RTW – Capítulo 16 – Ruta Futura

(1/2)

Las llamas en la chimenea estaban en plena floración, dispersando el frío que penetraba a través de las puertas y ventanas. Sobre la enorme chimenea colgaba el cráneo de un ciervo con largos cuernos. En el resplandor del fuego, el reflejo de las sombras de los cuernos en la pared parecía enormes garras y dientes de cráneo.

Frente a Roland había una larga mesa de madera de color rojo oscuro llena de pergaminos y libros. La mayoría de los documentos solo necesitaban su firma para ejecutar la orden. Por lo general, Roland sólo estaría aquí para manejar el trabajo oficial, pero como había transformado la sala del castillo en una oficina de tres habitaciones, le había empezado a gustar trabajar aquí.

A través de las ventanas se podía ver la ciudad extendiéndose bajo su mirada, y en el horizonte estaban las interminables montañas. Las montañas eran casi intransitables, separaron en dos el Reino Graycastle y las tierras salvajes. La ladera norte de la montaña era sólo un paso de ramificación de la cordillera.

Al pie de la ventana podía ver el jardín vallado, en el que Anna solía entrenar. Con el fin de proporcionar un lugar conveniente para el té de la tarde, la piscina de ladrillos se transformó en una larga mesa. Si el tiempo era bueno, podía bajar y acostarse bajo el sol, o incluso tomar una siesta encima de la silla mecedora hecha a la medida.

Aunque era pequeño, era agradable tener su propio jardín personal. En su vida anterior, si quisiera sentarse en los escalones de piedra de un castillo real, sería casi imposible. Sólo por mirar a su alrededor, tenía que gastar dinero. Pero ahora, no sólo tenía su propio castillo, sino que también un pueblo entero.

“Alteza, recientemente hemos gastado una cantidad considerable de dinero de su tesorería para reclutar a comerciantes y obreros. Si esto continúa, me temo que nuestra tesorería no durará hasta la primavera del año próximo.” Barov entregó el pergamino con los informes recientes de la situación financiera a Roland.

Originalmente, el Pueblo Fronterizo tenía una gráfica muy simple de ingresos y gastos. Su línea de ingresos provenía de la minería y el comercio de piedras preciosas. Esta línea de ingresos estaba en manos de la Fortaleza Longsong. La producción de la Mina de la Ladera Norte era intercambiada directamente por trigo o pan, sin impuestos, y el intercambio de recursos fue presidido por la fortaleza. Descrito en términos más sencillos, la Mina de la Ladera Norte era un elemento común de la nobleza de la Fortaleza Longsong. Los nobles en el Pueblo Fronterizo podían ser vistos como los custodios de los accionistas, sus feudos estaban principalmente al este de la fortaleza. Ellos venían aquí sólo por un tiempo limitado, y habría diferentes personas cada año.

De hecho, el Pueblo Fronterizo tenía menos de 30 años de historia. Comparado con los casi doscientos años de la Fortaleza Longsong, era simplemente un bebé recién nacido. El duque Ryan sólo tenía la intención de establecer un puesto avanzado aquí para obtener una alerta temprana en caso de que una invasión de la de las bestias demoniacas comenzara. Nunca habría esperado que los pioneros que descubrieron esta mina rica en recursos minerales en la ladera norte de la montaña se instalaran allí, prácticamente haciendo un pequeño municipio, llamado el Pueblo Fronterizo.

Para evitar robar, el duque no aceptó la mano de obra enviada por los otros nobles. En su lugar, empleó a los residentes locales. Incluso los delincuentes se convirtieron en mineros, y la comida fue distribuida en base a la producción de mineral que cada hogar proporcionaba.

La Fortaleza sólo proporcionaría algo de comida y empleadores durante todo el año. La Fortaleza sólo pagaba una cantidad fija de dinero y no se basaba en la producción minera. De los dos mil habitantes del Pueblo Fronterizo, más de la mitad de ellos estaban en los servicios mineros.

Otra línea eran las otras industrias de la ciudad: la herrería, la taberna, la tienda textil, etc. De ellas, el Pueblo Fronterizo recibía generalmente una cantidad modesta de ganancia durante todo el año, pero era absolutamente difícil tener dinero sobrante para fin de año. El nombrado Señor no gobernó seriamente el Pueblo Fronterizo, puesto que Roland fue enviado allí desde Graycastle. En su lugar, había decidido quedarse en la Fortaleza, sin volver al Pueblo Fronterizo.

Como resultado, cuando Roland quería contratar a alguien para reparar las paredes, sólo podía pagarlas desde su propio bolsillo. Si fuera el cuarto príncipe de antes, ciertamente no lo hubiera hecho. Pero el Roland actual, siempre y cuando él ganara una posición firme en este Pueblo Fronterizo, incluso si tuviera que gastar todos sus bienes, todavía valdría la pena. De todos modos, una vez que el comercio del mineral no se intercambie por alimentos, los ingresos de la ciudad seguirían siendo sólo una llovizna.

La única pregunta era si la Fortaleza Longsong estaba dispuesta a renunciar a su monopolio de comercio con el Pueblo Fronterizo – esto sería similar a entrar en una guarida de tigres para incautar alimentos, pero los datos del inventario proporcionados por Barov indicaban que la eficiencia minera era baja y el transporte de minerales era ineficiente e inconveniente. De hecho, el valor de la producción anual de la minería era de más de 1000 monedas de oro real, pero para la Fortaleza, esto era solamente una gota de agua en un balde. Los únicos que se beneficiaban de esto eran los socios de la aristocracia inversora.

