RTW – Capítulo 73 – Prueba de Artillería

Traductor: Ben.
(3/7)

En el oeste del Pueblo Fronterizo, cerca del Río Chishui.

La nieve no permitía al carruaje moverse un paso más; el grupo entero de personas ya habían pasado mediodía arrastrando el carruaje hacia el campo de artillería.

“¿Qué es esto?” Preguntó Carter, quien ya se había vuelto algo acostumbrado al hecho de que el príncipe aparecería repetidamente con nuevas invenciones, “¿Es esto simplemente un fusil más grande?”

“Estás casi en lo correcto,” confirmó Roland. Mandó a sus hombres remover la cubierta para que pudiera ajustar el ángulo del cañón personalmente. Ajustó su ángulo paralelo al nivel del suelo, apuntando hacia una pila de nieve.

Los principios de los cañones y los fusiles eran idénticos, así que llamarlo una versión más grande de un fusil no era inapropiado. El cañón usado para la prueba era capaz de disparar pesadas bolas de hierro de doce libras. Antes de que pudieran encender el plomo, la cámara tenía que ser cargado con pólvora y la bola de hierro. Como referencia para la carreta, Roland tomó los viejos diseños de cañones vistos en los libros de historia. Pero para mejorar su durabilidad, Roland les había dicho a los carpinteros reemplazaran varias piezas que usualmente eran fabricadas de madera con sus contrapartes de hierro.

En orden de manufacturar la carreta para el cañón, Roland casi pasó tanto tiempo en él como en el cañón mismo. La parte que especialmente consumió mucho tiempo eran las ruedas que tenían el diámetro de la mitad de un ser humano.

Primero los carpinteros tenían que producir cuatro barras de hierro de igual longitud. Estas barras fueron luego horneadas por fuego hasta que se pudieran doblar. Después de eso, navajas eran usadas para remover el exceso. Finalmente, una capa exterior de hierro era aplicado a las ruedas. Sólo este proceso tomó más de cuatro días.

Así que en los ojos de Roland, este cañón limitado elaborado a mano tomó un lugar muy especial. Ahora, cuando lo arrastró hacia afuera para una prueba, ya había hecho arreglos especiales.

El caballero en jefe y el comandante de la milicia Hacha de Hierro estaban ambos a sus lados, como siempre. También, estaba su guardia personal junto con veinte hombres de la milicia quienes estaban fungiendo como zapadores y observadores. Respecto a las brujas, tenía a Nightingale y a Relámpago a su lado. Gracias a Nana, el prejuicio hacia las brujas se había reducido significativamente. En los ojos de la milicia, la persona más importante aquí era Nana cuando excluían al príncipe.

“De acuerdo al proceso usual, primero tenemos que limpiar el barril del cañón primero.”

Dijo Roland, mientras podía imaginar los planos del cañón, esta operación particular era una hoja en blanco para él. Dentro de su cerebro fue a través de varios cortos de cañones que había visto en películas, tratando de descifrar el proceso correcto, pero sólo el cielo sabría qué tan efectivo sería.

Relámpago, de muy buen humor, tomó el cepillo y empezó la limpieza del cañón. Mientras limpiaba la boca del arma – su contrato era diferente que al de las otras brujas – siempre y cuando se le permitiera operar personalmente todas las nuevas invenciones de Roland, siempre estaría dispuesta a ayudarlo con la mejor de sus habilidades, incluso sin ningún otro tipo de pago o remuneración.

Desde que Roland tenía que ahorrar dinero, él rápidamente acepto sus términos. Sin embargo, si tenía algún proyecto secreto, aún sería capaz de estudiarlo secretamente. Dentro de su mente aún había varias ideas de las cuales no se había dado cuenta sólo esperando ser implementados. Por ahora, simplemente tenía que arrojarle ocasionalmente algunas muestras con el propósito de distraerla.

Limpiando alrededor con el cepillo, Relámpago fue capaz de limpiar algo de basura, pero de acuerdo al proceso, ella tenía que limpiarlo una segunda vez. Tomando otro cepillo, empezó a limpiarlo nuevamente hasta que había terminado.

“¿Todos lo han visto?” preguntó Roland hacia la multitud de guardias y milicia. Esta prueba de artillería era también un ejercicio. Si él era capaz de aumentar la tasa de producción de los fusiles, la milicia se vería obligada a volverse en una infantería, intercambiando las picas por fusiles. Pero incluso entonces tendrían que ir a través de varias sesiones de entrenamiento antes de que fueran lo suficientemente buenos para usar ambos tipos de armas calientes.

Cuando vio que todos asintieron, le dijo a Relámpago que procediera.

La pequeña niña primero abrió la bolsa y sacó un cartucho de papel de tamaño bolsillo lleno con pólvora luego lo empujó dentro del final de la boca del arma con una baqueta. Entonces sacó una bola de hierro y usó la baqueta una vez más para empujarlo dentro del barril. Después de eso, sacó un alambre conductor de la parte trasera del barril del cañón y lo insertó en el ojal para atravesar el cartucho. Con esto, la preparación para el lanzamiento estaba completa.

