Invincible – Capítulo 1 – Continente Viento de Nieve

La noche se estableció lentamente de una manera tranquila y estrellas brillantes comenzaron a aparecer.

En la ladera, un niño de unos seis años estaba de pie en una posición extraña. Los pies del niño estaban estirados y los dedos de sus pies tocaban el suelo con los talones levantados, las manos levantadas por encima de su cabeza, la cabeza inclinada y una débil energía espiritual circulaba constantemente dentro de su pequeño cuerpo.

La luz de la luna brillaba, envolviendo el cuerpo del niño.

El muchacho continuó su práctica en esta extraña posición, inhalando energía espiritual en su cuerpo y dejándola fluir a lo largo de sus meridianos.

La noche pasó lentamente.

Cuando la luz de la luna se desvaneció, reemplazada por los primeros rayos de sol, el niño bajó lentamente las palmas. Sus ojos se abrieron para revelar sus profundas y oscuras pupilas que parecían tener un agudo resplandor dorado en su interior.

Huang Xiaolong exhaló una bocanada de aire contaminado, con los ojos fijos en el sol naciente. Desde el día en que nació hasta el día de hoy, había pasado siete años desde que vino a este mundo. Comenzó a practicar la Sagrada Escritura del Cuerpo Metamórfico desde que tenía tres años, y ahora, cuatro años después, había logrado alcanzar la Tercera Etapa: Palma que Apoya la Puerta del Cielo.

En su vida anterior, sus antepasados ​​entrenaban bajo el excepcional Templo Shaolin, y la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico era una herencia de sus antepasados. Hasta ahora, Huang Xiaolong había sido incapaz de entender la razón por la cual, alguien como él que fue aclamado como un prodigio de artes marciales en su tiempo, fue traído a este mundo.

Y el asunto que más deprimió a Huang Xiaolong fue que se despertó en el cuerpo de un bebé recién nacido.

Huang Xiaolong miró sus pequeños y delgados brazos y sonrió amargamente. Había cumplido los diecisiete años, y después de catorce años de duro trabajo, había logrado entrenar en la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico hasta la Novena Etapa, pero nunca pudo haber imaginado que empezaría todo de nuevo.

En ese momento, Huang Xiaolong escuchó el suave susurro de los pasos, procedentes de la dirección de la ladera. Huang Xiaolong sabía quién era sin tener que mirar por encima del hombro, con toda seguridad, pronto una tierna e infantil voz gritó: “Hermano mayor, sé que estás aquí para ver la salida del sol, papá y mamá te buscan”.

Huang Xiaolong se volvió sobre su hombro y vio a una hermosa niña de cinco años, con grandes ojos redondos y el pelo trenzado en dos largas trenzas que subían por la pequeña colina. Esta niña era la hermana de Huang Xiaolong, Huang Min.

Aparte de Huang Min, Huang Xiaolong tenía otro hermano, tres años más joven que él, llamado Huang Xiaohai.

“¿Papá y mamá me están buscando?” Preguntó Huang Xiaolong. “¿Cuál es el problema?”

“No lo sé.” La voz de Huang Min estaba llena de inocencia: “Hermano, volvamos, si llegamos tarde, papá y mamá te darán nalgadas en el trasero”.

Cuando Huang Xiaolong escuchó esto, sonrió y apretó las lindas mejillas de Huang Min antes de decir: “Vayamos entonces.”

Huang Min se frotó el lugar donde Huang Xiaolong pellizcó su rostro, hizo una mueca y luego dijo malhumorada: “Hermano, eres verdaderamente odioso. ¡Te lo he dicho, no pellizques mis mejillas!”

Sin embargo, justo cuando Huang Min terminó de hablar, sus mejillas fueron una vez más pellizcadas por Huang Xiaolong, quien rió con entusiasmo mientras se escapaba. Huang Min persiguió tras él gritando, tratando de alcanzarlo.

“¡Hermano, no corras!”

Los hermanos jugaron todo el camino por la colina hasta que llegaron a la Mansión del Clan Huang situada en las colinas.

A pesar de que ya tenía diecisiete años en su vida anterior, estar con su hermana Huang Min sacaba al niño dentro de él.

