ATG – Capítulo 824 – Flor de Luna del Infierno (2)

(3/4)

Era hora. Los invitados llenaron todo el salón. El Salón Principal del Fénix y los pasillos laterales ya estaban llenos de invitados de todo el Continente Profundo Cielo y cualquiera de ellos era una persona muy conocida dentro del Continente Profundo Cielo. Los asientos que se habían instalado fuera de los pasillos casi ocupaban la mitad de la Ciudad Fénix. Aunque sólo podían sentarse afuera, cualquiera que pudiera entrar en la Ciudad Fénix era indudablemente el gobernante de alguna tierra o alguna forma de realeza.

Este banquete de compromiso, que había sido calificado como el más prestigioso en toda la historia del Continente Profundo Cielo, fue organizado personalmente por Feng Hengkong. Incluso Feng Zukui, que ya no se molestaba con tales asuntos, estaba presente. Feng Tianwei, junto con todos los otros grandes ancianos que rara vez mostraban sus rostros y por lo general sólo permanecía en reclusión, estaban todos presentes también… Todos ellos querían personalmente ser testigos del momento más glorioso de la Secta Divino Fénix.

De pie en el centro del salón principal, Feng Hengkong, que ya había sido emperador durante cien años, no podía contener la agitación dentro de sí mismo. Todas las potencias del mundo se habían reunido e incluso los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados estaban presentes… Y los Cuatro Maestros Sagrados asistieron personalmente y prepararon poderosos regalos que fueron presentados por el personaje más importante de su secta como un signo de respeto. Tal escena era algo que él ni siquiera se atrevía a soñar y esta escena fue varias veces más grande que su ceremonia de ascensión años atrás.

El objetivo de la Secta Divino Fénix siempre había sido estar algún día en la misma posición que los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados. Sin embargo, con el estado actual de la Secta Divino Fénix, aunque fuera a mantener su progreso con seguridad, lograr tal objetivo requeriría varios miles de años de tiempo. Además, con el Dios Fénix muerto, la Secta Divino Fénix siempre estuvo al borde del peligro. Su mayor deseo siempre había sido el pleno despertar de los poderes de Xue’er.

Hoy, la situación había cambiado drásticamente. Una figura que podría hacer que los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados se asustaran había aparecido, y esta persona era la maestra de Yun Che. El estado de la Secta Divino Fénix había sido elevado debido a la relación entre Yun Che y la Princesa Snow.

Los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados obviamente no vinieron debido a su Secta Divino Fénix. Sólo habían venido a complacer a Yun Che. Mientras su Secta Divino Fénix mantuviera sus buenas relaciones con Yun Che, aunque la verdad con respecto al Dios Fénix fuera expuesta, no tendrían motivo para preocuparse. ¡Incluso si los Cuatro Terrenos Sagrados tuvieran diez veces el valor que tenían ahora, no se atreverían a causar problemas a la Secta Divino Fénix, porque la persona que acababa de casarse con Yun Che no era ninguna discípula del Fénix, sino su futura maestra de secta!

Feng Hengkong suspiró profundamente con emoción en su corazón. Siempre sentía preocupación y dolor por este asunto entre Feng Xue’er y Yun Che. Esta fue incluso su única razón para desarrollar una intención asesina hacia Yun Che inicialmente. Al final, no tuvo más remedio que aceptarlo debido a la persistencia de Feng Xue’er. ¡Ahora, él aprendió que esta no era una calamidad para la Secta Divino Fénix, sino que era una bendición encubierta! El conflicto que tuvieron en el pasado, incluso el rencor por el asesinato de sus hijos, palideció en comparación.
“Todo el mundo.” Dijo Feng Hengkong después de mirar hacia arriba, su voz profunda y autoritaria se esparció por todos los rincones de la Ciudad Fénix con su energía profunda: “Hoy es el vigésimo cumpleaños de mi hija y también es el momento de cumplir una promesa hecha en ese entonces para ayudarla a decidir sobre su matrimonio. Que todo el mundo viniese aquí por el asunto de mi hija, yo, Feng Hengkong estoy agradecido.”

