ATG – Capítulo 822 – Banquete de Compromiso

(1/4)

Hoy sería el día más activo en la historia de la Ciudad Fénix.

La enorme Ciudad Divino Fénix ya estaba llena de gente hace varios días. Además, todos los que vinieron fueron, sin excepción, todos los individuos famosos y brillantes de los diversos grandes territorios. Con la única excepción de la Nación del Viento Azul, todos los gobernantes de las otras seis naciones habían venido personalmente también. Los maestros de secta, líderes de clanes y hegemonías de las varias potencias y sectas también habían venido personalmente. Este evento era tan grande que dejó a los residentes de la Ciudad Divino Fénix, que estaban acostumbrados a ‘grandes eventos’, completamente sorprendidos.

Además, también se rumoreaba que los Cuatro Maestros Sagrados que gobernaban los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados y todo bajo el cielo, existencias que eran semejantes a mitos y a leyendas, llegarían personalmente con todos los individuos más fuertes de sus respectivos Terrenos Sagrados.

Este era un evento completamente sin precedentes en la historia del Imperio Divino Fénix.

Si uno no sabía lo que había sucedido, nadie se habría imaginado, después de mirar el espectáculo que se estaba llevando a cabo en la Ciudad Divino Fénix, que todo este tumulto era meramente para un banquete de compromiso.

Desde el momento de la aparición de Jazmín hace diecinueve días en la Arena del Dios del Mar del Palacio del Océano Supremo hasta su partida, ni siquiera quince minutos habían pasado. Sin embargo, esta breve aparición había hecho temblar al mundo profundo del Continente Profundo Cielo y causó cambios dramáticos incluso en las partes más aisladas del continente. Los superiores y exaltados Cuatro Grandes Terrenos Sagrados se convirtieron en existencias que podían ser pisoteadas en cualquier momento. Los practicantes profundos del Continente Profundo Cielo que estaban presentes ese día todavía tenían un profundo sentimiento de que no se habían despertado de un sueño, cada vez que recordaban la Región Norte de treinta y cinco kilómetros de ancho siendo destruida.

Este fue un resultado que había sido creado por el poder absoluto… Y fue un resultado que sólo pudo crearse por el poder absoluto.

Antes de que incluso hubieran pasado las nueve de la mañana, la mayor parte de la enorme Ciudad Fénix ya estaba llena de gente y los invitados seguían llegando sucesivamente. El vestíbulo principal podía albergar a treinta mil personas y cada persona que fue recibida en el vestíbulo principal entró con sus espaldas rectas mientras que fueron observadas por todos los otros huéspedes. Todos ellos caminaron con orgullo hacia el vestíbulo principal y algunos incluso parecían abrumados por la cantidad de favor que ellos mostraban. Por otra parte, muchos de los más famosos y destacados maestros de sectas e individuos, que estaban entre las élites de sus naciones, fueron relegados a uno de los pasillos laterales y no se sintieron menos despreciados.

Además, los maestros de sectas y los poderes menores tenían que contentarse con mesas de banquete que estaban fuera de los pasillos.

Palacio del Océano SupremoSoberana de los Mares Qu Fengyi, con el Maestro del Gremio Mercantil Luna Negra Zi Ji, los Siete Venerables del Palacio del Océano Supremo, el Gran Anciano Chen Mofeng, el segundo anciano… el Monarca Demonio cara de jade Ji Qianrou. ¡Han llegado veinte invitados del Palacio del Océano Supremo!”

El discípulo del Divino Fénix que estaba a cargo de gritar los nombres de los invitados que llegaban ya había estado gritando durante dos horas, pero su voz era todavía resonante y profunda, su aura todavía vigorosa. Además, el discípulo asignado a esta tarea era de un talento extraordinario, así que cada vez que anunciaba un nombre, la mayor parte de la Ciudad Fénix podía oírlo alto y claro. Pero cuando anunció el nombre de la Soberana de los Mares, uno podía detectar un temblor notable en su voz.

La poca común y ruidosa Ciudad Fénix de repente cayó en silencio mientras todos los ojos se dirigían de inmediato hacia las puertas.

¡El Palacio del Océano Supremo había llegado e, indudablemente, la Soberana de los Mares había llegado personalmente! En su comitiva estaba el Maestro Zi Ji del Gremio Mercantil Luna Negra, cuyo estatus era casi igual a la Soberana de los Mares. Normalmente era conocido por estar envuelto en misterio y muy pocas veces hacía una aparición pública. Incluso los Siete Venerables estaban presentes y todos los ancianos que habían venido eran los que estaban entre los diez primeros del Palacio del Océano Supremo.

