RTW – Capítulo 9 – Meses de los Demonios (Parte II)

“No aparecen muchos, Su Alteza.” Replicó el cazador. “Durante cada Mes de los Demonios sólo aparecerán dos a tres especies de demonios, de lo contrario la Fortaleza Longsong estaría en un gran problema”.

“Bueno, pareces ser muy observador” Roland le ordenó al hombre que se levantara y preguntó. “¿Cómo te llamas? No pareces ser un hombre de mi Reino Graycastle.”

“La mitad de mi linaje proviene del Clan Mojin, la gente del pueblo me llama Hacha de Hierro”.

Clan Mojin, el pueblo del Reino Shamin, situado al suroeste de las tierras estériles, se decía que eran los descendientes de los gigantes. Roland buscó dentro de su cerebro cualquier recuerdo relacionado con el Clan Mojin y se dio cuenta de que Hacha de Hierro no usaba el nombre con el que su clan lo llamaba, sino que usaba el nombre dado por el Pueblo Fronterizo y aparentemente no quería tener una relación con el Reino Shamin. En cuanto a por qué, ya que era obvio que él era de la frontera suroeste de las tierras desoladas, Roland estimó que había una serie de historias tristes involucradas con esto.

Pero por el momento esas historias no eran importantes; Todos eran bienvenidos en el Pueblo Fronterizo, independientemente de sus antecedentes.

Roland aplaudió: “No es por eso que te pedí que estuvieras aquí, Carter, entrégale a cada uno de ellos diez monedas de plata real, y luego pueden marcharse.”

“Muchas gracias por la recompensa, Su Alteza.” Dijeron los tres al unísono.

Después la gente fue llevada por Carter. Cuando terminó su tarea, Carter regresó una vez más y le preguntó: “Su Alteza, ¿por qué les hiciste estas preguntas? ¿Quieres quedarte aquí?”

Roland no expresó ninguna opinión y preguntó, “¿Qué te parece?”

“¡Este asunto está fuera de discusión, Su Alteza!” Dijo el caballero en voz alta. “Según la declaración del cazador, incluso un oso demonio salvaje sería difícil de afrontar. Fuera de cincuenta yardas, un tiro con una ballesta no tendría efecto; Tendríamos que esperar hasta que se acercara a cuarenta yardas, o incluso hasta treinta yardas antes de hacer nuestro tiro, solamente nuestros soldados de élite pueden lograr esto. Además, los demonios son demasiado numerosos, y no podemos confiar en las paredes fuertes, sólo de pie junto a los guardias locales para detenerlos. Me temo que las muertes superarían los logros, nuestra derrota estaría asegurada”.

“Ya has visto lo que una bruja es capaz de hacer, así que ¿por qué no puedes pensar positivamente?” Roland suspiró.

“Esto … Las brujas son malas, pero Anna … La señorita Anna no se ve así, como su Comandante de Caballería, tengo que buscar verdades observando los hechos.”

“Si te diera un muro de la ciudad, ¿creerías que sería posible?”

Por un momento Carter sospechó que había oído mal.

“Si te doy un muro, entre la vertiente norte de la montaña y el Río Chishui” Prosiguió Roland con todas sus palabras. “Aunque no serían como las enormes murallas de Graycastle, sino que, para detener a los animales, ellas deberían ser capaces.”

El caballero no sabía si estar enfadado o reír: “Incluso sus tonterías deberían tener un límite, si no se detiene, tendrá que excusar mi falta de modales.”

“Todavía tenemos tres meses, ¿no? Miré los registros pasados, la primera nieve cae generalmente aquí en el final del segundo mes a partir de ahora.”

“¡Incluso si tuviéramos tres años, no sería suficiente! Construir un muro requeriría muchos trabajadores, para crearlos ellos tendrían que comprimir la tierra y cada uno o dos pies tendrían que ser reforzados; De lo contrario tendría un alto riesgo de colapso. Esta sería la más simple de las paredes de tierra.” Carter sacudió la cabeza una y otra vez. “Las paredes de ladrillo y piedra son aún más difíciles de construir y necesitaría cientos de albañiles que primero tendrían que cortar las piedras o hornear la arcilla en ladrillos, después tendrían que construirla bloque por bloque. Su Alteza, todos los muros fueron construidos de esta manera, sin excepción. Una ciudad que se construye en el tiempo de un día y una noche, es sólo cosa de leyendas. ”

Roland indicó que ya había oído lo suficiente: “Ya veo. No necesitas estar tan molesto, si no hay una pared confiable en su lugar, voy a evacuar con usted a la Fortaleza Longsong. No voy a regalar mi vida en este lugar.”

El caballero se arrodilló: “¡Lo protegeré!”

Después, en los bellos jardines del castillo, Roland tomó su amarga cerveza. Mirando a Anna, que estaba atentamente comiendo tortas de crema, su estado de ánimo se recuperó mucho.

