ATG – Capítulo 760 – Adiós, Ling Jie

(10/10)

“¡¡Yun Che, suelta a mi madre!!”

En medio de un fuerte rugido, un joven, completamente de blanco, llegó desde lejos en el aire. Con la Espada Celestial Yuan en la mano, todo su cuerpo estaba furioso con la intención de la espada mientras cargaba a su velocidad más rápida hacia Yun Che, quien había agarrado a Xuanyuan Yufeng.

“¿Ling Yun?” Los ojos de Yun Che se inclinaron, e inmediatamente vio a la persona que lo seguía de cerca detrás de Ling Yun… Parecía un poco más joven que Ling Yun, pero su figura ya era similar a Ling Yun. El rostro que una vez estaba lleno de inocencia y temeridad era ahora más severo con determinación después de la madurez.

“Pequeño Jie…” Yun Che dijo en voz baja, y la expresión en sus ojos repentinamente se hizo extremadamente complicada. La persona que menos quería ver en este viaje a la Villa de la Espada Celestial fue a Ling Jie.

Habían pasado varios años desde que se habían conocido y la fuerza profunda de Ling Yun había aumentado rápidamente, ya alcanzando el Reino Profundo Cielo. En cuanto a Ling Jie, porque era querido por Xuanyuan Jue, bajo la tutela personal de Xuanyuan Jue, su fuerza avanzó a un ritmo tremendo. Yun Che fue capaz de decir de inmediato que no sólo Ling Jie había entrado en el Reino Profundo Cielo, su fuerza era realmente casi la misma que la de Ling Yun. Pronto podría ser capaz de superar por completo a Ling Yun.

“¡¡Yun’er, Jie’er, no vayan allá!!” Ling Yuefeng extendió la mano y gritó. Anteriormente en el Torneo de Clasificación del Viento Azul, Ling Yun y Yun Che todavía eran oponentes en el mismo plano. Pero ahora, aunque fueran diez mil Ling Yun, si se atreviera a ofender a Yun Che, simplemente estaría cortejando la muerte.

Ling Yun pretendió no oír la advertencia cuando un haz de espada de un metro y medio de largo salió de su Espada Celestial Yuan, cortando despiadadamente hacia Yun Che. Él y Ling Jie originalmente practicaban la espada en la montaña trasera. Cuando oyeron la noticia de que habían llegado ilustres invitados de la Poderosa Región de la Espada Celestial, regresaron rápidamente a la villa lo más rápido posible. Hubieron olas de energía y sonidos extremadamente inusuales en todo el camino de regreso, y una vez que regresaron a la villa, vieron la escena de Xuanyuan Yufeng mantenido como rehén por Yun Che.

Ling Yun estaba furioso, pero las emociones de Ling Jie eran mucho más complicadas que Ling Yun. Desde que se enteró de que Yun Che todavía estaba vivo, estaba loco de alegría. No se sabía cuántas veces no pudo dejar de querer ir a ver a Yun Che. Por fin lo había visto hoy, pero realmente estaba bajo una situación como ésta… hizo que su cerebro entero entrara en caos. Seguía detrás de Ling Yun, pero su velocidad se hizo más y más lenta. Se estaba ahogando en estado de shock, confusión, miedo y pánico, y no sabía qué hacer.

Ante el Ling Yun que se acercaba, Yun Che extendió su otra mano hacia él… Este movimiento hizo que Ling Yuefeng se pusiera pálido de miedo mientras gritaba locamente: “Yun Che… ¡Detente!”

¡¡Boom!!

Antes de que Ling Yuefeng pudiera terminar, Yun Che ya había extendido su palma. En ese momento, las ondas de aire en el espacio de trescientos metros fueron empujadas severamente mientras golpeaban a Ling Yun y a Ling Jie. Les hizo perder el equilibrio inmediatamente, haciendo que giraran en círculos en el aire antes de aterrizar en el suelo.

