RTW – Capítulo 62 – Juramento

Traductor: Lurixer.
(2/8)

Hoy fue un día tan emocionante con tantos asuntos sorprendentes que Roland no quería continuar el aburrido trabajo con la máquina de vapor. En cambio, él tenía a su cocinero preparando una cena excepcionalmente increíble de filete con pimienta negra y huevos fritos, sin ningún límite a la cantidad, todo el mundo podía comer. Después de comer, Relámpago y Anna tuvieron que acariciar sus vientres hinchados mientras Nana, masticando el último trozo de carne, todavía estaba lleno de vitalidad. Además de la cena, le había pedido a la sirvienta que preparara y entregara un guiso de carne blanda y gachas de avena en un plato de porcelana termo preservante para Nightingale. Una vez que Nightingale y Wendy se despertaron, inmediatamente pudieron comer comida caliente.

Después de la cena, el siguiente paso fue organizar habitaciones para todas. Afortunadamente, los señores del Pueblo Fronterizo amaban la exquisitez y la grandeza. A pesar de que este pequeño pueblo sólo fue construido para la minería, como un punto de seguridad temprana, el castillo todavía se construyó a los estándares de una ciudad de tamaño mediano. Gracias a esto, Roland tenía ahora un área de nueve metros cuadrados de superficie distribuida en tres plantas, junto con torres de vigilancia y torres de flecha en forma de pagodas en las cuatro esquinas del castillo. También poseía su propio vestíbulo y jardín trasero.

Roland arregló la habitación opuesta a la habitación de Anna para Relámpago mientras la habitación de al lado iba a ser para Wendy después de su rehabilitación. Cuando Roland vio a Nana entrar en la habitación de Anna con un bastón de azúcar en la mano, no pudo evitar menear la cabeza con diversión.

De vuelta en su oficina, Roland se sirvió una jarra de cerveza. Un plan sólo era bueno hasta la primera desviación. Había pensado que con la ayuda de Nightingale, habría conseguido un lote de brujas nuevas, obteniendo un impulso en ciencia y tecnología, una mejora en la agricultura, etc., pero nunca había esperado que la líder de la Asociación de Cooperación de Brujas tuviera tal hostilidad hacía las no brujas. Las brujas como Nightingale parecían ser una minoría. Wendy … después de la charla con Relámpago supo que Wendy en realidad no quería dejar la Asociación de Cooperación de Brujas. Ella sólo tenía la intención de salvar a Nightingale, pero después de su intervención, fue tratada como una traidora por Cara y las otras brujas.

Después de su primer trago, Roland se sirvió otro. Incluso si la cerveza no era la mejor, todavía era mejor que nada.

Durante la comida, Roland le había preguntado a Relámpago acerca de sus habilidades y las de Wendy. Relámpago dijo que podía volar como un pájaro y volar libremente por el aire mientras que Wendy era capaz de controlar el viento. Al oír esto, Roland no podía pensar en un buen uso para una actualización tecnológica, pero para la próxima guerra tenían un gran potencial.

También le preguntó acerca de las habilidades de las otras brujas en el campamento y descubrió que sus habilidades variaban fuertemente y parecían no seguir ninguna regla. Algunos efectos difícilmente podrían describirse con la ciencia, mientras que algunos eran completamente extraños.

Por ejemplo, Cara la Bruja Serpiente, la fundadora de la Asociación De Cooperación De Brujas. Podía condensar su magia en serpientes: estas serpientes no eran ilusiones, podían ser tocadas y también atacar a un enemigo. Los diferentes colores de las serpientes representaban los diferentes venenos. La iluminación sólo había visto dos tipos de serpientes, parálisis y tóxicos.

Roland encontró que no sólo era Anna, sino que Cara y las otras brujas también podían usar su magia dentro de un pequeño rango. Por ejemplo, cuando el Fuego Verde de Anna se alejaba un rango de cinco metros, de repente desaparecería. Las serpientes de Cara tampoco podían alejarse demasiado. Para Nightingale, era incluso una distancia más corta. Cuando ella quería influir en un objeto extraño, tendría que dejar su niebla y hacerse visible.

Por esta razón, siempre estaban equipadas con ballestas en caso de que tuvieran que enfrentarse a la Iglesia o a cualquier otro ejército que poseyera la Piedra de Retribución de Dios. De lo contrario, sólo podrían huir en todas direcciones.

Roland trabajó hasta la medianoche, y el fuego en la chimenea ya se había apagado. Cuando empezó a estornudar, pensó que ya era hora de dormir.

