ATG – Capítulo 769 – El Maestro Sagrado del Palacio del Océano

(9/13)

“Lan Zi, Lan Shen, lleven a estos dos estimados invitados del Santuario del Monarca Absoluto al Palacio del Océano Divino. Además, asegúrense de acomodarlos personalmente, no deben ser descuidados.”

Atendiendo el llamado de Mo Chenfeng, dos discípulas del Palacio del Océano se acercaron y se inclinaron profundamente. “Como desee, Gran Anciano… Estimados invitados, por aquí por favor”.

“¿Por qué el Soberano de los Mares quiere conocer a mi cuñado?” Entre la curiosidad de Xia Yuanba, también había un rastro de aprensión… después de todo el Soberano de los Mares era el líder de uno de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados del Continente Profundo Cielo. ¡Era alguien que estaba en el mismo nivel que el Santo Emperador!

“Ya que el Soberano de los Mares lo convocó personalmente, no deberías preguntar demasiado.” El Maestro Espiritual Azul Antiguo agarró los hombros de Xia Yuanba, continuando. “Relájate, nada malo le pasará. Es aún menos probable que se encuentre con algún peligro.” Luego apartó los ojos para mirar profundamente a Yun Che: “Para que el Soberano de los Mares quiera conocerte tan urgentemente… y el siendo un joven. Esta debe ser la primera vez en la historia del Palacio del Océano”.

“Cuñado, entonces… entonces me iré primero al lado del Santo Emperador. Debes asegurarte de mantenerte a salvo. Si algo sucede, debes notificarme lo antes posible.”

Al decir esas palabras, Xia Yuanba fue casi arrastrado por el Maestro Espiritual Azul Antiguo.

“Hoho, he oído hace mucho tiempo que la relación del Maestro Asgard Yun con Xia Yuanba era muy buena, incluso mejor que la de parientes de sangre aunque no lo son. Parece que es verdad.” Mo Chenfeng dijo con una sonrisa ligera. Sin embargo, su mente había estado repentinamente en desorden… en el futuro, estos dos se convertirían en figuras que sacudirían el mundo, sin embargo, su relación era como la de los hermanos de sangre. Para los terrenos sagrados, que habían gobernado el mundo durante diez mil años, esto definitivamente no era algo bueno.

“Princesa Snow, el Palacio del Océano Divino es el terreno más sagrado de mi Palacio del Océano. Sin ser invitados por el Soberano de los Mares, nadie puede entrar. Justo ahora, el Soberano de los Mares sólo permitió que este anciano llevara al Maestro Asgard Yun. Actualmente, este anciano está disponiendo de varios discípulos para que lleven a la Princesa Snow a su residencia, ¿está bien? Princesa Snow, si quiere, puede ir a ver a su familia al Palacio de la Llama.”

Mo Chenfeng estaba mentalizado, pero frente a Feng Xue’er, no pudo evitar subconscientemente mostrar una actitud respetuosa. La fuerza profunda de Feng Xue’er era demasiado impactante.

“No quiero.” Feng Xue’er negó con la cabeza mientras ambas manos se aferraban al brazo de Yun Che sin intención de soltarlo: “Si no puedo entrar, entonces esperare afuera por el Gran Hermano Yun”.

“Eso también está bien.” Mo Chenfeng asintió con la cabeza, pero su corazón se había endurecido ferozmente justo ahora.

Este Yun Che, qué tipo de monstruo era él… su propio talento ya era aterrador, y tenía un maestro que desafiaba a los cielos detrás de él también. Por otra parte, de las dos figuras más talentosas y chocantes entre la joven generación, uno lo sostenía como un pariente mientras que la otra tenía profundos sentimientos por él…

Actualmente, los tres tenían alrededor de veinte años de edad, lo que los hacía aún más impactante. Si se les dieran otros cien años… no, con su tasa de crecimiento, ni siquiera necesitarían cien años. En ese momento, incluso los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados tendrían que inclinarse ante ellos.

Mo Chenfeng secretamente tomó una respiración profunda, y luego caminó en frente. “Por favor, sígueme”.