Observando a Ling Yun y Ling Jie de pie inmediatamente después de caer al suelo sin ni una sola lesión, sin siquiera sus auras debilitándose, todo el cuerpo de Ling Yuefeng inmediatamente se relajó, ya que estaba agotado. Rompiendo en sudor frío, preguntó con voz temblorosa, “Yun Che, ¿qué quieres?… ¿qué hizo mal mi esposa?”

“Hermano… Hermano Mayor Yun. ¿Qué pasó exactamente? ¿Qué pasó?” El rostro de Ling Jie estaba cubierto de conmoción y confusión. También usó un título completamente diferente para llamar a Yun Che. Ni siquiera podía atreverse a creer que el Yun Che ante él era realmente Yun Che.

Yun Che ignoró a Ling Jie y también ignoró directamente a Xuanyuan Jiuding y a Mu Yuanzhi. Miró directamente a Ling Yuefeng y dijo sombríamente: “En ese entonces, el embarazo de Chu Yuechan fue descubierto en su Villa de la Espada Celestial por alguien llamada ‘Abuela Jiumu’. En ese momento, aparte de Chu Yuechan, la Abuela Jiumu, Chu Yueli y tú, no había nadie más presente… Entonces, en el lapso de unos días después de que Chu Yuechan regresara a la Nube Congelada Asgard desde tu Villa de la Espada Celestial, ¿Cómo se propagaron los rumores por todo el mundo? Ling Yuefeng, incluso si fueras diez veces más tonto, debes saber las consecuencias que ella sufriría si este asunto fuera difundido. ¿Intentaste bloquear la información?”

Las palabras de Yun Che hicieron que del corazón de Ling Yuefeng saltara un latido mientras respondía frenéticamente: “Con respecto a este asunto, obviamente sabía la gravedad de eso. Naturalmente, no necesitamos cuestionar a la Abuela Yueli, la Abuela Jiumu también ha practicado la medicina durante cien años y definitivamente no se extendería nada. Siempre me he estado preguntando también cómo exactamente este asunto se extendió… ”

“¿¡Preguntarse!?” Los ojos de Yun Che repentinamente se volvieron fríos mientras su miraba fulminante eran como dagas en el corazón de Ling Yuefeng, haciendo que la voz y la respiración de éste se congelaran instantáneamente. “¡Ling Yuefeng, tú siempre has sido conocido como el caballero de la espada para otros, pero tu falsa apariencia actual que estás tratando de poner realmente no te conviene en absoluto! ¿Eran solo los cuatro que mencioné los que sabían sobre ese asunto? ¿Realmente no te topaste con una persona que acababa de oír hablar de eso ese día? No me digas eso, en tu corazón, ¿realmente no conoces a quien difundió esta noticia e hizo todo lo posible para ventilar el fuego hasta el final, hasta que todo el mundo lo supiera?”

“…” Los labios de Ling Yuefeng temblaron y él permaneció sin palabras por un largo tiempo. Había sabido que Xuanyuan Yufeng lo había hecho, porque aparte de ella, no podía haber otra persona. Sin embargo, nunca le había preguntado a Xuanyuan Yufeng sobre esto, ni la había examinado para confirmar sus sospechas. Ni siquiera lo mencionó en absoluto. Gran parte de su corazón había muerto al saber que Chu Yuechan estaba embarazada de otra persona. Cuando había salido, aunque estaba furioso con Xuanyuan Yufeng por haberlo hecho, no podía empeorar aún más su relación matrimonial. En vez de eso, había intentado arreglarlo… su padre era, después de todo, un Anciano de la Poderosa Región de la Espada Celestial.

Después del incidente, recibió noticias de que cuando Chu Yuechan volvió a la Nube Congelada Asgard, había paralizado su arte profundo y había sido expulsada. Nada más se escuchó después de eso. En ese momento, la Nube Congelada Asgard también había cerrado sus puertas.

