Invincible – Capítulo 80 – Desgracia en el Patio Este

(1/2)

“¡Hace más de dos años! ¡No sé qué clase de mierda de perro de la suerte ese mocoso encontró para comer realmente un trozo de Fruta Yang!” Huang Wei se quejó incesantemente y continuó contándole cómo Huang Xiaolong lo emboscó durante el combate de la Asamblea Anual del Clan debido a sus celos por el gran talento de Huang Wei y dejó de lado su hermandad y le rompió los brazos y las piernas delante de todos.

Huang Wei agregó una variedad de ‘especias’ a su historia.

“¡En ese momento, Huang Xiaolong todavía no estuvo satisfecho después de romper mis manos y piernas, y ordenó a su esclavo que atacara, hiriendo al papá y al abuelo!” Al final, Huang Wei exclamó lamentablemente.

En cuanto al asunto de Huang Ming violando las reglas del clan, interrumpiendo el combate, y atacando a Huang Xiaolong primero, fueron barridos por debajo de la alfombra.

“¿Qué? ¿Su esclavo atacó e hirió al Abuelo y a Padre?” Huang Jun miró a Huang Ming, sus ojos se volvieron fríos al mismo tiempo mientras estaba sorprendido. ¿Su abuelo, Huang Qide, era un Guerrero del Décimo Orden, y un mero esclavo de Huang Xiaolong tenía esa fuerza?

“Es así, Jun’er.” Huang Ming asintió, confirmando lo que Huang Wei acababa de decir. “¡El esclavo de Huang Xiaolong se llama Fei Hou!” Diciendo esto, Huang Ming pensó en la humillación cuando fue golpeado por la palma de Fei Hou y se estrelló contra la hilera de sillas, mientras el odio destelló fuertemente a través de sus ojos: “Su perro esclavo es un Guerrero en el pico de la etapa tardía del Décimo Orden.”

“Pico de la etapa tardía del Décimo Orden…” Huang Jun fue sorprendido; No pudo evitar mirar a su Maestro Liu Wei, y vaciló antes de murmurar. “Maestro, ¿esto …?”

Liu Wei permaneció indiferente mientras agitaba su mano. “¿No es sólo un miserable Guerrero en el pico de la etapa tardía del Décimo Orden?”

Huang Jun estaba muy contento; Las palabras del Maestro significaban que él aceptaba hablar por ellos.

Huang Jun inmediatamente se levantó del asiento: “¡Gracias maestro!”

Huang Ming y Huang Wei también estaban contentos de escuchar eso, por lo que siguieron la acción de Huang Jun, ambos se levantaron y respetuosamente agradecieron a Liu Wei.

Huang Ming rió con entusiasmo. “Es genial que el Mayor Liu Wei este aquí. ¡Ese perro esclavo, Fei Hou, no va a soportar ni un ataque del Mayor Liu Wei!”

Huang Wei estuvo de acuerdo: “¡Por supuesto, en frente del Mayor Liu Wei, ese perro esclavo Fei Hou tendrá tanto miedo que incluso se orinará en sus pantalones!”

“¿Huang Xiaolong y Fei Hou están ahora en el Patio Este?” Preguntó Huang Jun.

“No, Huang Xiaolong ha dejado la Mansión del Clan Huang por casi un año, pero dijo que volvería a finales de año. Debería llegar durante estos dos días.”

Huang Jun se burló. “No importa, esperaremos hasta que ese mocoso y su perro esclavo, Fei Hou o como se llame vuelvan; No es demasiado tarde para enseñarles una lección entonces. ¡Mientras tanto, podemos obtener algunos intereses!”

“¿Obtener algunos intereses?” Huang Wei miró a Huang Jun, confundido: “Hermano mayor, ¿quieres decir …?”

Huang Jun asintió con la cabeza y dijo: “Correcto. Huang Peng y Su Yan permitieron que su hijo cometiera actos violentos e ignorara las reglas del clan. Ser tan presuntuoso como herir al abuelo y a padre. ¡Estos dos deben ser castigados!” Se burló y añadió: “Hace algunos años que no veo a Huang Peng y a Su Yan, debo aprovechar esta oportunidad para ‘darles la bienvenida’”.

Huang Ming frunció el ceño; Sin embargo, guardó silencio, sin expresar ninguna objeción o palabras de acuerdo.

Un poco más tarde, el grupo dirigido por Huang Jun llegó al Patio Este.

Cuando Huang Jun, Huang Ming y los otros entraron en el Patio Este, Huang Peng y Su Yan estaban sentados en el vestíbulo principal, y Huang Min y Huang Xiaohai estaban junto a ellos.

Cuando Huang Peng y Su Yan vieron que Huang Jun, Huang Ming, Huang Wei, y otro extraño entraron, ambos se sorprendieron.

“¿Huang Jun?” Huang Peng casi no podía reconocer al joven junto a Huang Ming.

Hace unos años, Huang Jun todavía era un joven; Ahora, Huang Jun media más que un 1,70 metro y tenía hombros anchos y una cintura gruesa. Una figura musculosa de un hombre.

“Soy yo.” Huang Jun respondió con una fría expresión: “Huang Peng, en la Asamblea del Clan del año pasado, de hecho te atreviste a complacer las acciones violentas de tu hijo hiriendo a mi padre y a mi abuelo”.

