Invincible – Capítulo 81 – ¡Papá fue Herido!

(2/2)

“¡Papá!”

“¡Abuelo!”

Huang Ming, Huang Jun y Huang Wei vieron a Huang Qide corriendo con Chen Ying y los tres lo saludaron rápidamente.

En el momento en que Huang Qide vio al herido Huang Peng tumbado en el suelo, rugió ante Huang Ming: “¿Qué está pasando? ¡Huang Peng es tu hermano menor, sin embargo, lo golpeaste con mano dura!”

En el camino hacia el Patio Este, Chen Ying omitió el asunto de Huang Peng siendo herido, por lo que Huang Qide pensó que debía ser Huang Ming quien dañó a Huang Peng tan gravemente.

Antes de que Huang Ming pudiera decir algo, Huang Jun los interrumpió diciendo. “¡Abuelo, éste es mi Maestro, el Líder de la Secta Gran Espada!” Él indicó con su mano hacia Liu Wei junto a él.

El enojado Huang Qide entró en un aturdimiento mientras miraba al hombre de mediana edad extrañamente vestido …. ¿Líder de la Secta Gran Espada?

“Abuelo, ahora mismo, el Segundo Tío fue irrespetuoso hacia nuestra Secta Gran Espada y ofendió al Maestro. Fue debido a esta razón que el Maestro … “Huang Jun dejó de hablar aquí, pero su significado implícito era evidente.

Los fríos ojos de Liu Wei pasaron por Huang Qide. “¿Eres Huang Qide? Estas personas fueron heridas por mí. ¿Qué dices de mi ira?”

Huang Qide se volvió incómodo y avergonzado; Entonces, su rostro resquebrajó una sonrisa cordial: “Así que es el Líder de la Secta Gran Espada, Mayor Liu Wei. ¿Qué está diciendo el Mayor Liu Wei? Fue Huang Peng quien ofendió a la Secta Gran Espada y al Mayor Liu Wei en primer lugar. Es su honor recibir una lección de Liu Wei; ¡De hecho, había que enseñarle una lección!”

Comparado con el momento en que llegaron los dos, Huang Qide y Chen Ying parecían otra persona.

Liu Wei bufó con frialdad, y ‘aconsejó’ a Huang Qide con un tono condescendiente. “Huang Qide, en mi opinión, un hijo como este no vale mucho la pena. ¡No sabrás qué día traerá una catástrofe aniquiladora a la Mansión del Clan Huang!”

La expresión de Huang Qide se volvió fea, sin saber qué decir.

Cuando Su Yan, que estaba sosteniendo a Huang Peng, oyó eso, ella estaba asustada e indignada al mismo tiempo.

Sin embargo, Liu Wei sacudió la manga y se fue después de decir esto junto con Huang Jun, Huang Ming, y Huang Wei siguiéndolo de cerca.

Huang Qide abrió la boca, la cerró y luego volvió a abrirse un par de veces, pero no salió ninguna palabra mientras observaba cómo las cuatro siluetas se hacían cada vez más pequeñas. De pie allí, su expresión era oscura y sombría, y nadie sabía en qué estaba pensando.

Minutos después, Chen Ying se acercó a Huang Qide y le preguntó con cautela: “¿Deberíamos dejar que el Segundo Señor de la Mansión se cure primero?”

Huang Qide miró al cielo y suspiró; Luego se giró y se fue después de asentir con la cabeza a Chen Ying, indicando que estaba de acuerdo con su sugerencia.

Después de abandonar el Patio Este, Liu Wei, Huang Jun, Huang Ming y Huang Wei regresaron al Patio Norte. Huang Ming insistió en que Liu Wei descansara primero, e hizo los arreglos adecuados. Cuando todo estaba arreglado, el trío de padre e hijos abandonaron el patio y fueron al salón principal.

Sentado en el salón principal, Huang Wei audazmente le dijo a Huang Ming. “Papá, debemos aprovechar esta oportunidad y persuadir al abuelo para desterrar a Huang Peng de la Mansión del Clan Huang. ¡Mientras que Huang Peng esté fuera del camino, la posición futura del Señor de la Mansión está garantizada para ser asumida por usted!”

“¿Desterrar a Huang Peng de la Mansión del Clan Huang?” Huang Ming frunció el ceño, “Eso no es muy bueno, ¿verdad?”

“¿A quién le importa si es bueno o no?” Huang Wei añadió posteriormente: “Papá, has dicho antes, para tener éxito, uno no debería molestarse con cosas insignificantes. Si ese Huang Peng permanece aquí en la Mansión del Clan Huang, siempre será un factor de riesgo para papá. Desde la última Asamblea del Clan, la actitud del abuelo hacia Huang Peng ha cambiado ciento ochenta grados, y tú mismo lo sabes. ¡No sólo eso, muchos de los ancianos de la mansión se han inclinado hacia el lado de Huang Peng y se está diciendo alrededor de la mansión que hay una alta posibilidad de que el abuelo le pase la posición del Señor de la Mansión a Huang Peng!”

En este momento, Huang Jun apoyó a Huang Wei, diciendo. “Lo que dijo mi hermano menor es razonable. ¡Papá, podemos persuadir al Abuelo utilizando como excusa que Huang Peng ofendió a mi Maestro, con tal de desterrar a Huang Peng de la Mansión del Clan Huang!”

Huang Ming se mantuvo en silencio.

“¡Papá, no hay nada de qué preocuparse!” Huang Wei lo persuadió.

Huang Min alzó la cabeza, mirando a sus dos hijos mientras asentía.