Con el estatus de Chu Yuechan en la Nube Congelada Asgard, definitivamente no habría sido expulsada incluso si hubiera violado una regla de la secta. Él tenía claro que esto sólo ocurrió porque la noticia se extendió por todo el mundo y le dio a la Nube Congelada Asgard una presión que no habían recibido en mil años.

“¡Claro… fui yo quien lo hizo!”, Gritó Xuanyuan Yufeng cuando Ling Yuefeng se quedó sin palabras. Una sonrisa torcida se reveló incluso en su rostro cuando ella declaró, “¡Esa p*ta… hizo su propio escándalo! ¿No me digas que crees que está cualificada para que todos sellen sus labios por ella? En cuanto a las consecuencias de que todo el mundo lo supiera, ese es el vergonzoso escándalo que tú y ella causaron, ¿qué tiene que ver conmigo? Jajajaja…”

Yun Che entrecerró levemente los ojos cuando dijo con voz baja y sin prisas: “Ella y yo nos amamos mucho. El niño que tuvo conmigo fue un regalo otorgado desde el cielo, ¿cómo es vergonzoso? La palabra p*ta que salió de tu boca no me hace enojar en lo más mínimo, esto solo haría reír a todos. ¡En tu corazón, estoy seguro de que sabes muy claramente que la palabra p*ta nunca se podría colocar en Chu Yuechan, incluso en cien vidas! ¡En cuanto a ti, incluso diez mil vidas no serían suficientes!”

“Tú…”

La mano de Yun Che se tensó, estrechando la voz de Xuanyuan Yufeng. Entonces, dijo lentamente, “Xuanyuan Yufeng, deberías haber estado agradecida de que yo y Chu Yuechan estuviéramos juntos. De hecho, ni siquiera creo que haber estado agradecida por tu vida entera sería suficiente. Porque debes saber esto más claro que nadie; ¡Si no fuera por el hecho de que mi Chu Yuechan nunca prestó atención a Ling Yuefeng, olvídate de ser la esposa del maestro de la villa, Ling Yuefeng probablemente ni siquiera te habría ahorrado una mirada! ¡En términos de aspecto, temperamento, cultivo y mentalidad, la diferencia entre tú y Chu Yuechan es como la del barro en el suelo contra un loto de nieve en una montaña celestial! Sin embargo, tú, sólo por tus propios celos, planeaste activamente empujarla hacia un callejón sin salida… ¡¡¡Yo, Yun Che, rara vez mato a las mujeres, pero tú, Xuanyuan Yufeng, has logrado hacerme querer rasgarte en diez mil piezas!!!”

“¡Yun Che!” Esa helada intención asesina hizo que Ling Yuefeng, que estaba a más de trescientos metros de distancia, se sintiera como si hubiera caído en una cueva de hielo. Gritó apresuradamente, “Sobre la Hada de la Belleza Congelada, mi esposa realmente ha cometido un gran error. Sin embargo, las mujeres son naturalmente propensas a los celos, y los celos que ella tiene por la Hada de la Belleza Congelada fueron causados por mí, Ling Yuefeng. ¡Todo lo hecho fue todo por mi culpa, Ling Yuefeng! Y no es sólo eso…” Ling Yuefeng aspiró una profunda bocanada de aire mientras él ligeramente apretó los dientes, “Incluso si mi esposa está equivocada, es sólo porque ella difundió noticias de un hecho bajo un ataque de celos. Ella no difundió maliciosamente información falsa, por lo que sus pecados simplemente no son dignos de muerte… Por favor, ten misericordia y deja ir a mi esposa. Yo, Ling Yufeng asumiré todas las responsabilidades de este pecado y no me quejaré en absoluto.”

