Invincible – Capítulo 87 – Déjalos Comer en la Planta de Abajo

(3/3)

Al oír esto, el cuerpo de Huang Peng se tensó en el acto y, como él, Su Yan también quedó estupefacta; Sólo los dos chicos pequeños, Huang Min y Huang Xiaohai estaban mirando la carne asada con ojos brillantes. Ninguno de ellos comprendió el verdadero significado de las palabras de Huang Xiaolong cuando dijo que la Secta Gran Espada había encontrado a la gente de la Mansión del Clan Huang.

El grupo de guardias y criados que siguieron a Huang Peng de la Mansión del Clan Huang también parecían tristes.

“¡Xiaolong, prométele algo a tu Padre, debes destruir la Secta Gran Espada!” Mucho tiempo después, Huang Peng habló y su voz se ahogó y sonó un poco ronca.

“No te preocupes papá.” Huang Xiaolong asintió con la cabeza en promesa, no por Huang Ming y sus hijos, sino por sus padres y sus hermanos menores.

Él absolutamente no permitiría que la existencia de la Secta Gran Espada amenazara la seguridad de sus padres y hermanos.

Hermano Mayor, ¿está preparada la carne asada? ¿Podemos comer?” En este momento, el pequeño Huang Xiaohai preguntó, rompiendo la atmósfera sofocante; Su estómago lo colaboró ​​obedientemente, emitiendo un ‘gululu’ retumbante. “¡Mi estómago tiene mucha hambre!”

Huang Xiaolong se rió entre dientes, “¡Bueno, vamos a comer!”

“¡Yeahhhhh!” Cuando los dos pequeños escucharon el permiso de su Hermano Mayor, ambos saltaron de alegría.

La noche poco a poco se hizo más brillante. Huang Xiaolong y su grupo habían reanudado su viaje.

Y dos días después, llegaron a las grandes puertas de la Ciudad Real del Reino Luo Tong.

De pie frente a las grandes puertas que conducían a la Ciudad Real, Huang Peng, Su Yan, los dos pequeños chicos, y el resto del grupo estaban aturdidos. Las enormes puertas de la ciudad daban a los visitantes un fuerte impacto visual.

Hermano Mayor, ¿esta es la Ciudad Real del Reino Luo Tong? ¡Muy, muy, muy grande ah!” Mucho tiempo después, su hermano menor Huang Xiaohai chirrió exageradamente, usando tres ‘muy’ en una oración.

¡¿Muy grande?!

Viendo la tierna reacción de su hermano menor, Huang Xiaolong sonrió.

“Vamos, entremos en la ciudad.” Huang Xiaolong se rió y dijo.

Escuchando esto, los dos pequeños se precipitaron frente a todos los demás hacia las puertas de la ciudad, compitiendo entre sí para ver quién entraría primero en la ciudad.

Al principio, los guardias de la ciudad querían bloquear el camino de Huang Min y Huang Xiaohai, sin embargo, cuando notaron que Huang Xiaolong y el Mariscal Haotian venían detrás de los dos mocosos, los guardias se retiraron al instante y se arrodillaron sobre una rodilla.

“¡Saludo al Señor Mariscal Haotian!”

Estos guardias, por supuesto, reconocieron al Mariscal Haotian.

El Mariscal Haotian asintió con la cabeza, permitiendo que los guardias de la puerta de la ciudad se levantaran. Los guardias se apresuraron a ponerse de pie y se retiraron respetuosamente hacia un lado.

Huang Xiaolong y sus padres caminaron en la parte delantera, seguidos por el Mariscal Haotian y Fei Hou detrás de ellos, pasando las puertas de la Ciudad Real.

Huang Min y Huang Xiaohai vitorearon, corriendo a través de las puertas y al final, Huang Min ganó la carrera. Aunque el talento de Huang Xiaohai era más alto que el de Huang Min, su espíritu marcial había despertado hacía poco, ¿cómo podría superar a Huang Min que había estado cultivando el qi de batalla durante más de un año?

Los dos chicos estaban jadeando pesadamente, limpiando gotas de sudor de sus frentes.

Y mientras los dos chicos estaban limpiando su sudor tras su pequeña competición de correr, los guardias de la ciudad estaban limpiando el sudor frío de sus propias frentes por la terrible experiencia.

“¿Quién es ese niño? ¿Para que el Mariscal Haotian camine detrás de él?”

“Seguramente no sabes esto puesto que llegaste a la Ciudad Real hace unos días. Es normal que no lo sepas … ¡Él es Huang Xiaolong!”

“¿Huang Xiaolong? ¿Quién es Huang Xiaolong?”

“…………………”

En el momento en que los guardias de la ciudad estaban chismorreando entre ellos, Huang Xiaolong y su grupo desaparecieron de la vista.

Entrando a la Ciudad Real, paseando por las bulliciosas y amplias calles de la ciudad, Huang Min y Huang Xiaohai corrían por todos lados. A veces mirando algunos puestos a la derecha y luego a la izquierda de la calle, estaban muy emocionados y felices.

Incluso el pequeño mono violeta en el hombro de Huang Xiaolong bajó de su hombro para unirse a los dos pequeños, corriendo de aquí para allá y riendo felizmente.

Viendo a su hermana y hermano menor jugando, Huang Xiaolong también se sentía feliz.

Después de pasear por una hora o algo así, cuando pasaron por el Restaurante Delicioso, Huang Xiaolong de repente se detuvo. Volviéndose hacia Huang Peng y Su Yan, él les preguntó: “Papá, mamá, ¿qué tal si entramos y comemos algo?”