¡Este fue sin duda el más grandioso grupo de personas que el Palacio del Océano Supremo pudo enviar!

El único que fue una excepción a esta regla fue Ji Qianrou. Pero los que sabían de él entendieron su presencia, porque Ji Qianrou había salvado previamente las vidas de Yun Che y a Feng Xue’er cuando estaban en el Arca Profunda Primordial… Así que si se trataba del envío del grupo más ridículamente exagerado o la presencia de Ji Qianrou, todas estas cosas fueron para ganarse el favor de Yun Che.

Feng Hengkong dio grandes pasos mientras avanzaba para dar la bienvenida al grupo que había venido del Palacio del Océano Supremo. Asombrosamente, la Soberana de los Mares Qu Fengyi y Zi Ji estaban a la vanguardia de este pequeño grupo. Feng Hengkong inmediatamente ahuecó sus manos mientras decía: “¡Les doy la bienvenida a los estimados invitados del Palacio del Océano Supremo! El hecho de que la Soberana de los Mares y el Señor Zi estén personalmente presentes inspira tal gratitud y asombro que este Hengkong apenas pueda soportarlo.”

El rostro de Feng Hengkong estaba enrojecido… Esto definitivamente no era un acto, era porque estaba verdaderamente excitado. Antes de esto, si el Palacio del Océano Supremo enviara a alguien como Ji Qianrou, que ni siquiera equivalía a un anciano de rango inferior, para asistir a sus grandes eventos, ya se consideraría que le estaban dando cara. Así que nunca había soñado o ni siquiera se había atrevido a soñar que la Soberana de los Mares personalmente pagaría una visita. Pero esta vez, la Soberana de los Mares había traído más de diez de las personas más importantes del Palacio del Océano Supremo para un simple banquete de compromiso…

A pesar de que había sido el Emperador del Divino Fénix durante cien años, Feng Hengkong nunca se había mantenido tan alto y derecho como lo había hecho hoy.

¡En este momento, incluso tenía un débil sentimiento de que… su posición era casi igual a la de un Maestro Sagrado!

¡Por otra parte, todo esto había sido provocado por Yun Che (o su maestra para ser precisos)!

“El Maestro de la Secta Divino Fénix es demasiado cortés. Si esta soberana no viniera para una ocasión tan alegre, sería realmente una lástima.” Dijo la Soberana de los Mares Qu Fengyi con una risa suave. A pesar de que sus palabras y acciones todavía tenían un aire real a su alrededor, había asumido una actitud mucho más retraída en la Ciudad Fénix.

“Que el Maestro de la Secta Divino Fénix obtuviera tan excelente yerno es la envidia del mundo. El evento de hoy es realmente un asunto que vale la pena celebrar.” Dijo Zi Ji con una carcajada. Después de eso personalmente le pasó una caja de jade: “Espero que acepte amablemente nuestro humilde regalo.”

Sólo la caja estaba hecha del mejor Jade de Iluminación Negra, era un recurso extremadamente raro que valía ciudades enteras. Así que el elemento contenido dentro de él definitivamente no era una baratija común. El corazón de Feng Hengkong se volvió aún más emocionado mientras sonreía: “El hecho de que todos ustedes, distinguidos personajes del Palacio del Océano Supremo estuvieran dispuestos a hacer un viaje personal hasta aquí es el mejor regalo de todos… Hengkong representará a su hija para agradecerle a todos ustedes. Ximing.”

Feng Ximing dio un paso adelante y respetuosamente recibió la caja de jade de las manos de Zi Ji. Pero sus ojos se movían a la izquierda y a la derecha, como si hubiera algo ocupando sus pensamientos.

“¿Puedo preguntar si el Maestro Asgard Yun ya está dentro?” Preguntó Zi Ji de una manera extremadamente casual.

Che’er no ha llegado aún, pero ya está en la Ciudad Divino Fénix. Cuando llegue la hora, naturalmente aparecerá.”

Cuando se dirigió a Yun Che como ‘Che’er’, Feng Hengkong al instante sintió que su espalda se ponía aún más rígida.

“Ah.” Zi Ji asintió levemente con la cabeza antes de recuperar un anillo espacial que destellaba con luz púrpura. “Maestro de la Secta Divino Fénix este es el pobre regalo que nuestro Palacio del Océano Supremo ha preparado para la maestra del Maestro Asgard Yun. Esto se da como agradecimiento por la misericordia que se nos mostró ese día. Después de un poco de reflexión, nos dimos cuenta de que sería difícil ver personalmente a esa Mayor de nuevo, por lo que tendremos que molestar al Maestro de la Secta Divino Fénix para que transmita esto al Maestro Asgard Yun y que él pueda presentárselo a su maestra.”