A medida que avanzaban hacia las profundidades del Palacio del Océano Supremo, la energía profunda se hacía cada vez más densa. Actualmente casi todos los expertos de alto nivel del Continente Profundo Cielo se habían congregado dentro del Palacio del Océano Supremo, pero todo el palacio del océano estaba extremadamente tranquilo. No había clamor. De hecho, durante todo su viaje, no habían conocido a ningún practicante fuera de los discípulos del palacio del océano.

Esto no fue una sorpresa para Yun Che. En el pasado, el Torneo de Clasificación del Viento Azul y el Torneo de Clasificación de las Siete Naciones habían sido extremadamente bulliciosos debido a la aglomeración de tantos practicantes, pero había una diferencia entre esos torneos y esta conferencia… ¡Ésta se estaba llevando a cabo en el Palacio del Océano Supremo! ¡Se celebró en uno de los lugares considerados sagrados en los corazones de los practicantes profundos! Aparte de los otros tres Terrenos Sagrados, las fuerzas que habían venido después de recibir invitaciones estaban demasiado abrumadas con el honor y el miedo para actuar de otra manera. Para poner el pie en un legendario Terreno Sagrado, cada paso era sorprendente e inquieto. Incluso si uno tuviera un gran valor, todavía estaría en silencio en la residencia dispuesta para ellos. Uno nunca se atrevería a correr por ahí estridentemente.

Los practicantes profundos que pudieron ser invitados eran todos poderosos expertos y hegemonías de renombre. Sin embargo, al llegar al Palacio del Océano Supremo, todos eran como civiles que habían entrado en un palacio real. La atmósfera los hacía demasiado tímidos para incluso respirar pesadamente.

Mientras caminaban, Mo Chenfeng ya no hablaba con Yun Che. En cambio, sus pasos se hicieron cada vez más rápidos. Sin embargo, Yun Che y Feng Xue’er sin esfuerzo aguantaron el paso. En ese momento, una figura vaga apareció en la visión de Yun Che.

Esta persona tenía aproximadamente tres pies de alto y estaba completamente vestida con ropa negra. Por otra parte, también llevaban un manto dilapidado que era demasiado grande para él, la parte superior cubría toda su cara mientras que la parte inferior se arrastraba por el suelo junto a sus pies.

Este fue el primer practicante profundo que Yun Che había visto después de entrar en el Palacio del Océano Supremo que no estaba asociado con el palacio del océano. Estaba seguro, porque el aura que emanaba del cuerpo de esa persona era completamente diferente de los que emanaban de los cuerpos de los discípulos del palacio del océano que había conocido antes. Además, el aura de energía profunda de la persona estaba solamente en el tercer nivel del Reino Profundo Emperador.

Esta persona caminó a través de la tierra azul que destellaba débilmente a un paso que no era ni rápido ni lento, haciéndolo difícil discernir inmediatamente si era en verdad una persona que caminaba independientemente del ángulo. Dentro del tranquilo y abierto palacio del océano que contenía una energía profunda tan densa que se había vuelto pesada, la existencia de esta figura era particularmente llamativa… aunque la figura estaba muy lejos, todavía se podía sentir una extraña aura emanando de él.

Al ver a esta persona, los pasos de Yun Che momentáneamente se detuvieron mientras sus cejas se fruncieron.

¡Tan pesada aura venenosa! ¡Bajo la ropa negra de aquella persona, tenía que haber al menos doscientas o más poderosas toxinas escondidas!

Además, esa aura… ¿podría ser el Veneno del Emperador?

Habiendo visto la reacción de Yun Che, Mo Chenfeng volvió la cabeza y preguntó: “¿Maestro Asgard Yun tal vez ya conocía a esa persona de antes?”

“No lo he hecho.” Yun Che sacudió la cabeza, retractando su mirada de encima de la figura aquella persona cubierta de ropa negra. “Tenía curiosidad. He oído que esta Conferencia de la Espada del Diablo sólo invitó a los practicantes de nivel Overlord y Soberano, pero la fuerza profunda de esa persona está sólo en el tercer nivel del Reino Profundo Emperador y todavía fue invitado. Además, en base a su apariencia y conducta indiscreta en el Palacio del Océano Supremo… creo que debería ser una figura bastante inusual”.

