ATG – Capítulo 773 – Udumbara a Medio Florecer

C:
(13/13)

Yun Che se giró y habló a sus dos compañeros, “Yuanba, Xue’er, este lugar es extremadamente peligroso. Creo que es mejor que ninguno de ustedes me acompañe y esperen afuera. Y no importa si este lugar tiene lo que estoy buscando o no, también me iré tan pronto como sea posible.”

“¡Es suficiente, cuñado!” Xia Yuanba negó con la cabeza mientras todos sus músculos se hinchaban ferozmente y su cuerpo se rodeaba por un aura de energía profunda incomparable y dominadora. “Ya que ya hemos venido aquí, ¿cómo no entraría y echaría un vistazo?”

“Gran Hermano Yun, si no estoy a tu lado para protegerte, todas las Maestras Mayores y Menores definitivamente me culparán.” Feng Xue’er dijo con una voz suave, su expresión estaba completamente desprovista de miedo.

“Está bien.” Yun Che dijo mientras agarraba la diminuta mano de Feng Xue’er, “Xue’er, no debes soltar mi mano. ¡Yuanba, debes tener cuidado también! ¡Si algo sucede, recuerda que lo primero que debes hacer es huir!”

¡Sssss!

Un sonido como un trueno rasgó a través del aire, ya que tanto la barrera como el Sello del Emperador del Océano emitieron simultáneamente una deslumbrante luz azul. En el instante siguiente, Zi Ji se retiró rápidamente mientras agarraba el Sello del Emperador del Océano con fuerza y un agujero cuadrado que tenía dos metros de ancho y largo apareció en la barrera.

Zarcillo de ébano de oscuridad locamente salieron de dentro de la barrera.

Esto era…

“¡Sólo tenemos cien respiraciones, dense prisa y entren!” Zi Ji gritó mientras rápidamente guardaba el Sello del Emperador del Océano y corría a través de la brecha en la barrera.

“¡Sea extremadamente cautelosos!” Yun Che no tenía tiempo libre para pensar más, tomo a Feng Xue’er junto a él y corrieron dentro también, con Xia Yuanba pisándoles los talones.

Cuando entraron en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar, parecía como si hubieran entrado en un abismo desolado y helado. Un escalofrío les recorrió su cuerpo y alma. Todos los pelos en sus cuerpos instantáneamente se pusieron de punta. Yun Che sintió que las manos de Feng Xue’er le apretaban firmemente mientras se apretaba contra él.

El sol brillaba sobre el Océano Sur, y un agujero de dos metros de largo y ancho era lo suficientemente grande para que la luz del día brillara e iluminara una gran parte del abismo. Pero, después de haber dado tres pasos adelante, fueron empujados a la oscuridad total una vez más; Apenas podían ver un rayo de luz.

Cuando se dieron la vuelta, todo lo que podían ver de la entrada era un contorno blanco y nebuloso.

“¿La luz del día es incapaz de penetrar en esta oscuridad?” Xia Yuanba exclamó en estado de shock.

“Esta es la energía de la oscuridad.” Yun Che dijo mientras sus cejas se unían. Cuando se había enfrentado a Fen Juechen, él había utilizado la energía profunda de este mismo elemento: “¡Esta energía de oscuridad tragará toda la luz mientras que restringe la percepción espiritual al mismo tiempo… puede incluso afectar a los cinco sentidos!”

“¡Así es!” La voz de Zi Ji resonó en la oscuridad, “Esta es sólo la entrada del Nido del Demonio de la Matanza Lunar, cuanto más te aventuras adentro, más densa será el aura de la oscuridad. ¡Su percepción espiritual será suprimida a apenas una décima parte de su fuerza normal! ¡Y sus cinco sentidos serán igualmente restringidos! Cuando hayas alcanzado las partes más profundas del Nido del Demonio de la Matanza Lunar, incluso tu fuerza profunda será suprimida al Reino Profundo Emperador. ”

“Ya estoy empezando a sentir… que mi fuerza profunda está siendo restringida.” Xia Yuanba dijo con los dientes apretados mientras levantaba un brazo, “Siento como si mis venas profundas estuvieran siendo restringidas por algo, y me resulta mucho más difícil de lo normal circular mi energía profunda “.

“… Mayor Zi, sólo tenemos el tiempo de un centenar de respiraciones, así que necesitamos que nos lleve de inmediato al lugar donde se vio la Flor Udumbara del Inframundo.” Yun Che dijo calmadamente.

“¡Sí!” Respondió Zi Ji.