Había decidido detener a las bestias demoníacas en el Pueblo Fronterizo, uniéndose a los soldados de élite con los guardias de la ciudad, intensificando también la agricultura y expandiendo el área en que los guardias patrullaban. Si quería construir el muro, conectando la cuesta norte de la montaña y el Río Chishui dentro de tres meses, debía utilizar una tecnología apropiada de los tiempos modernos.

No era que Roland había pensado repentinamente en esto, sino que antes ya había comprobado los bordes del Pueblo Fronterizo (aunque él no fue personalmente), en su memoria se mantuvo un cuadro claro – la cuesta norte de la montaña y el Río Chishui sólo estaba separado por 600 yardas en su punto más cercano, era un cuello de botella natural. Y debido a la minería durante todo el año en la mina norte, estaba rodeado de fragmentos de roca extraída de la cueva.

Estos desechos de fragmentos eran de color gris ceniza, que contenía un montón de carbonatos de calcio, que podría ser utilizado como piedra caliza después de la pulverización. Con la piedra caliza tendría su solución, sería igual al cemento.

Sí, esto cambiaría la historia de la humanidad, para poder construir con un material que se endurecía con agua, con materias primas que eran fáciles de obtener, que eran fáciles de preparar, verdaderamente numeradas entre una de las herramientas más eficientes para cultivar los campos.

Roland estimó el tiempo necesario, incluso si implementara una nueva tecnología, incluso con cemento no estaba seguro de si era posible, la cantidad de cemento que realmente necesitaba era demasiado grande, no estaba seguro si podían calcinar tanto polvo de cemento en un plazo de tres meses. Y la dureza del concreto sería inferior, al final tendrían que reforzarlo con acero, por lo que la probabilidad de tener éxito en la construcción de una pared de concreto en la ciudad no era tan grande.

Tendrían que maximizar el uso de los materiales existentes y ahorrar cemento, por lo que la construcción de una pared de campo sería la opción más adecuada.

La llamada piedra de campo, era una piedra que no había sufrido ninguna trituración, era sólo un subproducto natural de la minería. Esta piedra, debido a la forma irregular de sus bordes y sus esquinas, no tenía manera de utilizarse directamente para construcciones, en lugar de ello primero debía ser procesada por el albañil en ladrillos utilizables. Pero la construcción de una pared de piedra de campo mientras se usaba cemento como aglutinante era posible, independientemente de cómo extrañamente se podía utilizar la forma de la piedra, la brecha entre las piedras sería llenada por el cemento, ahorrando cemento y usando materiales sobrantes.

Con esto establecería la gran orden, pero durante la implementación real, tenía miedo de que tuviera que hacerlo por sí mismo, pensó Roland. Independientemente de si era el cemento calcinado o la pared de piedra de campo, ambas eran cosas nuevas. Excepto por sí mismo, nadie había visto estas cosas, y tampoco nadie sabía cómo hacerlas. Tenía miedo de estar muy ocupado durante los próximos tres meses.

“Tú, mira aquí.”

El sonido de la voz clara de Anna salió de detrás de él.

Mientras Roland se volvía, vio un pequeño racimo de llamas en la palma de su mano, ardiendo en silencio, no había viento, pero la punta de la llama se elevaba y bajaba, como si le hiciera un gesto con la cabeza. Ella sacudió el dedo, y el fuego era como un niño pequeño, moviéndose lentamente hacia la punta del dedo. Al final, se quedó en la parte superior del dedo índice, disminuyendo a fuego lento.

“Lo hiciste.”

Era una escena increíble, Roland sintió admiración desde el fondo de su corazón. Esto no era una ilusión mágica, ni un truco químico, sino que era realmente un poder sobrenatural. Pero esto no era lo más atractivo para Roland, mucho más deslumbrante que la llama, era la mirada de Anna.

Mientras miraba atentamente las yemas de sus dedos, sus ojos traslúcidos como el agua del lago reflejaban la llama vibrante, como si un elfo estuviera sellado dentro de un zafiro. Las marcas de la tortura en la prisión ya se habían desvanecido, aunque rara vez sonreía, su rostro ya no estaba muerto. En la punta de su nariz había una gota de sudor, el color rosado en su rostro blanco emitía vitalidad, incluso también podía dejar que una persona se sintiera alegre.

“¿Qué te ha pasado?”

“Ah … Nada.” Roland notó que él la miró durante demasiado tiempo, él quitó su mirada y tosió. “Bueno, entonces, trata de usarla para derretir el hierro”.

En los últimos días, a excepción de comer y dormir, ella siempre repetía su práctica, frente al entusiasta trabajador Roland sólo podía sonrojarse interminablemente de vergüenza – incluso en frente del examen de ingreso a la universidad, ella no había trabajado tan duro.

“Al parecer, no necesitarás mucho tiempo, hasta que entienda completamente este poder.” Pensó Roland. A continuación, sus ideas de nuevos proyectos podían ser fijadas en su agenda.

One response to “RTW – Capítulo 9 – Meses de los Demonios (Parte II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s