“¿Ah, un pecado que no merece la muerte?” Yun Che lo miró de reojo mientras su expresión se volvía aún más oscura y fría. “Parece que realmente no tienes idea, eh… En aquel entonces, cuando Chu Yuechan paralizó sus artes profundas y salió de la Nube Congelada Asgard, antes de que ella tuviera la oportunidad de salir de la Región de Nieve del Hielo Extremo, ella encontró la búsqueda de tres personas que habían estado esperando mucho tiempo para matarla. Esas tres personas eran todos miembros de tu Villa de la Espada Celestial. ¿Dime si eso no es un pecado digno de muerte?”

“¿Qué… qué?” Las palabras de Yun Che hicieron que Ling Yuefeng levantara bruscamente la cabeza mientras sus ojos se agrandaban. Ling Jie, que estaba abajo, también se puso rígido de la cabeza a los pies, sin atreverse a creer lo que había oído.

“¡Im… imposible! ¡Imposible! Mi esposa nunca hubiera hecho tal cosa. Nadie de mi Villa de la Espada Celestial haría una cosa tan maliciosa; ¡Absolutamente imposible! ¡Absolutamente imposible! Este debe ser un enorme malentendido…” Ling Yuefeng sacudió violentamente la cabeza y rugió, pero involuntariamente sus acciones posteriores y su voz se ralentizaron, porque repentinamente recordó que en ese entonces, en la noche en que la Nube Congelada Asgard abandonó la villa, Xuanyuan Yufeng había enviado personalmente a tres ancianos de la Espada Celestial a despedir a Ling Kun. En ese momento, estaba perplejo. Con la fuerza de Ling Kun, simplemente no necesitaba ninguna protección en absoluto, ni se perdería. Sin embargo, ante Ling Kun, obviamente era incapaz de rechazar o cuestionar esa acción. Después de esto, tampoco pensó mucho en eso.

Podría ser…

“¿Imposible? ¿Un enorme malentendido? Hahahaha… “Yun Che rió burlescamente”, Xuanyuan Yufeng, ya que tiene las agallas para hacerlo, ¿tiene las agallas de admitirlo? ”

“¿Por qué no tendría las agallas de admitirlo?” Xuanyuan Yufeng gritó, su horriblemente pálido rostro ni siquiera tenía mucho miedo en absoluto. Confiando en su estado de hija de un Anciano de la Región de la Espada, ella todavía confiaba en que Yun Che definitivamente no tendría las agallas para matarla. No sólo no estaba muy asustada, sino que su voz y su apariencia eran todavía tan arrogantes y altaneras como antes. “Odio que esas tres basureros no hicieran su trabajo correctamente y en su lugar dejaran que la p*ta se escape… ¡Mngh!”

Bajo el apretado agarre de Yun Che, la garganta entera de Xuanyuan Yufeng se había retorcido completamente y sus ojos estaban sobresaliendo. Ya no podía gritar una sola palabra.

La confesión de Xuanyuan Yufeng rompió instantáneamente la ilusión sobre la que Ling Yuefeng se aferraba desesperadamente mientras el paisaje que tenía delante empezaba a girar y a girar. “Yufeng, tú… ¿cómo pudiste hacer… una cosa así…?”

“Esto no es verdad… Esto definitivamente no puede ser verdad…” Ling Jie se derrumbó débilmente en el suelo, mientras murmuraba sin alma a sí mismo.

“Hey, ya que ya lo has admitido… ¡Muy bien, puedes morir en paz ahora!” La expresión fría y risoria del rostro de Yun Che desapareció, convirtiéndose en una mirada indiferente, completamente desprovista de sentimientos. Dentro del espacio, una intención asesina perforante hasta los huesos, que paralizaba el corazón, se agitó.