Dentro de la oscuridad, Feng Xue’er levantó su brazo y un racimo escarlata de llamas de Fénix empezaron a arder sobre su tierna y blanca palma. Las llamas de Fénix que ella había conjurado eran mucho más puras que las llamas de Fénix de Yun Che, así que la luz que estas llamas emitían brillaría intensamente a grandes distancias. Pero dentro de este Nido del Demonio de la Matanza Lunar, sólo podían iluminar el espacio que estaba a diez pasos de ellos.

Además, todavía estaban en la entrada.

Bajo la luz de las llamas de Fénix, Yun Che podía ver el piso que también era negro a pesar de estar iluminado por las llamas de fénix. Pero no podía ver las paredes o el techo del Nido del Demonio de la Matanza Lunar. Estaba claro para él ahora que este nido era mucho más espacioso de lo que él esperaba que fuera.

“No te preocupes, el Nido del Demonio de la Matanza Lunar sólo tiene un pasaje, el camino no se bifurca o ramifica. Mientras sigas el camino, llegarás al final del nido. Además, este nido no es muy profundo. Dada tu velocidad actual, deberías acercarte al final del nido en unas treinta respiraciones.” Zi Ji estaba delante de ellos y se movía a una velocidad respetable. Aunque era la primera vez que entraba en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar, había oído y leído los registros que el Palacio de Océano Supremo había guardado de este lugar tantas veces que prácticamente lo había confiado todo a la memoria.

“¿Eso quiere decir que la Flor Udumbara del Inframundo que fue descubierta hace mil trescientos años estaba situada al final del Nido del Diablo?”

“Así es” Zi Ji respondió mientras asentía con la cabeza: “Diez mil años atrás, los siete antepasados del Palacio del Océano que descubrieron el Nido del Demonio de la Matanza Lunar también llegaron a lo más profundo. Los más débiles entre ellos estaban en el octavo nivel del Reino Profundo Soberano, pero una vez que habían alcanzado la parte más profunda del Nido del Demonio de la Matanza Lunar, todas sus fuerzas profundas habían caído a la mitad del Reino Profundo Emperador y su vitalidad estaba siendo drenada rápidamente también. Después, se encontraron con el Soberano Demonio que estaba solo en la etapa inicial del Reino Profundo Tirano y fueron masacrados. Sólo uno de los antepasados logró escapar con vida… Después de eso, este antepasado estableció una ley para nosotros. La ley era que se nos prohibía entrar en las partes más profunda del Nido del Demonio de la Matanza Lunar a menos que pudiéramos confirmar que el Demonio Soberano de la Matanza Lunar ya estuviera muerto.”

Zi Ji estaba aumentando constantemente su velocidad, pero el aura de energía profunda que estaba liberando se estaba debilitando cada vez más.

El radio de la luz emitida por las llamas del fénix se encogía también rápidamente.

“¿Han confirmado la muerte del Demonio Soberano de la Matanza Lunar?” preguntó Yun Che con seriedad.

“Sólo es una Bestia Profundo Tirano después de todo… Incluso la más poderosa de las Bestias Profundo Soberano sólo tienen una vida útil de unos miles de años. Así que no importa lo fuerte que sea una Bestia Profundo Tirano, definitivamente no tendrá una vida útil que se extienda más allá de los diez mil años. A pesar de que todavía tenemos que descubrir su cadáver… debería haberse convertido hace mucho tiempo en polvo en la oscuridad.” Zi Ji respondió.

“¿Hay pistas de dónde viene esta energía yin?” preguntó Yun Che, con las cejas fruncidas mientras miraba hacia adelante. Al mismo tiempo, comprobó sus propias venas profundas.

Las auras de energía profunda de Zi Ji, que estaba delante de él, Feng Xue’er, que estaba a su lado, y Xia Yuanba, que estaba detrás de él, estaban cada vez más débiles con cada segundo que pasaba. El aura de la energía profunda de Zi Ji se estaba debilitando a la velocidad más rápida, el aura de Xue’er era la segunda debilitándose más rápido, mientras que el aura de Xia Yuanba se debilitaba a un ritmo más lento. Ahora que habían alcanzado el centro del Nido del Demonio de la Matanza Lunar, el aura de la energía profunda de Zi Ji había caído ya aproximadamente al octavo nivel del Reino Profundo Tirano.

Feng Xue’er y Xia Yuanba habían caído al tercer nivel del Reino Profundo Soberano.

Y la razón por la que podía sentir tan claramente el cambio en su fuerza profunda era porque…

Sus venas profundas no se habían visto afectadas en lo más mínimo.

Ni siquiera le resultaba difícil hacer circular su energía profunda.

