nuestra secta, sería realmente fácil obtener el Espejo de Samsara si así usted lo desea. ¡Pero si el Maestro de la Espada Xuanyuan no encuentra una manera de sellar nuestros labios, me temo que no será tan fácil para usted monopolizarlo! Especialmente ahora que Poderosa Región de la Espada Celestial está en una situación en la que no pueden permitirse el lujo de que el bote sea sacudido en lo más mínimo.”

“Oh…” Xuanyuan Wentian le dio a Feng Zukui una mirada profunda antes de dar una risa sosa. “El Hermano Zukui está a la altura de su reputación. Este acuerdo es algo que este Maestro de la Espada tiene que hacer, pase lo que pase. ¿Pero puedo preguntar qué tipo de acuerdo el Hermano Zukui desea hacer?”

“¡Es muy simple!” Feng Zukui dijo con una voz fría. “Guarde los secretos de nuestra Secta Divino Fénix para usted mismo. ¡Aparte de eso, sólo podremos prestarle a la Poderosa Región de la Espada Celestial la mitad de los cincuenta kilogramos de Cristales Divinos de Veteado Púrpura que usted solicitó!”

“Ah, así es como es.” Dijo Xuanyuan Wentian mientras hacía un leve gesto con la cabeza. Ni siquiera se tomó el tiempo para vacilar o considerar mientras hablaba en un tono relajado: “Este Maestro de la Espada nunca había pensado en contarle a nadie sobre los secretos de su secta. Después de todo, no hay ventajas que se puedan obtener de eso y este Maestro de la Espada nunca ha hecho nada que sea desventajoso para mí. En cuanto a la cuestión de pedir prestado esos Cristales Divinos, heh heh, una vez que tenga mis manos en el Espejo de Samsara, estaré mucho más abierto a la negociación.”

“¡Bueno! El Maestro de la Espada Xuanyuan es una persona sencilla y franca.” Dijo Feng Zukui mientras asentía fríamente con la cabeza. Era como si no estuviera cuestionando el significado detrás de la actitud actual de Xuanyuan Wentian. “Ya que la situación ha llegado a esto, entonces deje que mi hijo y yo personalmente le escoltemos al Reino Mítico del Fuego Fénix. Incluso si usted está confiando en esa criatura malvada, él todavía no tiene la capacidad de abrir la barrera alrededor del Reino Mítico del Fuego Fénix. ¡Sólo espero que el Maestro de la Espada Xuanyuan cumpla su palabra después de haber obtenido el cuerpo de Yun Che!”

“¡Hengkong, vigila a esa criatura malvada!”

“Muy bien. Por favor.” Dijo Xuanyuan Wentian alegremente mientras llevaba una sonrisa que llenaba su rostro. Sin embargo, en las profundidades de aquellos ojos tranquilos brillaba una luz siniestra que era suficiente para asustar incluso a la serpiente más venenosa de su ingenio.

Feng Zukui miró ferozmente a Feng Ximing antes de darse la vuelta. Pero no se elevó a los cielos. En su lugar, comenzó a caminar en dirección al Reino Mítico del Fuego Fénix. Sus pasos eran lentos y pesados, como para reflejar su alma que se sentía tan pesada como una montaña.

Feng Tianwei siguió tímidamente a su lado.

Las tres personas se fueron, dejando atrás a Feng Hengkong y a Feng Ximing.

“¡Tú Bastardo! ¡¡Bastardo!!”

Feng Hengkong dio un paso adelante y sacó a Feng Ximing del suelo, su rostro era tan malévolo como un lobo hambriento sediento de sangre.

“Heh…” Feng Ximing se rió en su lugar. “Golpéeme desde el fondo de su corazón, regáñeme desde el fondo de su corazón. Después de que le dije a Xuanyuan Wentian todo, yo había anticipado que este momento vendría…pero ¡¿y qué?! Ayudé a Xuanyuan Wentian a conseguir lo que quería y pronto honrará la promesa que hizo conmigo. Pronto… Pronto podré obtener a Xue’er…. ¡Ugh!”

