RTW – Capítulo 48 – Formación

Traductor: Ben.
(4/7)

Mientras Roland, lleno de interés, estaba hablando acerca de implementar un sistema de comercio justo, ¡el sonido distante de cuernos podía ser oído!

El equipo de patrulla sólo soplaría el cuerno en caso de que no pudieran hacer frente a la situación actual, alertando a la ciudad a convocar a los soldados.

Roland y Carter se miraron uno al otro sorprendidos, e inmediatamente caminaron fuera del jardín del castillo donde los guardias ya habían preparado los caballos. Roland montó directamente su caballo y cabalgó con Carter y sus hombres en dirección a los muros.

Cuando llegaron a los muros, vieron que todos los miembros de la milicia ya habían subido arriba del muro y tomado sus posiciones, estableciendo un bosque de picas. Viendo esto le dio a Roland una sensación de alivio – los huevos no se habían desperdiciado después de todo.

Viendo al Norte – Oeste, Roland podía ver un grupo de sombras oscuras acercándose al Pueblo Fronterizo. Él contó que todos sus miembros eran más de veinte.

Hacha de Hierro dejó su posición defensiva y se acercó trotando. Después de dar un saludo dijo, “Su Alteza, este grupo de bestias demoniacas acercándosenos parece ser un poco extraño.”

“¿Extraño? ¿Estás diciendo que normalmente no actuarían como grupo?”

“No es eso,” explicó Hacha de Hierro, “si fueran hordas de animales antes de la caída, entonces ellos aún conservarían el hábito – tal como las especies de lobos. Pero este tipo de especies no pertenecen a esta clase, ellos normalmente no actuarían de ésta manera, pareciera que están en una misión. Previamente los cazadores ya habían visto a las bestias matarse unos a otros.”

Las bestias demoniacas sólo eran una mutación de su especie previa, sus acciones serían mayormente similar a sus hábitos originales, pero al mismo tiempo sus deseos se volverían fuertes. En un sentido, la inteligencia de una bestia demoniaca era menor que el de un animal salvaje, debido a su temperamento maniaco incluso cruzaban áreas peligrosas que normalmente nunca cruzarían.

Roland observó atentamente el grupo de bestias demoniacas. Podía ver bestias grandes y pequeñas y podía distinguir al menos dos especies de bestias, una especie de lobo y otra de bisonte. Especies que normalmente se matarían unos a otros repentinamente habían aprendido a trabajar juntos para alcanzar algo.

Ya que aún tenían que pasar a través de algunos obstáculos y trampas puestas por Hacha de Hierro, ellos lentamente se juntaron en frente del centro del muro de la ciudad.

Van’er sintió sus manos humedecerse con sudor, su empuñadura  sosteniendo la pica se había vuelto algo resbaladizo. Tomando ventaja del hecho de que nadie lo estaba mirando, secretamente secó sus manos con sus ropas.

El capitán cazador repetidamente dijo, “Tienes que relajarte; respira profundamente.” Van’er trató repetidamente de hacer esto pero aún no pudo detener sus latidos acelerados. Ya había vivido en el Oeste por más de una década, y siempre había oído de las maldades de las bestias demoniacas. Desde el inicio de los meses de los demonios, la llegada ocasional de las bestias demoniacas fueron todos derribados por el escuadrón de cazadores, por lo que lentamente perdió su miedo de las bestias demoniacas. Incluso se imaginó a él mismo como un valiente y luchador endurecido, pero hoy, enfrentar a tantas bestias demoniacas por primera vez, las piernas de Van’er aún temblaban.

Se recordó a sí mismo que fue elegido por Su Alteza como vice capitán, así que Van’er trató de mostrar una apariencia calmada, y mantuvo su posición defensiva.

El grupo de bestias demoniacas ahora estaba lo suficientemente cerca que él podía figurar sus apariencias. Corriendo al frente estaba una bestia demoniaca de la especie de bisonte. En su cabeza tenía dos cuernos tan gruesos como brazos, parecía justo como carnero negro. El pelo creciendo en su espalda parecía cubrirlo ligeramente como una capa. Cuando sólo estaba a treinta pies de distancia del muro, Van’er podía sentir el suelo temblar. Se remojó sus labios secos, y esperó a que el capitán emitiera la orden de empujar.

Luego una fuerte explosión se pudo oír.

La bestia demoniaca bisonte de hecho no redujo su velocidad, sino golpeó su cabeza contra el muro, aplastando totalmente su cabeza y salpicando sangre por todos lados, pintando el muro de negro.

Van’er no tuvo siquiera el tiempo de respirar, el bisonte fue seguido inmediatamente por dos lobos los cuales saltaron de la espalda del bisonte muerto.

“¡Empujen!”

Oyendo la orden del capitán, Van’er subconscientemente  empujó con su pica – incluso aunque la especie de lobo no estaba corriendo hacia él. El efecto de éste empuje claramente no era tan bueno como los empujes durante sus entrenamientos. Algunos empujaron sus picas varias veces en sucesión, y algunas personas quienes vieron a los lobos brincar sólo empujaron sus picas una vez, mientras otros no reaccionaron por un buen rato incluso después de oír la orden.