En consideración al desarrollo a largo plazo del Pueblo Fronterizo, esta línea de ingresos debía recuperarse. La mente de Roland era clara en el hecho de que incluso si estas personas pudieran recuperar completamente su inversión de los últimos diez años y más, todavía no los dejarían fácilmente ir. Mientras que los mosquitos eran pequeños, seguían siendo carne. Además, esta era una plántula que podría ser útil para ganar dinero por medios censurables. Anteriormente, estaba dispuesto a dar a los inversores ciertos beneficios y compensaciones como la compra a mitad de precio y tal. Sin embargo, el caso de la venta de un buque lleno de mineral por un buque con sólo la mitad de trigo, no permitiría que este tipo de incidente volviera a ocurrir.

Mientras Roland se concentraba en reflexionar sobre la lista de artículos, Barov lo estaba observando atentamente.

En estos tres meses, o para ser más exactos, en el mes más reciente, al cuarto príncipe le habían ocurrido algunos cambios inexplicables. Quizás los forasteros todavía eran inciertos, pero él estaba al lado del príncipe todos los días, así que este tipo de cambio podría mantenerlo durante un tiempo corto a ciegas.

Durante su estancia en Graycastle, el Cuarto Príncipe Roland Wimbledon sólo fue conocido por su mala reputación. Insistiría a su manera, se comportaría sin escrúpulos, sin ningún comportamiento aristocrático … cosas así. En resumen, no se cometieron grandes errores, sólo pequeños e incesantes errores. Comparado con sus dos hermanos, su posición difería grandemente.

Cuando Su Majestad lo envió al Pueblo Fronterizo, se llenó de decepción. Si Su Majestad no le hubiera prometido la posición de Ministro oficial de Finanzas después de la lucha por el trono, él lo habría dejado y se marchado hace mucho tiempo.

Desde el principio, en sus primeros dos meses en el Pueblo Fronterizo el cuarto príncipe siempre demostró una conducta extremadamente infantil. Consiguió ofender a la nobleza local una y otra vez. Afortunadamente, la ciudad en sí era de una escala muy pequeña, así que incluso si todos los puestos administrativos se desocuparan y él tuviera que llenar esas posiciones con una docena de civiles, todavía podría continuar.

Pero a partir de ahora, se convirtió en algo diferente.

“¿Cuándo ocurrió el cambio?”, Pensó, “Probablemente fue … después de salvar a la bruja, que aparecieron los cambios”.

Barov no dudaba que el diablo tenía el poder de entrar en un cuerpo, o que el príncipe podía ser manipulado por una bruja oculta. Pero esto era extremadamente improbable, si el diablo y las brujas tenían la capacidad de controlar a alguien, ¿por qué elegirían al cuarto príncipe? ¿No sería mejor controlar directamente a Su Majestad o al Papa? Otro punto que disipó sus dudas fue que había presenciado al príncipe sosteniendo la ‘Cerradura del Castigo Divino’.

Este era el triunfo de la Iglesia para manejar a las brujas. El poder de cualquier demonio se derrumbaría delante de la ‘Cerradura del Castigo Divino’, pero Roland podía sostenerla directamente. En otras palabras, en caso de que no fuera el cuarto príncipe, cuando ni siquiera dios tenía poder sobre él, era innecesario temer al rey de los diablos, así que ¿era necesario exponerlo? Preservar la propia vida era lo más importante.

El estilo del príncipe seguía a su manera, comportándose sin escrúpulos, pero el sentimiento que Barov tenía era que ambos estilos no eran iguales. No, pensó Barov, debería ser lo contrario. La mayor diferencia sería el propósito. Sabía lo que Roland planeaba hacer, para lograr su objetivo, tenía que emplear algunos métodos que eran difíciles de entender para la gente común, como el momento en que trató de persuadirlo de salvar a la bruja. Tal vez la planificación no era muy sabia, pero el príncipe realmente lo había planeado de antemano, y creía firmemente en los resultados sin ninguna duda.

Esta habilidad fue la que hizo que nadie se sintiera más perplejo. El título de rey podría ser posible para cualquiera de los hermanos y hermanas de Roland, pero ciertamente no para el cuarto príncipe. Esta cosa estaba muy clara, porque ¿cómo podría desarrollar un lugar tan pequeño como el Pueblo Fronterizo? ¡Ni siquiera los dioses podrían hacerlo! Al final, Roland se le ocurrió un alocado plan, el alocado plan de establecer una línea defensiva fuera del Pueblo Fronterizo, para que puedan desarrollarse mejor que la Ciudad Golden Harvest. ¿Estaba realmente convencido de que este proyecto tendría éxito?

Si sólo fuera un loco, sería bastante malo. Pero para Roland, quien vigorosamente construyó la muralla de la ciudad, ese no parecía ser el caso. Realmente planeó defender este lugar, simplemente con la ayuda del producto alquímico ‘cemento’, para construir un muro, que para el sentido común, sería casi imposible.

Dentro de la familia de Barov había también un alquimista, pero nunca había oído hablar de un taller de alquimia refinando tal cosa. La solución para la construcción del muro se basaba en algo que nadie había visto antes, al final, ¿sólo confiaba en sí mismo, o era sólo su comportamiento imprudente?

“¿Hasta que punto fue el plan de Roland? Y al final, ¿cuánto sabía del plan de Roland?”

Barov se encontró a sí mismo interesado por los días que se aproximaban.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s