Huang Peng y Su Yan quedaron en blanco por un momento y se dieron cuenta de ello – la razón por la que estas cuatro personas se acercaron al Patio Este.

Huang Peng miró a los cuatro, sabiendo que una explicación no servía de nada y su expresión se volvió pesimista y su voz pesada y sombría. “¿Y qué?”

Riéndose fríamente, Huang Jun repitió con una voz fría. “¿Y qué? ¡Puesto que su hijo y el perro esclavo están ausentes, entonces recogeré un cierto interés de usted! ¡Espere a que su hijo vuelva dos días más tarde, en ese momento podremos liquidar la deuda de una vez por todas!”

Huang Ming se quedó allí, como en una audiencia, observando y sin hablar.

Huang Peng los fulminó furiosamente: “¿Recoger la deuda? Eres un mocoso, aunque hayas entrado en la Secta Gran Espada como un discípulo, no estás calificado para alardear en el Patio Este como quieras. ¡Aquí estás en la Mansión del Clan Huang, no en la Secta Gran Espada!”

De repente, en ese momento, una energía tiránica se precipitó hacia Huang Peng, sin darle tiempo para reaccionar o esquivar. Su cuerpo se sacudió violentamente cuando fue golpeado por una enorme presión y salió volando, estrellándose contra una pared del salón principal, vomitando sangre mientras se deslizaba hacia abajo.

“¡Peng Ge!”

“¡Papá!”

Su Yan, Huang Min y Huang Xiaohai gritaron asustados, precipitándose al lado de Huang Peng.

“Peng Ge, ¿estás bien? ¡Por favor, no me asustes!” Su Yan trató de ayudar a Huang Peng, las lágrimas fluían hacia abajo sin control mientras se aferraba a Huang Peng fuertemente.

“¡Papá, papá!” Los ojos de Huang Min y Huang Xiaohai estaban rojos mientras lloraban lamentablemente.

Huang Peng miró a Su Yan, su era voz ronca mientras la reconfortaba: “Estoy bien.” Otra bocanada de sangre salió desde su boca antes de que él pudiera terminar sus palabras.

Este giro de los acontecimientos también sorprendió a Huang Ming, Huang Jun y Huang Wei.

Huang Jun se volvió para mirar a la persona que tenía a su lado. El que golpeó a Huang Peng justo ahora era su Maestro Liu Wei.

“Maestro, esto …” Huang Jun hizo una pausa.

Aunque las palabras de Huang Peng eran ofensivas hacia la Secta Gran Espada, ¿pero no fue Liu Wei un poco de mano dura? Sin importar qué, Huang Peng era su tío.

Liu Wei se mostró indiferente: “¡Siendo irrespetuoso con la Secta Gran Espada, el castigo es muerte!” Luego hizo una pausa. “Sin embargo, por tu bien, te perdoné la vida. No te preocupes, no morirás; A lo sumo, estarás en cama durante tres o cuatro meses.”

¿En cama por tres a cuatro meses? Al oír esto, Huang Ming y Huang Jun se sintieron aliviados.

En este punto, Huang Min, que estaba llorando miserablemente de repente se levantó con el odio en sus ojos, y se lanzó hacia Huang Wei: “¡Si todos intimidan a mi papá, voy a luchar contra todos ustedes!”

Viendo a Huang Min acercándose a él, Huang Wei levantó su pierna y pateó a Huang Min.

Aunque Huang Min había empezado a practicar el qi de batalla, ella no era la oponente de Huang Wei. La fuerza que Huang Wei usó en la patada no fue ligera, e hizo que Huang Min lanzara un grito doloroso.

“¡Min’er!” Viendo esto, Su Yan gritó el nombre de su hija.

Entonces, se oyó desde fuera un alboroto de pasos; Un grupo de guardias de la Mansión del Clan Huang se había precipitado y vio a Huang Peng y a Huang Min tumbados en el suelo en el salón principal, y se sorprendieron.

“Vuelvan a sus puestos. Esto no les concierne a ustedes.” Al ver la concurrencia de guardias, Huang Ming emitió su orden.

Los guardias se miraron, sin saber qué hacer.

“¿No han oído lo que he dicho? ¡Márchense!” Huang Ming alzó la voz y perdió la cabeza.

“¡Sí, Mayor Señor de la Mansión!” El grupo de los guardias de la Mansión del Clan Huang estaba asustado, respondieron débilmente y se dirigieron a un lado.

Huang Qide, que estaba a puertas cerradas, acababa de salir, y el Jefe Adjunto Chen Ying se apresuró a informar. “¡Anciano Señor de la Mansión, no es bueno, algo ocurrió en el Patio Este!”

“¿Patio Este?” Huang Qide se sorprendió, “¿Qué pasó?”

“Hoy, el Joven Señor Huang Jun regresó, y probablemente se enteró de lo que sucedió durante la Asamblea del Clan del año pasado, donde el Mayor Fei Hou hirió al Mayor Señor de la Mansión. Justo ahora, llevo al Mayor Señor de la Mansión al Patio Este.” Chen Ying resumió el evento para Huang Qide.

“¿Qué?” La expresión de Huang Qide cambió. “¡Date prisa, al Patio Este!”

Momentos después, Huang Qide y Chen Ying llegaron al Patio Este; Lo primero que vieron fue al lesionado Huang Peng tirado en el suelo.

One thought on “Invincible – Capítulo 80 – Desgracia en el Patio Este

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s