Cuando abrió la puerta de su habitación, pensó que había entrado en la habitación equivocada, ya era una escena familiar, donde una mujer ya estaba en la habitación, sentada en su cama. Su figura estaba medio envuelta en la oscuridad, su sombra reflejada por el fuego sólo se exhibía en mosaico, como un mural. Sin embargo, esta vez hubo una gran diferencia con los casos anteriores, a saber, que la mujer ya no llevaba sus túnicas para esconder su cuerpo. En vez de eso, los había sustituido por ropas civiles corrientes. Su apariencia ya no estaba oculta del mundo exterior, y ahora todo el mundo podía ver directamente su apariencia.

Nightingale.

Roland se puso un poco nervioso, este tipo de encuentro, … ¿sería una suerte?

Cuando Nightingale notó que el príncipe había entrado, se levantó y caminó lentamente. Incluso después de medio día de descanso, su rostro lucía mejor que la mayoría de la gente. Sus mejillas pálidas ahora estaban de un tono rosado, y su pelo no le dio una apariencia apagada. Él pensó, tengo que decir, la resiliencia de una bruja es realmente increíble.

“Has trabajado mucho en los últimos días.” Roland tosió, rompiendo el silencio y luego continuó: “¿Por qué no descansas más? Relámpago ya me lo ha contado todo.”

Al oír esto, Nightingale sacudió la cabeza, dando una impresión solemne. Esto le dio a Roland la sensación de que algo andaba mal, y en sus ojos podía ver una dedicación indescriptible. Roland se dio cuenta de que había tomado su decisión y estaba convergiendo sus emociones hacia él. Esta mirada de determinación era difícil de ver en muchas otras personas, así que Roland esperó hasta que ella hubiese encontrado las palabras correctas.

Sin embargo, Nightingale no comenzó a hablar inmediatamente. En cambio, respiró hondo, se apoyó en una rodilla mientras sostenía una daga en la mano, e inclinó levemente la cabeza. Esta era la etiqueta de la ceremonia típica de los caballeros, cuando alguien de la aristocracia juraba lealtad a un superior. A menudo lo hacían de esta manera.

Su Alteza Roland Wimbledon, yo, Verónica, también conocida como Nightingale, juro…” Dijo con un tono formal, “mientras seas amable con las brujas, estaré a tu servicio, ya sea como un fuerte escudo contra los demonios, o como su espada personal durante la noche, sin ningún temor de arrepentimiento, hasta el último momento de mi vida “.

Roland pensó, ‘así que esta es la decisión que tomó después de que la Asociación de Cooperación de Brujas se convirtiera en una decepción para ella y destruyó su esperanza de llevar a las brujas a un futuro mejor.’ Si iba como quería, rechazaría su oferta, ya que estaba más acostumbrado a contratar o a trabajar juntos. Si existieran más ambiciones y un ideal común, podrían convertirse en camaradas.

Sin embargo, sabía que a veces no tenía sentido subrayar la igualdad y la libertad. Mientras no hubiera un suelo adecuado, incluso las mejores semillas se descompondrían. Como príncipe, no podría apartarse de su papel de príncipe hasta que unificara el reino.

Después de un momento de silencio, Roland actuó de acuerdo con la etiqueta de la corte real en los recuerdos del ex príncipe. Él tomó su daga y luego le tocó los hombros tres veces con su propia espada, “Acepto tu lealtad”.

Los hombros de Nightingale temblaron ligeramente. Parecía que finalmente podía relajarse.

Luego extendió la mano derecha, sujetando la mano de Roland frente a ella.

Nightingale tomó sus dedos y besó delicadamente el dorso de su mano. Con esto el ritual llegó a su fin.

Aunque la ceremonia de la lealtad ejercida por las brujas era extremadamente indescriptible, el seguir a través del conjunto de acciones no podía ser archivado con un fondo ordinario. Y también se llamaba Verónica … “¿Verónica es tu verdadero nombre? ¿No tienes un apellido?” Roland la levantó y preguntó.

“Sí, Su Alteza. No tengo intención de ocultar nada de ti. Hace cinco años, abandoné la Familia Gilen. Ahora la familia y yo no tenemos nada que ver el uno con el otro.” Nightingale le contó todo, y puso hasta la última barrera en su corazón al contarle su propio pasado.

Nació en la Ciudad de Plata, la ciudad cuyo nombre proviene naturalmente de sus galardonadas minas de plata. Su padre era un vizconde, pero su madre nació como una plebeya. Tales matrimonios no eran comunes, pero los dos lo habían hecho bien. Además, Nightingale también tenía un hermano llamado Hyde. Había pasado toda su infancia en la Ciudad de Plata, y ese fue el período más feliz de su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s