RTW – Capítulo 7 – Entrenamiento (Parte II)

El fuego se alzó de debajo de sus pies, pero pronto se desvaneció.

Ya era su vigésimo tercer intento.

Y había vuelto a fallar.

En la frente de Anna brotaban constantemente gotas de sudor, pero ella sólo utilizó el dorso de su mano para apartarlas, y el sonido crepitante de las llamas emergentes inmediatamente sonó de nuevo.

Sin parar para descansar, el final de un ejercicio fue seguido por el inicio del siguiente. El uniforme de la bruja se hallaba a un lado, cuidadosamente doblado. Si Anna no hubiera insistido en hacerlo, su nuevo uniforme ya habría sido quemado.

Afortunadamente, con la identidad de Roland como el cuarto príncipe, conseguir algunas ropas de repuesto para su uso no fue difícil. Hizo que su sirvienta Tyre le entregara un cubo de túnicas, recogido por las criadas para que Anna las usaras.

Anna apartó de sí la llama, pero su túnica ya estaba completamente quemada, así que se volvió hacia el cubo y consiguió una nueva.

No era la primera vez que esto sucedía, pero cada vez que lo hacía, Roland miraba hacia otro lado, de modo que sus ojos miraban a otros lugares, incluso si a Anna no le importaba.

De hecho, si no fuera por las fuertes objeciones de Roland, probablemente se habría quitado toda su ropa y practicado al desnudo, a plena luz del día. Pero incluso si Roland pudiera tener una buena visión de su gran figura de esa manera, no sería capaz de trabajar tranquilamente con una chica desnuda, sobre todo cuando la chica se convertía en llamas y su cuerpo desprendía un encanto totalmente diferente.

Roland negó con la cabeza, dejando atrás sus pensamientos sucios. Por el momento, parecía que no era fácil dominar el poder de la magia. El objetivo real que había fijado para Anna era que ella controlara la llama hasta tal punto que pudiera soltar sus llamas de su palma o de sus dedos sin destruir su propia ropa. Sin embargo, también quería que las llamas tuvieran una temperatura lo suficientemente alta como para fundir los lingotes de hierro que estaban en el patio.

Después del trigésimo ensayo que Anna había fracasado, antes de que ella pudiera hacer el siguiente, Roland la detuvo y le dijo que tomara un descanso.

La vigésima cuarta práctica finalmente había sido efectiva, la llama ya no se levantaba de sus pies. En su lugar, apareció en su mano. Movió cuidadosamente su brazo para intentar que la llama llegara a la punta de sus dedos, pero la llama repentinamente se sacudió dos veces y se levantó por el brazo, incendiando la manga e incluso extendiéndose de la manga para engullir toda la túnica.

Anna lo miró sorprendida pero no respondió.

Roland tuvo que caminar, incluso tuvo que tirar de la chica de la mano, llevándola a la silla y forzándola a sentarse.

“Estas cansada; Cuando estés cansada debes descansar. No seas demasiado impaciente, todavía tenemos tiempo. Él la ayudó a quitarse el sudor de su frente húmeda y dijo. “Consumamos el té de la tarde”.

Roland sabía que la nobleza del Reino Greycastle no tenía el hábito de beber té en la tarde y la productividad de este mundo era tan pobre, que para la gente común era difícil tener la oportunidad de degustar tan delicada comida. La gente en este mundo no estaba familiarizada con tres comidas al día, por no hablar de una cuarta comida. En cuanto a los hijos nobles, por lo general se reunían alrededor de estas horas para divertirse en bares o casinos.

El propio príncipe tuvo que temporalmente hacerse cargo de la criada y cocinar si quería crear la costumbre aquí, ya que no estaban familiarizados con ella. Ya que tenía que preparar algunos refrescos ligeros y no tenían ningún té, se vio obligado a sustituirlo por cerveza, sería importante conseguir un poco de té en el futuro.

Así que en los jardines traseros del castillo, en una cabaña de madera, se celebró la primera fiesta de té de la tarde del Reino Greycastle.

Anna miró los platillos de exquisitos aperitivos, no creyendo en sus ojos. ¿Desde cuándo podía comer algo tan bueno?

Aunque ella no sabía el nombre específico de la torta que comía, era de aspecto blanco puro, y la colección de frutas de color rojo brillante podría hacer que la gente sintiera que su apetito aumentaba. Especialmente viendo los bordes de los pasteles decorados en un patrón exquisito, todo esto la obligó a cambiar su cosmovisión una vez más.

Roland observó con orgullo la expresión desconcertada de Anna, que parecía la de un pueblerino, pero también veía un poco de miedo. Aunque las fresas en el pastel de crema estaban marinadas en azúcar y ni siquiera lo había sentido dulce, no había nada más en la torta.

Roland encontró que apreciar el rostro de la bruja mientras comía era más satisfactorio que hacerlo él mismo. Roland observó a Anna, que estaba colocando cuidadosamente el pastel en su boca, sus ojos azules casi soltando un rayo de luz, y su pelo suavemente balanceándose en el viento. Al ver todo esto, su corazón de repente estalló y pensó: ¡No es bueno cocinar algo peor!