El tono de Feng Hengkong cambió rápidamente mientras continuaba con calma: “Yo, Feng Hengkong, tengo catorce hijos pero sólo una hija. La amo mucho y la trato como mi tesoro. Xue’er creció junto al Dios Fénix desde que era joven, y es la primera persona en toda la historia de mi Secta Divino Fénix en haber heredado verdaderamente el legado del Dios Fénix. Ella es mi querida hija y también el futuro de mi secta. Por lo tanto, como el padre biológico de Xue’er y el Maestro de la Secta Divino Fénix, nunca he pensado en casarla con una persona fuera de la secta.”

“Sin embargo, varios años atrás, Xue’er y Yun Che se reunieron al lado del Dios Fénix, sufrieron problemas juntos y compartieron la vida y muerte juntos. Aunque mi Secta Divino Fénix tiene varios rencores con Yun Che, su relación nunca ha fallado y en su lugar se volvió más y más fuerte hasta el punto de ni siquiera separarse ante la muerte. Al final, esto se convirtió en una oportunidad para arreglar nuestros rencores… Pensando en esto de esta manera, ¿este matrimonio no parece que fue arreglado por los cielos?”

Las palabras de Feng Hengkong eran conmovedoras e ingeniosas. Se volteó ligeramente y dijo con una sonrisa: “Xue’er, Che’er apresúrense y vengan a darle la bienvenida a los invitados.”

Yun Che y Feng Xue’er se tomaron de las manos, entraron en el vestíbulo y se pusieron al lado de Feng Hengkong. Yun Che estaba vestido casualmente mientras Feng Xue’er estaba vestido con el traje de Fénix que llevaba cuando conoció a Yun Che. En el momento en que aparecieron, el mundo entero parecía haber sido engullido por una luz brillante, una luz tan deslumbrante que era casi imposible que alguien abriera los ojos.

Porque hoy, Feng Xue’er no usó su velo de nieve y su rostro estaba completamente expuesto a todo el mundo. El brillo de su belleza parecía hacer que todo en el mundo perdiera su resplandor.

La gente que había oído hablar del nombre de Feng Xue’er era abundante pero solamente muy pocos habían visto su aspecto real. Todos miraron con asombro a esta belleza que se decía que era la mujer más hermosa del Profundo Cielo. Sus atenciones estaban firmemente fijadas en ella, incapaces de alejarse… La belleza de la mujer que miraban no podía ser simplemente descrita con palabras. Incluso el mejor pintor del mundo no sería capaz de replicar su belleza ni un poco e incluso en sus sueños, no serían capaces de imaginar una belleza tan incomparable.

Asombrados, aturdidos, envidiosos y asfixiados… Nadie que viera la belleza de Feng Xue’er cuestionaría que ella era la belleza número uno en todo el Continente Profundo Cielo. Sin embargo, cuando pensaron en Yun Che que estaba a su lado, todas sus fantasías y celos habían sido exterminados al mismo tiempo. Varias personas volvieron a la realidad con gran dificultad mientras bajaban la cabeza apresuradamente y no se atrevían a mirarla más, temiendo que inconscientemente pudieran perder el control.

Como el hermano mayor de Feng Xue’er, incluso Feng Ximing raramente logró verla sin el velo. Él la miró con los ojos abiertos y tenía una mirada de extrema lujuria. Sin embargo, apretó ambas manos con fuerza mientras su corazón se contrajo de dolor. Si fuera antes de la Conferencia de la Espada del Diablo, entraría en un frenesí sin ningún cuidado por las repercusiones. Sin embargo, frente a Yun Che ahora, su cordura restante le hizo ser incapaz de hacer algo. Era como si estuviera siendo clavado en una cruz y experimentara un dolor y celos atroces mientras no podía moverse.

Después de la aparición de Yun Che y Feng Xue’er, lo que siguió fue, naturalmente, una serie de procedimientos estándar. Aunque Yun Che odiaba estas cosas, trató de dar su mejor esfuerzo para seguirlo; No quería que Feng Xue’er sintiera un poco de pesar.