“Esa persona es realmente inusual.” Mo Chenfeng susurró, “Él viene de la Nación del Demonio Negro. Aunque su fuerza profunda está solamente en el Reino Profundo Emperador, él es tan fuerte como un Overlord si no es tan fuerte como un Soberano. Frente a él, muchos se retiran rápidamente para evitar el conflicto, ya que esta persona es muy infame en la Nación del Demonio Negro, donde se compara temerariamente con una víbora. Tal vez el Maestro Asgard Yun también habrá oído su nombre.”

“¡Toxina Inmortal!”

“Oh…” Yun Che soltó una exclamación. Era la primera vez que oía este nombre.

“He oído este nombre antes de mi padre real.” Feng Xue’er abrió la boca y dijo: “En el pasado, el padre real me contó una vez sobre las figuras más aterradoras del Continente Profundo Cielo, mencionó a ‘Toxina Inmortal’ y dijo que esta persona era el usuario del veneno más poderoso dentro del Continente Profundo Cielo… especialmente sus venenos elaborados personalmente. Al ser envenenado, no hay nadie que pueda salvarte de ellos.”

“Correcto.” Mo Chenfeng asintió con la cabeza. A pesar de que él era el Gran Anciano del Palacio del Océano Supremo, incluso él todavía conocía a esta persona, mostrando lo aterradora que era: “Tiene innumerables enemigos, incluyendo varios Overlords y Soberanos, pero todavía ha sobrevivido hasta el día de hoy con su nivel de fuerza profunda. Claramente la fuerza de sus venenos no es un asunto pequeño. Sin embargo, este tipo no fue invitado por mi palacio del océano.”

“¿Oh?” Preguntó Yun Che perplejo.

“Fue invitado por la Poderosa Región de la Espada Celestial. Ellos piensan tomar prestada su habilidad para algún asunto u otro. Tal vez lo averigüemos cuándo comience la Conferencia de la Espada del Diablo.”

“Llegamos al Palacio Imperial del Océano.” Mo Chenfeng se detuvo y se giró. “Princesa Snow, te molestaré en esperar aquí. Maestro Asgard  Yun, por favor, sígame.”

“Gran Hermano Yun, te espero aquí… debes tener cuidado.” Dijo Feng Xue’er suavemente, deteniéndose.

“Relájate, estaré de vuelta antes de que te des cuenta.”

El Palacio Imperio del Océano estaba situado en el centro exacto del Palacio del Océano Supremo. En cierto sentido, era el núcleo de todo el palacio del océano y era un símbolo de los diez mil años de prestigio y gloria del palacio.

La apariencia del Palacio Imperial del Océano no era muy diferente de todos los otros palacios que Yun Che había pasado durante su paseo por aquí. Sin embargo, en el momento en que entró en las inmediaciones del Palacio Imperial del Océano, su mente y sus sentidos se volvieron inquietos… en ese instante, sintió como si hubiese abandonado el mundo mortal y hubiera entrado en un palacio celestial. Un profundo sentimiento de reverencia surgió espontáneamente en las profundidades de su corazón, haciéndole sentir repentinamente el deseo de arrodillarse en adoración. Su sentido espiritual, originalmente extremadamente perceptivo, se volvió nebuloso, ya que incluso su visión comenzó a difuminarse.

El aturdido estado de Yun Che duró solo un breve momento mientras estaba en estado de shock. Después, rápidamente concentró su mente. Debido al Alma del Dios Dragón de su cuerpo, su poder del alma había alcanzado un nivel extremadamente alto. Así, sus cinco sentidos fueron rápidamente restaurados a sus estados normales.

“Debajo de este Palacio Imperial del Océano, hay de hecho una extraña formación profunda. Si la fuerza profunda de una persona o si el poder del alma no es suficiente, me temo que uno caería de rodillas al entrar.” Jazmín dijo repentinamente en un tono frío.