Jazmín había tenido razón. Las venas profundas del Dios Maligno no podían ser restringidas por medios ordinarios. ¡La Formación Supresora del Alma del Poder del Cielo no sería capaz de restringirlas, y tampoco podría el Nido del Demonio de la Matanza Lunar!

¡El poder supresor que Feng Xue’er estaba enfrentando era más débil que el de Zi Ji, y estaba claro que era por su línea de sangre Fénix!

¡En cuanto a Xia Yuanba, él era la persona que poseía las Venas Divinas del Emperador Tiránico!

“Este es el mayor misterio sin resolver del Nido del Demonio de la Matanza Lunar.” Dijo Zi Ji mientras exhalaba, su respiración se volvía ligeramente desigual: “El origen de esta terrible energía yin es algo que mi Palacio del Océano quiere saber más que nadie. Pero durante los últimos diez mil años, todavía hemos tenido que encontrar la respuesta a esa pregunta. Tal vez el origen de esta energía yin se encuentra en la parte más profunda del Nido del Demonio de la Matanza Lunar. Es sólo que la energía yin en la parte más profunda del nido es demasiado aterradora. Hará que la fuerza profunda de una persona caiga drásticamente y confunda sus cinco sentidos. Tal vez incluso si el Soberano de los Mares entrara en contacto con ella, no podría permanecer más de veinte respiraciones. Así que intentar llevar a cabo una búsqueda a fondo es una tarea tan difícil como subir a los cielos”.

A medida que su fuerza profunda se debilitaba, el alcance de la percepción espiritual también disminuiría. Se hizo cada vez más difícil para ellos respirar y sus cinco sentidos se hicieron cada vez más débiles, hasta el punto de que ni siquiera podían escuchar los sonidos de sus propios pasos.

“Pensar que tal lugar existía en este mundo. Sss…” Dijo Xia Yuanba con los dientes apretados. La sensación de tener su fuerza profunda y su percepción espiritual suprimida era insoportable. Se sentía como si se hubiera hundido en un pantano profundo, y le resultaba difícil incluso mover los pies.

“Jazmín, ¿has averiguado de dónde puede venir esta energía yin?” Yun Che preguntó en su corazón. Había una cosa que le había causado gran preocupación… y eso era el hecho de que Jazmín se había mantenido en silencio desde que habían entrado en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar, y desde entonces no había dicho ni una sola palabra.

“La energía yin en este lugar…” La voz de Jazmín se hizo extremadamente pesada, y Yun Che pudo oír trazos de incredulidad en esa voz también, “¿Qué está pasando exactamente aquí?”

Yun Che se detuvo cuando rápidamente preguntó, “¿Podría ser que hay algo irregular en este lugar?”

“¡Esto es algo que va mucho más allá de la palabra irregular!” La voz de Jazmín era espantosamente baja y pesada. “Basado en la fuerza por sí sola, el aura de oscuridad en este lugar no es demasiado intensa, y se podría decir que es en realidad bastante débil. Pero… pero si estamos hablando del nivel de esta oscuridad, es tan alto que es aterrador.”

Las palabras ‘tan alto que es aterrador’ causaron que el corazón de Yun Che tambaleara en su pecho. Porque estas palabras habían sido pronunciadas por la misma Jazmín.

“¡Y en cuanto a los principios de oscuridad contenidos en este lugar, son tan profundos que ni siquiera puedo entenderlos!”

Dentro de la Perla del Veneno Celestial, Jazmín tenía una expresión seria en su rostro, una expresión que nunca había adoptado antes. Sus ojos, que brillaban con luz roja, contenían una feroz incredulidad: “¡Este nivel de energía oscura, ni siquiera la he visto en el plano en el que nací y mucho menos en este plano! ¡Qué clase de cosas podría liberar tal aura de oscuridad!”

(Nt. ¿Una semilla del dios maligno del elemento oscuridad?)

“…” Esas pocas palabras de Jazmín habían sorprendido a Yun Che un millón de veces más en comparación con cuando Zi Ji le estaba hablando sobre el Nido del Demonio de la Matanza Lunar.

“¡Yun Che! ¡Deja este lugar inmediatamente!” Jazmín repentinamente gritó con una voz aguda.” ¡La situación aquí está completamente fuera de mis expectativas! ¡Debe haber algún objeto incomparablemente aterrador escondido dentro de este lugar! ¡Esa es la única explicación para esta energía yin! ¡Márchate de inmediato y no te molestes con la Flor Udumbara del Inframundo en este momento! Porque incluso si…”

“Heeheeheehee… Kekekehahahaha… Huhuhuhu… Wahahahaha…”

En ese momento, una risa incomparablemente siniestra resonó en la oscuridad que les esperaba. Desde que habían entrado en las profundidades de este lugar, sus cinco sentidos estaban siendo fuertemente suprimidos. Sin embargo, todos ellos pudieron oír claramente este terrible sonido que sonaba como las carcajadas de los demonios. Sonaba como si llorara y riera al mismo tiempo, y se filtraba en sus mismas almas.