………….

Pasaron dos días.

Hoy era el primer día del Año Nuevo. Como muchos años de tradición, la Mansión del Clan Huang tenía un ambiente festivo y las decoraciones rojas de Año Nuevo estaban por todas partes en la mansión. El humor era especialmente alto y festivo en el Patio Norte, y el silencioso Patio Este estaba sombrío en comparación.

Mientras los guardias y sirvientes de la Mansión del Clan Huang estaban ocupados con la preparación, a pocas millas de la Mansión, varias figuras estaban enfrentando la calle llena de nieve, acercándose a la Mansión del Clan Huang.

Viendo el contorno de la Mansión del Clan Huang cada vez más cerca, una emoción repentina surgió en el corazón de Huang Xiaolong.

¡Finalmente, he vuelto a la Mansión del Clan Huang!

¡Papá, mamá, su hijo está de vuelta!

Pronto, Huang Xiaolong alcanzó el espacio abierto frente a la entrada principal de la Mansión del Clan Huang y se quedó allí, mirando la puerta.

Recordó la escena de hace un año atrás cuando abandonó la Mansión del Clan Huang junto a Fei Hou, y sus padres se pararon en ese mismo lugar, observando su partida.

En este momento, la nieve flotaba desde arriba y algunos copos de nieve aterrizaban en el cuerpo de Huang Xiaolong, exudando pequeñas ráfagas de frialdad.

“Está nevando de nuevo.” Murmuró Huang Xiaolong para sí mismo. También hubo una gran tormenta de nieve a finales del año pasado.

El Mariscal Haotian y Fei Hou estaban a pocos pasos de Huang Xiaolong y ambos no dijeron nada mientras esperaban a Huang Xiaolong.

“¡Zhi! ¡Zhi! ¡Zhi!” En este momento, el pequeño mono violeta en el hombro de Huang Xiaolong chilló excitadamente; En este viaje de vuelta a la Mansión del Clan Huang, Huang Xiaolong, por supuesto, trajo el pequeño mono violeta con él.

El chirrido del pequeño mono violeta parecía sacar a Huang Xiaolong de su reminiscencia. Miró al pequeño mono que rebotó en su hombro y sonrió; Al parecer, este chico le estaba instando a que entrara rápidamente.

Huang Xiaolong se rió entre dientes, levantó los pies y cruzó la puerta.

El Mariscal Haotian y Fei Hou siguieron a Huang Xiaolong en la Mansión del Clan Huang.

Sin embargo, cuando Huang Xiaolong entró en la Mansión del Clan Huang, notó que los guardias y criados lo evitaban a kilómetros de distancia con extrañas expresiones en sus rostros. Esto generó dudas y sospechas en Huang Xiaolong.

Cuando estuvo cerca del Patio Este, Huang Xiaolong vio a su hermano pequeño Huang Xiaohai en cuclillas en una esquina, golpeando la nieve en el suelo con un palito mientras lloraba.

“¡Xiaohai!” Gritó Huang Xiaolong.

Al oír la voz familiar, Huang Xiaohai saltó bruscamente y giró alrededor, y sus pequeñas piernas volaron hacia Huang Xiaolong. Abrazando a Huang Xiaolong, Huang Xiaohai gritó en voz alta: “¡Hermano Mayor, finalmente estás de vuelta!”

“¡Woo woo woo! ¡Woo woo woo!”

En un instante, las lágrimas de Huang Xiaohai habían humedecido la túnica de Huang Xiaolong.

Xiaohai, dile a tu Hermano Mayor, ¿qué pasó?” Huang Xiaolong le preguntó suavemente, limpiando las lágrimas de la cara de Huang Xiaohai.

Huang Xiaohai no respondió y siguió llorando lamentablemente.

“¿Qué es? Xiaohai, ¿qué pasó?” Huang Xiaolong tenía una mala premonición en su corazón.

“¡Papá, papá, él, él!” Huang Xiaohai sollozó y ahogó algunas palabras casi ininteligibles de su boca. “¡Papá, papá fue herido y la segunda hermana también!” Gritó Huang Xiaohai mientras limpiaba sus propias lágrimas.

“¿Qué?” La expresión de Huang Xiaolong no se veía bien mientras se dirigía al Patio Este. El Mariscal Haotian y Fei Hou intercambiaron una mirada y se apresuraron a alcanzar a Huang Xiaolong.

Apresurándose a llegar a la habitación de su padre, la puerta ya estaba abierta y Huang Xiaolong entró precipitadamente en la habitación: “¡Papá!” Entrando en la habitación, la primera persona que vio fue a su madre, Su Yan, sentada al lado de la cama; Su cabeza se giró para mirarlo, y Huang Xiaolong vio que sus ojos estaban rojos al llorar. Y una persona estaba tumbada en la cama – Su padre, ¡Huang Peng!

“Papá!” Huang Xiaolong se acercó a la cama, se acercó a Huang Peng y gritó. Tenía los ojos rojos.

En la cama, el pálido Huang Peng abrió lentamente los ojos; Viendo a Huang Xiaolong, trató de sonreír y emitió una débil y ronca voz que apenas era audible: “¡Xiaolong, estás de vuelta!”

“Papá, ¿quién fue? Dime ¿quién fue el que te hirió así?” Los puños de Huang Xiaolong se cerraron fuertemente viendo la terrible complexión de su padre mientras que su corazón dolía y se llenaba de ira.

One thought on “Invincible – Capítulo 81 – ¡Papá fue Herido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s