Esta intención asesina sorprendió enormemente a Mu Yuanzhi y a Xuanyuan Jiuding. Mu Yuanzhi ya no se preocupó por sus heridas, cuando se adelantó y rugió. “¡Yun Che! Ella es la hija del Noveno Anciano Xuanyuan Jue… ”

“¡Cállate!” Yun Che volvió su cabeza, esa mirada aterrorizante sacudió fuertemente el corazón de Mu Yuanzhi. “No me importa quién sea, y no me importa quién seas tú… ¡Quien se atreva a detenerme de matarla hoy, los mataré a todos y cada uno de ellos! Mu Yuanzhi, Decimoquinto Anciano de la Poderosa Región de la Espada Celestial… Heh, me parece recordar que el anciano del Salón Divino Sol Luna que murió delante de mis ojos hace tres meses también se clasificó decimoquinto, ¿estás ansioso de que te envíe al Palacio del Infierno hoy para ser su compañero? ”

Un escalofrío recorrió todo el cuerpo de Mu Yuanzhi, mientras que su figura retrocedió un paso. Envolviéndole una intención escalofriante y un intento asesino que incluso podía enviar miedo a un monarca de etapa intermedia como él. Si las mismas palabras fueran pronunciadas por otra persona, él se lo habría reído en voz alta, pero la persona que estaba delante de él era Yun Che… ¡Un maníaco que había matado a dos grandes monarcas de la Secta Divino Fénix, e incluso había casi destruido la Ciudad Fénix por sí solo!

¡Yun Che tal vez no podría matarlo solo con sus habilidades, pero definitivamente era posible para la Princesa Snow que estaba a su lado!

Junto a él, Xuanyuan Jiuding había extendido la mano para agarrar firmemente su brazo. Feng Xue’er, que estaba al lado de Yun Che, tenía la habilidad de tenerlos para siempre en donde estaban, así que en esta situación actual, aunque tuvieran que estar a su lado y ociosamente ver a Xuanyuan Yufeng morir, era definitivamente inadecuado para ellos amenazar o hacer enojar a Yun Che.

“No… No lo hagas.”

La amargura era llevada dentro de su temblorosa y suplicante voz. Abajo, Ling Jie ya estaba arrodillado en el suelo, la Espada Celestial Yuan que él trató como parte de su propio ser ya estaba desenvainada. Levantó la cabeza hacia el cielo donde estaba Yun Che, su cara estaba llena de lágrimas. “Hermano Mayor Yun, mi madre definitivamente no es una mala persona con un corazón venenoso, simplemente actuó por impulso… en realidad… Hermano Mayor Yun, te ruego que tengas misericordia de mi madre, que permitas que yo tome los pecados de mi madre. Hermano Mayor Yun, por favor cumple mi petición. ”

Cuando su voz cayó, la Espada Celestial Yang dibujó un rayo de luz fría, mientras que repentinamente cortó hacia la garganta de Ling Jie.

Ling Yuefeng y Ling Tianni exclamaron en voz alta, mientras cargaban locamente hacia Ling Jie. Las pupilas de Xuanyuan Yufeng incluso se habían contraído mucho. El tinte final de enrojecimiento en su rostro se había desvanecido por completo de la conmoción y el miedo, ya que se volvió completamente pálido…

¡¡Clang!!

Un rayo de luz ardiente surgió en los cielos, lanzando al instante su Espada Celestial Yang lejos. Al mismo tiempo, Xuanyuan Yufeng fue arrojada hacia abajo del cielo por Yun Che, golpeando justo en el cuerpo de Ling Jie.

“¡M… Madre!”

“¡¡¡Yufeng!!!”

Ling Jie y Ling Yun agarraron frenéticamente la mano de Xuanyuan Yufeng y, a pesar de su agitación, todavía no podían creer lo que acababan de ver. Ling Tianni y Ling Yuefeng también se precipitaron y rodearon a los tres.

“Xuanyuan Yufeng…” Yun Che, que estaba en el aire tenía la espalda frente a ellos y su expresión ya no podía verse. Su voz, sin embargo, permaneció helada y llena de profundo odio. “Desde hoy en adelante, es mejor que ores desesperadamente para que tanto la madre como el niño estén a salvo, de lo contrario…”

One response to “ATG – Capítulo 760 – Adiós, Ling Jie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s