Feng Hengkong sacudió su brazo, haciendo que Feng Ximing golpeara violentamente el suelo. Ambos ojos estaban rojos escarlata mientras jadeaba con brusquedad: “Yo, Feng Hengkong, soy uno de los héroes de una época, así que ¿cómo pude… dar a luz a un bastardo extremadamente estúpido que es incluso peor que una bestia? Has cometido un gran error, pero ni siquiera tienes el más mínimo remordimiento. ¡¡En su lugar, todavía estás viviendo en tu propio mundo de fantasía!! ¿Tú piensas… piensas que Xuanyuan Wentian va al Reino Mítico del Fuego Fénix para recuperar el Espejo de Samsara del cuerpo de Yun Che? ¡¡Su objetivo principal es matar a Xue’er!!”

“¿Qué?” Los ojos de Feng Ximing se abrieron de par en par mientras sacudía la cabeza en pánico: “¡No, no es posible! Definitivamente no es posible… El Maestro de la Espada Xuanyuan prometió recompensarme con Xue’er, así que definitivamente no lo hará. Él… no tiene una razón para matar a Xue’er.”

“¿No tiene una razón?” Feng Hengkong fue golpeado incesantemente por el vértigo mientras se tambaleaba desde la rabia extrema y el dolor que sentía. Habló con voz temblorosa: “¡La razón por la que no le dijo a nadie que el Dios Fénix había muerto fue porque quería tener el control exclusivo de toda nuestra secta! ¡¡Además, la única persona que puede escapar de su alcance en toda nuestra Secta Divino Fénix es Xue’er!! ¡¡Una vez que el Alma Fénix de Xue’er se haya despertado por completo, incluso Xuanyuan Wentian podría no ser el oponente de Xue’er!!”

“¿Crees que Xuanyuan Wentian permitirá que llegue ese día?” Feng Hengkong rugió.

“Las artes profundas pueden ser paralizadas pero una línea de sangre nunca puede ser destruida. Con el fin de cortar completamente este peligro oculto mientras aún está brotando… ¡¿Qué crees que Xuanyuan Wentian va a hacer?! ¡¡Bastardo!! ¡Incluso si mueres diez mil veces, no será suficiente para pagar por tus crímenes! ¡¡Idiota!!”

“…” Feng Ximing estaba completamente aturdido en su lugar. Su expresión se había convertido en una espantosa sombra de blanco. Después de eso, empezó a murmurar locamente: “No… No es posible… Las cosas no sucederán de esta manera… No… No… Él me lo prometió claramente… No… no es posible que el mate a Xue’er… ”

“¡¿Todavía tienes el rostro para mencionar el nombre de Xue’er?!”

Feng Hengkong pateo ferozmente el pecho de Feng Ximing. Antes de hoy, la persona a la que más resentía era a Yun Che, pero nunca habría imaginado que la persona que resentiría más que Yun Che seria realmente su hijo mayor, a quien más respetaba y que había nutrido con todo lo que tenía.

Feng Ximing.” Feng Hengkong murmuró su nombre, cada palabra llena de un frio que penetraba los huesos. “¡Si algo le sucede a Xue’er y si nuestra Secta Divino Fénix termina siendo completamente aniquilada por esto… no voy a perdonártelo incluso cuando lleguemos al Manantial Amarillo! ¡¡El ancestral Dios Fénix, la secta entera y todos nuestros antepasados ​​nunca te perdonarán tampoco!!”

Feng Ximing se hundió en el suelo con los ojos desprovistos de luz mientras seguía murmurando para sí mismo. Feng Hengkong ni siquiera sabía si había escuchado lo que tenía que decir.

“Hoooo…”

Feng Hengkong levantó la cabeza y miró en dirección al Reino Mítico del Fuego Fénix mientras murmuraba suavemente: “Padre Real, Abuelo, necesitan hacer todo lo posible para comprar tanto tiempo como puedan para que Xue’er huya. Todo depende de ustedes dos…”

Xue’er, corre muy, muy lejos… No importa donde vayas… Definitivamente debes estar a salvo… definitivamente no debes volver…”

3 respuestas a “ATG – Capítulo 832 – Crisis sin precedentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s