Al llegar a la puerta del Palacio Imperial del Océano, Mo Chenfeng se volvió y miró a Yun Che, sólo para descubrir que los ojos de Yun Che estaban claros. Además, su actitud seguía compuesta, y sus pasos seguían siendo suaves. Ni el menor rastro de miedo ni ansiedad se veía en su rostro. En lugar de eso, estaba apreciando tranquilamente el paisaje circundante.

Una expresión de profunda conmoción atravesó las pupilas de Mo Chenfeng. Todo el Palacio Imperial del Océano estaba envuelto dentro de una gigantesca formación profunda. Además, esta gigantesca formación profunda, llamada Formación Sudario del Océano, era la formación profunda más poderosa dentro del Palacio del Océano Supremo. Al entrar en la formación, uno se sometería a una presión extrema como si estuviera enfrentando a un dios verdadero. Aquellos bajo el nivel de un Soberano sentirían cómo sus cuerpos se debilitarían al entrar en la formación y comenzarían a temblar. Aquellos bajo el nivel Overlord colapsarían de inmediato en el suelo y se arrodillarían, llegando a ser completamente incapaces de caminar.

Incluso el propio Mo Chenfeng, como un Soberano de octavo nivel que era, sentía que su corazón palpitaba continuamente de miedo cada vez que entraba en el Palacio Imperial del Océano.

Originalmente había creído que Yun Che, incluso con su propio talento anormal, por lo menos experimentaría pasos inestables, un rostro pálido, y sudores fríos al entrar en la Formación Sudario del Océano por primera vez sin preparación… él nunca había pensado que el rostro de Yun estaría tan relajado y compacto, como si no estuviera afectado en absoluto por la Formación Sudario del Océano.

Sólo… ¿cómo podría ser así? ¿Podría la fuerza mental de Yun Che ser realmente más alta que la suya?

Mo Chenfeng pensó en estado de shock.

Las grandes puertas se abrieron y los dos entraron mientras Mo Chenfeng bajaba la cabeza al entrar. Después de dar tres pasos, Mo Chenfeng ya se había inclinado en una reverencia. “Informando al Soberano de los Mares, el Maestro Asgard de la Nube Congelada Asgard del Imperio  Viento Azul ha sido traído”.

Después de que Mo Chenfeng entró en el Palacio del Océano Supremo, constantemente había bajado la cabeza. Yun Che se movió inmediatamente hacia la figura en medio del palacio gigante.

El Soberano de los Mares estaba allí de espaldas. Su figura era exquisitamente esbelta, y llevaba un largo manto de palacio que brillaba con un resplandor azul. El cuello más alto de su túnica alcanzaba directamente su cabello que tenía la forma de un nudo superior.

Esta figura trasera hizo que Yun Che se detuviera momentáneamente con asombro.

¿Una mujer?

¿El Soberano de los Mares era una… mujer?

“Puedes retirarte.”

El Soberano de los Mares habló. Su voz era como la de una mujer de mediana edad, muy dulce, pero cada palabra era como una campana temblorosa, majestuosa y llena de poder.

“Sí.” Mo Chenfeng se retiró y cerró las grandes puertas del Palacio del Océano Imperial.

“El Menor Yun Che saluda al Mayor Soberano.” Yun Che dio un paso adelante y saludó respetuosamente mientras actuaba de una manera digna. Después de todo, la persona que estaba delante de él era el líder de un terreno sagrado que había dominado el Continente Profundo Cielo durante diez mil años. ¡Ella era una de las incomparables practicantes que estaba en el pico del Continente Profundo Cielo y que fue el primer líder de un terreno sagrado que Yun Che había conocido!

¡Solamente, Yun Che nunca había imaginado que el Soberano de los Mares, uno de los cuatro maestros sagrados, sería en realidad una mujer!

El Soberano de los Mares se volvió lentamente, exponiendo su verdadera apariencia a Yun Che. Tenía la apariencia de una mujer de mediana edad, pero sin el menor rastro de feminidad. En cambio, cada contorno contenía una dignidad y una agudeza sumamente solemnes.

