Invincible – Capítulo 64 – Sólo un Ataque de Espada

Huang Xiaolong llegó bajo el enorme árbol de cícadas y envolvió sus manos con qi de batalla para agarrar una fruta cícada. Su mano izquierda recibió la fruta que estaba cayendo, luego la llevó a su boca y la mordió.

Instantáneamente, el néctar de los dioses llenó la boca de Huang Xiaolong, y cuando tragó, la energía caliente fluyó en sus venas y meridianos.

Rápidamente se sentó y circuló a través de las Tácticas de Asura para refinar la energía de la Fruta Cícada.

Mientras refinaba la Fruta Cícada, el qi de batalla del Sexto Orden empezó a surgir, rodando y estrellándose en sus meridianos. Al mismo tiempo, Huang Xiaolong sintió rastros débiles de la energía espiritual de la Fruta Cícada, nutriendo todos los músculos, huesos y órganos internos de su cuerpo, fortaleciéndolos y haciéndolos más firmes.

Un dragón negro y uno azul flotaron alrededor de Huang Xiaolong mientras el aura espiritual del inframundo cayó sobre él.

Desde que había roto al Sexto Orden, la velocidad a la que sus espíritus marciales devoraron la energía espiritual del inframundo había aumentado una vez más.

……..

La noche pasó.

Rayos de sol brillando desde los picos de las montañas cayeron sobre el cuerpo de Huang Xiaolong, calentándolo.

Retirando a los dragones gemelos de nuevo en su cuerpo, Huang Xiaolong dejó de ejecutar la técnica de cultivación, las Tácticas de Asura, y se levantó. Ambos puños golpearon de repente una pared de la cueva a veinte metros de distancia y dejaron una marca de la profundidad de un pie.

La pared de la cueva tembló y las rocas sueltas cayeron.

Este resultado causó que sus ojos se iluminaran en excitación: esta fruta cícada era realmente algo especial. Sólo una noche de cultivo había aumentado su poder físico significativamente y al atacar, el poder explosivo de sus músculos y tendones se había hecho mucho más fuerte.

Si continuaba cultivándose de esta manera, basándose sólo en su cuerpo físico y en su poder explosivo, ya era un nivel más fuerte cuando se comparaba con guerreros del mismo nivel.

Mientras bajaba las manos, Huang Xiaolong miró alrededor de la cueva y notó que el pequeño mono violeta estaba refinando la energía de la fruta cícada mientras estaba sentado en una de las ramas del árbol. El chiquillo era un rompecabezas: no importaba qué tipo de núcleo de bestia tragara, no necesitaba gastar tiempo en refinarlos, pero cuando se trataba de frutas maravillosas como la Fruta Yang y la Fruta Cícada, necesitaba pasar tiempo refinándolas.

Pero, si no fuera así, el pequeño sería demasiado monstruoso.

Al ver que el pequeño mono todavía estaba refinando la fruta cícada, Huang Xiaolong no lo molestó y caminó una cierta distancia lejos a un punto espacioso, sacó los Sables de Asura y comenzó a afinar su habilidad de las Lágrimas de Asura.

………

El tiempo pasó lentamente de esta manera.

Otro mes pasó rápidamente.

En el último mes, Huang Xiaolong pasó la mayor parte de su tiempo practicando en la cueva subterránea; Durante el día, se centraba en la Habilidad de Espada de Asura y la Garra del Demonio Asura, pero por la noche, tragaba una fruta cícada y cultivaba con las Tácticas de Asura y la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico.

De vez en cuando, Huang Xiaolong salía de la cueva con el pequeño mono violeta para cazar bestias demoníacas juntas.

Huang Xiaolong había estado tragando una fruta cícada para ayudar a su cultivo todos los días y después de un mes de nutrición, todos los músculos de su cuerpo, los huesos y los órganos internos eran más fuertes por más de un pliegue en comparación con un mes antes.

Además, en los últimos días con la ayuda de la fruta cícada, había avanzado finalmente a la etapa intermedia del Sexto Orden.

¡Etapa intermedia del Sexto Orden!

En general, las personas que poseían espíritus marciales de grado diez necesitaban cultivar durante un año a un año y medio antes de que pudieran alcanzar la etapa intermedia del Sexto Orden desde la etapa temprana del Sexto Orden. Huang Xiaolong, sin embargo, solo usó tres meses para avanzar.

En los últimos treinta días, había un poco más de un centenar de frutos en el árbol de frutas cícadas, sin embargo, Huang Xiaolong y el pequeño mono violeta consumieron más de la mitad de los frutos.

En este día en particular, mientras Huang Xiaolong estaba sentado con las piernas cruzadas bajo el árbol de cícadas, cultivando, los pasos de personas que entraban en la cueva podían ser escuchados.

Huang Xiaolong fue alertado y dejó de practicar.

Y en este punto, las voces eran lo suficientemente fuertes como para que Huang Xiaolong oyera.

“¿Ese Árbol de Cícadas crece realmente en esta cueva subterránea?

