Invincible – Capítulo 43 – Reino Duanren

“¡Pero romper al Reino Xiantian es demasiado difícil, demasiado difícil!” Mientras Huang Xiaolong estaba soñando despierto acerca de sus espíritus marciales avanzando hacia el Reino Xiantian y lo fuerte que serían, Fei Hou estaba sacudiendo la cabeza, suspirando al decir: “¡Para avanzar al Reino Xiantian, uno necesita por lo menos un espíritu marcial de grado diez o superior para tener alguna posibilidad! ”

Cuando se despierta un espíritu marcial, su talento natural ya decide los logros futuros de una persona en el cultivo marcial. Esta fue la razón por la cual Huang Qide consintió a Huang Wei hasta tal punto.

Debido a que Huang Wei poseía un espíritu marcial de grado diez, siempre y cuando no le ocurriera ningún percance a Huang Wei, entraría en el Reino Xiantian en su vida.

“¿Hay que tener un espíritu marcial de grado diez o superior para avanzar al Reino Xiantian?” Preguntó Huang Xiaolong.

Fei Hou permaneció en silencio un rato antes de seguir diciendo: “No necesariamente, han habido algunas personas que pudieron avanzar a Xiantian, pero la dificultad es mucho mayor que teniendo un espíritu marcial de grado diez – también han habido historias que dicen que incluso algunas personas con espíritus marciales de grado ocho fueron capaces de avanzar. Lástima que hay poca evidencia para respaldar estas historias. Entre cien mil personas que poseen los espíritus marciales de grado ocho, tal vez nadie podría entrar en el Reino Xiantian. ¡En cuanto a los espíritus marciales de grado siete, seis y cinco, no importa cuánto esfuerzo o trabajo duro pongan, nunca lo lograrían!”

Huang Xiaolong asintió con la cabeza; ¡Si sus espíritus marciales fueran de grado siete, entonces nunca sería capaz de avanzar a Xiantian sin importar cuánto tiempo y sudor exudara!

¡Afortunadamente, sus espíritus marciales no eran de grado siete!

“Entonces, ¿hay guerreros por encima del Reino Xiantian?” Los ojos de Huang Xiaolong ardían en Fei Hou.

Fei Hou se sobresaltó y luego asintió con la cabeza. “Soberano, de hecho, hay un reino más alto por encima de Xiantian. Basado en rumores, el reino sobre Xiantian se conoce como el Reino Santo, y después de avanzar al Reino Santo, la vida de uno se extiende a mil años. El cuerpo será inmune a los venenos y será tan duro como el acero, similar a tener un cuerpo inmortal. ¡Sin embargo, avanzar al Reino Santo es más difícil que escalar al cielo!”

“¿Más difícil que escalar al cielo?” Huang Xiaolong se sorprendió.

Fei Hou asintió con la cabeza: “En el Reino Xiantian cada nivel de avance es mucho más difícil que el nivel del Reino Houtian del cual avanzó el Hermano Mayor Haotian – como un ejemplo; Rompió a través de Xiantian hace más de treinta años. Sólo aquellos que tienen un espíritu marcial de talento excelente tienen la oportunidad de romper a través del Reino Santo. ¡Incluso entonces, sólo unos pocos tendrán la oportunidad, no es una certeza!”

“Sin mencionar el Reino Luo Tong, ninguno de los cientos de reinos circundantes tiene un Guerrero Santo.”

¡Más de cien reinos y ni siquiera uno tiene un guerrero de Reino Santo!

Huang Xiaolong abrió los ojos.

¿Cuán grande es la población del Reino Luo Tong? ¡Por lo menos habían dos o tres billones de personas en cada uno de los cien o más reinos, que sería igual a más de doscientos a trescientos billones de personas, pero ni siquiera había un Guerrero Santo!

“¡La verdad fue que hace unos diez años, tu subordinado vio a un Guerrero Santo!” Y en este momento Fei Hou respondió respetuosamente.

Una luz se iluminó en los ojos de Huang Xiaolong.

Fei Hou rió en voz alta cuando notó la mirada de Huang Xiaolong. “Ese año, tu subordinado estaba en la Ciudad Real del Imperio Duanren, pero fue sólo una visión.” La cara de Fei Hou estaba un poco avergonzada cuando mencionó esto, ya que incluso él con su fuerza del Décimo Orden no estaba calificado para reunirse con un Guerrero Sagrado. En esa ocasión, fue sólo por casualidad que vio al experto de nivel Santo volando a través de la Ciudad Real del Imperio Duanren.

“¡Imperio Duanren!” Esta fue la primera vez que Huang Xiaolong oyó este nombre.

Fei Hou continuó explicando, diciendo: “El Reino Luo Tong es uno de los mil reinos bajo el Imperio Duanren. ¡Aunque los cien reinos alrededor del Reino Luo Tong no tienen ningún guerrero de nivel Santo, el Imperio Duanren tiene un Guerrero Santo para proteger el imperio!”

“Nuestro continente se llama Continente Viento de Nieve; Aparte del Imperio Duanren, hay más de una docena de otros imperios, pero sólo los nuestros están compuestos por la raza humana. Aparte de nuestra raza humana, hay Hombres Bestia, Elfos, Enanos, Entes, Gigantes Dorados y otros.” Fei Hou explicó.