Huang Xiaolong recordó la primera vez que vino a la Ciudad Real, cuando estuvo aquí con Fei Hou. Los platillos y el Vino de Luna Nieve de este restaurante eran bastante buenos.

Antes de que Huang Peng o Su Yan pudieran responder, el pequeño mono violeta ya estaba palmeando y chirriando de acuerdo, haciéndose su boca agua ávidamente, como si su saliva estuviera a punto de volar. Obviamente, todavía recordaba el sabor del Vino de Luna Nieve.

Al ver esto, Huang Peng Su Yan asintieron con la cabeza y todo el mundo estalló en risas debido a las payasadas del pequeño mono violeta.

Así, entraron en el restaurante. El que atendía a Huang Xiaolong era el mismo servidor que la última vez. Al ver a Huang Xiaolong, los ojos del pequeño servidor se iluminaron y se apresuraron a dar la bienvenida a Huang Xiaolong, lleno de respeto.

Aunque había pasado un año, la memoria del pequeño servidor de Huang Xiaolong y Fei Hou era muy profunda.

En ese momento, el Restaurante Delicioso estaba casi destruido, ¿cómo podría olvidarse de lo contrario?

Con respetuosas reverencias y sonrisas agradables, el pequeño servidor llevó a Huang Xiaolong y a su grupo hasta el primer piso del restaurante.

Poco después, Huang Xiaolong y el resto se sentaron, y el jefe del restaurante se acercó, todavía sin aliento, como si hubiera corrido una gran distancia, tenía la frente llena de sudor.

Rápidamente ordenando su apariencia, llegó a la mesa de Huang Xiaolong, saludó al Mariscal Haotian y personalmente organizó los platos y el vino para las dos mesas de Huang Xiaolong y sus compañeros. El jefe incluso sacó el Vino de Luna Nieve que había sido mantenido durante más de una década para servirles.

En el momento en que el Vino de Luna Nieve fue colocado sobre la mesa, y antes de que alguien pudiera hacer un movimiento, el pequeño mono violeta ya había saltado sobre una de las urnas de vino, la había levantado y empezó a beber ávidamente. Dejó salir un ruido fuerte después de que quedó satisfecho, haciendo que la gente estallara en risas por todas partes.

Cuando la comida y el vino fueron servidos, una fragancia tentadora impregnó el aire, haciendo que los dos chicos comenzaran a babear. Los palillos salían frecuentemente mientras resonaban los sonidos de los utensilios y tazas moviéndose.

Mientras todos estaban disfrutando de la comida, un par formado por un joven y una joven llegaron al segundo piso. A juzgar por su actitud, eran clientes regulares del Restaurante Delicioso.

Huang Xiaolong echó un vistazo a ellos de reojo, notando que los dos parecían familiares. Entonces recordó cuándo llegó a la Ciudad Real con Fei Hou, ellos eran el Joven Maestro y la Joven Señorita Lin de la Mansión del Marqués.

Recordó que en ese momento, el llamado Joven Maestro y la Joven Señorita Lin estaban montando en una Bestia de Fuego de Cuarta Etapa entrando en la ciudad. Por supuesto, no necesitaban pagar tarifas de entrada en las puertas de la ciudad.

Al llegar al primer piso del restaurante, Lin Ke miró a su alrededor y vio al grupo de Huang Xiaolong ocupando dos grandes mesas con dos niños pequeños que comían ruidosamente. Lin Ke frunció el ceño. Ella arrojó una bolsa de monedas de oro al servidor detrás de ella y señaló hacia la dirección de Huang Xiaolong, y en un tono dominante, ella dijo. “Todo el primer piso, lo estoy reservando. Saca a estos pobres plebeyos, diles que coman abajo.”

¡Pobres plebeyos!

La gente comiendo en las dos mesas, incluyendo a Huang Xiaolong, se detuvieron y se dieron la vuelta.

Ese servidor estaba atónito.

Lin Ke notó que el pequeño servidor estaba aturdido y enloqueció: “¿No oíste lo que he dicho? ¡Estamos reservando este piso entero, empuja a estos plebeyos abajo y diles que coman en el piso de abajo! ¡De lo contrario, afectarán nuestro apetito!”

Las expresiones del Mariscal Haotian y Fei Hou cambiaron. Sin embargo, cuando el Mariscal Haotian Y Fei Hou querían ponerse de pie, Huang Xiaolong levantó la mano para detenerlos.

Huang Xiaolong saludó al pequeño servidor diciendo: “Tú, ven.”

A pesar de ser un servidor diferente al que dio la bienvenida a Huang Xiaolong, y no era consciente de la identidad de Huang Xiaolong, antes el jefe había instruido a cada uno de ellos a servir estas dos mesas con respeto, y no mostrar la menor negligencia. Por lo tanto, cuando el servidor oyó a Huang Xiaolong llamarlo, corrió sin el menor retraso al lado de Huang Xiaolong, preguntando. “Joven Noble, ¿cuáles son sus órdenes?”

Al igual que el otro lado, Huang Xiaolong arrojó una gran bolsa de monedas de oro al servidor, y señaló a los dos de apellido Lin. “¡No quiero verlos en el Restaurante Delicioso, aléjalos del restaurante para evitar que influyan en mi apetito!”

One thought on “Invincible – Capítulo 87 – Déjalos Comer en la Planta de Abajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s