“No debería estar equivocado. ¡Según la indicación del Espejo de los Tesoros, ese Árbol de Cícadas debe estar en esta cueva! ¡El olor agradable que olimos antes es definitivamente la fragancia de los frutos cícadas!”

Los pasos se hicieron cada vez más fuerte.

De las voces, era probable que los recién llegados fueran dos personas.

Huang Xiaolong se levantó, y el pequeño mono violeta corrió por el tronco del árbol y saltó sobre el hombro de Huang Xiaolong; En su rostro había una expresión cautelosa mientras miraba hacia la entrada de la cueva subterránea.

No mucho después, llegaron dos jóvenes de veinte y tantos años.

Ambos vestían ropa de color negro claro y en sus pechos tenían el patrón de un pájaro místico, mostrando que ambos hombres eran discípulos de la misma secta.

Al llegar a la cueva subterránea, ambos hombres se sorprendieron al ver a Huang Xiaolong y al pequeño mono violeta. Al parecer, no esperaban encontrarse con nadie aquí, ni hablar de un niño pequeño y un mono.

Sin embargo, cuando notaron el árbol gigante detrás de Huang Xiaolong, sus ojos brillaron intensamente, llenos de éxtasis.

“¡Árbol de Cícadas!”

“¡Realmente hay un Árbol de Cícadas en esta cueva subterránea!”

Uno de ellos de estalló en carcajadas, “¡Haha, Wu Gan, ya lo había dicho, el Espejo de los Tesoros tenía razón! ¡El Árbol de Cícadas está aquí en esta cueva subterránea y con estos frutos cícadas, podremos avanzar al Séptimo Orden!”

“Tienes razón y al final de la competición anual de secciones de los discípulos externos, podremos entrar en los tres primeros lugares.” Respondió Wu Gan, el más delgado y más alto, mientras se reía en voz alta.

Ambos hablaban y reían, ignorando totalmente a Huang Xiaolong, que parecía un niño inocente y al mono violeta.

A sus ojos, estos frutos cícadas ya eran de ellos.

Huang Xiaolong guardó silencio todo el tiempo. Los miró con interés: de sus ropas, adivinó que estos dos debían ser los discípulos del Valle de los Nueve Fénix del reino vecino, el Reino Baolong.

El Valle de los Nueve Fénix era una fuerza poderosa en el Reino Baolong y podría ser considerado como una de las principales fuerzas del reino.

Después de reírse un rato, Wu Gan y el otro discípulo finalmente se detuvieron y volvieron su atención hacia Huang Xiaolong.

“¿Qué hacemos con este niño?” Wu Gan preguntó: “¿Cómo llegó aquí? ¿Se separó de los ancianos de su familia y llegó aquí por accidente?”

El otro discípulo del Valle de los Nueve Fénix, Chen Yun, dijo con desprecio: “¿Por qué preocuparte por cómo vino este chico aquí? No importa qué, este secreto no se puede filtrar; ¡El árbol de cícadas da cien frutos cada año y con estos frutos, dentro de diez años, nuestro cultivo puede alcanzar al Octavo Orden! “Después de decir eso, caminó hacia Huang Xiaolong.

A diez metros de Huang Xiaolong, Chen Yun desenvainó su larga espada mientras miraba a Huang Xiaolong, diciendo: “Niño, inicialmente tu suerte no fue mala para encontrar este lugar, y por lo visto, has comido bastantes frutos cícadas, ¿cómo fue el sabor de la fruta? ¿Deliciosa? ¡Lástima que te topaste con nosotros, y ahora todo nos pertenece!”

“¡Y lo único que queda para ti es morir!”

La larga espada en la mano de Chen Yun de repente apuñaló en dirección a la garganta de Huang Xiaolong.

“¡No te preocupes, con sólo un ataque de espada, no sentirás ningún dolor!”

Justo cuando la larga espada en la mano de Chen Yun estaba a punto de apuñalar en la garganta de Huang Xiaolong, se detuvo a medio camino. El rostro de Chen Yun se endureció mientras miraba con incredulidad: la punta de su espada larga estaba comprimida entre dos dedos.

Mientras aún estaba aturdido, Huang Xiaolong destelló y desapareció. Un destelló de luz fría apareció cuando una cuchilla cortó.

El cuerpo de Chen Yun se mantuvo rígido mientras sus ojos se aflojaban y lentamente se atenuaban, luego su cuerpo cayó al suelo.

“Tienes razón: sólo un ataque de espada, no será doloroso”, dijo Huang Xiaolong; Su expresión fría.

El cuerpo de Chen Yun cayó al suelo y sólo entonces, la sangre comenzó a filtrarse de su garganta.

“¡Chen Yun!” No muy lejos, gritó Wu Gan cuando vio a su compañero cayendo al suelo. En ese momento, Huang Xiaolong ya había comenzado a moverse en su dirección.

“¡Tu!” La expresión de Wu Gan cambió para peor; Lleno de miedo, retrocedió inconscientemente. Hasta este momento, todavía no podía creer que Chen Yun realmente murió a manos del niño de diez años antes que él.

¡Como él, Chen Yun estaba en el pico de la etapa tardía del Sexto Orden!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s