Che’er, la madre de Xue’er falleció a temprana edad. Esta cinta fue dejada por ella cuando ella todavía estaba viva. Quería que se la entregara personalmente a la pareja de Xue’er. Todos estos años, siempre la he guardado conmigo y nunca la he alejado de mi lado.”

Feng Hengkong sostuvo suavemente la cinta roscada dorada en su mano durante un corto periodo de tiempo antes de que de mala gana se la pasara a Yun Che. “Desde que Xue’er tenía trece años, yo ya había empezado a pensar en su matrimonio. Sin embargo, sin importar lo que yo pensara, el criterio más básico era que él tenía que casarse con nuestra secta ya que definitivamente no podía permitir que Xue’er se casara fuera. Ahora, voy a pasarte oficialmente esta cinta y a Xue’er. Sin embargo… No quiero que te cases en nuestra secta ni te pediría que hagas algo más por nuestra Secta Divino Fénix. Todo lo que pido es que trates a Xue’er amablemente y no dejes que mi preciosa hija sufra agravios… Eso será suficiente. Sin duda, la madre fallecida de Xue’er se sentiría segura también.”

Feng Hengkong organizó este banquete de compromiso que sacudió los cielos, de hecho, para que pudiera confiar en la fuerza de Yun Che y construir el poder del Divino Fénix, además de eliminar el enorme peligro que siempre había estado presente. Sin embargo, Yun Che podía decir que las palabras que acababa de decir Feng Hengkong eran de corazón, en este momento, él era solamente el padre de Feng Xue’er.

“No se preocupe, incluso si tengo que arriesgar mi vida, no dejaría que Xue’er sufriera ningún agravio.” Yun Che dijo mientras sostenía la cinta en sus manos seriamente.

Feng Hengkong asintió ligeramente. Con lo que Yun Che acababa de decir, ya era suficiente para él.

En el salón, Zi Ji dejó escapar un suspiro sincero. “La Princesa Snow y el Maestro Asgard Yun son los dos individuos más destacados de la actual generación joven. Independientemente de si se trata de su apariencia, calificaciones o cultivo profundo, no hay nadie que pueda igualarlos. Son verdaderamente un partido hecho por el cielo. ”

Mientras Zi Ji hablaba, los ecos de acuerdo sonaban uno tras otro.

“En este mundo, sólo la Princesa Snow podría igualar al Maestro Asgard Yun. Del mismo modo, la única persona que puede igualar el estatus del Fénix de la Princesa Snow y su mirada seductora es indudablemente el Maestro Asgard Yun.”

“Realmente hace que la gente suspire de envidia.”

Maestro de la Secta Divino Fénix, ¿Por qué no fijas la fecha del matrimonio el día de hoy? Para que podamos prepararnos con antelación para el gran día.” Gritó uno de los principales maestros de clan dentro del Imperio Divino Fénix.

Establecer la fecha del matrimonio durante el banquete de compromiso era originalmente normal y lógico. Sin embargo, esto era algo sensible para Feng Hengkong. Ya que no forzó a Yun Che a casarse en la Secta Divino Fénix, así, la fecha del matrimonio debería ser decidida por el lado masculino. Sin embargo, no sólo los padres de Yun Che no estaban presentes, sino que esto era un tabú indescriptible…

Feng Hengkong instantáneamente se echó a reír, omitió lo que habían dicho, alzó la mano y gritó: “Todos los presentes del día de hoy son todos los distinguidos invitados de mi Divino Fénix. Por favor, no se detengan y disfruten al máximo.”

Scree…

Scree…

Las llamadas del Fénix se escucharon en el cielo sobre la Ciudad Fénix. Algunas de ellas eran débiles y cálidas, mientras que otros eran de tono alto. Cuando la gente levantó la vista, vieron a miles de discípulos de la Secta Divino Fénix que estaban completamente encendidos en las llamas de Fénix precipitándose hacia el cielo. Ellos formaron noventa y nueve figuras de Fénix y bailaron en los cielos, dispersando la llamativa luz de la llama y al ave fénix por toda la Ciudad Fénix.

“Hahahaha.” Feng Hengkong se rió con ganas. “La Danza del Cielo de la Silueta del Fénix ya ha comenzado. Todos, por favor disfruten y empiecen a beber. ¡Nadie puede irse sobrio!”