Como resultado, sólo un lobo fue empujado hacia atrás y el otro saltó entre la abertura del bosque de picas y aterrizó en el muro.

“¡Mantengan la formación!” gritó el capitán una vez más.

Aunque a Van’er le hubiera gustado convertirse en un ave y mirar la situación en la que el lobo había saltado en el muro, Hacha de Hierro había enfatizado muchas veces durante su entrenamiento que cuando algo atravesara y llegara detrás de las líneas frontales tomando su atención, el frente se volvería el área más peligrosa. Así que él se fijó directamente con sus ojos al siguiente grupo de bestias que atacaban, y apretó la pica tan fuerte como pudo.

El escuadrón de cazadores élite estaba claramente más entrenado que la ordinaria milicia.

Incluso antes de que el lobo aterrizara, los cazadores ya habían sacado sus  cuchillos. Hacha de Hierro era el más rápido de todos. Saltó directamente frente al lobo, sólo a un paso de distancia, alzó la culata de su arma y firmemente la aplastó sobre la cintura del lobo, golpeándolo cuando aún estaba en el aire, de modo que abarque muchas veces en el aire.

Sea la fuerza o la defensa, después de la mutación de las bestias demoniacas ambas estaban significativamente mejoradas. Tal ataque claramente no le había causado mucho daño. El lobo aún pudo ponerse de pie inmediatamente después de que chocó, y reveló sus afilados dientes.

Desafortunadamente para el lobo, la boca del arma de Hacha de Hierro ya había llegado a su cabeza.

¡Bang! – El cráneo de la bestia demoniaca explotó y su materia cerebral voló por todos lados. Sin su cerebro, el lobo dio un paso en falso hacia atrás y colapsó mientras se retorcía.

 

“¡La bestia está muerta, sigan manteniendo sus posiciones!”

“¡Mi estómago a  –!” alguien gritó fuertemente en desesperación.

Van’er pudo ver en su visión periférica. Vio a un camarada recostado sobre el muro, ligeramente agarrando su estómago, con manos ensangrentadas.

“Sus intestinos están fluyendo hacia afuera.”

“¡El otro lobo había corrido el muro hacia arriba y había desgarrado directamente hacia él!”

“Ayúdenme…”

“¡Maldita sea! ¡Alguien que saque algún trapo para presionar la herida!”

Era una escena caótica, otra bestia demoniaca como jabalí salvaje, también corrió hacia el muro. Sin importar su dura carne y piel, el jabalí estaba tan cerca que se había vuelto un erizo debido a las flechas de las ballestas disparadas por los cazadores.

“¡Todo el mundo no entre en pánico!” Roland pensó, Si Nightingale estuviera aquí, ella podría salvarlos de los problemas. Entonces gritó, “¿Ya han olvidado lo que aprendieron durante su entrenamiento? ¿Cómo tratan a las personas lesionadas? ¡Manéjenlo de acuerdo a las reglas!”

Oyendo el grito del príncipe, Van’er inmediatamente se levantó y recordó su deber. Como Vice Capitán responsable de un segmento de la defensa del muro él era responsable de organizar un rescate siempre que alguien estuviera herido.

Ordenó a dos de sus subordinados, “¡Ustedes dos, apúrense y llévenlo al centro médico, rápido!”

Acorde a sus experiencias previas, los subordinados creían que ésta persona no sobreviviría. Sin embargo, Su Alteza real una vez dijo, ‘¡una cosa es hacer algo y no tener éxito, pero no hacer nada está prohibido!’ como Vice Capitán de la milicia, Van’er necesitaba dar prioridad a la implementación de las órdenes y las reglas.

Cuando el camarada herido fue llevado, el orden finalmente fue restaurado en el muro. Ésta ola de bestias demoniacas parecía muy grande, pero sólo unos pocos podían amenazar a los miembros de la milicia en el muro.

Los cazadores derribaron al resto de bestias demoniacas uno por uno. Viendo esto, Van’er finalmente pudo respirar aliviado. Incluso aunque toda la batalla había durado sólo media hora, él se sintió vacío, y no tenía fuerza restante.

Sin embargo, en este momento, la persona responsable de la vigilancia de las bestias demoniacas gritó de nuevo, “¡Dios mío, ¿Qué es eso?!”

Van’er también pudo ver a la nueva bestia.

Aunque aún estaba a una gran distancia del muro, su contorno todavía era claramente visible. ¡Ésta bestia era realmente un monstruo! Maldijo Van’er, incluso si diez bueyes fueran apilados frente a éste monstruo, no se le podían comparar.

Solo el experimentado cazador Hacha de Hierro pudo inmediatamente identificar al recién llegado.

Tuvo que tomar un respiro profundo para calmarse. No había duda de que ésta era una especie híbrida, la milicia estaba en problemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s