RTW – Capítulo 77 – Montaña Sagrada (Parte 3)

Traductor: Ben.
(7/7)

La sangre de Leaves se congeló al ver esta horrible escena.

A su izquierda, dos sombras lentamente emergían de la oscuridad. Eran grandes y tenían extrañas apariencias las cuales no tenían parecido alguno a como se veían las bestias demoniacas comunes. Leaves pensó que sus apariencias eran parecidas a criaturas humanoides montados sobre la espalda de lobos híbridos. Sus cuerpos eran dos veces más grandes que la de humanos ordinarios, y en lugar de armadura ellos vestían ropas las cuales eran de un material desconocido – no, “ropas” no era la palabra correcta, era más parecido a piel de animal hinchado en los cuales se envolvieron ligeramente, dándoles una apariencia abultada.

Sin embargo, la característica que más llamaba la atención de los dos seres eran las cabezas que usaban como cascos, estos eran claramente cráneos de bestias demoniacas, dándoles una impresión atroz y malévola. Sus ojos estaban arrancados de sus cabezas. En lugar de ojos, bultos de cristales café rojizo estaban cosidos sobre él. Un parche de piel estaba pegada a la cabeza, extendiéndose hacia la espalda de la coraza de la bestia demoniaca. Una de las personas tenía lanzas pegadas a su silla de montar mientras el otro usaba un inusual tipo de guantelete – desde el punto de vista de Leaves, parecía como si sólo tuvieran tres dedos.

Repentinamente, una palabra destelló a través de la mente de Leaves: “¡Demonio!”

“¡Ataquen al enemigo!” Cara fue le primera en atacar, y su grito penetrante arrastró de vuelta la atención de estar estúpidamente viendo al enemigo. Stone se agachó y puso una mano en el suelo, volviendo el área bajo la nieve en un pantano. Esto podía ser considerado como una respuesta brillante: Normalmente cuando reaccionaban rápido, las dos bestias demoniacas podían saltar y volar la corta distancia sobre el pantano con sus alas. Pero aparentemente no estos dos, sus alas habían sido cortados, y ahora un arnés estaba atado a sus huesos desnudos a los cuales los demonios se sostenían. Desde que ya no podían volar más, ellos tendrían que rodear el pantano, lo cual le daba a las otras brujas tiempo para reaccionar.

Pero el enemigo no jugaba con las mismas reglas, ellos simplemente condujeron sus monturas hacia el pantano usando el momento de la bestia y luego saltaron de las espaldas de las bestias, cruzando la distancia del pantano y aterrizando detrás de Stone, el cual era el lugar exacto en el que estaban estacionadas las brujas no combatientes.

“¡Sepárense rápidamente!” Leaves gritó en voz alta al mismo tiempo en que el demonio de tres dedos con guantelete empezó su matanza. Su agilidad era completamente inesperada para la longitud de su cuerpo, la bruja parada cerca del lugar donde aterrizó no tuvo siquiera el tiempo de reaccionar antes de que su cabeza ya hubiera sido destrozada por su puño. Hasta que fueron capaces de responder, dos hermanas más consiguieron inmediatamente que sus cuellos fueran rotos, pero eventualmente ellas huyeron en pánico. Sólo Shino aún estaba parada en su lugar previo. A pesar de que ella no tenía ninguna habilidad de combate, no eligió escapar como todas las otras. En su lugar, tomó la ballesta de su espalda, apuntó, y disparó al enemigo. Pero el demonio reaccionó simplemente muy rápido, dio un paso atrás y golpeó a Shino en el pecho. La patada fue tan poderosa, que la pequeña niña voló lejos como una muñeca rota, su cuerpo giró varias veces antes de chocar con el suelo. Sangre chorreó de su boca mientras finalmente se acostó quieta.

El demonio que cargaba la lanza en su lugar dio la vuelta y caminó hacia la absolutamente aterrorizada Stone. Alzó su lanza y apuntó hacia ella, pero exactamente en el momento en que quiso arrojar la lanza, una llama explotó frente a él. Red Pepper había apuntado hacia la entrepierna del enemigo, y después de que hubo lanzado su ataque, tomó la mano de Stone y corrió lejos junto con ella.

Cuando el demonio trató de alcanzarlas, fue detenido por una pared de hierba negro.

Leaves lanzó toda su magia al suelo, permitiéndole a todas las semillas dentro de la tierra crecer, convirtiéndolos en enredaderas, los cuales lentamente se juntaron en la dirección de mano de hierro (El demonio de guantelete). Al mismo tiempo, Cara gritó “¡Dolor!” y lanzó dos serpientes los cuales cada uno mordió en uno de los brazos del demonio. Justo cuando el demonio se sacudió las serpientes de Cara, repentinamente sintió una sensación de tirón en sus pies, y repentinamente fue jalado hacia atrás y cayó al suelo.

“¡Corran, corran, hermanas, corran!” gritó Leaves con una temblorosa y temerosa voz, “¡Rápido, todas escapen! ¡Aléjense rápido de estos horribles monstruos! ¡Ellos son la fuente del mal descrito en el libro antiguo! ¡Ellos deben haber venido directamente a través de las puertas del infierno!”