Feng Hengkong subconscientemente tomó el anillo. “Puesto que ese es el caso, Hengkong definitivamente no le decepcionará. Una vez que Che’er esté aquí, le aconsejaré que lo transmita a su maestra tan pronto como pueda. Es solo que…”

Maestro de la Secta Divino Fénix, por favor, diga lo que piense.” Zi Ji dijo con una leve sonrisa.

Feng Hengkong respondió: “La maestra de Che’er tiene habilidades sobrehumanas y me temo que sería difícil que alguna cosa atraiga su atención en este lugar mundano. Hengkong es realmente curioso en cuanto a qué tipo de regalo generoso el estimado Palacio del Océano Supremo ha preparado… ¿Podría ser que el Señor Zi ya sabe lo que le gusta a la Mayor?”

“Heh heh heh.” Zi Ji se rió antes de hablar con una voz muy suave. “No hay ningún daño en decirle esto al Maestro de la Secta Divino Fénix, supongo. Este anciano descubrió recientemente por pura coincidencia que esta Mayor tal vez tiene una afición por los vestidos de hada que son de un tono rojo profundo. Así que este anciano ha movilizado recientemente todo el poder de su gremio para explorar las tierras por los vestidos de hada de la más alta calidad, con la esperanza de intercambiarlos por la sonrisa de esa Mayor.”

Zi Ji era alguien cuya posición en el Palacio del Océano Supremo era casi igual a la Soberana de los Mares, pero estaba claro que sus acciones y palabras eran intentos indiscretos de ganarse el favor de Jazmín y tampoco había necesidad de ocultar su intención en primer lugar. Además, porque ninguno de ellos conocía el nombre de Jazmín, ellos solo podrían dirigirse a ella como ‘esa Mayor’.

“Ah, así que ese es el caso. Doy las gracias al Señor Zi por su generosidad y su voluntad de compartirlo.” Dijo Feng Hengkong mientras tomaba nota de que lo recordaría.

“Por favor, entren al palacio y siéntense, sus asientos ya han sido preparados.” Feng Hengkong guio personalmente a Qu Fengyi y a su comitiva al vestíbulo principal. De repente, la multitud se quedó en silencio mientras algunos practicantes profundos, que nunca habían soñado que pudieran ver a la Soberana de los Mares en sus vidas, la miraban boquiabiertos. No se atrevieron a hacer ruido y ni siquiera se atrevieron a respirar.

“El Maestro Ye Meixie del Salón Divino Sol Lunar, con el Joven Maestro Ye Xinghan, Enviado Divino Equidad de los Cielos, Enviado Divino Sol Ardiente, Enviado Divino Castigo Lunar, Enviado Divino Destierro de la Estrella y Enviado Divino Volteador de la Tierra... ¡Veinte estimados invitados del Salón Divino Sol Luna han llegado!”

No mucho después de que llegara el Palacio del Océano Supremo, otro gran grito atrajo la atención de todos. Los miembros del Salón Divino Sol Luna habían llegado también y la composición de su grupo había sido la misma que la del Palacio del Océano Supremo. El Monarca Celestial Ye Meixie había venido personalmente y también había traído consigo a los Cinco Enviado Divinos y a los ancianos de mayor rango.

En ese momento, Jazmín había dejado cuatro heridas de pesadilla en el cuerpo de Ye Meixie que lo habían torturado durante seis días completos. El dolor había sido tan fuerte que constantemente deseaba la salvación o la muerte. Aunque había escapado de esa pesadilla hace más de diez días, se podía ver que se había vuelto notablemente más delgado. Su rostro también tenía una tez cerosa y amarillenta y estaba claro que él no se había librado completamente de su trauma.

Para poder torturar a un Maestro Sagrado en este estado dentro de unos pocos días, uno podría imaginar lo terrible que la tortura debe haber sido.

Para proteger su dignidad de Maestro Sagrado, Ye Meixie no debería haber aparecido en su estado actual. Pero hoy, no se atrevió a ausentarse de este evento y también tuvo que mantener su sonrisa mientras saludaba a la gente. No se atrevía a mostrar el menor descuido o descontento.

