Invincible – Capítulo 36 – Ciudad Real Luo Tong

¡El frente del mapa del tesoro era en realidad un dibujo de un mono!

Mientras Huang Xiaolong reflexionaba sobre la importancia del dibujo en el mapa, el pequeño mono violeta corrió hacia él y se puso visiblemente excitado cuando vio el mapa. Viendo la reacción del pequeño mono, Huang Xiaolong estaba aún más desconcertado.

¿Podría este mapa del tesoro estar relacionado con el pequeño mono violeta?

Repentinamente, Huang Xiaolong oyó un grito angustiado; Volviendo su cabeza en la dirección del grito, vio a Fei Hou en su forma de espíritu marcial Río de Plata lanzar un potente puñetazo en el pecho de Chen Feng, haciendo que se derrumbara.

Un latido más tarde, una espada larga voló fuera del Río de Plata y fue directamente hacía la garganta de Chen Feng.

Chen Feng miró hacia abajo y vio que una larga espada le había atravesado la garganta, con la sangre roja goteando al suelo.

Miró hacia arriba, sólo para ver a Fei Hou sosteniendo el otro extremo de la espada. Su boca se abrió y cerró unas cuantas veces, y de repente se precipitó hacia Fei Hou. Pero, después de dos pasos, su cuerpo cayó al suelo.

Fei Hou echó una mirada fría al cuerpo de Chen Feng antes de caminar hacia Huang Xiaolong. Su expresión se volvió rara cuando vio el llamado mapa del tesoro, y dijo en un tono sombrío: “Soberano, este mapa del tesoro fue dejado atrás por un poderoso cultivador de bestias demoníacas”.

“¡Un cultivador de bestias demoníacas!”, Huang Xiaolong se sorprendió.

“Sí, Soberano. Las palabras en el otro lado del mapa del tesoro están escritas en el lenguaje bestial.” Dijo Fei Hou señalando la parte posterior del mapa.

Al oír eso, Huang Xiaolong giró el mapa y vio que una extraña montaña que se asemejaba a un elefante estaba dibujada en el otro lado del mapa. Y en el fondo había varias líneas de patrones inusuales que parecían ser el lenguaje bestial de que hablaba Fei Hou.

Repentinamente, el pequeño mono señaló los escritos e hizo un gesto a Huang Xiaolong.

“Chico, ¿estás diciendo que entiendes lo que está escrito aquí?”, Preguntó Huang Xiaolong.

“¡Zhi zhi zhi!” El pequeño mono violeta asintió, luego sacudió su cabecita.

Huang Xiaolong continuó preguntando al pequeño mono durante un tiempo, pero al final, todavía no consiguió nada. Desamparado, puso el mapa en su anillo. Aunque actualmente no conocía la ubicación de la extraña montaña de elefante, ni podía descifrar la escritura, estaba seguro de que el mapa del tesoro estaba relacionado con el pequeño Mono Violeta Devorador de Espíritu que viajaba con él.

Mientras Huang Xiaolong y Fei Hou comenzaron a deshacerse de los cadáveres que yacían por ahí, Huang Xiaolong encontró una técnica de cultivación de alto grado de rango misterioso en el cadáver de Chen Feng llamado Arte de la Luna Negra. Aparte de eso, también encontró algunas monedas de oro y dans en él.

Todo entró en el Anillo de Asura de Huang Xiaolong.

A pesar de que la técnica de cultivación de alto grado de rango misterioso era inútil para él, podía subastarlo para obtener una buena suma, especialmente para los clanes como la Mansión del Clan Huang que sólo tenía técnicas de cultivación de bajo grado de rango común.

Momentos después, Huang Xiaolong, Fei Hou y el pequeño mono violeta abandonaron el lugar.

……

Muy pronto pasaron otros dos meses.

Durante estos dos meses, un hombre, un niño, y un mono continuaron viajando aún más profundo en el Bosque Luna de Plata. El nivel de Huang Xiaolong había mejorado tanto que ya estaba a medio paso del Sexto Orden y podría avanzar en cualquier momento.

Trabajó duro para entrenar las Lágrimas de Asura, y su poder había subido por varios pliegues y lo único que quedaba eran los meridianos requeridos para la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico – Poder de Conversión de las Estrellas que aún tenían que abrirse.

Llegar a niveles más altos de la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico se volvía cada vez más difícil con cada etapa, hasta alcanzar las doce. Sin embargo, en su vida anterior, Huang Xiaolong había llegado a la novena etapa de la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico, así que esta vez empezando de nuevo era realmente más fácil.

Llegó la noche y la luna cubrió el continente.

Si uno miraba hacia arriba a la luna mientras que permanecía dentro del Bosque Luna Plata, la luna parecería ser un deleite de color plateado, dándole el nombre al bosque.