Sus ojos eran muy claros, y sus pupilas eran tan profundas como el océano. Dentro de sus ojos, había un rastro de emoción. El torpe silencio opresivo duró diez respiraciones antes de que finalmente ella hablara. Ella asintió lentamente. “Viéndolo es realmente mucho mejor que lo que había escuchado de los demás. Incluso al estar de pie frente a esta soberana dentro de la Formación Sudario del Océano, tus ojos siguen siendo tan claros como un espejo, tu corazón todavía tan robusto como una roca. ¡Este soberano siempre había creído que los rumores que te rodeaban eran exagerados, pero al conocerte ahora, eres incluso mejor que los rumores! No es de extrañar que esa persona tenga una opinión tan alta de ti.”

Yun Che no se molestó en preguntar quién era la ‘persona’ de la que hablaba y, en lugar de eso, sonrió débilmente al responder: “Este joven no se atreve a recibir la alabanza del Soberano de los Mares. Este menor sólo llegó al Palacio del Océano Supremo para participar en la Conferencia de la Espada del Diablo y entrar en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar. Deseo el consentimiento del Mayor Soberano.”

“Maestro Asgard Yun es realmente sencillo.” Los ojos del Soberano de los Mares se arrugaron mientras avanzaba lentamente. Con cada paso que se acercaba, más fuerte era la presión que envolvía el cuerpo de Yun Che. “Este soberano había querido conversar con usted durante un buen rato, pero parece que el Maestro Asgard Yun no tiene interés en esto.”

“Ser capaz de conocer al Mayor Soberano es ya la mayor fortuna de este menor. Mayor es el líder del Palacio del Océano Supremo, y es un poderoso señor bajo los cielos. Cada aliento de su tiempo es tan valioso como diez mil jin de oro.” Yun Che respondió de una manera que no era ni humilde ni arrogante.

“¿Es así?” El Soberano de los Mares llegó a un punto de tres pasos delante de Yun Che y se detuvo. Era impresionantemente media cabeza más alta que Yun Che. “La razón de por qué quieres entrar en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar es ya conocido por esta Soberana. Sin embargo, esta Soberana está muy curiosa acerca de por qué estás dispuesto a pagar un costo tal para recoger una Flor Udumbara del Inframundo. Por lo que esta Soberana sabe, la Flor Udumbara del Inframundo es una cosa extremadamente malvada y vil. Incluso si un soberano se acerca a él, sólo un ataque mental resultaría en su muerte. Fuera de usarla para asesinar sin dejar huellas, nunca he oído hablar de otros usos para ella.”

Sin la más mínima duda, Yun Che dijo sinceramente: “La Flor Udumbara del Inframundo es necesaria para mi maestro. A decir verdad, este asunto no debería haberse contado a otros, pero como lo ha pedido la Mayor Soberano, este joven naturalmente lo dirá.”

La Flor Udumbara del Inframundo era algo que Jazmín necesitaba, y Jazmín era de hecho su maestra. Así, sus palabras eran justificadas y verdaderas. No había manera de que el Soberano de los Mares encontrara ningún rastro de mentira en ellas.

“¿Es así?” El Soberano de los Mares entrecerró los ojos. “Este soberano oyó que tu respetado maestro tenía habilidades que desafían a los cielos, la habilidad de convertir a un soberano en cenizas con sólo mover sus dedos. Ya que es algo que tu maestro necesita, ¿por qué no viene él mismo a recogerla? Confiando en la habilidad de tu respetado maestro, no hay ningún lugar en el mundo al que no pueda ir.”

“Es porque la tarea de escoger esta Flor Udumbara del Inframundo fue dada a este joven por mi maestro como una prueba.” Yun Che rió entre dientes y dijo. “Desde que el maestro lo ha ordenado, este menor debe tratar de completarla a toda costa. Estos últimos años, este joven ha estado constantemente indagando acerca de este asunto sobre la Flor Udumbara del Inframundo y finalmente ha tenido la suerte de saber que han aparecido antes en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar. Por lo tanto, este joven tiene que ir y buscarla, sin importar que… este menor pide al mayor que esté de acuerdo.”

“Entonces es así.” El Soberano de los Mares asintió lentamente. Sin embargo, las fluctuaciones en sus ojos seguían allí, como si todavía no estuviera segura de sí creerle o no. “Mientras estamos en este tema, ¿dónde está su respetado maestro actualmente? ¿Este soberano se pregunta si podría tener la oportunidad de conocerlo?”

