RTW – Capítulo 3 – La Bruja Llamada Anna (Parte II)

(1/2)

Roland se tragó la última pieza de huevo frito de su desayuno, tomó una servilleta y se limpió la boca antes de decir: “¿Así que está diciendo que está preocupado de que la Asociación de Cooperación de Brujas se enterare de las noticias de que la bruja no murió e intenten rescatarla? “

“Es como lo ha dicho su Alteza” Empezó Barov, furioso, mientras exclamaba: “¡Si la prisionera hubiera muerto ya sería bastante malo, pero ahora continua viva! Si esas brujas están lo suficientemente locas como para robar a los bebés ante la posibilidad de convertirse en futuros camaradas, ¿hasta dónde cree que irían para alguien que ya se ha convertido en un secuaz del diablo? Con lo imprudente que se comportan, intentar un rescate no sería sorprendente “.

Roland estaba confundido, siempre había sentido que había algo malo en esta situación. ¿Por qué el Ministro Adjunto y el Comandante de los Caballeros tenían tanto miedo de las brujas?

La mujer que debería haber sido ahorcada era una bruja, ¿verdad? ¿La mujer que estaba tan delgada que parecía que se caería con el soplido del viento? Si realmente tuviera un poder tan terrible, ¿por qué tendría que quedarse allí esperando la muerte? No, no lo haría. Según la predicación de la iglesia, ella era el diablo encarnado, para ser ejecutado sin juicio. Incluso el ejército tendría que pagar un alto precio al ir en contra de una bruja. Sin embargo, este ‘diablo’ fue capturado por la gente normal del Pueblo Fronterizo, fue torturada, incluso colgada con una cuerda, pero hasta ahora no había visto ni un rastro de ese supuesto aterrador poder.

“¿Cómo fue capturada?” Preguntó Roland.

“Escuché que cuando la Mina del Norte se derrumbó, para escapar, expuso su identidad como bruja y luego fue capturada por aldeanos enojados.” Barov respondió.

Rolando pensó mientras escuchaba a Barov, ¿Por qué tengo la impresión de que esto ocurrió el día antes de mi reencarnación?

“¿Cómo se expuso?” Preguntó el príncipe en voz alta.

“Yo, bueno … no estoy seguro” El Ministro Adjunto negó con la cabeza y dijo. “La situación era muy confusa, podría ser que alguien la vio usando brujería”.

Roland frunció el ceño cuando preguntó: “¿No investigaste a fondo la situación?”

“Su Alteza, reanudar la minería era la prioridad”. Protestó el Ministro Adjunto. “Los ingresos de esa mina de hierro representan la mitad de la producción de este pueblo, y los guardias confirmaron que alguien en la escena fue asesinado por brujería”.

“¿Qué clase de brujería?” Preguntó Roland, interesado.

“La cabeza y una gran parte del cuerpo estaban esparcidos en el suelo como si hubieran sido derretidos. El cadáver parecía una vela gastada” Dijo el ministro con una expresión de disgusto. “Su Alteza, se alegra de que no haya visto tal escena.”

Roland comenzó a jugar con un tenedor de plata pensativo. Históricamente, la mayoría de las víctimas de la caza del inquisidor eran inocentes, herramientas para que la iglesia mantuviera el control sobre la población o las posibilidades de que los habitantes del pueblo ignoraran su ira. Claro, una pequeña parte de los acusados causó su propia caída. La clase de gente que se vestía de manera extraña mientras mezclaba todo tipo de materiales extraño, alegando que podían predecir el futuro y conocían la conclusión de la vida y la muerte.

La verdad era que esas personas se dieron cuenta de algunos trucos, como el uso de reacciones químicas, pero luego utilizaron eso para afirmar que habían ganado el poder de los dioses.

Para los ojos modernos, estos eran sólo algunos trucos de química simple, pero en la época medieval, estos fácilmente podrían ser malinterpretados como un fenómeno increíble.

En cuanto a la fusión de la gente, lo primero en lo que pensaba Roland era una solución ácida.

Pero sería una molestia preparar ese tipo de cosas, y también tendrías que mojar completamente el cuerpo con él, pero no se vería como una vela quemada, como en otros métodos que estaban fuera del asunto.

Entonces, ¿cómo lo hizo?

Si confiaba en la alquimia, y eso era raro, tal vez …

Roland pensó hasta allí y luego dijo con un tono decidido: “Llévame a verla.”

El Ministro Adjunto se sorprendió por un momento antes de discrepar: “Señor, ¿quieres ver a la bruja?” Barov se puso en pie de pánico y golpeó la taza con leche que no había bebido.

“Sí, esta es una orden.” Dijo Roland, miró hacia atrás y sonrió al ministro adjunto, ahora estaba realmente agradecido por el estilo irracional del cuarto príncipe.

Roland se acercó a la puerta, pero repentinamente se detuvo, preguntando: “Bueno, tengo que preguntar, ¿por qué usaríamos la horca?”