Para prevenir accidentes, todos tenían que alejarse quince metros lejos del cañón. Relámpago quien estaba parada cerca de la mecha, vio las primeras chispas, pero en un parpadeo, ya había perforado dentro del barril.

Entonces vino un fuerte rugido – aire roció fuera de la boca del arma con tal velocidad, que incluso levantó la nieve que había sobre el suelo.

El rango efectivo teórico de un cañón de doce libras era arriba de un kilómetro.

Incluso sin ningún estriado, la bala de cañón aun volaría en línea recta.

Todos pudieron oír el sonido cuando la bala de cañón golpeó la armadura que fue puesta a cien metros de distancia. La velocidad de la bala de cañón no fue reducida mucho, cada vez que golpeaba el suelo, rebotaría nuevamente, incluso levantando más nieve.

Después de que el humo se despejara, Roland junto con Carter y Hacha de Hierro, todos fueron directamente a inspeccionar el objetivo. Cuando llegaron cerca de la armadura, notaron que la parte frontal de la armadura ya estaba en contacto con la parte de atrás, y que había un agujero del tamaño de la palma de una mano en el centro. Obviamente, la velocidad de la bala no se había reducido a cero, desde que había volado cien metros más. Incluso después de que había caído al suelo, siguió rodando, mostrando la increíble cantidad de poder que contenía.

“¡Qué terrorífica capacidad de penetración!” suspiró Carter. Ya podía imaginar que pasaría cuando los enemigos estuvieran juntos en grupos; siendo golpeados por varias balas de cañón que llevaba terror a todo el campo de batalla.

“Tres deidades arriba,” Hacha de Hierro empezó a orar. De acuerdo a él, Roland tenía que ser el mensajero de la madre tierra. Excepto por el mensajero de dios, ¿quién más podía traer tan terrible poder al mundo? Él ya había estudiado la química de la pólvora; era fabricado de químicos comunes los cuales sólo necesitaban ser cuidadosamente preparados. La llama era la encarnación de la furia de la madre tierra, así como su arma más poderosa – al menos estas eran las creencias de la gente del sur. Cuando ellos veían la interminable llama producida por las erupciones volcánicas, no podían hacer más que rezar.

El resultado de la prueba era similar a los que Roland había esperado de un clásico cañón de doce libras. El gran momento para brillar del cañón fue durante la guerra civil de los Estados Unidos y durante la época de Napoleón.

Más adelante, cargó el cañón con diferentes cantidades de pólvora para probar los niveles de poder. A pesar de que podía causarle daño al cañón, aún era necesario hacer las pruebas.

Incluso después de disparar con tres diferentes cantidades de pólvora, el cañón todavía no mostró ninguna señal de deformación. Aparentemente, la calidad del acero usado para hacer el cañón era excelente. Al final, Roland decidió que la cantidad de pólvora que usarían era uno punto dos veces la cantidad usada durante las pruebas. Después de eso, usó las pruebas para seleccionar al artillero.

“Su alteza, esta es ciertamente una muy poderosa arma, pero es muy pesada. Si llegáramos a encontrar un bache, no seríamos capaces de avanzar.” Carter, quien fue capaz de ver inmediatamente los problemas con la nueva arma, criticó, “y después de cada disparo, tiene que ser limpiado con el cepillo, entonces tiene que ser recargado. Cargar la pólvora, las balas de cañón y el cañón mismo, me temo que usted necesitará cinco o seis personas para operar sólo un cañón.”

“Ciertamente, ¡Pero todo vale la pena! Siempre y cuando seamos capaces de usar de dos a tres cañones, el Duque… No, quiero decir las bestias demoniacas, como el tipo tortuga gigante, no será capaz de romper nunca más a través del muro.” Roland tosió, eso estuvo cerca. Respecto a las desventajas de un cañón de doce libras, tenía la intención de resolverlo navegando. Con la ayuda de la máquina de vapor, él sería capaz de convertir un barco tradicional en un barco impulsado por vapor. Incluso si era el más primitivo de los botes de paletas, aún tendría un complejo y voluminoso sistema mecánico.

Así que, en vez de convertir el barco, compraría un barco de velas de dos mástiles. Con la ayuda de Wendy, el incluso sería capaz de transportar los cañones detrás de las tropas del Duque. Con esto sería capaz de atacar al enemigo de los dos lados, y ser capaz de fácil y eficientemente aniquilar las fuerzas del Duque.

TLN: les comparto un video muestra de la forma de cargar y limpiar cañones para que sea más ilustrativo. Los calibres son distintos en los videos pero la idea es básicamente la misma.

https://www.youtube.com/watch?v=5caj4F4PI_s&t=155s

https://www.youtube.com/watch?v=Eqs-iVsCyDI

One response to “RTW – Capítulo 73 – Prueba de Artillería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s