Bajo la luz de la luna plateada, Huang Xiaolong tenía su mano derecha sostenida sobre su cabeza, su mano izquierda detrás de su cintura y él continuamente respiraba según un ritmo particular. Su fuerza interna circuló dentro de su cuerpo y se reunió en su dantian.

A pocos metros de distancia, Fei Hou no sabía qué pensar de las posturas impares de Huang Xiaolong. Él nunca había oído hablar de nadie en el Continente Viento de Nieve que tuviera que retorcerse para practicar una técnica de cultivación del qi de batalla.

La noche retrocedió gradualmente y el sol brillante se elevó en el cielo.

Huang Xiaolong detuvo su práctica y dos personas y un mono continuaron su viaje, matando bestias demoníacas a lo largo del camino mientras practicaban habilidades de batalla.

Cinco días después, Huang Xiaolong, Fei Hou y el pequeño mono finalmente abandonaron el Bosque Luna de Plata y viajaron por un sendero forestal.

Después de haber pasado cuatro meses entrenando en el Bosque Luna de Plata, Huang Xiaolong decidió dirigirse a la ciudad más cercana para un cambio del paisaje.

Siguiendo el sendero del bosque por la colina durante unas horas, finalmente vieron una gran ciudad.

Esta ciudad era mucho más grande que el Condado Canglan donde la Mansión del Clan Huang estaba situado. Mirando la ciudad desde lejos, los muros de la ciudad tenían unos treinta metros de altura con una entrada imponente y había un foso de agua gris frente a las murallas de la ciudad.

Con la enorme ciudad por delante, Huang Xiaolong estaba encantado y aceleró su paso. A medida que se acercaba a las puertas, vio escrito por encima de las puertas: Ciudad Real Lou Tong.

“¡Ciudad Real Lou Tong!” Huang Xiaolong estaba aturdido por un momento cuando vio las palabras – ¡Esta es la Ciudad Real del Reino Luo Tong! ¡Había llegado a la Ciudad Real!

“¡Soberano!” Huang Xiaolong recuperó sus sentidos cuando Fei Hou lo llamó.

“¿Entraremos ahora en la ciudad?” Preguntó.

“¡Vamos a la ciudad!” Respondió a Fei Hou con entusiasmo. Al igual que cuando regresó a la Tierra, se sintió feliz al llegar a la capital.

Antes de que pudieran entrar, un guardia de la puerta los apartó a un lado y los miró de arriba abajo antes de preguntar: “¡Pago de la admisión, diez monedas de oro por persona!”

¡Diez monedas de oro son suficientes para un mes de gastos comunes!

En este momento, un joven y una mujer montados en una Bestia de Fuego de Cuarta Etapa entraron a la ciudad. Los guardias de la puerta no los bloquearon, sino que se inclinaron profundamente mientras pasaban.

La expresión de Huang Xiaolong se volvió fría y señaló a las dos personas que acababan de pasar: “¿Por qué no tienen que pagar los honorarios de admisión?”

El capitán de la guardia se burló: “¿Ellos? Ellos son la Señorita Lin y el Joven Maestro Lin de la Familia del Marqués; Ellos son nobles. ¿Sabes lo que son los nobles? ¡Por supuesto, no necesitan pagar tarifas de admisión al entrar y salir a través de las puertas de la ciudad! ¿Cómo puede un humilde forastero normal como tú compararse a la Señorita Lin y al Joven Maestro Lin?”

Parecía que, estos guardias juzgaron que él y Fei Hou eran gente común por su ropa.

Huang Xiaolong frunció el ceño; Forasteros comunes que entraban en la ciudad necesitaban pagar diez monedas de oro, mientras que los nobles eran libres de entrar y salir.

Repentinamente, de la lejana montaña llegó el sonido de muchas bestias corriendo mientras temblores en el suelo llegaron a las puertas, por lo que Huang Xiaolong se volvió para mirar. Había alrededor de doce o más personas montando en un Rinoceronte con Cuernos de Cuarta Etapa corriendo hacia las puertas. A juzgar por su velocidad, llegarían a las puertas muy pronto, pero ninguno de ellos mostró ninguna intención de frenar.

Huang Xiaolong y Fei Hou estaban de pie frente a las puertas en medio de la carretera que entraba a la ciudad, y si no salían del camino a tiempo, Huang Xiaolong sería enviado volando por el impacto de las bestias.

Cuando el capitán de la guardia vio al joven con una túnica amarilla que llevaba la manada, entró en pánico e inmediatamente se escondió en un rincón.

“¡El Joven Maestro Meng está de vuelta, rápidamente háganse a un lado! ¡Apártense!” Era obvio que tenía mucho miedo de este joven de túnica amarilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s