Después de que Yun Che y Jazmín se hubieran separado, voló directamente hacia la Ciudad Fénix. Cuando se acercaba a la Ciudad Fénix, de repente sintió un aura anormal y de inmediato se detuvo. Sus ojos se fijaron en una figura negra que se dirigía lentamente hacia la ciudad.

Además, esa figura negra sacudió la cabeza hacia el cielo al instante en que Yun Che lo miró. Su mirada instantáneamente barrió la cara de Yun Che y sus piernas también se detuvieron. El huracán que se elevaba bruscamente desde su cuerpo se parecía al de una bestia salvaje despierta.

“¿Fen Juechen? ¿Qué estás haciendo aquí?” Yun Che preguntó mientras descendía del cielo para pararse frente a Fen Juechen. En este momento su corazón se llenó de conmoción porque el aura de Fen Juechen era completamente diferente de lo que había sido cuando se habían visto hace más de diez días… Se podría incluso decir que su aura había sufrido un cambio que haría temblar la tierra. De pie frente a él, Yun Che podía sentir una escalofriante oscuridad perforando sus huesos e irradiando de su cuerpo… ¡Aunque había exudado un aura tan fría y sombría antes, su aura era más de diez veces más fuerte y más intensa ahora!

Sus ojos también casi se habían vuelto totalmente negros y Yun Che ni siquiera podía ver algo blanco en sus ojos.

“He venido a matar a alguien.” Respondió Fen Juechen con voz fría. Su mirada y sus palabras no contenían furia ni emoción. Una gran espada negra estaba atada a su espalda, la cual era sorprendentemente la Espada Divina del Pecado Celestial que Jazmín le había lanzado.

“¿Matar a quién?”

“¡Estoy aquí para matar a Xuanyuan Wentian!” Cada palabra que provenía de la boca de Fen Juechen parecía resonar en un profundo abismo.

“¿Tu sangre del diablo ha despertado?” Preguntó de repente Yun Che. Porque aparte de eso, Yun Che no podía pensar en otra explicación lógica para explicar el crecimiento repentino e ilógico del aura de Fen JuechenJazmín había dicho inicialmente que la sangre del diablo dentro de los cuerpos de los miembros del Clan de la Familia Real de la Noche Eterna podría ser despertada usando el alma del diablo dentro de la Espada Divina del Pecado Celestial. Había sido lo mismo para Ye Mufeng todos aquellos años atrás también. Además, esta había sido la razón por la que Fen Juechen había querido robar la Espada Divina del Pecado Celestial en primer lugar.

Jazmín había mencionado que el alma del diablo dentro de la Espada Divina del Pecado Celestial aún no había sido completamente extinguida. Había una parte extremadamente débil que aún existía, pero era tan insignificante que ni siquiera se había molestado en destruirla. En vez de eso, la lanzó hacia Fen Juechen y anunció estas palabras en público: “Tomando prestado el poder de esta espada, tal vez tengas la habilidad para matar a Xuanyuan Wentian…”

Parecía que Fen Juechen ya había usado la Espada Divina del Pecado Celestial para alcanzar sus deseos.

“¡Piérdete!” Dijo Fen Juechen con frialdad.

“Hoy es la fecha de compromiso entre Feng Xue’er  y yo, así que Xuanyuan Wentian estará aquí. Si quieres matarlo, por favor espera a que el gran banquete termine. No arruines el estado de ánimo de Xue’er y el mío.” Dijo Yun Che calmadamente. “Además, aunque tu fuerza ha aumentado mucho, no creo que puedas matar a Xuanyuan Wentian todavía. Estás muy ansioso y apresurado.”

“Antes de que cambie de opinión para matarte primero, ¡Quítate de mí vista!” Fen Juechen lanzó un rugido de furia.

“Hmph, haz lo que quieras.” Dijo Yun Che mientras volaba en el aire, sin perder más palabras discutiendo con él. Pero después de eso, se volvió en medio del aire y dijo: “Quiero matar a Xuanyuan Wentian aún más que tú. ¡Pero si no quieres que todo tu arduo esfuerzo se vaya a la basura, entonces es mejor apretar los dientes y sopórtalo! ¡Sopórtalo hasta que tu victoria sea absolutamente segura!”

“No necesito que me sermonees. ¡Piérdete!” El puño de Fen Juechen estalló hacia el cielo mientras la oscura y sombría energía negra inmediatamente causaba que la luz se desvaneciera.

Yun Che volteó y no se molestó con él ya que voló hacia la Ciudad Fénix. Ya estaba muy cerca la hora del banquete de compromiso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s