Pronto, los hermanos llegaron a la Mansión del Clan Huang.

De regreso en la mansión, Huang Xiaolong se dirigió directamente al salón principal del Patio Este. Cuando llegó al salón principal, había un hombre de mediana edad de aspecto académico, de unos treinta años, vestido con una bata blanca y sentada en el asiento principal, y a su lado había una mujer bonita. Esta pareja eran los padres de Huang Xiaolong en esta vida, su padre Huang Peng, y su madre, Su Yan.

“Papá, mamá, ¿me buscaban?” Preguntó Huang Xiaolong mientras entraba en el pasillo.

Huang Peng alzó sus puntiagudas cejas como espadas: “¿Dónde te fuiste tan temprano por la mañana?”

“Está bien, no asustes al niño.” Su Yan interrumpió con una sonrisa: “Long’er, dentro de unos días tendrás siete años, ya es hora de despertar el espíritu marcial en tu cuerpo, tu padre y yo planeamos llevarte al Salón Marcial para la ceremonia del despertar “.

¿Despertar el espíritu marcial? Huang Xiaolong se quedó en blanco por un momento.

En este mundo, los seres humanos tienen una existencia denominada espíritus marciales en su cuerpo. La fuerza de los guerreros humanos estaba estrechamente relacionada con el talento de estos espíritus marciales, y se clasificaban en baja, media y alta; Dentro de cada grado, son clasificados de uno a diez. Los espíritus marciales graduados de diez años o más, eran considerados como espíritus maravillosos de talento marcial, una existencia desafiante al cielo. Cuanto más alto es el talento, mejor el cuerpo absorbe la energía espiritual del mundo y se convierte en un fuerte guerrero.

Sin embargo, también había personas nacidas sin espíritus marciales o espíritus marciales incapacitados que no podían entrenar. ¡En el Mundo Espíritu Marcial, estas personas eran etiquetadas como desechos!

Espíritus marciales … Una luz cruzó a través de los ojos de Huang Xiaolong, porque él también quería saber si poseía algún espíritu marcial en su cuerpo, y qué clase de espíritu marcial sería.

Así, Huang Xiaolong fue dirigido por Su Yan y Huang Peng al Salón Marcial de la Mansión del Clan Huang. Cuando llegaron al área exterior del salón, ya estaba lleno de gente esperando con sus hijos y deseando despertar sus espíritus marciales; Aparte de Huang Xiaolong, también estaban presentes otros hermanos de la Mansión del Clan Huang.

Un imponente hombre de mediana edad se encontraba en el centro del Salón Marcial; Tenía el rostro cuadrado y las cejas gruesas y densas, y un aura opresiva venía de él. Este hombre era el hermano mayor de Huang Peng, Huang Ming. También el tío de Huang Xiaolong; Y junto a Huang Ming se encontraba un muchacho de la misma edad que Huang Xiaolong; El segundo hijo del tío Huang Ming, Huang Wei, quien también estaba aquí para la ceremonia de despertar del espíritu marcial.

Huang Peng y Su Yan llevó a Huang Xiaolong al centro de la sala, saludando a Huang Ming, Huang Peng gritó: “Hermano Mayor”.

Huang Xiaolong lo siguió, llamando: “Tío”.

Cuando Huang Ming vio que era Huang Peng y Su Yan, su expresión inexpresiva se aflojó ligeramente, asintió levemente y dijo: “Estás aquí”.

En la memoria de Huang Xiaolong, nunca había visto la risa de este tío. Huang Ming estaba a cargo del Castigo y la Disciplina en la Mansión del Clan Huang; Por lo tanto, era una persona muy estricta.

Huang Ming no pronunció otra palabra después de eso, y Huang Peng, conociendo el temperamento de su hermano, no se ofendió.

No mucho después de que Huang Xiaolong llegara, una sonora carcajada resonó desde fuera del pasillo. Mientras Huang Xiaolong y los demás se volvían a mirar, un anciano de aspecto saludable rodeado por un grupo de personas entró en el vestíbulo. Este anciano no era otro que el abuelo de Huang Xiaolong, Huang Qide, el Señor de la Mansión del Clan Huang durante los últimos cuarenta años, la misma persona que estableció el Clan Huang.