Bueno, el cultivo de los sentimientos, así como el talento también era muy importante.

Ver a Anna mientras ella practicaba y acompañarla para disfrutar del té de la tarde se convirtió en la vida cotidiana de Roland, sin mostrar ningún interés en los asuntos del gobierno. Barov le ayudó a encargarse para que todo estuviera claro y ordenado.

Tres días después, Barov entregó la información de la industria del Pueblo Fronterizo que había pedido a la oficina de Roland. Este fue un momento absolutamente increíble, el ex cuarto príncipe en realidad nunca tuvo la paciencia de ver una gran cantidad de informes complicados.

De hecho, incluso ahora no lo tenía. Roland sólo necesitaba leer dos líneas de texto hasta que empezó a sentirse mareado, y le dijo directamente a Barov: “Léemelas.”

Pasó una hora escuchando a Barov hasta que encontró un error: “¿Por qué los impuestos anuales de invierno y los ingresos comerciales del Pueblo Fronterizo fueron cero?”

Puesto que las temperaturas invernales eran bajas, se podía entender la declinación de la cosecha, pero ¿cuál era el significado de regresar directamente a cero, tenía la gente local el hábito de hibernar?

Barov tosió, “Señor, ¿te olvidaste? En los meses de invierno es el momento en que la ciudad no tiene la capacidad de proteger sus fronteras de los ‘Meses de los Demonios’, todos los residentes deben evacuar a la Fortaleza Longsong. Pero tenga la seguridad, su seguridad es indudablemente la primera prioridad. ”

“¿Meses de los Demonios?” Roland pareció recordar haber escuchado esa frase antes. No tomó la toma de los fantasmas y las leyendas de las brujas malvadas en serio, lo consideró parte de las tonterías de este mundo incivilizado. Pero ahora parece que los monstruos no son una fantasía ya que las brujas realmente existen. Entonces … ¿qué pasa con las otras leyendas famosas, como los fantasmas?

Cuando obtuvo su educación como noble, su tutor de historia había explicado en detalle el ‘Mes de los Demonios’. Cada invierno, después de que cayera la primera nieve y el sol se escondiera detrás de las montañas, una intensa oscuridad descendería. En ese momento las puertas del infierno se abrirían.

Los espíritus malignos del infierno corromperían a los seres vivientes, y los convertirían en esclavos del diablo. Algunos de los animales se convertirían en poderosas bestias demoníacas con un solo objetivo, atacar a los humanos. La mayoría de las brujas nacieron en esta temporada, y su poder sería mucho más fuerte de lo habitual debido a ello.

“¿Las has visto? Las Puertas del Infierno ” Preguntó Roland.

“Su Alteza, ¿cómo podría la gente ordinaria ir a verlas?” Barov sacudió la cabeza una y otra vez. “No digas tonterías, las montañas de donde vienen no pueden ser conquistadas, incluso estando cerca de las montañas serás afectado por el vil Miasma, primero recibiendo un leve dolor de cabeza, y luego en los casos graves incluso perdiendo la mente. A no ser que……”

“¿A menos qué?”

“A menos que la persona que lo haga sea una bruja. Sólo una bruja puede ir a ver las Puertas del Infierno, porque han caído de la gracia y se han convertido en los siervos del diablo. Naturalmente no necesitan temer el toque del mal.” Al mencionar a las brujas, Barov miró hacia el jardín.

“Los monstruos demoníacos, ¿alguna vez has visto uno?” Roland llamó a la mesa para recuperar la atención del Ministro Adjunto.

“Bueno, no los he visto. Al igual que su alteza, esta es la primera vez que llego a las fronteras del reino. En el centro del país, en el castillo, sólo unas pocas personas se han encontrado con los demonios reales. ”

Si necesitaba evacuar una vez al año ¿cómo podría desarrollar este lugar? Al principio pensó que el Pueblo Fronterizo era una tierra estéril, pero que todavía tenía el potencial para el desarrollo, pero ahora parecía ser un sueño imposible.

“Cuando nos resistimos a las bestias demoníacas en la Fortaleza Longsong, cuando no son invencibles y pueden ser asesinadas, ¿por qué no podemos derrotarlos también en este Pueblo Fronterizo?”

“La Fortaleza Longsong tiene un muro alto. Además, las tropas de elite del Duque Ryan están estacionadas allí. No es nada como este Pueblo Fronterizo, este pequeño lugar definitivamente no se puede comparar con él.” Explicó Barov. “Desde el principio, el establecimiento del Pueblo Fronterizo fue para proporcionar una alerta temprana a la fortaleza. Por lo tanto, la ciudad se estableció entre la pendiente de la Montaña del Norte y el Río Chishui. ”

Por lo tanto, su ciudad era sólo forraje de cañón para bloquear al enemigo. El único camino que podían cruzar, Roland rió con tristeza al escuchar esto.

One response to “RTW – Capítulo 7 – Entrenamiento (Parte II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s