“¡Ah!” Las cuatro personas se detuvieron abruptamente. Feng Xue’er dejó escapar un grito de alarma mientras se zambullía en el pecho de Yun Che, “¡Qué… qué fue ese sonido… tan espantoso!”

“¿¡Ha… hay alguien dentro!?” Xia Yuanba dijo mientras saltaba hacia adelante para proteger a Yun Che y a Feng Xue’er, ya que toda la energía profunda de su cuerpo surgió locamente… Sin embargo, a pesar de que era Xia Yuanba, en este momento, era incapaz de combatir la sensación de miedo que recorría su cuerpo.

Zi Ji estaba muy impresionado por la energía profunda que Xia Yuanba había lanzado con todas sus fuerzas. En este punto, su fuerza profunda ya había sido suprimida a las últimas etapas del Reino Profundo Emperador, pero el enorme poder y la presión que estaba siendo liberada por Xia Yuanba pertenecía sorprendentemente a las últimas etapas del Reino Profundo Tirano!

El corazón de Zi Ji estaba completamente aturdido… ¡El lugar donde se encontraban estaba extremadamente cerca de la parte más profunda del Nido de Diablo y su propia fuerza profunda ya había sido suprimida por dos reinos enteros, pero la fuerza de Xia Yuanba sólo había sido suprimida por un reino!

¡A pesar de que sólo era una diferencia de un reino, indudablemente era la diferencia entre los cielos y la tierra! Bajo circunstancias normales, la fuerza profunda de Xia Yuanba era más débil que la de Zi Ji, pero ahora, Xia Yuanba podría matarlo con un movimiento de sus dedos.

¿Podría esto también ser otra ventaja proporcionada por las Venas Divinas del Emperador Tiránico?

“¡Espera! Este sonido…” Yun Che dijo mientras se recuperaba de su miedo momentáneo. Después de tomar las precauciones necesarias, su rostro se relajó repentinamente mientras sus ojos se llenaban de una luz triunfal. Soltó a Feng Xue’er y se lanzó hacia adelante mientras rodeaba un muro de piedra.

Inmediatamente, el mundo ante él ya no era negro, sino que podía ver una luz brillante, pulsante, color púrpura.

Dentro de esta espantosa oscuridad, las llamas de Fénix de Feng Xue’er sólo habían podido iluminar un área de aproximadamente tres metros de ancho. Pero la luz púrpura que llenaba su visión irradiaba cientos de metros hacia fuera y se quemaba indeleblemente en los ojos de Yun Che. Parecía como si incluso la oscuridad más profunda en este mundo sería incapaz de devorar esta luz púrpura.

La luz púrpura parpadeó suavemente. Sin embargo, esa risa diabólica y aterradora también había salido de esa luz púrpura.

El corazón de Yun Che comenzó a golpear su pecho como un martillo y sus ojos se agrandaron en platillos mientras tartamudeaba, “Esa es… esa es…”

“¡La Flor Udumbara del Inframundo!” La voz de Zi Ji sonó detrás de Yun Che.

“¡Ah! ¡Eso es… lo que el Gran Hermano Yun quería encontrar!” Gritó Feng Xue’er con una voz llena de alegría y asombro.

“¡Así es! Esta es la Flor Udumbara del Inframundo… La extraña luz púrpura brillante, el lamento fantasmal que emite cada vez que se balancea. ¡Es exactamente como mi maestro lo describió!” Yun Che dijo excitadamente mientras sus manos se curvaban en puños.

Durante un total de siete años, no había sido capaz de encontrar un solo rastro de la Flor Udumbara del Inframundo. Sin embargo, hoy había entrado en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar sabiendo que sería un intento inútil, similar a tratar de encontrar una aguja en un pajar… pero ¿quién habría pensado que tendría un encuentro tan milagroso?

“Jazmín, la encontramos… ¡la encontramos!” Una sorpresa y una emoción intensas se habían apoderado de Yun Che durante un período de tiempo. Pero en este momento, se dio cuenta de que algo andaba mal. Porque de repentinamente no oyó nada detrás de él, incluso el sonido de la respiración había desaparecido por completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s