Tanto el interior como el exterior del salón respondieron al unísono. El lugar pronto se volvió animado mientras la risa se mezcló con el ruido de las conversaciones y las ondas de sonido resultantes inundaron la zona.

Mirando el bullicioso y emocionado salón, el corazón de Feng Hengkong todavía no podía calmarse. Aunque no podía superar completamente el rencor de Yun Che matando a sus hijos, creía firmemente que con la personalidad protectora de Yun Che, definitivamente no maltrataría a Xue’er.

La hija que él consideraba su vida encontró al mejor hombre, el cual anhelaba profundamente, y que también permitió que el estatus de su Secta Divino Fénix se elevara, haciendo que los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados nunca se atrevieran a tocarlos… E incluso que la Poderosa Región de la Espada Celestial quisiera ganarse el favor de ellos.

Tal vez fue la bendición del antiguo Dios Fénix lo que les permitió salir instantáneamente del peligro, el cual les hacía preocuparse a diario sobre su ascenso al pináculo.

Después de varias rondas de alcohol, la atmósfera del banquete se hizo aún más animada. El espectáculo de la Danza del Cielo de la Silueta del Fénix también alcanzó su clímax y el cielo se llenó de los gritos del ave Fénix. Era como si todo el cielo se hubiera encendido. Feng Hengkong se acercó al lado de Yun Che y Feng Xue’er. “Che’er, Xue’er, se está haciendo tarde. Síganme para dar un brindis. En cuanto a la fecha de la boda… Che’er, todavía tenemos que saber las opiniones de tus padres. No hay necesidad de apresurarse. Espero…”

¡¡¡BOOOM!!!

Una inusual explosión resonó repentinamente en el cielo y fue seguida por los violentos temblores del espacio. Esto hizo que el salón, originalmente animado, se volviera repentinamente sombrío. Al mismo tiempo, se oyeron gritos lamentables cuando los discípulos del fénix que habían estado bailando en el aire se estrellaron contra el suelo con sus débiles llamas.

“¡Quién está ahí! ¡Cómo te atreves a meterte en la Ciudad Fénix!” Varios discípulos del Fénix gritaron con voces ensordecedoras.

“¿Qué pasó?” Preguntó Feng Xue’er a toda prisa.

“Déjame ver.”

Justo cuando Feng Hengkong estaba a punto de salir precipitadamente del salón, los alrededores abruptamente se volvieron más brillantes. Una ola abrasadora también surgió desde arriba. Instintivamente, todos levantaron la vista y se quedaron atónitos.

Cuando levantaron la vista, vieron un cielo lleno de llamas dispersas… ¡El techo del Salón Principal del Fénix había desaparecido!

Feng Hengkong permaneció enraizado. Yun Che y Feng Xue’er también se sorprendieron… Aquellos que fueron capaces de entrar en el Salón del Divino Fénix eran personas que indudablemente tenían un estatus extremadamente alto. Los Cuatro Maestros Sagrados, los doce Maestros Espirituales del Santuario del Monarca Absoluto, los siete Venerables del Palacio del Océano Supremo y los cinco Enviados Divinos del Salón Divino estaban todos presentes, pero nadie podía saber cómo desapareció exactamente el techo.

Era como si el silencio hubiera sido absorbido de la atmósfera en un instante.

“Esto… ¿Qué pasó? ¡Qué ha pasado!” El ambiente en la Ciudad Fénix cambió drásticamente. Un fuerte sentimiento de inquietud pareció descender del aire e inundó los pensamientos de todos. Los discípulos del Fénix que estaban a cargo de la seguridad se pusieron en marcha y cada uno de ellos miró hacia el cielo, totalmente enfocados.

Una brisa fresca sopló. El sonido del viento era tan tranquilo que casi no se oía nada moverse. Sin embargo, las llamas residuales del Fénix en el cielo parecían haber sido barridas por una violenta tormenta y desaparecido sin dejar rastro.

Después de que las llamas residuales fueron dispersadas, la figura de una mujer apareció arriba sobre el cielo de la Ciudad Fénix y ella estaba acompañada de una extraña fragancia apenas perceptible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s