“¡Anciano Señor de la Mansión!”

Ante la llegada de Huang Qide, los residentes de la Mansión del Clan Huang presentes en el salón rápidamente se apresuraron a pagar sus respetos.

Huang Ming, Huang Peng y Su Yan también avanzaron rápidamente: “¡Papá!”

Huang Xiaolong y Huang Wei se adelantaron: “Abuelo mío”.

Huang Qide sonrió, asintió con la cabeza al grupo de Huang Ming antes de volverse para enfrentarse al resto de la gente de la Mansión del Clan Huang – sonrió y dijo: “Dejémonos de protocolos. Hoy, solo vine para echar un vistazo” El Anciano Señor de la Mansión no solía hace una aparición durante la ceremonia de despertar de los espíritus marciales en el Salón Marcial, sin embargo, este año era especial debido a Huang Wei y a Huang Xiaolong. Este, Anciano Señor de la Mansión salió de su retiro a puerta cerrada antes de lo previsto.

Huang Qide caminó hacia el frente del vestíbulo principal, sus ojos recorriendo a la multitud en el vestíbulo antes de detenerse finalmente en un anciano con una túnica gris de pie junto a él, riendo amablemente Huang Qide dijo: “Ya que todo el mundo está aquí, vamos empezar.”

“Sí, Señor de la Mansión.” El anciano de túnica gris contestó respetuosamente, y luego se dirigió al centro del vestíbulo.

El anciano vestido con un manto gris era el Jefe Adjunto de la Mansión del Clan Huang, Chen Ying; Huang Xiaolong escuchó que su padre dijo que Chen Ying había sido un seguidor del abuelo Huang Qide durante mucho tiempo … incluso antes de que Huang Qide estableciera la Mansión del Clan Huang, ya estaba al lado del abuelo.

Chen Ying estaba en el centro del vestíbulo, una luz brillaba en sus manos, extendiendo una fuerza abrumadora alrededor del pasillo.

Los ojos de Huang Xiaolong brillaron; ¿Es este poder de qi de batalla de un Guerrero de Noveno Orden? ¡Tan fuerte! Incluso con la fuerza de su vida anterior, habiendo entrenado la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico hasta la novena etapa, él todavía no sería el oponente de Chen Ying.

Con Chen Ying canalizando su qi de batalla, repentinamente, en el centro de la sala, brilló un resplandeciente patrón hexagonal, formando un haz de luz.

“Huang Wei, tú primero.” Huang Qide miró a Huang Wei.

“Sí, abuelo.” Huang Wei respondió y avanzó hacia el haz de luz del patrón hexagonal. Cuando el haz de luz cayó sobre Huang Wei, el foco de todo el mundo en el vestíbulo estaba en Huang Wei que ahora estaba de pie dentro del rayo de luz. El rostro de Huang Ming, que siempre había sido inexpresivo, mostraba un débil rastro de tensión mientras observaba a su hijo.

El haz de luz se envolvió alrededor de Huang Wei por un breve momento antes de que una luz negra se apoderara de ella y se envolviera alrededor de Huang Wei. Finalmente, la sombra negra de un tigre emergió gradualmente detrás de Huang Wei. Era un tigre negro con tres ojos. A medida que la forma del tigre negro se condensaba y se hacía más real, un feroz rugido de tigre resonó en la sala principal.

Todo el mundo estaba aturdido.

Huang Qide miró la débil sombra negra detrás de su nieto Huang Wei; Sus ojos brillaron intensamente mientras soltaba una gran carcajada, tremendamente complacido.

“¡Este es un espíritu marcial de grado diez, el Tigre Negro de Tres Ojos!” El Jefe Adjunto, Chen Ying, gritó con voz temblorosa.

El espíritu marcial Tigre Negro de Tres Ojos era considerado uno de los mejores entre los espíritus marciales de alto grado, era infinitamente más cercano a ser un magnifico y talentoso espíritu marcial.

¡El espíritu marcial de Huang Wei resultó ser un espíritu marcial de grado diez, el Tigre Negro de Tres Ojos!

2 thoughts on “Invincible – Capítulo 1 – Continente Viento de Nieve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s