El corazón de Huang Xiaolong se aceleró cuando aprendió todo esto.

¡Imperio Duanren!

¡Continente Viento de Nieve!

¡Hombres bestia, elfos, enanos, entes y gigantes dorados!

¡Este Mundo Espíritu Marcial era en realidad tan vasto, maravilloso y emocionante!

¡Quería practicar, hacerse más fuerte! ¡Entonces él se dirigiría hacia el Imperio Duanren para encontrarse con el Guerrero Santo!

¡Un día, en el futuro será un Guerrero Santo de las leyendas!

Poco después, Fei Hou se fue. Huang Xiaolong se sentó en el jardín solo, su corazón fue incapaz de calmarse por un largo tiempo.

“Avancemos al Sexto Orden antes de pensar en otra cosa.” Huang Xiaolong se levantó, sacudiendo la cabeza con una risita. El llamado Reino Xiantian o Reino Santo para el actual él estaba demasiado lejano; Lo que necesitaba hacer ahora era avanzar al Sexto Orden.

Tenía la sensación de que ocurriría dentro de dos días.

Volviendo a su cuarto, Huang Xiaolong sacó la fría cama de jade del Anillo de Asura, se sentó en ella en la posición de loto y comenzó a ejecutar la técnica de cultivación las Tácticas de Asura. Sus espíritus marciales del dragón gemelo aparecieron, devorando el aura espiritual del inframundo que fluía hacía abajo del espacio sobre Huang Xiaolong.

Después de abandonar la Mansión del Clan Huang hace cuatro meses, sus espíritus marciales del dragón gemelo se habían vuelto no sólo más grandes, sino que las escamas del dragón negro y azul se habían vuelto más duras y más densas y sus garras parecían más fuertes que antes.

La noche transcurrió en silencio.

Huang Xiaolong terminó su práctica cuando la luz del sol brilló en la habitación a través de la ventana; Devolviendo la cama de jade fría al anillo, Huang Xiaolong salió de la habitación. Cuando salió, vio a Haotian y a Fei Hou entrando ambos en el patio.

“¡Saludamos al Soberano!”

Haotian y Fei Hou se arrodillaron rápidamente en saludo.

A pesar de que el Mariscal Haotian es un fuerte experto en el Reino Xiantian, al encontrarse con el Soberano, todavía necesitaba arrodillarse en saludo: esta era la regla de la Puerta de Asura.

¡En la Puerta de Asura, el Soberano era supremo sobre todo!

Esta regla fue tallada en cada discípulo de la Puerta de Asura a tal grado que incluso Huang Xiaolong como el Soberano actual era impotente para abolirla.

Por lo tanto, Huang Xiaolong sólo pudo soportar y pedirles que se levantaran.

“Quiero salir a mirar a mi alrededor, y también quiero comprar una residencia.” Dijo Huang Xiaolong, cuando ambos se levantaron. En su opinión, aunque el Mariscal Haotian era un discípulo de la Puerta de Asura, quedarse aquí en la Mansión del Mariscal por un tiempo prolongado sería inconveniente. Si él tuviera su propia residencia aquí en la ciudad real, si fuera entrenamiento u otras materias, sería mucho más conveniente.

El Mariscal Haotian se sobresaltó cuando oyó esto y le preguntó ansiosamente: “Soberano, ¿están los guardias o los sirvientes actuando insatisfactoriamente? ¡Los reemplazaré en un instante!”

Huang Xiaolong sacudió la cabeza y sonrió, diciendo: “No, no tiene nada que ver con ellos. Sólo quiero comprar una residencia, ya que sería más conveniente.”

Cuando Haotian oyó esto, respiró aliviado; Huang Xiaolong era el Soberano y ya que Huang Xiaolong ya tomó una posición sobre el tema, no pudo forzar el asunto.

“Entonces este subordinado acompañará al Soberano al mercado inmobiliario para seleccionar una residencia adecuada.” Dijo Haotian.

“No hay necesidad, sólo envía dos guardias conmigo, además Fei Hou estará conmigo, por lo que no sucederá nada.” Huang Xiaolong añadió después de que hizo una pausa por un momento – para que el Mariscal del Reino Luo Tong lo acompañara sólo para ayudarle a seleccionar una residencia, no había manera de que pudiera mantener un perfil bajo en el futuro y Huang Xiaolong no quería atraer ninguna atención. “Entendido. Su subordinado lo arreglará.” Haotian comprendió las preocupaciones del Soberano. Así lo aceptó y respondió respetuosamente.

En cuanto a las cosas que sucedieron en el Restaurante Delicioso, el Mariscal Haotian ya había instruido a los generales y soldados a no revelar ni una palabra sobre la identidad de Huang Xiaolong. Hasta el momento, ninguno de los nobles ni las familias influyentes sabía del ‘Joven Maestro’ del Mariscal.

Un poco más tarde, Haotian envió a dos de los guardias de la Mansión del Mariscal para proteger a Huang Xiaolong. Los dos guardias, Fei Hou, y Huang Xiaolong dejaron la mansión caminando hacia el mercado inmobiliario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s