“¿Qué?” Dijo Barov.

Roland reiteró su pregunta. “¿Por qué iban a ahorcarla? ¿No deberían quemarse las brujas en la hoguera?”

El rostro de Barov pareció perplejo cuando preguntó: “¿No es cierto? Pero ella no tiene miedo del fuego.”

**********

La mazmorra era pequeña, esta tierra árida no podía permitirse el lujo de tener demasiados presos. La mayoría de los criminales se enfrentarían a juicio después de unos días siendo liberados o matados.

Además de Barov, el Príncipe entraba en la mazmorra con el Comandante de Caballería, el guardia de la prisión y dos guardias.

La mazmorra tenía un total de cuatro niveles y las paredes estaban construidas con bloques de granito duro. Era la primera vez que Roland se encontraba en este tipo de lugar y notó que cuanto más profundo se hallaba, más estrecho era el pasillo. El número de celdas también se redujo. Él pensó que probablemente excavaron un hoyo en forma de un cono invertido primero, y luego construyeron capa tras capa de piedra.

Este tosco proyecto no tendría por supuesto un buen sistema de drenaje. El suelo estaba húmedo y las aguas residuales fangosas fluían por las escaleras, hasta el último piso.

Obviamente, la bruja estaba en el fondo de la mazmorra. Cada nivel que bajó, el hedor en el aire se hizo más denso.

“Su Alteza, se está arriesgando demasiado al hacer esto, a pesar de que está sellada con el Medallón Divino de Castigo, no es seguro.”

Era Carter quien había hablado. Tan pronto como supo que el príncipe planeaba visitar a la bruja, inmediatamente fue tras el príncipe, aconsejándole a lo largo del camino que no fuera allí. Pero todo fue inútil, incluso la repetición del mandato directo del rey de no involucrarse en situaciones peligrosas no tuvo efecto. Obviamente, no sólo era una cara bonita, también era un charlatán. Después de estar sometido a esto durante algún tiempo, Roland sólo deseaba que alguien cosiera su boca. “Debes ver al mal a los ojos antes de enfrentarlo en el campo de batalla y plantarte adelante. Pensé que lo sabías”. Dijo.

“Además de luchar contra el mal con valor, también es importante evaluar las capacidades de uno y actuar en consecuencia; La conducta imprudente no se considera valiente.” Carter refutó.

“¿Quiere decir que si se ejecuta a un enemigo más débil que tú, se mantiene la justicia, pero si él es más fuerte que tú, se hace la vista gorda?” Desafió Roland.

“No, Su Alteza, quiero decir …” Carter tartamudeó.

“Antes tenías miedo de una incursión de brujas, y ahora tienes miedo de ver a una niña, mi Comandante de Caballería es de hecho temible.”

Aunque el caballero era un buen orador, no sobresalía en el debate, encontrándose con un buen conversador como Roland, perdió por completo. Aprovechando este esfuerzo, el grupo llegó al fondo de la mazmorra.

Este piso era muchas veces más pequeño que el anterior, con un total de sólo dos celdas. El guardia encendió las antorchas de las paredes y, a medida que la oscuridad se desvaneció, Roland vio a la bruja encorvada en un rincón de su celda.

Ya era tarde de otoño y la temperatura en la mazmorra era lo suficientemente baja para que la gente viera niebla blanca cuando respiraban. Llevaba un abrigo de piel con forro de seda en el interior, por lo que no sentía frío, pero la niña sólo llevaba ropa gruesa que ni siquiera podía cubrir completamente su cuerpo, con los brazos y los pies que sobresalían y se ponían azules.

Las repentinamente antorchas la hicieron retorcerse con los ojos cerrados. Pero pronto pudo abrir los ojos y mirarlos directamente.

Era un par de ojos azul pálido, como un lago tranquilo antes del comienzo de las fuertes lluvias. No había miedo en la cara de la bruja y no se veía ningún enojo u odio. Roland le echo un vistazo, era como si lo que vio delante de él no fuera una niña débil. En cambio, parecía como si estuviera delante de una llama furiosa. Repentinamente sintió que la luz de la antorcha de las paredes era un poco tenue.

La niña trató de ponerse de pie mientras se apoyaba contra la pared, a cámara lenta como si tuviera miedo de caer. Pero al final, al final se levantó y salió de la esquina, dejando que la luz la cubriera.

Un movimiento tan simple, sin embargo, hizo que los hombres aspiraran varias veces aire frío mientras retrocedían dos pasos, sólo el Comandante de Caballería pudo resistirse y mantenerse delante de Roland.

“¿Cómo te llamas?” Preguntó Roland a la bruja y palmeó el hombro del caballero, indicando que no necesitaba estar tan nervioso.

“Anna.” Ella respondió.

One response to “RTW – Capítulo 3 – La Bruja Llamada Anna (Parte II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s