“Mi maestro ha sido desde hace mucho tiempo una persona que no se preocupa por el mundo mortal. Ya casi nunca pone un pie en el mundo mortal, ya que no quiere estar obligado por ninguna responsabilidad. Por lo tanto, aunque este joven es su discípulo, no sé dónde está mi maestro en la actualidad ni dónde irá a continuación. Sólo cuando este joven no puede evitar pedir su ayuda, mi maestro se revelará a sí mismo.” Yun Che repitió las mismas palabras que había dicho previamente al Maestro Espiritual Azul Antiguo.

Su maestro de ficción el ‘Anciano Duotian’ había sido completamente aceptado por los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados, actuando como un gran disuasivo contra ellos. Dado que este ‘maestro’ era de gran utilidad, naturalmente haría todo lo posible para mantenerlo.

“Eso es realmente desafortunado.” Replicó el Soberano de los Mares. Repentinamente cambió el tema. “El Nido del Demonio de la Matanza Lunar es el lugar más tabú de mi Palacio del Océano Supremo. No permitimos su entrada a los forasteros. Sin embargo, el Nido del Demonio de la Matanza Lunar no se ha abierto durante los últimos mil trescientos años, y ya es hora de que este Soberano haga arreglos para que la gente entre y revise cualquier cambio anormal. Además, teniendo en cuenta que mi palacio del océano ya ha recibido diez de sus ‘Píldoras del Emperador de los Seis Sabores’, ¿no haría que las palabras de mi palacio del océano carecieran de valor si te rechazara?”

Los ojos de Yun Che quedaron en blanco… ¿Qué? ¿Píldoras del Emperador de los Seis Sabores? ¿Qué demonios era eso?

¿Podría referirse a… la Píldora Overlord?

¡Mi*rda! ¿Qué tipo de nombre de mi*rda le puso Zi Ji?

¡Por otra parte… de las palabras del Soberano de los Mares justo ahora, ella había tomado la iniciativa de exponer completamente la relación entre el palacio del océano con el Gremio Mercantil Luna Negra!

“¡Gracias por su consentimiento!” Dijo alegremente Yun Che.

“No te pongas feliz demasiado temprano.” Dijo el Soberano de los Mares con frialdad. “El sello del Nido del Demonio de la Matanza Lunar sólo puede abrirse una vez cada quinientos años. ¡Por otra parte, cada vez que está abierto, es sólo durante el período extremadamente corto de un centenar de respiraciones! Después de cien respiraciones, el pasaje se cerrará forzosamente y quedará sellado por otros quinientos años. Incluso mi Palacio del Océano Supremo no tiene manera de abrirlo forzadamente antes de entonces. Esto es para evitar que cualquier energía yin escape hacia fuera en el Continente Profundo Cielo. En cuanto a la Flor de Udumbara Inframundo, florece solamente cada veinticuatro años y se marchita tres días después de florecer. Para que puedas encontrar una Flor Udumbara del Inframundo floreciente durante el lapso de cien respiraciones es casi imposible. Eso no es por mencionar el hecho de que no estamos seguros de si aún existen las Flores Udumbara del Inframundo en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar.”

“Por lo tanto, simplemente olvídese de entrar en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar. Incluso si entras, será sólo un viaje desperdiciado.”

“Este menor ya lo sabe. Sin embargo, este menor todavía espera que el mayor le permita intentarlo.” Dijo Yun Che sin dudarlo.

“Puesto que eres tan persistente… este Soberano te permitirá entrar en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar, ¿Cuándo quieres entrar? ” Preguntó el Soberano de los Mares.

“¡Cuanto antes, mejor!” Yun Che dijo después de pensar durante un tiempo. “Si es posible, me gustaría entrar hoy”.

El Soberano de los Mares asintió lentamente con la cabeza. “¡Ya que es así, este soberano te ayudará! ¡Me encargaré de que alguien te lleve al Nido del Demonio de la Matanza Lunar ahora mismo!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s