El tormento del veneno de las serpientes parecía ser inefectivo en contra de los demonios. Cuando el caído mano de hierro vio que su compañero con lanza estaba en problemas, trató frenéticamente de liberarse de las enredaderas, los cuales presionaban su cuerpo. El demonio con lanza tomó una postura de lanzamiento, el cual permitió a su brazo hincharse rápidamente. Esto causó que la ya delgada piel de soporte se hiciera aún más delgada por lo que los rojos oscuros vasos sanguíneos y huesos del demonio se volvieron claramente visibles.

“¡Leaves, cuidado!” gritó Stone mientras usó su magia de pantano nuevamente, esta vez directamente apuntando a los pies del demonio.  El demonio ya estaba en movimiento de lanzar y cuando su pie se hundió en el suelo no tuvo tiempo de reaccionar. Mediante este inesperado ataque, el demonio perdió su balance y su lanza el cual ya estaba dejando su mano cambió su ángulo en el último momento, empalándose así mismo en el suelo justo ante los pies de Leaves. Viendo todo esto, Leaves rompió en sudor.

El brazo hundido se contrajo rápidamente después de que la lanza fue arrojada, pareciendo justo como un tronco seco inmediatamente después.

Viendo que el demonio no podía arrojar lanzas repetidamente, Leaves se dio cuenta que ahora era el mejor momento para huir. Otras brujas también se dieron cuenta de esto, por ejemplo, Stone y Red Pepper. Viendo que mano de hierro aún estaba luchando con las enredaderas en el suelo, ellas corrieron hacia la desesperada Cara, queriendo llevarse a la mentora con ellas cuando corrieran. Leaves, quien miró en la dirección de mano de hierro, descubrió que no intentaba liberarse más sino en su lugar volteó hacia las tres brujas con sus dos manos hacia ellas.

¿Qué está haciendo? ¡Detente!

“No.” Leaves ni siquiera tuvo la oportunidad de advertirles a las otras antes de que una deslumbrante luz azul explotó de la mano del demonio como si fuera un relámpago penetró en el aire, torciendo y girando, golpeando a sus tres hermanas. Rayos azules brincaron entre las tres, soltando un sonido de agrietamiento de un trueno. Humo blanco empezó a alzarse de sus es pasmados cuerpos los cuales se habían prendido fuego.

El ataque pareció haber consumido mucha energía del enemigo, porque empezó a respirar pesadamente y no pudo moverse. En este punto, la magia de Leaves también alcanzó su límite, y sus enredaderas empezaron a marchitarse, volviéndose enredaderas muertas.

Leaves sólo era capaz de pensar, ahora, este es el fin. Los gritos desesperados de Cara parecían alejarse, hasta que cayó al suelo.

Después de sólo un momento de descanso, mano de hierro ya se había parado de la nieve y empezó a caminar hacia una Cara afligida y en pánico, esta vez en verdad no había nadie que lo detuviera. Cuando llegó a su lado mano de hierro agarró el cuello de Cara y la empezó a estrangular. Cara desesperadamente trató de contra atacar y trató de soltarse de los dedos del demonio, pero frente a su monstruoso poder sus esfuerzos eran inútiles. Durante su lucha desesperada, Cara envió nuevamente a sus serpientes, dejándoles atacar el brazo y cuello del enemigo. Sin embargo, el demonio no parecía inmutado, y seguía apretando su mano alrededor del cuello de Cara.

En este momento lo inesperado ocurrió. Bajo el feroz ataque de las serpientes mágicas, la piel del demonio finalmente fue arrancada. Inmediatamente, niebla roja empezó a fugarse de la fractura, pronto envolviendo al demonio y a Cara. El anterior soltó un grito terrible, y bajo la niebla roja su piel empezó a ulcerarse, exponiendo sus huesos y tendones. Mano de hierro tuvo que soltar a Cara y en su lugar trató de cubrir la herida, tratando de retener la niebla disipada. Pero fue en vano, su cuerpo empezó a temblar incontrolablemente, y pronto cayó para no moverse nunca más.

Cuando vio esto, el otro demonio cuyo cuerpo ya estaba sumergido dentro del pantano, soltó un grito desgarrador, era un sonido que Leaves no había escuchado nunca antes, como un grito agudo y un grito sordo mezclados juntos, perforando su oído y dando origen a un dolor sin fin.

Pero el grito del enemigo no hizo que Leaves cayera en pánico y huyera. En su lugar, sólo tenía la victoria en sus ojos.

Mordió sus labios y trato de sacar las últimas gotas de su fuerza con el fin de pararse. Cuando finalmente se paró, agarró la ballesta de Shino, lo recargó y apuntó al último demonio. El demonio claramente entendió lo que Leaves trataba de hacer y empezó a mover sus manos frenéticamente, pero dentro de un pantano, entre más uno luchaba, más rápido se hundía. El demonio trató de bloquear sus partes vulnerables, pero aun al final, fue en vano.

Por mis hermanas perdidas, con ese pensamiento, Leaves jaló el gatillo y mandó la flecha a volar.

La flecha de ballesta precisamente penetró el cuello, soltando una vez más niebla roja de la herida. Después de que la niebla se dispersara, su cabeza finalmente cayó.

Ella había matado al demonio.

Después de dejar caer la ballesta, Leaves dio la vuelta sólo para ver los cuerpos de más de diez hermanas quienes habían perdido sus vidas. Inmediatamente golpeada por el dolor, Leaves cayó sobre sus rodillas mientras sus lágrimas estallaban libres.

One response to “RTW – Capítulo 77 – Montaña Sagrada (Parte 3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s